3ª de feria en San Cristóbal (Venezuela). Divina alquimia de la bravura y éxitos de El Juli, Leonardo Benítez y Perera en su reaparición

San Cristóbal (Venezuela). Viernes 23 de enero. XLV Feria de San Sebastián 2009. Plaza de Toros Monumental de Pueblo Nuevo. Tercera corrida de abono. Con poco más de tres cuartos de plaza, en tarde lluviosa dos horas antes del festejo, arreciando la misma momentos antes de comenzar, se han lidiado seis toros de LOS RAMÍREZ (Ricardo Ramírez), dispares de presencia, pobres de pitones, nobles en su conjunto y en distinto grado, destacando los lidiados en 1º, 2º y 3º lugar. El toro de vuelta al ruedo llevó por nombre «Destrozado» N° 95 de 440 kilos. Pesos: 460, 440, 440, 445, 442 y 455. LEONARDO BENÍTEZ (blanco y oro): Una oreja y ovación tras petición. EL JULI (sangre de toro y oro). Una oreja y palmas. MIGUEL ÁNGEL PERERA (rosa y oro): Una oreja y palmas. Destacaron en banderillas José Antequera y Eduardo Graterol y en la brega, Eliécer Paredes. Piso del ruedo en malas condiciones, pese a colocación de lonas protectoras durante gran parte del día. En virtud de lo deteriorado del ruedo, se suspendió el festival taurino a beneficio de la Escuela Taurina de San Cristóbal, para el día de hoy, a la misma hora y el mismo cartel.

 

 

 

 

Leonardo Benítez ha dejado sentenciado una vez más muestras que su ambición no claudica, y menos con “dos perros de presa” como Juli y Perera. Había que arrear fuerte como lo hizo, el echar pa´lante la corrida, ante un ruedo empapado, el cual luce un deficiente drenaje.

 

Apretaba de salida su primero del lote en el capote, y tras medida sangría, por bajo le limó asperezas, para luego sobre la derecha y posteriormente por la zurda enroscarse las bravas acometidas del burel. Los martinetes al final de cada serie aderezaron largas tandas, de hasta seis muletazos. La estocada ligeramente desprendida le permitió el que seria su único apéndice, pues en su segundo, un precioso jabonero, tras una labor pulcra en los primeros dos tercios, la misma perdió intensidad tras cinco tandas por la diestra y otras menos por la zocata, lo que unido al pinchazo sin soltar, al primer viaje no diera pie el que se asomara el pañuelo moquero a cargo de Don Álvaro Moro.

 

El Juli ha estado soberbio con el bravo y nobilísimo «Destrozado». A placer se le vio el torero madrileño, contando con el temple y firmeza de pies, para cincelar una de sus mejores faenas vistas en arenas venezolanas. Variedad y gusto por ambos pitones, la que demostró en labor modélica que desgraciadamente no ratificó con el verduguillo, tras sepultar una estocada ligeramente trasera y tendida. Dos golpes con el descabello, dejaron su gran actuación en una oreja y la merecida vuelta al ruedo del toro. En su segundo, solventó con el oficio y facilidad que le corresponde, ante uno de los más deslucidos pupilos que saltaron a la arena.

 

Ni un ápice de haber estado cuatro meses inactivo a causa de las cornadas de su encerrona en Madrid, la que demostró un impertérrito Perera, quien también sacó todo el “arsenal” de torería que le ha catapultado a primera figura del toreo. Aprovechó a plenitud las codiciosas embestidas de su primero, en los medios, en muletazos largos que aderezó con circulares de templada ejecución. El espadazo en todo lo alto (la mejor hasta los momentos de la feria) fue salvoconducto para la oreja que luego no pudo cortar ante el que cerró plaza, animal que pese a moverse, nunca lo hizo con entrega, siempre con la cara alta y tardeando, lo que no hizo a estar a gusto un Perera quien se justificó como procedía.

______________________________________________________ 

 

Opiniones de los toreros

 

Variado el criterio que al final de cada actuación ofrecieron los diestros actuantes, ayer, en el desarrollo de la tercera corrida de la Feria de San Sebastián.

 

Leonardo Benítez ha declarado «Estar contento por mi actuación, en conjunto. Mi primer toro, a pesar de salir muy frío, pude hacerme con él y al final lograrle un gran espadazo. En el segundo, igual, lo disfrute de una manera especial y ya cuando tenia el triunfo grande en mis manos lo deje ir por el pinchazo. Doy gloria a Dios por mi actuación».

 

Del mismo modo no ha perdido ocasión de resaltar lo difícil que significa torear ante un ruedo en tan malas condiciones. «Todos los que estamos aquí, saben lo difícil que es estar delante del toro, pues la muleta te pesa cinco o seis kilos más».

 

Por su parte Julián López “El Juli” ha destacado lo que fue su gran faena al primer toro del lote. «Creo que ha sido una gran actuación, ha habido momentos muy hondos, estando muy a gusto. En mi segundo, simplemente no he tenido posibilidades».

 

Más parco y corto de palabras se decantó Miguel Ángel Perera, quien lavándose las manos tras finiquitar la que marcó su tarde de reaparición, poco a gusto se notaba su talante. «Ha habido de todo. Ha sido una corrida donde se han visto toros buenos, toros malos…». Consultado a lo que fue su labor en el primero del lote suyo ha destacado la disposición expuesta, sin más a que referir.

 

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: