6ª de feria en Cali (Colombia). Tarde redonda en Cañaveralejo

Cali (Colombia). Plaza de Cañaveralejo. 30 de diciembre de 2008. Tres cuartos de Plaza. Seis toros de Juan Bernardo Caicedo. Indultados quinto (‘Fulero’, número 62, de 518 kilos) y sexto (‘Abejorro’, número 3, de 484 kilos). Bueno el cuarto, que al final miró a las tablas. Enrazado el tercero y de menos a más el segundo. El primero no valió. (514, 446, 450, 446, 518 y 484 kilos). Antonio Barrera (azul pavo y oro): Silencio tras aviso y oreja. Sebastián Castella (salmón y oro): Oreja tras aviso y dos orejas simbólicas. Guerrita Chico (palo de rosa y oro): Silencio y dos orejas simbólicas. Extraordinarias varas de Anderson Murillo y Luis Tamayo a cuarto y sexto de la tarde. Saludaron Jaime Devia y Raúl Morales por buenos pares al cuarto de la tarde. Y Hernando Franco al sexto.

Todo el toro en una sola tarde. Como para hartarse y morir de gula. Ese toro que tanta falta nos hace, pasó ayer por Cañaveralejo, en tres versiones distintas y un solo Dios verdadero, el de la bravura. Corridón de toros para la historia de la plaza y de la ciudad. Dos indultos pueden sonar a exceso. Quién sabe. ¿En dónde está la medida exacta para juzgar con exactitud? ¿Cuál fue mejor? ¿Acaso ese ‘Fulero’, quinto de la tarde, por el que brotaba calidad a borbotones, sin que la emoción se quedará cruzada de brazos? ¿O el sexto, ‘Abejorro’, todo temperamento y motor, memoria del buen pasado, un toro de esos que tiene viva la chispa con la que se puede encender una cabaña brava entera? El paso del tiempo lo dirá. Serán sus hijos y los hijos de sus hijos quienes nos sacarán de la duda. Por ahora, disfrutemos. Como lo disfrutó Sebastián Castella, quien supo escanciar de ‘Fulero’ lo mejor, después de que el ejemplar fue de tercio a tercio en procura de los caballos. En el primer muletazo ya se vio que el toro quería meter la cara hasta dejar testimonio de su entrega. Y Sebastián le dijo que sí, con la mano baja y la buena colocación para enganchar bien el segundo muletazo y después de ese, todos los que se venían con la claridad y la fijeza del animal. No importa cuántos pegó Castella, sino cómo los pegó. Ni cuántas veces fue ‘Fulero’ sino la forma en que fue. Las pocas dudas sobre el merecimiento al indulto se marcharon en cuanto decidió redondear lo que ya era un hecho. Entonces casi nadie recordaba que en el segundo de la corrida, el francés aprovechó el buen final de un toro de discreta presencia, que, en principio, no parecía ser. Lo mimó con suavidad y le cosechó muletazos siempre templados. La espada cayó muy desprendida. Oreja.

Y todo eso, lo de los dos primeros tercios de la tarde, fue a dar a un bolsillo roto con el sexto aquel, ‘Abejorro’, en el que Guerrita Chico confirmó que sigue creciendo, para bien suyo y de todos nosotros. Guerrita se templó los machos y se puso frente a esa locomotora, que fue a tirar el caballo de Luis Tamayo al tendido, pero se encontró con un señor picador. Después de esa cima en la carrera de la bravura por llegar a su destino, el toro no dejó de repetir y de pedir pelea. Y el torero, jamás reculó un milímetro para hacerse al mando. Era estar o perder. Y Guerrita estuvo, y estuvo bien. Tanto como para no dejar que el toro se fuera de largo por el camino de la intrascendencia. Indulto (bis). El espacio se agota y falta mucho por contar. Por ejemplo, que hubo un cuarto, jabonero sucio, al que le pidieron la vuelta al ruedo por todo lo que mostró en los medios cuando pasaba por las manos de Antonio Barrera. Bueno, luego miró a las tablas, adonde lo habían llevado. Ahí hubo una oreja de esas que se olvidan pronto. Y que Anderson Murillo nos regaló en ese mismo turno, una de sus varas de colección que ya son legendarias. Y que el mismo Barrera no aprovechó el momento de lucidez que tuvo el primero de la tarde, el único que no dio la talla. Y otra cosa, que Guerrita aprendió mucho en el tercero, un toro para lidiadores de esos de barba blanca. Entonces, ¡felices juanbernardos!, que traducido en el lenguaje de Cañaveralejo dice hoy ‘venturoso y bravo 2009’. Sobrero: injustificable que los antitaurinos intenten sabotear el desarrollo normal de las corridas de toros, tal y como sucedió ayer en Cañaveralejo cuando tres jóvenes se lanzaron a la arena, en el arrastre del primer toro. Y no menos repudiable la forma salvaje como fue agredido uno de ellos por parte de uno de los funcionarios de la plaza (Armando Rivera es su nombre). Ya conocemos en este país cómo la justicia por propia mano es el peor de los remedios. El señor Rivera le debe una explicación al agredido, a las autoridades y a quienes asistimos a Cañaveralejo a ver toros y no al circo romano (¿dónde estaba la Policía?).

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

2 Resultados

  1. Pedro Abad-Schuster Pedro Abad-Schuster dice:

    Sucedió tambien en Madrid con los antitaurinos en el ruedo. Bochornoso y delirante, era la cronica de Pla Ventura.Pero aquella vez, a diferencia de la agresion en Cali a los intrusos, se decidio no hacer nada como mejor alternativa. Decia el señor periodista….” Lo ocurrido el pasado domingo en la plaza de toros de Madrid se puede asemejar a lo de cualquier país del tercer mundo pero, que tal hecho, ocurra en España, un país lleno de libertades auspiciadas por la soberanía popular, eso clama al cielo. Claro que, en nuestro Estado de Derecho, se confunde la libertad con el más horrible libertinaje y, desdichadamente, los libertinos son los que atentan contra las gentes honradas de este país que, amparados por unos sectarios desalmados, permiten hechos tan lamentables como el ocurrido en Madrid hace unas fechas. Se estaba celebrando la corrida de toros y, por arte de magia, aparecen en el ruedo unos indocumentados portadores de carteles de los que se quieren erigir como salvadores de la patria aboliendo la fiesta de los toros. Ante lo sucedido, cualquiera tiene derecho a barruntar que, los que llegaron hasta el centro del ruedo con sus pancartas, parecía que les había mandado el Gobierno y que, con el salvoconducto adecuado, irrumpieron en la arena sin la menor objeción por parte de nadie. Como todos sabemos, llegar al ruedo es tarea imposible para todo el mundo, a excepción de los lidiadores. Por dicha razón, nadie puede comprender de qué modo llegaron al ruedo los intrusos citados. Milagroso resultó que, los indocumentados que saltaron al ruedo avasallando la libertad de los aficionados, llegaran hasta el ruedo; pero de bochorno delirante se puede juzgar que, una vez en la arena, la autoridad, hiciera oídos sordos y que, para mayor desdicha, la policía se quedara impávida ante lo que en el ruedo sucedía. Increíble, pero más cierto que existe un Dios. Recordemos que, de toda la vida, todo sujeto que hacía sus actos como espontáneo en una plaza de toros, era detenido de inmediato; y tenían mérito porque se tiraban al ruedo para enfrentarse al toro; sin embargo, los graciosos aludidos, cobardemente, saltaron a la arena cuando no estaba el toro; si dicen amar tanto a los animales, tenían que haber irrumpido cuanto el toro estaba en la arena y, de tal modo, haberle puesto los pañales. Nadie en el mundo tiene derecho en alterar el orden de ningún espectáculo; primero por respeto hacia los que han pagado y, en segundo lugar, por respeto hacia sí mismo. Un escenario, el que fuere, tiene que ser un recinto sagrado y nadie tiene derecho a profanarlo. ¿Se imagina alguien que, un gracioso, irrumpiera en el escenario del Teatro Real para increpar o molestar a los artistas? Es impensable, ¿verdad? Pues siendo tan surrealista como parece, en los toros, por obra y gracia de los anti taurinos, todo es posible; ellos nos respetan nada porque, adoctrinados desde las esferas del poder, siguen creyendo que, la única razón es la de ellos. Desde que nos gobierna un tal Rodríguez Zapatero y sus huestes, los aficionados a los toros, parecemos culpables de todos los males de la sociedad. Ellos, los que se sienten tan animales como los propios animales, con sus acciones, procuran aniquilar la buena voluntad de unos aficionados que, por ser amantes de un arte centenario, sólo por ello, ya se nos considera culpables.
    Como pudimos ver, en Madrid se dieron cita dos problemas juntos; el primero, la permisibilidad de la autoridad para que, unos energúmenos irrumpieran en el ruedo de las Ventas y, acto seguido, tener que seguir aguantando las vejaciones a las que nos someten todos los días, precisamente, de un colectivo de miserables ?y digo miserables porque viven en la miseria de sus almas- que no entienden del respeto para con los demás. Nosotros, como los hechos demuestran, los aficionados a los toros, somos gentes de paz y de mucho orden; los hinchas del balompié suelen dar muchos más problemas y, nadie les llama al orden. Claro que, en este país, unos graciosos, han logrado que se nos vea a los aficionados a los toros como vulgares asesinos, a los fumadores como apestosos y a los que practican la religión cristiana, como unos retrasados mentales. Por el contrario, en los momentos actuales, te confiesas anti taurino y maricón y, de repente, ya eres una celebridad, especialmente, para las televisiones.
    Como vemos, nuestro Gobierno, ha confundido la gimnasia con la magnesia y, así nos va. Todo puede y debe de tener cabida en nuestra sociedad; pero lo que no puede ser es que, los que se denominan como salvadores de la patria con sus absurdas manifestaciones, todos ellos gocen de las prebendas habidas y por haber; hasta el punto de tomar por asalto el ruedo de las Ventas de Madrid y que, autoridad y policía se queden todos impávidos como si la cosa no fuera con ellos. Como quien deba no frene a esos desalmados, ocurrirán cosas que, más tarde, como siempre ocurre, tendremos que lamentar. Nadie debe de tomarse la justicia por su mano y, el que lo hiciere, debe de pagarlo muy caro. La democracia no puede estar reñida con la justicia y, mucho menos, con los toros.”. Fuente. http://www.opinionytoros.com/opinionytoros.php?Id=2706&Colab=2

  2. Pedro Abad-Schuster Pedro Abad-Schuster dice:

    El video de esta historica corrida del 30 de diciembre 2008 en Cali, con 2 indultos por Sebastián Castella y Guerrita, esta en la pagina web
    http://suertematador.com/index.php?option=com_content&task=view&id=640&Itemid=160

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: