5ª de temporada en la Monumental México. Oreja de poca valía para Juanito Chávez

Por Octavio Lagunes

Desde el tapatío Rancho El Cuadrado, Don Nacho García Villaseñor e hijos enviaron a la plaza seis bien criados bureles. Todos con cara y kilos a excepción del que cerró plaza que fue pitado por cariavacado. Ninguno presentó mayores problemas y destacó por su nobleza y calidad el cuarto, que le tocó en turno a Guillermo Capetillo.

Buen ambiente y mejoró la entrada de esta tarde fría con algo de viento, donde los toros salieron con nombre alusivos a los 100 años de fundación del encaste San Mateo, ganadería hermana  de la hoy lidiada, San Marcos.

 

El capitalino padrino Guillermo Capetillo, a pesar de ir elegantemente vestido no las tuvo todas consigo; aún con la compañía y apoyo de muchos personajes del medio artístico en el tendido, las cosas no le rodaron como él hubiese querido. Se mostró un tanto apático y desconfiado toda la tarde. En su primero brindó a Jorge Gutiérrez y escuchó un aviso antes de estar fatal con los estoques. Y en el cuarto, el toro de la corrida no le pudo parar los pies solo le dio algunos muletazos de calidad pero muy aislados. Mato de estocada contraria y con travesía. Saludó en el tercio a su público.

 

El testigo michoacano Fernando Ochoa sigue sin dar el do de pecho en la monumental capitalina, a pesar de que su compadre José Tomas asistió al tendido a verlo torear, usando un disfraz que no se quitó desde la noche de brujas; lució sombrero, lentes oscuros y melena barba. Fero destacó en su toreo de capa en los dos que tuvo en turno, sin embargo con la muleta poca fortuna tuvo en su primero, cuando el puntillero levantó dos veces a su astado después de media tendida para escuchar un aviso. En el quinto toreó sin transmisión y con muchos enganchones “tomasinos” para matar de entera, dos descabellos y a punto estuvo de escuchar los tres avisos.

 

Confirmó el michoacano Juan Chávez que se mostró valeroso y con voluntad pero sin brújula ni sitió en toda la tarde. Pegó muchos pases pero sus faenas carecieron de estructura. En el que cerró plaza poco atención tuvo, pues el toro fue protestado y él se mostró sin rumbo. En el de la confirmación se salvó de milagro de un grave percance al tratar de hacer un quite con el capote. Lo que le sirvió para que el público y el benévolo juez, Eduardo Delgado,  le otorgaran una oreja, antes de matar con una entera trasera con efectos rápidos y que esperemos no lo desoriente en el inicio de esta difícil profesión.

 

 

 

 

 

 

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

1 Resultado

  1. Antonio Cerecero dice:

    Da gusto ver que hay periodistas mexicanos que dicen la verdad y no dan coba como la mayoría lo hace, Felicidades por su equipo, Sr del Moral.

    Antonio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: