Se desatan nuevos ataques contra La Fiesta y no es cosa de seguir cruzados de brazos. ¿Qué hacer?: Contraatacar con nuestros votos

 

 

Y todo esto en plena, galopante y ya imparable crisis económica. Nos crecen, pues, los enanos cada día que pasa y no cesan de crecer hasta agigantarse más que peligrosamente. El llamado Estado de las Autonomías se les ha ido de las manos a quienes imaginaron sería la panacea remediadora del insaciable e imparable “queremos más y más y más…” de los nacionalismos catalán, vasco y gallego, y así nos va.

 

Por mucho que los máximos responsables políticos escondan la cabeza debajo del ala en tantas cosas graves – sobre todo en el de la brutal imposición de sus idiomas regionales y el intento de anular como sea el castellano pese a ser el segundo utilizado en el mundo tras el inglés -, le toca el turno al mundo taurino solo porque los nacionalistas creen que es una de las señales más características del ser español. Los nacionalistas catalanes pretenden taparse aceptando los juegos taurinos populares como el “corre-bous”. Los vascos, a sabiendas de los miles de grandes aficionados que hay, sobre todo en Vizcaya y en no pocos pueblos de Guipuzcoa – como en Azpeitia – y en Álava, apuestan por un futuro sin toros en sus plazas por pura y simple escasez de asistentes sobre la base de impedir de alguna manera que los menores no puedan entrar sin compañía de mayores. Lo que tendrían que hacer éstos es ir a los toros con todos sus hijos como ocurrió en Jerez cuando la prohibición también se intentó en toda España.

 

No es ni será la última vez. Las corridas de toros se han querido prohibir en todas las épocas. Por reyes y hasta por el Vaticano. Pero nunca consiguieron acabar con lo que, se quiera o no, es el motivo central de nuestras fiestas, tanto en ciudades como en pueblos. De Norte a Sur y de Este a Oeste. Ahora el ataque no es solo por el hecho taurino en sí mismo, sino para acabar con España como identidad nacional en todos los aspectos que la unen, y los toros son, quizá y sin quizá, la manifestación cultural que más nos identifica por inquebrantable e indestructible tradición de siglos.      

 

Aunque no pocos nos critiquen, y no sin razón, cada vez que nos metemos en política desde los medios dedicados a la información taurina, no tenemos más remedio que hacerlo cuando la política interfiere en lo taurino y, mucho más, cuando lo que intentan es acabar con La Fiesta.

 

La llamada “Mesa del toro” acaba de responder con un comunicado al respecto de ambas agresiones que adjuntamos a este comentario. Pero hay que exigirles más contundencia, más neta claridad sobre sus verdaderas intenciones y, sobre todo, un plan de respuesta más efectivo y no solo teórico para salir del paso. Y esto no es cosa de derechas, de izquierdas o de mediopensionistas. Es de todos los que amamos La Fiesta. Que no venga nadie tachándonos de fachas por el solo hecho de defender la pervivencia del toreo que para nada tiene que ver este arte con ninguna ideología política aunque haya antitaurinos de todas clases, como también aficionados taurinos de cualquier preferencia política.    

 

Pero los políticos, fundamentalmente los socialistas  y los nacionalistas – no digamos los comunistas ya residuales capaces de agarrarse a cualquier cosa que les permita subsistir –, solo entienden y se mueven por una cosa: Que a la hora de cualquier elección en la que participen, pierdan los votos que usan exclusivamente para seguir mandando y forrándose a costa del erario público. Pues bien, que los aficionados a los toros de toda España decidan contraatacar democráticamente con la única arma que tienen a su alcance y no les den sus votos cuando llegue el momento de votar. Si pierden, ya veremos todos como dejan a la Fiesta en paz.             

 

COMUNICADO DE LA MESA DEL TORO

 

“Las asociaciones integradas en la Federación Mesa del Toro expresamos nuestro rotundo rechazo a la decisión del Ejecutivo del País Vasco de prohibir la entrada a menores de 16 años a los espectáculos taurinos, según se recoge en el nuevo Reglamento autonómico.

 

Reiteramos nuestra disconformidad con esta medida que trata de cercenar la base de la afición a la Fiesta, impedir un relevo generacional, imprescindible para el mantenimiento de una actividad cultural como la Tauromaquia, y violentar la libre decisión de los padres en la educación de sus hijos.

 

Igualmente consideramos una nueva instrumentalización política de la Fiesta la decisión del Parlamento de Cataluña de admitir a trámite una iniciativa legislativa popular que trata de abolir la Fiesta en esta Comunidad Autónoma. Creemos que, nuevamente, se trata de generar un estado de opinión tendente a eliminar rastros culturales españoles mediante una diferenciación que destruye un patrimonio cultural y tradicional arraigado en Cataluña desde hace siglos.

 

La Mesa del Toro exige a los partidos políticos mayoritarios que tomen una postura clara e inequívoca con respecto a la Tauromaquia, que se definan respecto a los asuntos antes mencionados y que cese la utilización política de la Fiesta Taurina”.

 

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

39 Resultados

  1. Serafin Ulloa dice:

    Al igual que usted pide comprensión y analisis profundo para entender la belleza y el arte de los toros.Por favor no haga análisis tan poco reflexivos para justificar esta crisis o éste cuestionamiento de las corridas de toros.Lass cosas son más complejas y le puedo asegurar que no es culpa de que el Psoe esté en el poder.usted tiene todo el derecho de el mundo a opinar y defender su ideologia,pero deberia comprender que echando la culpa de todo lo malo al contrario ,no llegaremos a ningun lado.

  2. samuel delgado dice:

    Yo soy socialista de toda la vida y amante de los toros.si usted a estas alturas de mi vida me dice que hay que votar al PP para que no se caben las corridas de toros.Pues apaga y vamonos.Prefiero igualda ,la sanidad pública,la enseñanza laica y la libertad de expresión antes que ver toros en una sociedad donde la sanidad pública se destruya o donde no se puedan legalizar las parejas de hecho.Prefiero quedarme sin toros señor Del Moral,si la única solución es restar votos a la izquierda y votar a la derecha.lo siento pero mi corazón y mi ideologia tiene más fuerza que mi gran afición a los toros.

  3. Manuel ramirez dice:

    Soy un gran aficionado a los toros siempre he votado al centro o a la derecha.pero no pienso de que el mal sea solo de los politicos que ostentan el poder.de todas formas yo le aconsejo que escriba de toros o sea comedido con sus opiniones ,ya que muchos de sus lectores,que pueden ser de diversas ideologias,puden sentirse ofendidos con sus opiniones.

  4. Carles Marco dice:

    Cuanta demagogia!!! Este señor no se ha preocupado en analizar todas las encuestas realizadas en Catalunya y que revelan que más del 80% de los catalanes (sean del partido que sean, y sean o no independentistas)no quieren que los toros sean torturados y, mucho menos, que todo ello se haga ante los ojos de menores de edad. En catalunya, por mayoría aplastante, no queremos corridas de toros. No mezcle churros con merinas, no se trata de querer renunciar a una fiesta española, se trata de verdadera sensibilidad hacia los animales. Muchos catalanes nos sentimos también españoles, sin exclusiones, pero comentarios como el de este señor, manipuladores y altamente demagógicos, nos hace sentir como bichos raros, y eso tampoco conduce a nada bueno. Me gustaría saber si en la españa no independentista (según el autor), fuera de las comunidades de galicia, euskadi y catalunya, la tauromaquia tiene grandes adeptos o se trata de una minoría que se resiste con uñas y dientes a la desaparición de una fiesta claramente anacrónica.

  5. fernando bermudo dice:

    Yo estoy de acuerdo de que hay mucha utilización politica del tema corrida de toros,y ahora la moda es el cuidado de no maltratar al toro,que asi lo entienden muchos de los antitaurinos.
    Les recomiendo lean algunas páginas wed de antitaurinos y vean el sadismo encubierto de algunas de sus secciones o apartados.
    todos mis respetos alos que no le gustan las corridas de toros,pero respeten lo contrario y no prejuzgen a los aficionados con estereotipos de inhumanos,sádicos,etc…

  6. hipolito jante dice:

    Les recomiendo a los antitaurinos que vean la maravillosa serie de TV “Tierra de Toros” de jose antonio del Moral.Y luego que opinen de cuanto sadismo y crueldad hay en el mimo y la crianza del toro.¡diganmé quien trata y mima a un toro más que un ganadero o hasta un torero en la misma plaza¡

  7. antonio de la rosa dice:

    De todas formas veo de que el movimiento taurino es más virtual que real,al menos todavia en cuanto a presiones reales de personas protestando en las puertas de las plazas de toros.Es meramente minoritario y testimonial.

  8. Pedro Navarro dice:

    Muy buena crónica de del Moral.Cuidado señores que los nacionalistas por tal de mantener una identidad .No construyen la identidad desde lo propio-costumbres,lengua,tradiciones-sino que la construyen desde el enfrentamiento y la exclusión-¡si español es tal cosa,pues yo lo contrario¡¡cuanta pobreza en ese planteamiento.Porque se empieza por esto para acabar luego en la dispersión y fragmentación absoluta.¡Si catalán es tal costumbre,pues yo como gallego lo contrario¡-pongo por ejemplo.Para acabar en enfrentamientos tribales dentro de las mismas autonomias y hasta entre pueblos y aldeas¡pues si los de Calatayud no quieren toros,nosotros los de Zaragoza,lo contario¡Vuelvo a poner de ejemplo.
    Yo estoy tan seguro de que la tradición de las corridas de toros seguirán que ni me lo cuestiono.

  9. miguel angel de dominguez dice:

    Ya existieron grandes cruzadas para suprimir la tradición ancestral de las corridas de toros.esto no es nada nuevo en la historia de España.Ahora llega más a la opinión pública por los medios y el gran poder de los mismos.¿se acabarán las corridas de toros en algunas comunidades autonomas?¿prohibirán la venta de revistas taurinas?¿pondrán sanciones a aquellos canales de televisión públicos o privados que emitan corridas de toros ?¿seguirá la cruzada de derribar al maravilloso toro Osborne de aquellos lugares emblématicos-a pesar de la belleza de este diseño del gran artista Manolo Prieto?Porque yo sepa el toro de Osborne simboliza a un toro en todo su esplendor de vida campestre¿porqué algunos radicales abanderados,lo derriban?¿les recuerda a una corrida de toros ?¡o le recuerdan el estereotipo de lo español?Y lo español por lo visto nos une,y no quieren estos modernos..De verdad señores que somos unos catetos de mucho cuidado,y no lo digo por lo de toros si toros no.Sino por lo segundo por lo del toro de Osborne,catetos. somos incapaces de saber donde comienza el arte y la belleza y donde nuestras fobias al estado y nuestros egocentrismos nacionalistas.¿dejaremos de usar vaqueros Levis y solo nos pondremos los que se fabriquen en la tierra de uno?¿dejaremos de beber cocacola y tan solo tomaremos “gaudicola”ó “trianacola”?de verdad que llegamos donde nadie.no mezclar churras con merina.cada cual que vaya o no vaya a los toros.y basta.saludos.

  10. nicolas garcia dice:

    Yo le diria al señor Carles Marco,si en las encuestas a que hace referencia sobre el posicionamiento mayoritario de los catalanes sobre el no maltrato en general de los animales y en particular de los toros,tambien se contemplan las fiestas populares con toros por la calle o tan solo es un posicionamiento contra el ¿maltrato? de toros dentro de la plaza de toros.Porque estoy seguro de que ya se cuidaran los politicos de suprimir fiestas arrigadas y populares donde el toro sea principal protagonista-ya sea dentro o fuera de la plaza-.

  11. Pedro Huete dice:

    Se imaginan la Feria de Sevilla sin toros?¿y los San Fermines?¿y la semana grande de Bilbao?¿y San Isidro?

  12. jose maría gómez dice:

    José Antonio:
    Apartándome de tendencias políticas, empiezo por decir que los verdaderos antitaurinos y enemigos de la Fiesta los tenemos en casa. Me explico. Esos desaprensivos que mutilan las astas, que merman la integridad del toro, esos taurinos,viles mercaderes que desde su poltrona juegan con este vil y asqueroso manejo, los ganaderos que se plegan a sus exigencias, que seleccionan para las figuras y nunca para el aficionado, deshonrando tan bella y ancestral profesión, si el 100% de los toros lidiados (!que utopia! , tuvieran integras sus defensas y la autenticidad total prevaleciera, estoy seguro que la Fiesta no tendría tantos detractores por carecer de argumentos sólidos, sería una batalla de igual a igual entre toro y torero y eso merecería ya de entrada un profundo respeto, pero en aras del mercantilismo que nos embarga en estos días los detractores refuerzan sus argumentos. Tenemos a la zorra en el gallinero.
    Saludos

  13. Santiago Jimenez dice:

    Quien ama la fiesta no quiere que se suprima.el maltrato que no se vé tal vez sea más dificil de luchar por su supresión ,al menos eso quiero pensar.cuando voy a Zara,Mango;zaraHome;compros botas Nike o prendas adidas por ejemplo..y leo fabricado en India,Perú..uy presupongo cuanta mano de obra barata,cuanto menor desnutrido en esas factorias..y yo en el dia a dia con mi compra colaboro a esa explotación a ese maltrato de seres humanos¿o alguien me garantiza ese comercio justo de no explotación y de no maltrato?

  14. yomismo dice:

    De nuevo coincido con lo expuesto por el señor José María Gómez aunque pienso que seguiría habiendo detractores a la fiesta. Lo cierto es que este movimiento va a más, son muy molestos y bastante participativos con su causa, cosa que no se da entre los que somos favorables a la fiesta.
    Una manera de apoyar la fiesta sería que la gente acudiese más a las plazas y aquí quiero llamar la atención del público de ferias de Madrid que no vuelve a aparecer durante todo el año, mitad porque los carteles no interesan (culpa de la empresa y de la Comunidad) y mitad por su dejadez y falta de compromiso con una fiesta y una plaza que agoniza como plaza de temporada y que no tendrá continuidad si sigue habiendo tanto cemento fuera de ferias.

    En el aspecto político decir que comunidades como Castilla La Mancha y Andalucía ofrecen multitud de retransmisiones taurinas y ambas son socialistas, aunque bien es cierto es que Zapatero y cierta parte de su gabinete son antitaurinos, unos declarados y otros no. El único partido que ha defendido expresamente la fiesta en su programa electoral es el Partido Popular, es un hecho innegable. No es lógico votar a uno u otro partido sólo por el apoyo o no a la fiesta nacional pero sí es un punto más a tener en cuenta a la hora de declinar la balanza hacia uno u otro lado.

    Como siempre, los nacionalistas abanderan la sinrazón y reniegan de todo lo que huele a España, ya lo están haciendo con el idioma y ahora quieren entrar a saco en la fiesta. Claro que los toros es un buen método de distración de la crisis en la que nos encontramos sumidos y mientras tanto, el señor Benach gastando el dinero en coches de lujo y tuneados.
    ¡Lo que hay que ver!

  15. Scarlata dice:

    Me parece absolutamente absurdo, estúpido y fuera de lugar mezclar que ante una iniciativa legislativa popular como es la de abolir las corridas de toros prevalezcan las posiciones y los argumentos políticos a los derechos de los animales, en tanto que a su integridad física y por supuesto también emocional.
    El Sr. José Antonio del Moral no tiene ni idea de que nada que tiene que ver el ser catalán, vasco, gallego o andaluz al sentimiento de amor y respeto a la vida y a la libertad, porque ya me dirá usted Sr. Del Moral si alguien le ha preguntado al toro si quiere o no tener una lucha en desventaja con un ser humano armando de espadas y arpones hasta las cejas. Venga hombre, déjese de tonterías y utilice la inteligencia, que parece que usted la ha dejado en las profundidades de sus antepasados los animales, ¿o es que usted cree que no es un animal?. Pues entonces, respeto por todos los seres de este planeta, ¡y vivan los socialistas!

  16. Manuel Florentino dice:

    No sé porque me temo que los politicos pro-supresión de corridas de toros son relativamente objetivos a la hora de contar con las estadisticas y los porcentajes de aquellos que piden la supresión del “maltrato animal”.Se las arreglaran para apoyar la supresión de corridas de toros,más me temo que no diran ni pio o miraran para otro lado,para no suprimir o regular fiestas populares donde el toro sea la victima de multiples participantes de la fiesta,aunque el publico participante despellejen o se coman el toro a bocaditos.Pero es probable que los politicos consideren estas fiestas de maltrato masivo,como algo arrigado en sus tradiciones y por lo tanto justificable.No sé porque me huele a que van más a por abolir las corridas de toros que a por suprimir cualquier tipo de maltrato al toro.

  17. PESQUERAS dice:

    una vez mas al sr de moral creo que se le ha ido la cabeza,confunde la aficion taurina con la politica y eso no es asi, afionados taurinos hay de izquierdas y de derechas y nos ha ido igual de mal con un gobierno que con el otro todos nos dan la espalda,hoy en dia quien no se mueve no sale en la foto, y eso es lo que nos pasa a los aficionados, empresarios, y profesionales del toro que siempre esperamos que otros nos lo arreglen,y ha llegado el momento de movilizarse, los comunicados estan bien pero hay que ir mas alla, las empresas y profesionales a las alturas a exigir lo que se merecen, y los afionados a la calle que tambien se consiguen las cosas asi seguro que somos bastantes mas que los cuatro ocupas que se ponen delante de la monumental de barcelona las tardes de corrida

  18. Pedro Abad-Schuster Pedro Abad-Schuster dice:

    Aunque las corridas de toros han tenido siempre detractores -entre ellos mi admirado Azorín- hasta ahora nunca estuvieron en peligro de desaparecer. Eso ha cambiado en nuestra época debido a la creciente sensibilidad que la cultura occidental, signada por el ecologismo, ha desarrollado frente a temas como la preservación de la naturaleza y la necesidad de combatir la crueldad de que son víctimas los animales, el anverso y reverso de una misma medalla. La decisión del Ayuntamiento de Barcelona de declarar a la ciudad condal anti-taurina podría ser el principio del fin de la fiesta. Recordemos que desde hace algún tiempo dormita en el Parlamento Europeo un proyecto de prohibición de las corridas en la Unión Europea que, luego de la iniciativa catalana, podría ser activado y, si es puesto al voto, seguramente será aprobado.¿Por qué, en el reciente debate suscitado por este asunto, quienes defendemos las corridas hemos estado tan reticentes y tan parcos y prácticamente dejado el campo libre a los valedores de la abolición? Por una razón muy simple: porque nadie que no sea un obtuso o un fanático puede negar que la fiesta de los toros, un espectáculo que alcanza a veces momentos de una indescriptible belleza e intensidad y que tiene tras él una robusta tradición que se refleja en todas las manifestaciones de la cultura hispánica, está impregnado de violencia y de crueldad. Eso crea en nosotros, los aficionados, un malestar y una conciencia desgarrada entre el placer y la ética, en su versión contemporánea. Ahora bien, reconocido el hecho capital e insoslayable de que la fiesta de los toros somete al astado a unos minutos de tormento que preceden a su muerte y que para ciertas personas esto resulta inadmisible, todo debate sobre este tema está en la obligación, para ser coherente, de desplegarse dentro del contexto más general de si toda violencia ejercida sobre los animales debe ser evitada por inmoral, o si sólo la taurina es condenable y otras, más disimuladas, pero incluso mucho más multitudinarias y feroces, deben ser toleradas como un mal menor. De todo lo que he leído al respecto, sólo J. M. Coetzee me parece haber llegado hasta las últimas consecuencias, a través de su álter ego, Elizabeth Costello, para quien los camales donde se benefician vacas, corderos, cerdos, etcétera, son equivalentes a los hornos crematorios en que los nazis incineraron a los judíos. Por lo tanto, ningún ser viviente puede ser sacrificado sin que se cometa un crimen. Me pregunto cuántos de los partidarios de la supresión de las corridas están dispuestos a llevar sus convicciones hasta este extremo y aceptar un mundo en el que los seres humanos vivirían confinados en el vegetarianismo (o peor, en el frutarianismo) radical e intransigente de Elizabeth Costello. Los enemigos de la tauromaquia se equivocan creyendo que la fiesta de los toros es un puro ejercicio de maldad en el que unas masas irracionales vuelcan un odio atávico contra la bestia. En verdad, detrás de la fiesta hay todo un culto amoroso y delicado en el que el toro es el rey. El ganado de lidia existe porque existen las corridas y no al revés. Si éstas desaparecen, inevitablemente desaparecerán con ellas todas las ganaderías de toros bravos y éstos, en vez de llevar en adelante la bonacible vida vegetativa deglutiendo yerbas en las dehesas y apartando a las moscas con el rabo que les desean los abolicionistas, pasarán a la simple inexistencia. Y me atrevo a suponer que si les dejara la elección entre ser un toro de lidia o no ser, es muy posible que los espléndidos cuadrúpedos, emblemas de la energía vital desde la civilización cretense, elegirían ser lo que son ahora en vez de ser nada.Si los abolicionistas visitaran una finca de lidia, se quedarían impresionados de ver los infinitos cuidados, el desvelo y el desmedido esfuerzo -para no hablar del coste material- que significa criar a un toro bravo, desde que está en el vientre de su madre hasta que sale a la plaza, y de la libertad y privilegios que goza. Por eso, aunque a algunos les parezca paradójico, sólo en los países taurinos como España, México, Colombia y Portugal se ama a los toros con pasión. Por eso existen estas ganaderías que, con matices que tienen que ver con la tradición y las costumbres locales, constituyen toda una cultura que ha creado y cultiva, con inmensa dedicación y acendrado amor, una variedad de animales sin cuya existencia una muy signifitiva parte de la obra de García Lorca, Hemingway, Goya y Picasso -para citar sólo a cuatro de la larguísima estirpe de artistas de todos los géneros para los que la fiesta ha sido fuente de inspiración de creaciones maestras- quedaría bastante empobrecida.¿Es más grave, en términos morales, la violencia que puede derivar de razones estéticas y artísticas que la que dimana del placer ventral? Me lo pregunto después de leer el impresionante artículo de Albert Boadella (Abc, 18-4-04), acusando de fariseos a quienes, horrorizados por las crueldades taurinas, piden que se cierren las plazas y no tienen empacho, sin embargo, en atragantarse de sabrosas butifarras catalanas. ¿Qué requiere la elaboración, en la actualidad, de esta exquisita delicatessen mediterránea? Que diez millones de cerdos vivan “toda su existencia en apenas dos metros cuadrados, mientras intentan equilibrar constantemente sus patas sobre unas rejas por las que fluyen los excrementos. Su único movimiento posible se reduce a inclinar ligeramente la cabeza para comer pienso, ya que el transporte al matadero se efectúa en idénticas condiciones”. No sólo los cerdos son brutalmente torturados para satisfacer el caprichoso paladar de los humanos. Prácticamente no hay animal comestible que, a fin de aumentar el apetito y el goce del comensal, no sea sometido, sin que a nadie parezca importarle mucho, a una barroca diversidad de suplicios y atrocidades, desde el hígado artificialmente hinchado de las aves para producir el sedoso paté hasta las langostas y los camarones que son echados vivos al agua hirviendo porque, al parecer, el espasmo agónico final que experimentan achicharrándose condimenta su carne con un plus especial, y los cangrejos a los que se amputa una pata al nacer para que la otra se deforme y agigante, y ofrezca más alimento al refinado degustador.¿Y qué decir de la caza y de la pesca, deportes tan extendidos como prestigiosos en los cinco continentes? Es verdad que, en los países anglosajones, en especial aquí, en Inglaterra, hay periódicas campañas contra la caza del zorro, animal que es despanzurrado por millares en cada estación, apenas se levanta la veda, por el puro placer del cazador de matar a balazos un animal cuya carne no se va a comer y con cuya piel no se va a abrigar. Pero también es cierto que si su reproducción no fuera de algún modo contenida dentro de ciertos límites, terminaría provocando verdaderas catástrofes ecológicas. ¿Y en cuanto a la pesca, actividad que hasta ahora, que yo sepa, con la sola excepción de la caza de ballenas, no ha movilizado en su contra a los militantes del Frente de Defensa Animal ni a los pacifistas a ultranza? Recomiendo a los amantes de literatura sádica -y sobre todo a los practicantes del sadismo- el artículo donde Luis María Ansón (“La pesca recreativa y las corridas de toros”, publicado por la Fundación Wellington, abril 2004) describe los pormenores de la pesca del lucio, en un río que caracolea entre las montañas suizas. Aunque es silente, y no corre la sangre, la operación es de un tal refinamiento en el ejercicio de la crueldad que pone los pelos de punta, sobre todo al final de la larga agonía, cuando el pez, con el paladar ya destrozado por el anzuelo de triple punta, va muriendo asfixiado, con los ojos saltados y atónitos, entre coletazos que se apagan en cámara lenta. ¿Mal de muchos, consuelo de tontos? No estoy tratando de demostrar nada con estos ejemplos, que se podrían alargar hasta el infinito, sino diciendo que si se trata de poner un punto final a la violencia que los seres humanos infligen al mundo animal para alimentarse, vestirse, divertirse y gozar, ideal perfectamente legítimo y sin duda sano y generoso aunque de tremebundas consecuencias, habrá que hacerlo de manera definitiva e integral, sin excepciones y, a la vez, sacrificando al mismo tiempo los toros y los zoológicos, y, por supuesto, los placeres gastronómicos, especialmente los carnívoros, y las pieles y todas las prendas de vestir y utensilios u objetos de cuero, piel y pelambreras, y hasta las campañas de erradicación de ciertas especies de insectos y alimañas (¿que culpa pueden tener el anófeles hembra de trasmitir el paludismo, la rata la peste bubónica y el murciélago la rabia? ¿Se extermina acaso a los humanos portadores del sida, de la sífilis o del contagioso catarro?) de modo que el mundo alcance esa utópica perfección en la que hombres y animales gozarán de los mismos derechos y privilegios. Aunque, claro está, no de los mismos deberes, porque nadie hará entender a un tigre hambriento o a una serpiente malhumorada que está prohibido, por la moral y por las leyes, manducarse a un bípedo o fulminarlo de un picotazo.Mientras no se materialice esa utopía seguiré defendiendo las corridas de toros, por lo bellas y emocionantes que pueden ser, sin, por supuesto, tratar de arrastrar a ellas a nadie que las rechace porque le aburren o porque la violencia y la sangre que en ellas corren le repugna. A mi me repugnan también, pues soy una persona más bien pacífica. Y creo que le ocurre a la inmensa mayoría de los aficionados. Lo que nos conmueve y embelesa en una buena corrida es, justamente, que la fascinante combinación de gracia, sabiduría, arrojo e inspiración de un torero, y la bravura, nobleza y elegancia de un toro bravo, consiguen, en una buena faena, en esa misteriosa complicidad que los encadena, eclipsar todo el dolor y el riesgo invertidos en ella, creando unas imágenes que participan al mismo tiempo de la intensidad de la música y el movimiento de la danza, la plasticidad pictórica del arte y la profundidad efímera de un espectáculo teatral, algo que tiene de rito e improvisación, y que se carga, en un momento dado, de religiosidad, de mito y de un simbolismo que representa la condición humana, ese misterio de que está hecha esa vida nuestra que existe sólo gracias a su contrapartida que es la muerte. Las corridas de toros nos recuerdan, dentro del hechizo en que nos sumen las buenas tardes, lo precaria que es la existencia y cómo, gracias a esa frágil y perecedera naturaleza que es la suya, puede ser incomparablemente maravillosa.Autor.Mario Vargas Llosa.¨La ultima corrida¨.Publicado en El Pais. 2-04-2004

  19. Jon Ander dice:

    No estoy de acuerdo con ese punto del nuevo reglamento Vasco, habria que haberlo leido antes de opinar, tiene en muchas cosas grandes mejoras, como el analisis aleatorio de pitones, similar a como se hace en Francia. Creo que es malo mezclar politica con cualquier otra cosa, como con Cultura, Deporte y toros. Yo la mayoria de gente aficionada a los toros que conozco son Nacionalistas Vascos y Populares, aunque también los conozco socialistas pero en menor medida. Creo también que si no llega a estar gobernado en Euskadi el PNV y lo hicieran los socialistas o HB, hace tiempo que estariamos casi como en Cataluña. Por tanto un respeto a los Vascos y al Euskera, que para el que no lo sepa es el idioma mas antiguo de Europa. Con respecto al punto de no dejar entrar en las plazas a menores de 16 años acompañada, en la practica creo que no va ha repercutir, por que todos podemos meter en un momento dado a un menor con nosotros en los toros.

  20. Chicuelo dice:

    Que ésto es una cuestión política,está muy claro. Ahora bien,los taurinos tienen mucha culpa. La ULTIMA HORA, es que la empresa se están pensando el tirar la toalla, y la Plataforma de defensa de la Fiesta anda muy malamente. La prensa todavía no hga dicho dónde anda Luis Corrales. Yo a la prensa taurina no la entiendo. Han pasado 48 horas de la noticia, y la prensa todavía no ha dicho nada de la Plataforma, y la EMPRESA tampoco. La cuestión aritmética nos demuestra que la cosa está muy complicada. Los antis necesitan 68 votos favorables. Tienen 33 votos seguros de ERC e ICV. CIU va a dar libertad de voto a sus diputados. Ciutadans también dará libertad. El PP imaginamos que votará en contra. La Sorpresa es que el PSC que en teoría se esperaba que votara en contra, puede que de libertad a sus diputados. Y entonces, ya es imposible. Repito, 48 horas y todavía la prensa taurina no ha explicado el PORQUÉ LA EMPRESA Y LA PLATAFORMA NO HABLA.

  21. Paulabarcelona dice:

    Los taurinos sois la vergUenza de este pais.En europa se rien de vosotros porque dais pena. El desarrollo de un pais se mide en como se tratan a sus animales. Volved a la era de los cavernicolas y quedaros alli, ya que en una sociedad cada vez mas civica no teneis cabida. Y no respetaremos vuestra ” asqueroso dicha fiesta” ya que vosotros no respetais al toro!. Todo el dano que haceis se os volvera en contra algun dia.

  22. Juan José dice:

    La cosa es muy grave y poca gente sabe de verdad lo que es una ley de Inixiativa Popular. La cosa es bien sencilla; un grupo de ciudadanos presenta yna proposición con una artículado concreto en el Parlemento correspondiente que tiene que tramitar la ley; a partir de entonces hay un plazo determinado para presentar un número determinado de firmas, en el caso de una Comunidad Autónoma 50.000, y conseguir que enytre en la Comisión correspondiente. Tras los trámites reglamentarios, se lleva a Pleno y se somete a votación para ver si se tramita o no. En este caso está claro que admitirá a trámite y será votada tras los pasos reglamentarios precisos y APROBADA. Tras su aprobación, entrará en vigor una vez publicada en el Boletín correspondiente y en los plazos previsto en la Ley. La cosa se extenderá después por otras Autonomias, y de esa manera tan sencilla irán desapareciendo poco a poco de España aunque queden algunos reductos. Y, mientras, los taurinos y todos saquellos que sin serlo defienden que cada uno tenga libertad para algo tan curioso como SER LIBRE, piensan que eso no puede llegar nunca.

  23. antonio garrido dice:

    Si,Pesqueras, parece que a los taurinos se les va la cabeza, a Joaquín Moeckel, asesor jurídico de Protauni (Asociación de Profesionales Taurinos)también parece que se le ha ido la cabeza…. ha dicho algunos comentarios respecto a la iniciativa legislativa popular que pretende acabar con la Fiesta de los toros en Catalunya, que mejor no los tengais en cuenta:

    “Si pretenden conseguir 50.000 firmas para llevar para delante una iniciativa legislativa popular en contra de los toros, ¿no podemos nosotros conseguir otras 50.000 a favor los días que torea José Tomás en Barcelona, que se llena La Monumental, por ejemplo?”, propone Moeckel.

    Esto es lo que propone ???? En primer lugar, él mismo está tirando tierra sobre vuestro tejado, dando por hecho que si no hay un José Tomas nada de nada, en segundo lugar aclararle que las 50.000 firmas deben ser de censados en Catalunya, no de turistas.

    El asesor jurídico de Protauni argumenta que “El Parlamento catalán es incompetente para promulgar una ley que prohíba La Fiesta. Las Comunidades tienen competencia para regularla (como hace La Junta de Andalucía con el Reglamento Taurino andaluz, por ejemplo) porque tienen competencia para regular una actividad, no para prohibirla”.

    Ah!!!! Entonces por esta regla de tres, las leyes comunitarias que prohíben las peleas de gallos y alguna que prohíbe las corridas de toros serían ilegales????? Por qué entonces, la mayoría de leyes incluída la catalana, que prohíbe ls peleas de gallos, sería ilegal, por tanto las corridas de toros serían ilegales porque se acceptarían en una ley iegal?????

    “Incluso Lorca, ahora tan de moda, se refería a los toros como “La fiesta más culta del mundo”, alega Moeckel”.

    Ahhh…..que como Lorca era Lorca, lo que el diga va a misa?? Aunque estuviera (es un suponer) loco de atar…pero como es Lorca….

    “Jurídicamente, Moeckel asegura que “sería de aplicación la Directiva Comunitaria 93/119/CE que habla de las tradiciones culturales, por lo tanto no cabe invocar el derecho de la Comunidad Europea para prohibir la Fiesta de los Toros”

    No se invoca al derecho a prohibir las corridas, si no al sentido común, al sentir de una sociedad que no quiere que de un maltrato se haga un espectáculo, léase la memoria y la exposición de motivos de la ley presentada en el Parlament….

    Igualmente, habría que repasar el contenido del Real Decreto 1761/85 de traspaso y funciones del Estatuto de la Generalidad de Cataluña, que dice que “La Fiesta de los Toros se regirá por sus reglamentos específicos de ámbito nacional, sin perjuicio de la facultad de la Generalidad de acuerdo con el presente traspaso”.

    LA inciciativa legislativa popular habla, como lo dice ella misma, de ley, el Sr. Moeckel habla de reglamento, no de ley, el reglamento desarrolla una ley, por tanto la fiesta de los toros se regirá por sus reglamentos específicos nacionales, siempre y cuando exista dicha fiesta nacional por ley….digo yo, si no existe la llamada fiesta nacional en CAtalunya, dificilmente se ejecutará un reglamento nacional…lo dicho, es de sentido común….

    Antonio Garrido
    Abogado
    No okupa
    Hijo de madre andaluza y padre leonés, ambos contrarios a las corridas de toros y censados en Catalunya.

  24. Javier dice:

    Mi único deseo a los antitaurinos es que les pase lo mismo a que Venustiano Carranza, quien durante unos años prohibió los toros en la capital de México, y años después un familiar suyo fue figura máxima del toreo en aquel país: Manolo Martínez.
    Me encantaría que a algún antitaurino le saliera un hijo matador de toros
    Por cierto, que la tal Mesa del Toro también debería posicionarse. La Fiesta es el único negocio que su defensa la hacemos los clientes en vez de los empresarios. Venga hombre, que la cocacola la anuncia el que la vende y no el que se la bebe.
    Esperamos un paso al frente de los profesionales del toro para acercar la Fiesta al españolito medio (me refiero, quede claro, al que ni es aficionado ni detractor y que, generalmente, nunca ha pisado una plaza). Es triste pero el españolito medio sabe de toros lo mismo que un guiri o menos

  25. Alberto Regordán dice:

    Señor Del Moral,no creo que el tema antitaurino se arregle votando a la izquierda o la derecha.Los movimientos antitaurinos al igual que los protaurinos no suelen estar politizados,otra cosa es el uso que los politicos puedan hacer de estas tendencias o movimientos sociales.No confunda la panacea del voto y de la politica con los avances sociales ó con los movimientos ideologicos ciclicos que cada época arrastra.Las sociedades evolucionadas van a la par de mayor respeto al ser humano,al medio ambiente y a los seres vivos en general,otra cosa es el uso que el politico pueda hacer de estas corrientes de opinión.Las decisiones politicas serán honestas o interesadas dependiendo de multiples factores,pero olvidese de que las transformaciones sociales se consiguen por la fuerza del voto hacia un partido de izquierdas o de derechas.
    Dediquese a opinar de toros,que lo hace muy bien.Y deje la politica para hablarla con los amigos o para los analistas politicos.No sé si usted hace demagogia en lo politico,pero desde luego hablando de toros “sienta usted catedra”.Felicidades por su necesario portal.

  26. pesqueras dice:

    el sr antonio garrido ha pasado pocas veces por delante de la monumental, los que van a protestar son ocupas pagados que lo mismo van a protestar por loa toros que que por cualquier otra cuestion siempre que le paguen esos son los que utilizan los politicos y personas influyentes como usted que no se atrven a dar la cara y pagan a los ocupas para que le hagan el trabajo sucio

  27. Gerardo Hiniesta dice:

    Magnifica y documentada-el comentario aqui-opinión la de Pedro Abad Chuster,que merece que usted la reproduza como un articulo en la sección destacados o en colaboraciones espontaneas:su opinión es todo un tratado fundamenatado sobre toros si toros no.

  28. Iginio de la Cruz dice:

    Un articulo como éste que está generando tanta polémica,es un articulo vivo y actual.le felicito señor Del Moral,asi como a todos los que están participando con sus comentarios en éste apasionate tema de la supresión de las corridas de toros desde el argumento y justificación de un presunto maltrato al toro.

  29. El Tritri dice:

    Recpomiendo encarecidamente la lectura del artículo al que conduce esta dirección:

    http://starmanns.blogspot.com/2008/11/derechos-del-animal-o-animosidad.html

  30. manuel dice:

    Objetivamente en una corrida de toros se acorrala a un animal y sele hiere contundentemente hasta la muerte. Puesto que este animal tiene un sistema nervioso desarrollado experimenta estrés, miedo y dolor.
    La prohibición de esta costumbre no tiene nada que ver con los nacionalismos, tiene que ver con el sentido común y la injusticia que se comete al permitir esta barbarie.
    Soy andaluz, vivo en Córdoba y espero que pronto elparlamento de Andalucía prohiba estos espectáculos.

  31. manuel dice:

    Objetivamente en una corrida de toros se acorrala a un animal y sele hiere contundentemente hasta la muerte. Puesto que este animal tiene un sistema nervioso desarrollado experimenta estrés, miedo y dolor.
    La prohibición de esta costumbre no tiene nada que ver con los nacionalismos, tiene que ver con el sentido común y la injusticia que se comete al permitir esta barbarie.
    Soy andaluz, vivo en Córdoba y espero que pronto elparlamento de Andalucía prohiba estos espectáculos.

  32. jose maría gómez dice:

    Don Manuel de Cordoba:
    No considero en absoluto que el toro esté acorralado en una Plaza de Toros, la lidia si se desarrolla conforme esta establecido da al toro espacio mas que suficiente para ser un enemigo muy peligroso y defenderse o atacar a los adversarios segun su condición. Lo del estrés es muy discutible y quizás lo manifieste en mayor medida en las tareas de embarque y desembarque, ya que se le saca de su habitat natural, en cuanto al miedo opino que el toro es un animal con agresividad y acometividad dado por los genes que porta, eso que llamamos casta y no raza como dictan algunos indocumentados. Tratados científicos realizados por eminientes veterinarios demuestran que el dolor que siente el toro durante la lidia es en medida muy inferior al que Vdes proclaman sin tener base técnica y cientifica en que basar sus teorías. Como ya dije el otro día en mi comentario en este debate los taurinos desaprensivos si agudizan el estres del toro al introducirlo en el mueco y mutilar salvajemente sus defensas.
    Un saludo

  33. Kike dice:

    Cuánto miedo destilan las palabras de los taurinos. Es impresionante lo que haceis para perpetuar vuestras despreciables torturas. Da asco ver cómo lo camuflais de “fiesta” “arte” y demás patochadas, cuando lo único que haces realmente es disfrutar con la tortura y el sufrimiento ajeno. Eso es de cobardes y de sádicos. Sólamente un sádico o un enfermo puede disfrutar del sufrimiento ajeno. Hay que ser salvaje, para destrozar a un majestuoso animal como es el toro, a base de puyazos, banderillas y estocadas, y tener la desvergüenza de llamarlo fiesta. Lo peor de todo es que careceis de cualquier argumento racional para defender la tortura y el maltrato, y os empeñais en hacerlo. Os encanta hacer apología de la tortura y de la violencia. Menos mal que a vuestras anacrónicas torturas les quedan 10 añitos…tal vez menos.

  34. Jon Ander dice:

    Mira Kike, no quiero meterme contigo ni mucho menos, pero quiero que sepas varias cosas, en primer lugar si no hay corridas de toros ningun ganader, ninguno, criaria toros bravos, ni se gastaria todo el dinero que se gastan en su cuidado, puesto que para carne hay otras especies, por tanto el toro bravo desapareceria, ¿Acaso quieres que desaparezca una especie animal?, y no me digas que el toro bravo es igual que el charoles por que no lo es. En segundo lugar, me parece muy bien que tu y otros defendais al toro y a los animales y querais que se les defienda, pero para pedir eso a los animales, primero hay que intentar conseguirlo con las personas, ya que los “Homo Sapiens Sapiens” estamos por encima de los animales. Por tanto consigamos y erradiquemos primero el hambre y la tortura en el mundo, y cuando lo hayamos conseguido, entonces venid a por los toros, pero mientras tanto dejadnos en paz. En tercer lugar decirte que los aficionados a los toros amamos el toro y luchamos por que el toro esté en condiciones, bien cuidado, no se le manipule ect.
    Par aterminar dire, que mientras haya un toro bravo y un torero capaz de jugarse la vida delante de él habrá fiesta, quizas tenga que cambiar la fiesta en algunas cosas, pero tranquilos que hay fiesta para rato.

  35. Emilio dice:

    Soy del partido ESPAÑA. Los otros me la traen floja. Demasiados cuentistas que medran a cota de sus bienintencionados afiliados. Los políticos son los culpables de las desdichas de España: lean su historia.
    Hablamos de toros y, como el único partido que defiende a la Fiesta es P:P. votémosle.
    Los partidos, todos, se han convertido en dictadores de mierda. Anteponen sus ideas al sentido patrio ¿Que se pued esperar de ellos?. Sólo engaños…

  36. Nicoletta dice:

    Soy extranjera y llevo 10 años trabajando en Barcelona de forma legal y pagando impuestos. No soy ni nacionalista, ni independentista. Más, ni tengo derecho de votar, a pesar de estar pagando impuestos aquí. Así que no me digan que todo esto de la ILP es una maniobra de los nacionalistas catalanes. Lo único que importa aquí es el sufrimiento y la tortura de un animal, convertida en un penoso espectáculo y suficientemente beneficioso negocio.
    Seré fedataria de esta campañia y espero erradicar esta salvajada de una vez por todas, por lo menos aquí donde vivo, y que el dinero de mis impuestos se dedique a educación y sanidad.
    Y para el señor que sostiene que a la Monumental se manifiestan cuatro okupas pagados, decirle con todo el respeto que se ajuste las gafas, ya que yo no soy una okupa, tengo mi propia vivienda y mi trabajo en una multinacional informática. Tanto yo como todas/os mis compañeras/os tenemos carreras universitarias. Y sí, también denunciamos el maltrato de los mataderos, el consumo excesivo de carne y sus consecuencias, y participamos en actividades sociales de otra índole. Una cosa no resta la otra, ser animalista no significa que no se puede ser de la Cruz Roja o de Greenpeace.

  37. COMENTARIO dice:

    A la hora de elaborar el nuevo reglamento vasco no se ha tenido en cuenta la opinión de los profesionales, porque son españoles y los nacionalistas vascos que mandan en el asunto no van consentir que unos “españolazos” les digan cómo tiene que ser el toreo…
    El nacionalismo vasco tiene por esencia ser antiespañol. RADICALMENTE ANTIESPAÑOL. Esto debería enseñarse en las escuelas taurinas como asunto principalísimo. Por pura supervivencia, no se puede ser un ignorante en este asunto y pensar que con la espada y la muleta “se arregla to”.
    El mayor peligro para el toreo hoy día es el nacionalismo vasco,no el catalán.
    los nazis catalanes digamos que se comportan como un… belga… para entendernos, que se aleja del mundo del toro porque dice que le disgusta… Los nazis vascos hacen lo contrario: lo patrimonializan como suyo, como más suyo que de los demás, porque en el toreo, ELLOS son lo único verdadero. Virus por fuera del cuerpo (del toreo): nazis catalanes,, o virus dentro de ese cuerpo: nazis vascos. ¿Qué Joselito y Belmonte eran sevillanos? Sí, ¿y qué?. Una pareja de moránganos.
    Ojo, los nazis vascos operan a toda potencia también en Navarra en el asunto del toreo

  38. josé maría gómez dice:

    SOBRE LAS MODIFICACONES DEL REGLAMENTO EN EL PAIS VASCO.
    Los puntos mas polémicos sobre las modificaciones del reglamento me parecen en principio los de la integridad de las astas en cuanto a responsabilidaes primero del ganadero y segundo de la Empresa, en cuanto el ganadero puede exigir que salga al ruedo un toro rechazado por manipulación supuesta pero haciéndose él responsable, aquí se pueden tirar ambos la pelota y dificultar el origen de la infracción fraudulenta.
    Lo que no me parece en absoluto descabellado es la reducción del tamaño de la puya ya que esta es hoy por hoy tremendamente mortífera y el toro llega a último tercio con una importante anemia que se va agudizando en el último tercio, el toro de hoy día no está preparado, dada su selección, para soportar el castigo que esta piramide de acero le dá, por eso la modificación en un cm mas o menos de su arista sería muy beneficiosa. Algunas figuras han dicho “no” a actuar en el País Vasco, entre ellos José Tomás, que no se distingue precisamente por su concurrencia por poner un ejemplo en Bilbao.
    Saludos

  39. Carles Marco dice:

    Lo siento pero aún después de leer a Mario Vargas Llosa, a Albert Boadella y a ese tal Carlos Starmanss (que en su casa lo conocen), me ratifico en mi pensamiento : las corridas de toros son una tradición aberrante que debe ser abolida. Soy Catalán, aunque sin catalanismo. Me siento tan Catalán, como Español, como Europeo. No me sirve pensar en los años de vida “regalada” que tiene el toro de lidia, simplemente no entiendo que nadie mínimamente civilizado y humano pueda gozar ante un animal al cual se le clavan arpones, se le clava una pica en repetidas ocasiones, y se le clava (normalmente en más de una ocasión) una larga espada. De la misma manera que nadie, supongo, disfrutaría asistiendo a la matanza del cerdo o al sacrificio de las ovejas, terneros, pollos, etc.
    Estoy en contra del espectáculo, porque considero que es denigrante. Jamás permitiria a un hijo mio que viese tamaña crueldad, de la misma manera que no me gusta que vean películas donde domina la violencia, sea del tipo que sea. Es una cuestión de moral NO de política ni de separatismo. Me parece patético que algunos (incluido Albert Boadella) quieran hacer creer a la gente que el rechazo a la tauromaquia es una mera cuestión de independentismo catalan. Pobre gente, que estrechos de miras, cuanta mezquindad de planteamiento. ¿Tanto cuesta entender que haya personas, sean del partido politico que sean, sean de la comunidad autónoma que sean, sean del nivel cultural que sean, que rechazan eso que algunos llaman fiesta nacional, espectáculo e incluso arte?. ¿Tanto cuesta entender que a medida que avanzan los tiempos hay tradiciones que pasan a ser anacrónicas y que cada vez tienen menos adeptos?, para defender la fiesta nacional han de recurrir a mostrar videos de los mataderos, patético!!!
    Me dan lástima aquellos que defienden la fiesta nacional con argumentos pobres y soeces, pretendiendo ningunear a todos los que no somos partidarios de ella. Soy concejal de un pueblo que acaba de declararse antitaurino y amigo de los animales, y me llena de orgullo tal decisión del pleno. Soy fedatario para recoger firmas para la ILP que va a promover la modificación legislativa que acabará con la lidia en Cataluña y, evidentemente, el dia que tal modificación se apruebe en el Parlament Català me sentiré muy orgulloso de mi tierra y de mis políticos.
    El propio Mario Vargas Llosa reconoce que la fiesta taurina está impregnada de violencia y crueldad, y acaba diciendo que “eso crea en nosotros, los aficionados, un malestar y una conciencia desgarrada entre el placer y la ética, en su versión contemporánea”. Tan solo me queda la esperanza que detrás de estas palabras se desencadene en algunos una profunda reflexión que les lleve al triufo de la ética sobre el placer. Cierto es que muchos animales sufren para que acaben convertidos en butifarras o carne a la brasa, cierto es que muchos niños mueren de hambre en el mundo, pero no es menos cierto que cada vez hay más personas vegetarianas y que somos muchos los que colaboramos con ONG’s para intentar modificar la vida mísera y desgraciada de otras personas. Los tiempos cambian y las conciencias también, no neguemos la evidencia y no pretendamos poner a las nuevas conciencias la etiqueta del independentismo catalán, es un argumento pobre y que dice muy poco en favor de la capacidad intelectual de quien lo esgrime.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: