Expectación y decepción en la primera cita de Juriquilla (Querétaro)

Entrada de “No hay billetes”, con frío y viento invernal, tanto que la empresa puso pantallas panorámicas fuera de la plaza, consciente de los que se quedarían fuera.

 

Don Pepe Garfias envió siete bien comidos toros, la mayoría pobres de cabeza. Se lidió uno de Xajay en séptimo lugar de escasa presencia. Destacó el bravo y obediente cuarto, que recibió arrastre lento, y el ganadero salió a acompañar a Pablo Hermoso, quien lo abandonó al llegar al burladero de matadores, en penosa escena al dejarlo solo sin completar la vuelta.

 

El navarro Pablo Hermoso de Mendoza, en su presentación en ruedos mexicanos, vestido de azul marino, fue el único que tocó pelo de los alternantes. Lució toda la tarde en sus jacas, colocar acertadamente banderillas cortas y largas a sus enemigos. En su primero, logró hacer la suerte del teléfono, entre la algarabía popular. Mató de entera contraria y trasera para cortar oreja. En el cuarto destacó de sobremanera sobre su extraordinario caballo “Silveti” al lograr una vuelta completa al ruedo de costado”, donde el caballo retaba de frente al toro. También giró vistosamente en varias ocasiones en la cara del toro. Falla al matar y termina de espadazo atravesado para cortar otra oreja.

 

El francés Sebastián Castella vestido de lila y oro, llevo las espadas sin afilar esta noche, lo que le impidió corta orejas; sin embargo, a pesar de que le tocó un mal lote, se mostró con solvente ligereza en su toreo, gracias a su quietud de pies y mando. Destacaron sus estatuarios en el centro del ruedo, muletazos de vuelta entera en los tres que mató, pues dispuso regalar uno mas, Solo salió al tercio en su primero.

 

Quien desafortunadamente no levanta el rumbo es el queretano Octavio García “El Payo”, quien pechó con el peor lote. Por voluntad no paró. Cayó en la desesperación al alargar sus faenas en demasía. A pesar de estar en su plaza y con su público acabó por enfadarse y perder la serenidad. De poco le sirvió regalar un octavo cerca de la media noche, manteniendo poblados los esperanzados tendidos, pese al gélido clima. Escuchó silencio en los tres y un aviso en el sexto.

 

Plaza llena a pesar de los altos precios. Desbordante y fiel afición. Extraordinario ambiente. Tanta expectación como desilusión.

 

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: