Artículo de Ricardo Díaz Manresa. “Respeto democrático”

 

 

   

Respeto democrático, una bonita y profunda frase que ha pasado desapercibida para el gran público español y que pronunció en Logroño la Presidenta del Club Taurino de Nueva York al ver la situación y actuación de los antis, un llamamiento que se perdió en la vorágine de noticias y festejos de la temporada española esos días, pero que merece ser rescatada y que yo anoté en su día para comentarla, porque merecía la pena.Respeto democrático para el espectáculo taurino por parte de todos porque nadie obliga a ir a las plazas. Cada uno va en aras de su libertad y de su afición, de sus apetencias, de sus deseos, de su formación, de su cultura, de la tradición, de la historia y de muchas cosas, todas juntas, que le hacen sentarse en el tendido y sentir unas sensaciones que difícilmente otro espectáculo les puede dar.Respeto democrático para los extranjeros que vienen a ver corridas de toros a España, a gastar su dinero en unas vacaciones inolvidables, a aumentar la riqueza de nuestra nación, a admirar sus virtudes más famosas, a unirse al pueblo español en una liturgia inolvidable y profunda.Respeto democrático para todos los españoles que son aficionados a los toros, que no hacen mal a nadie, que sostienen una industria que crea y mantiene muchos puestos de trabajo, que da impulso bares y restaurantes, que lanza a la gastronomía, que mete mucho dinero en los hoteles, que enriquece a agencias de viajes y a todas las empresas de transporte por tierra, mar y aire.Respeto democrático para una industria que mantiene en el negocio y en la actividad a muchas empresas taurinas y a sus cientos de empleados, que da un buen dinero a un gran número de profesionales (de los que se visten de luces y los que no), que da cancha y venta a muchos medios informativos, que –en definitiva- es un motor de trabajo y riqueza.Respeto democrático siempre para la actividad taurina, con un público educado que nunca arma escándalos contrariamente a lo que ocurre en el fútbol, en el que tienen que llevar a los hinchas hacia los campos escoltados y vigilados como si fueran fieras, puestos en el campo en lugar rodeados de policías, cacheados antes de entrar al partido, vigilados constantemente por los agentes del orden y un largo etc que cuesta a todos los ciudadanos un pastón sólo en vigilancia policial y medios mientras los aficionados a los toros entran libremente, se ponen donde su entrada le indican, sólo critican o aplauden lo que pasa en el ruedo y tienen una actitud cívica ejemplar.Respeto democrático, por tanto, bien ganado y que exigimos en todo momento a unos grupos que parecen caníbales por la violencia de sus actos y la furia de sus palabras. Como si nos quisieran comer al tiempo que nos insultan. Ya puestos, se están metiendo en los ruedos para escenificar su protesta ante la tolerancia de los espectadores taurinos que a nadie vejan ni a nadie molestan.Respeto democrático, en fin, bien ganado que ahora rompen unos cientos de energúmenos, no se sabe pagados por quien pero que intentan hacer daño y crear escándalo.Respeto democrático para el espectáculo taurino, sus espectadores y sus actuantes, merecedores de que –al menos- los dejen en paz.

 

 

 

 

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: