4ª de Feria en Vitoria. ¡Tú si que vales Pablo!

Vitoria. Nueva plaza cubierta. 8 de agosto de 2008.  Cuarta de feria Lleno de no hay billetes. Toros de Murube, desiguales de presentación aunque de buen juego, destacando el extraordinario segundo. Cuarto quinto y sexto con mucha clase.

 Joao Moura, silencio y silencio; Hermoso de Mendoza, ovación con saludos y dos orejas con petición de rabo; Álvaro Montes, silencio y dos orejas

 

El titulo de  esta crónica “¡Tú si que vales!”, fue el cántico que profesaron los “blusas” a Pablo Hermoso de Mendoza cada vez que entraba al patio de caballos para cambiar de cabalgadura. Un cántico muy apropiado para un figurón del rejoneo como es Pablo.

 

En su primero, a punto estuvo de cortar un rabo después de una excelente faena que inició colocándo un rejón de castigo montando a “Estella” para luego torear a dos pistas y llevar al toro encelado en el caballo a lomos de “Chenel”, con el colocó dos soberbios pares de banderillas e instrumentó auténticos muletazos. Con las cabriolas sobre el veterano “Fusilero”, no en vano tiene ya 22 años, la faena terminó de romper. Para rematarla sacó a “Pirata” con el que clavó dos banderillas cortas y un par a dos manos. Pero con el rejón de muerte lo emborronó todo y se  tuvo que conformar con una ovación.

 

Al quinto lo paró dando vueltas alrededor del toro sobre “Curro”, para luego sacar uno de los caballos que más futuro se le augura en su cuadra como es “Silveti”, con el que también toreó a dos pistas, clavando perfecto otras tantas banderillas. Con “Ícaro” clavó dos banderillas citando de frente y quebró a pocos centímetros de la cara del toro. Para terminar, sacó de nuevo a “Pirata”, con el que clavó tres cortas dando otras tantas vueltas alrededor del toro y clavando otro par de las cortas a dos manos. Esta vez estuvo habilidoso con el rejón de muerte, logrando cortar dos orejas con fuerte petición del rabo.

 

Joao Moura, a pesar de su larga carrera y amplísima trayectoria, sigue en maestro y ayer lo demostró en sus dos toros a los que toreó muy bien pero ha mató mal. Su punto más débil.

 

Álvaro Montes es un rejoneador con un concepto del toreo a caballo totalmente diferente al maestro de Estella. Sus armas son otras, como las banderillas al violín, con las que destacó toda la tarde en quiebros y en colocar los cuartos delanteros de algún caballo sobre el estribo. Con esas armas y la espectacularidad en todo lo que hizo, logró salir a hombros junto con Hermoso y el mayoral de José Murube.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: