“Las lolas se vuelven de El Puerto”. Artículo de Ruiz Quintano a propósito del penúltimo desastre de José Tomás

Desapareció Solzhenitsin, un gigante, pero la derecha culta de pantalón teja y melena distraída sólo tiene sentimientos para el Emo de Galapagar, cuya enésima inmolación ha ocurrido en El Puerto, mano a mano con Morante, el otro gallo del corral, como dice la propaganda, la cual también había corrido que iría el Rey, aunque socialmente la cosa, según me cuenta Joaquín Moeckel, que seguía al sobresaliente, se quedó en Marichalar, personaje tan de Umbral como el comunista Paco Frutos, pero el duque por la sastrería.

 

-En un cóctel, el duque de Lugo, mi querido amigo, me elogia con ironía mi costumbre de llevar la mano derecha dentro de la chaqueta, a la altura del estómago, como mi maestro Tierno y como Napoleón – anotó en sus memorias Umbral.

 

¡Ah, la propaganda! La propaganda es esa cosa idiota por la cual, en lo que una gallina pone un huevo y lo cacarea, una sardina pone un millón y nadie se entera. Pero a la gallina le funciona. Y a los gallos de El Puerto, claro, cuya propaganda se despliega para cada festival en tres fases: la de la víspera, con colas y reventas; la del día, con forasteros pintorescos que empeñan su casa – un hórreo, una dacha, un igloo – para entrar al espectáculo; y la del día siguiente, con el parte médico por los consabidos puntazos de la inmolación a lo «emo». Un colombiano con tiempo libre que estudió minuciosamente las falencias del Quinto Evangelista ha demostrado que lo mejor de su tauromaquia son los naturales aplicados con una muleta que cuelga como una toalla mojada, pero al colombiano, que escribe en Internet, nadie lo lee.

 

La propaganda es la caspa de un Régimen. La prueba de que volvemos a estar en un Régimen son esos titulares de quiosco con la «kermese» olímpica de Pekín: «España, la alegría de los Juegos: los deportistas nacionales encandilan y paralizan con su espontaneidad y sus constantes bromas el desfile inaugural». ¿Y el veto de las democracias a la dictadura amarilla? Naranjas de la China. España ha dejado el veto de la democracia a la China en el veto de Raúl al fichaje de Villa, que en esas chismoserías se entretiene también la prensa. Unos comunistas polacos dijeron una vez que Franco construía bombas atómicas por la parte de Ocaña, y la ONU vetó a España por constituir un peligro para la paz mundial. De un veto así de gordo sólo te libran unos Juegos Olímpicos, razón por la cual el siempre vetado Gallardón tiene pedidos para Madrid los de 2016. ¿Para qué, si no, iba a querer ese hombre unos Juegos en Madrid, una ciudad sin una baldosa donde jugar?

 

En Madrid todos los huecos son para las estatuas y los obeliscos. Ahora que se discute la conveniencia o inconveniencia de hacer compartir calle a víctimas con verdugos, hay que tener en cuenta que en la Castellana llevan algunos años juntos, aunque en estatua y monumento, Prieto y Calvo-Sotelo. Es el espíritu olímpico de Madrid, y Gallardón lo cuida lo que puede. ¿Podrá salvar el monumento de Calvo-Sotelo cuando se produzca la erección del obelisco – o balano embravecido, que diría nuestro poeta – de Calatrava?

 

Pero Madrid sigue siendo un pueblo sin historia de los de Cioran. Para ser nación necesita de una lengua. En Asturias, la presidenta de la academia del bable avisa de que, sin bable, «el Estatuto nacerá muerto». Quiere decir que ella se quedaría sin cocido. Así se habla.

 

-Yo aprendí castellano muy tarde – le dijo Paulino Uzcudun a César González Ruano -. En el caserío no se hablaba más que vascuence. Luego hablé el francés, el inglés y el turco. Después el castellano. Aunque de chico había aprendido un poco, no me acordaba de nada. Pero pocas cosas son verdad en la vida. ¡Si yo supiera escribir! Escribiría sobre la psicología de la humanidad. La psicología de los hombres y de las mujeres.

 

Huevo de loro, a Zapatero nombro. (Gamoneda). Evita aseguró el trigo de Franco como asegura Chávez el petróleo de Zapatero. La derecha vive tranquila.

 

-¿Y dónde dice usted que se inmola hoy el Emo?

 

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

1 Resultado

  1. carlos el canario dice:

    Somos la repera.Los mas inteligentes a la vez que campechanos.Los mas democratas dando lecciones de democracia a paises mas democratas,mas civicos donde la mediocridad no se exalta.No han empezado las olimpiadas y ya sabemos cuantas medallas nos llevamos.Se dopa una ciclista y “Lisabeski” preocupado por quien la dopaba.Dios nos libre que una criatura Española fuera la unica culpable.Este es el pais de la tinta del calamar.NO A LA GUERRA,SI A LA INVASION DEL TIBET.NO A LA GUERRA,QUE LES DEN A LOS GEORGIANOS.En un pais donde se dice que Ponce torea pafuera y tomas padentro puede pasar cualquier cosa.En un pais como el nuestro la envidia incluso puede darnos lo que nos merecemos.Que viva la envidia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: