Los premios taurinos

Cada cual, desde sus posibilidades, ayuda y colabora en la promoción de la Fiesta y no se avergüenza de unir su nombre y, también, su negocio al mundo del toro. Es de agradecer, sobre todo cuando vemos a tanto aprovechado de las luces ajenas, interesados solo en aparecer en los momentos más brillantes y de relumbrón, cuando consideran que el resplandor que emiten las figuras, esconde las zonas especialmente conflictivas de nuestra afición. Apagados los focos mediáticos, los aficionados de un día desaparecen. Quedan los auténticos, con sus virtudes y sus defectos.

Claro que entre quienes otorgan trofeos y galardones los hay de diversas calidades y calañas; y puede que algunos los quieran utilizar de forma torticera. De todo tiene que haber en esta vida. Lo acepto, por inevitable. Como acepto que los promotores de un premio taurino lo suelen crear por el gusto de destacar a algún torero de su preferencia o algún ganadero al que admiran y en última instancia por poner su impronta personal, por modesta que esta pueda ser, en el devenir de la fiesta. Los hay que consideran que el premio es superior al premiado. Con todas sus limitaciones, bienvenidos sean los laureles y recompensas que se otorgan a toros y toreros, aunque se esté en total desacuerdo con ellos.

Uno de los trofeos que suele otorgarse en las ferias importantes es el del toro más bravo. Para mí, su concesión suele ser algo absolutamente hipócrita. No voy a dar ni ejemplos, ni nombres, solo recordar, en abstracto, la cantidad de toros que tras ser excelentemente lidiados por sus matadores que, después de irse al desolladero desorejados , se quedan sin premio, porque unos sabios del toreo, que seguramente disfrutaron viendo su juego en el ruedo, prefieren dárselo a un toro que murió sin que su matador lograra darle un pase; valorando lo que intuyen que el toro tenía y que los que estaban en el ruedo no supieron aprovechar. O los jurados se pasan de listos o actúan de forma taurina políticamente correcta, premiando siempre a la misma ganadería y despreciando a las demás, por ser las preferidas de las figuras del toreo. Ustedes ya me entienden.

Digo que acepto los premios tal y como se dan. Valen lo que valen y sirven en función de quienes los crean. Creo que no merece la pena discutirlos.

No obstante, el que ha ocasionado polémicas varias ha sido la Oreja de Oro de Radio Nacional. Confieso que soy incapaz de entender su mecanismo de concesión. No comprendo ni quién vota, ni como lo hace, ni quienes tienen un voto de calidad; vamos, nada de nada. Lo único que me queda claro es que lo que antes reflejaba al triunfador matemático y estadístico de la temporada, ahora queda al albur de no sé qué cosas. Pues muy requetebién. El trofeo se lo han dado a José Tomás que se merece todas las orejas, la de oro y la de oro y brillantes, por sus impresionantes éxitos en Madrid y por su dimensión mediática puramente taurina, sin prensa del corazón. Es lo que es por ser torero y merece todo mi respeto y admiración.

Lo que debe quedar muy claro es que ese trofeo ganado no significa haber sido el torero más regular de la temporada, el de mayores triunfos en las plazas de singular importancia, el que ha sido base y garantía de las ferias. No, ese no ha sido José Tomás. Este año ese papel lo ha cumplido con creces Miguel Ángel Perera. Yo le hubiera dado a este torero la Oreja de Oro, el premio a la mejor faena de la feria de San Isidro, también la Sevilla y otras muchas. Lo que ocurre es que no estoy en ningún jurado. No pasa nada. Cada año doy mis premios particulares. Otro día se los contaré. 

Mientras tanto, cuando me entero de los que otros  dan, me parecen estupendos, peor sería que no los hubiera. En los premios taurinos se cumple aquel axioma revolucionario de que la tierra es para quien la trabaja. Hay que ganarse a los jurados, darles coba, saber vender el producto y de esta forma lograr los votos. Las cosas están así en el mundillo oficial del toreo y no se deberían mezclar, sin las garantías suficientes, con cosas tan serias como la participación democrática de los aficionados. Hay que ser cuidadoso con ciertos conceptos: la justicia, la verdad, la democracia, las opciones políticas. Estas son palabras mayores que nada tienen que ver con la caprichosa concesión de los mediatizados honores taurinos. Ya he tenido ocasión de referirme varias veces a que el único, verdadero y principal premio, libre y sincero, para un torero, es la presencia de espectadores en la plaza, llenando los tendidos. Todos los demás ayudan en lo que tienen de publicitarios y propagandísticos.

Quien vio a Perera en Madrid no dudará que presenció unas actuaciones históricas. Quien vio a José Tomás en la misma plaza, tampoco. Ante esta realidad, qué poca importancia tiene una oreja de orfebrería.

¡Feliz Año 2009 para todos!

3 Resultados

  1. jose maría gómez dice:

    Sr Ibernia, no se trata de valorar ni dar importancia a una oreja de orfebrería sino de dejar con el trasero al aire a los impresentables miembros del Jurado que artera y maliciosamente se lo otorgaron al mozo serrano. Se trata, opino, de valorar globalmente toda la temporada, ganaderias que se mataron, toreros con quienes se alternó y plazas donde se actuó, en ESTO es claramente demoledor Perera. Pero espero y deseo que sea el TORO y no cuatro Plumíferos de tres al cuarto quien ponga definitivamente al extremeño en la cúspide del toreo.
    Saludos y feliz Año Nuevo.

  2. Pedro Abad-Schuster Pedro Abad-Schuster dice:

    Hay labores silenciosas muy valiosas. En Mexico esta el trabajo de un periodista como Antonio Rivera de Queretaro y la Escuela Taurina en la Santa Maria, junto a Paco Parra. Intervino el señor Rivera, periodista y hombre de televisión, en el Primer Encuentro Mundial de Escuelas Taurinas de Aguascalientes 2008, fue el niño peruano El Andi – Andres Roca Rey – el triunfador en la categoría de debutantes. En España, en Valencia, esta la peña taurina El Natural de la localidad castellonense Vall de Uxo (Castellon), ellos otorgan el premio al mejor toreo al natural de la Feria de la Magdalena de Castellon. Tuve el privilegio de sentarme en una contrabarrera de sol y sombra junto a los esposos que estan a cargo de esta peña, que personajes tan decentes de la Fiesta, fue el dia en que Matias Tejela cuajo por naturales impresionantes a un tio con toda la barba. Premios hay por doquier, hay niveles ? como todo en la vida – sin embargo concuerdo que el único, verdadero y principal premio, libre y sincero, para un torero, es la presencia de espectadores en la plaza, llenando los tendidos y cuando la gente se pone de pie y grita torero, torero?.y para el ganadero, lo mismo?.alli esta en la transmisión de estos momentos desde Cali, la apoteosis de Sebastián Castella y del toro de indulto del Juan Bernardo Caicedo. Que maravillosa es la Fiesta. Feliz 2009 Señor Jose Antonio del Moral y Felicitaciones.

  3. wpcgomhhms dice:

    SqyDyx tyvupylkbuqq, [url=http://argtoxycakoy.com/]argtoxycakoy[/url], [link=http://ztjksfyfhzou.com/]ztjksfyfhzou[/link], http://btzdnubyxpcm.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: