Ponce, en la brecha. Tomás, otra vez ausente?

Aunque no habría que darle más vueltas al asunto a la vista de las serísimas y completas campañas que han hecho las verdaderas figuras con la tan solo natural repercusión dentro del ámbito taurino y la mínima aunque exageradamente jaleadísima del ínclito de Galapagar, una vez más hemos de insistir en lo que define cada temporada de los grandes: Empezarla en febrero o a lo sumo, en marzo, y terminarla más que mediado  octubre, so pena de posibles percances o enfermedades que obliguen a terminarla antes. Por eso no pueden compararse las de quienes, además de sumar muchos más festejos, nunca dejan de comparecer en la muy importante feria de Fallas que siempre es de cata y peliaguda tarjeta de presentación formal, ni al  tan difícil como grato, cuando sale bien, examen de Abril en Sevilla; ni por supuesto a la encrespada y arisca de San Isidro – y me refiero al abono, no al actual añadido mucho más amable -; ni a los Sanfermines con sus enormes toros como contrincantes en medio de la incesante jarana de las peñas; ni a la Semana Grande de San Sebastián; ni a los anteriores y posteriores ciclos franceses de primera, Mont de Marsan, Dax, Bayona y Nimes; ni a la cumbre más alta, seria y solemne del verano, las Corridas Generales de Bilbao; ni a la última gran cita de Zaragoza cuando ya casi todos los toreros andan exhaustos y tienen que tragar corridones de imponente trapío. Y esto es así y así seguirá siéndolo se pongan como se pongan los que pretenden hacernos comulgar con la inmensa rueda de molino propagandista en torno a José Tomás, a quien todo el mundo reconocemos su personalidad y cantamos sus innegables éxitos en la primera de sus dos corridas de Madrid y en la última de Barcelona. Pero, ¿y en las demás? En estas restantes dieciocho corridas, no hubo ni por asomo la misma unanimidad, ni por supuesto el mismo mérito. Y ello respetando los particulares gustos de cada cual.

 

 

Pero es el juicio inapelable de los hechos, no el de los dichos ni el de las preferencias personales, el que domina por encima de cualquier otra cuestión. Y la más cruda verdad es la que este año le ha dado una impresionante e inapelable victoria a Miguel Ángel Perera, como a Enrique Ponce la más especial que le pertenece con todo derecho por haber comparecido y cumplido, una vez más, los mayores y más incómodos compromisos, tal y como viene haciendo desde que tomó la alternativa que el año que viene cumple nada menos que cuatro lustros. En esta temporada que pasado mañana termina en Jaén, Ponce ha triunfado en las Fallas, cuajó una importantísima faena en Las Ventas frente a un toro imposible para los demás que sus enemigos no reconocieron por pincharla, así como también le sucedió en Pamplona tras dibujar la faena más bella y templada de los Sanfermines; rompió la baraja en Santander; hizo la mejor faena de la Semana Grande de San Sebastián un día antes de sustituir al huido Tomás por un simple puntazo; fue el triunfador y el autor de la mejor obra muletera en Bilbao; armó la marimorena en Dax; sobrepasó en calidad a sus importantes colegas en Bayona; realizó una faena de inverosímil grandeza en Málaga; y fue declarado triunfador en El Pilar. En la mayoría de estas plazas de primerísima categoría salvo en Madrid, ¿dónde estaba Tomás?: ¡Ausente¡

 

 

Por eso da risa leer y escuchar cosas como las que se  han dicho sobre las faenas de Ponce en Bilbao y en Zaragoza en donde según sus detractores triunfó no por méritos propios sino porque supo engañar a los bilbaínos volcados de antemano o porque el sábado 12 en Zaragoza la gente que había y llenaba la plaza eran poco menos que fáciles paletos asimismo convencidos de antemano. Fácil y ligero, paseante y vendedor de baratijas. ¿Verdad señor Aguado? Y esto porque mató ejecutando la suerte suprema como por cierto otras veces no lo consigue – su gran y único problema – y no hubo más remedio que justificar lo para ellos inexplicable. ¡Menudo berrinche¡ Pero cada vez que pincha un faenón, ¡hala¡, a pasar del tema y a intentar ocultarlo.

 

 

Afortunadamente, Ponce nunca pone pegas a que le televisen sus actuaciones y como este año se han podido ver en directo gran parte de las ferias más importantes, el ridículo de sus ocultadores ha sido mayúsculo.

 

 

No hay posible término de comparación. Si José Tomás llevara veinte años seguidos en la brecha sin dejar de torear en todas las plazas de primera, lo habría. ¡Claro que lo habría¡ Pero con las campañas que hizo, incluso en sus mejores años, y, no digamos, con las dos que lleva en su reaparición, es sencilla y llanamente imposible la comparación aunque en lo que el de Galapagar ganó a todos por goleada es en propaganda y en repercusión mediática. ¿Cuántas veces ha salido Ponce en los telediarios tras sus grandes triunfos a plaza llena en donde los ha conseguido? Ninguna. Vergonzoso. ¿Cuántas Perera salvo a raíz de su heroica tarde de Otoño en Las Ventas como remate de una de las temporadas más apabullantes que hayamos visto a nadie en nuestra vida? Tampoco. Más vergonzoso aún. Y encima, tenemos que leer al tercer sacristán de “6 Tomás 6” que si Perera hubiera actuado disfrazado de José Tomás, le llamaríamos “gilipollas”. ¡Hombre, por favor¡ Pero si la temporada de Perera ha sido mil veces mejor y más completa que todas las que ha llevado a cabo José Tomás juntas.                                     

 

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

9 Resultados

  1. josé maría gómez dice:

    Jose Antonio: No hay que darle mas vueltas. La trayectoria de Ponce no admite discusiones, veinte años en la cumbre y no bajando nunca de 80 actuaciones por temporada, España entera lo ha visto como bien dices por TV, cosa que no puede hacer el pueblo llano con EL OTRO si no se gasta unos generosos euros y pasa por taquilla o por la reventa, y en cuanto a Perera ahí estan sus números. Pero no te preocupes, “el de la tribuna Heredada, los portavoces oficiales de 6toros6 y demás corifeos, intentarán vender la moto. Ya le he dicho en repetidas ocasiones que alterne con las figuras y mate los mismos toros y en todas las Plazas.
    Un saludo

  2. Don Tancredo dice:

    Pero es que es de risa y hasta agobiante estar a vueltas con el mismo tema. ¿Que a los de 6T6 les gusta Tomás y ya esta¿, pues con su pan se lo coman. De risa que tanto en Bilbao como en El Pilar se diga que la actuación de Ponce fue gestual por lo que teatralizó. Si es que a estos tíos ya no se los cree nadie. Y para terminar el retórico del director inventando teorías sobre las distintas clases de temple: Primero, fue el temple líquido y el forjado; ahora se ha inventado la diferencia entre el temple lento y el ligado. ¡¡¡cuanta tonteria para poder sacar una revista!!!. Me imagino que si lo leen los profesionales que sepan de verdad de esto se hartaran de reir. Y, a la lista de acólitos que se inventan teorías taurómacas, sería bueno añadir a un tal Ortiz de nombre Santi que ha inventado aquello que con José Tomás se pone de manifiesto que “la técnica del valor es superior al valor de la técnica”.¡¡¡Toma ya!!!. De risa lironda. Ah y el novillerete de los lances que hicieron historia también es para echarle de comer aparte. Agún día habría que sacar todas sus teorías como Eugenio sacaba cintas de chsites: PARA HARTARNOS DE REIR.

  3. Juan Francisco Moreno Guerra dice:

    La Medalla de Oro de las Bellas Artes las entrega El Rey pero no es S. M. quien las concede. Lo hace el ministro de cultura de turno. Esta Medalla tenía prestigio a raíz de la primera que se concedió a un matador de toros, Antonio Ordóñez, que le fue concedida intentando igualar a la que antes le fue entregada por el Gobierno de Francia, la Legión de Honor, que ningún otro torero tiene ni tuvo jamás. Pero desde hace tiempo, la de Las Bellas Artes perdió importancia en el aspecto taurino porque ya se la han dado a muchos que no la merecen y menos que nadie, el periodista Manuel Molés a quien se la entregaron el año pasado junto a Enrique Ponce. José Tomás la merece por su arte especial, no por lo ejemplar de su carrera. Pero, repito, que tanto Ponce como este año Tomás, como hace tres años Manzanares padre, se hayan quedado tan contentos y hayan tragado con la de Molés, es una indignidad para todo el toreo. Y es que en esta España de Zapatero y de Prisa, ocurren cosas imposibles e inimaginables en otros paises.

  4. david_izurieta dice:

    Las Bellas Artes estan por otro lado. Parece que S.M. o quien le asesore ha caido en la moda del tomasismo. En fin, las condecoraciones importantes a las bellas artes se las llevan los toreros que si ponen en alto a la Fiesta como arte cada tarde que se visten de luces. Morante, Ponce, Manzanares, Perera, por citar nombres. Lo de Ponce-jt no merece comparacion. Son 20 años en la cumbre! Pretender desconocer ese merito del Maestro de Chiva seria una muestra de ignorancia y ceguera terribles. Da pena ver como la Fiesta se devalua en cornadas de becerrista, enganchones y en mentiras que solo se comeria un niño de pre-escolar. Las bellas artes naufragan en una moda sorda, ciega, ignorante y superficial.Una pena

  5. Jose Maria Diaz dice:

    Don Jose Antonio, su articulo es impecable, como casi siempre, aunque yo no este de acuerdo, porque Ponce me sigue pareciendo un engañabobos, pico, la muleta allá, y yo acatallá, pero a pesar de este pensamiento propio, que espero se respete(no me meto con nadie), discrepo con usted en una sola cosa, lo mejor que se hizo con la pañosa roja en la Aste Nagusia 2008, no lo firmó Enrique Ponce, si no Jose Antonio Morante Camacho, el de la Puebla del Río, ahí, como yo digo siempre, Simplemente….Morante, a años luz…. .
    P.D:Que conste que lo que hace Jose Tomas no me merece casi nunca algun respeto.

  6. bernardo dice:

    el odio nunca fue buen consejero por eso el sr del moral parece mas un forofo del futbol que un comentarista taurino, odia a jose tomas “el sabra los motivos” y eso le descalifica como cronista taurino y como aficionado, a los buenos aficionados les caben muchos toreros en la cabeza y a los que no le caben no se dedican a denigrarlos como hace usted con todo lo que no sea perera y ponce, dos grandes toreros si señor pero los demas no son mancos y los resultados estan ahi, por si lo ha olvidado le recuerdo que en madrid uno de sus idolos con cinco toros tres orejas “el que no sirve”cuatro toros siete orejas, empate a cornadas ¿le sive seguro que no?

  7. bernardo bernardo dice:

    Con todo respeto a sus gustos y opiniones, le aseguro que yo no odio a José Tomás ni a nadie. Lo único que he intentado explicar es que las temporadas de las grandes figuras y concretamete la última de Ponce que es la decimonovena de su vida profesional, no son como las que los dos últimos años ha protagonizado Tomás, ni las de los que se van y vuelven sin consumar ninguna completa, compareciendo en todas las plazas de primera, alternando con sus pares y matando toda clase de toros. Y esto es así como lo demuestran los hechos.

    Claro que no todos los toreros que torean muchas corridas son grandes figuras, pero los que sí lo son suelen estar a la cabeza del escalafón dentro de los diez primeros cada temporada. Por ejemplo, este año van a la cabeza El Fandi, El Cid, Perera, El Juli, Manzanares y, detrás de Talavante, Ponce que va en el´va séptimo lugar. ¿Sabe usted en qué puesto va José Tomás?. En el 41º. A mi, además y cuando están bien, me gustan mucho los siete toreros que acabo de nombrar y si no pregúntele usted a todos ellos y ya verán lo que le dicen de mi.

    Me encantaría que el año que viene José Tomás fuera en cabeza, acudiera a todas las plazas de primera, alternara con los diez primeros del escalafón y matara corridas de las ganaderías que se lidian en estas plazas. ¿Por qué no al menos una vez victorinos, otra de Fuente Ymbro, otra de Samuel Flores…? Este usted completamente seguro que yo sería el primero en aplaudirle.

  8. jordi dice:

    Piense cada uno en los 10 mejores toreros de la historia, Por marcar una epoca, por estar arriba hasta retirarse, por torear todos los encastes, por corridas toreadas cada temporada, por toros indultados, por dar la cara siempre, el resultado estaria en los que todos pensamos, desde Joelito a Belmonte,hasta nuestros dias y si dieramos u punto a cada una de las premisas, PONCE TENDRIA 10.
    ES asi auque pese a mas de uno.
    Lo siento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: