2ª de feria en Mérida (Venezuela). Mucho desorden y dos orejas para Antonio Barrera

Los toros estuvieron bien presentados y dieron diferente juego a la hora de la verdad, pero la amellada que estaba en la espada de Guillén y los rejones del joven yaracuyano Francisco Javier Rodríguez no permitieron que salieran a hombros como lo hizo el sevillano Antonio Barrera, que lidió el mejor del encierro y le cortó las dos orejas, lo que lo hizo salir por la puerta grande de la plaza merideña. Lleno total. Actuaron en lidia ordinario Julián López ‘El Jul’ (silencio en su lote). Antonio Barrera (dos orejas y palmas),  Alexander Guillén (silencio en ambos). El rejoneador Francisco Javier Rodríguez (palmas tras aviso).

 

Le correspondió al joven caballero yaracuyano un buen  toro de la ganadería de Ernesto Gutiérrez, toro que le permitió estar a gusto con sus jacas, dejando buenos rejones de castigo que fueron bastante aplaudidos por el respetable público. Solicitó un cuarto que dejó también en buen sitio. Con las banderillas también destacó dejándolas en todo lo alto y rematando con un par a dos manos y una cortas que gustaron. Fue una pena que con la hoja de peral no fuera certero y dejara escapar un triunfo que ya tenía en su chaquetilla y se fuera con un aviso y silencio.

 

El maestro madrileño El Juli no tuvo suerte. Le tocó un lote que no fue muy propicio para lograr demostrar la racha y los conocimientos que tiene, y no logró mayor lucimiento en sus astados. Con el primero lució impecable con el capote, bajando las manos y dejando en la retina dos verónicas muy bonitas que remató con media. Pero luego de la pica notamos su desagrado por la corta embestida que tenía, lo demostró al momento de ir a pedir el permiso a la presidencia donde luego no brindó a nadie y se limitó a darle derechazos  en faena que no tuvieron ligazón ni continuidad. Toro que llevó la cara alta y le molestó la brisa, con tres cuartos de ración y descabello lo despachó. Con el cuarto no le pegó un muletazo al suelto y distraído toro a pesar que se dobló con él para ahormarlo, pero nada que ver, calamochaba, por lo que abrevió y pasó desapercibida su actuación.

 

Antonio Barrera dejó buena impresión con su primer toro. Fue un ejemplar de nombre ‘Cigarro II’, con 443 kilos y con el número 536 en su lomo, con el que hizo una salida alegre y lo recogió con verónicas y revolera en los medios. El puyazo, a pesar de haber sido delantero, le entendió las suaves embestidas y ligó una estupenda faena con pases de todas las marcas, gustándose y recreándose en la suerte. Le llegaron a pedir el perdón al astado pero la comisión taurina acertadamente pidió que lo despachara, luego de adornarse le entró por uvas dejando un buen espadazo que fue suficiente para que el astado cayera y se le otorgaran las dos orejas y le dieran una merecida vuelta al ruedo a los despojos de ese bravo ejemplar colombiano.

 

El quinto, con el público ya pasado de bota y un gran desorden en los tendidos, le brindó la lidia a José Luis Rodríguez, el rejoneador merideño, donde se dobló toreramente en las primeras de cambio pero el astado no se terminaba de entregar, con mucha valentía logró que le dieran la música y con medios muletazos su labor fue a más, pero con la espada pinchó en lo alto para oír fuertes palmas.

 

Alexander Guillén, el torero, merideño de corazón, estuvo bien en sus dos toros y fue una pena que no lograra salir por la puerta grande al igual que Barrera, al no estar bien con la espada. Con el primero estuvo bien con una faena corta pero de gran gusto, sobre todo con la derecha que trazó buenas tandas hasta oír la música. Estuvo muy entregado a pesar que en postrimerías de la faena el astado se le colaba, sobre todo por el izquierdo. Fue una pena que no lograra rematar con el acero y perdió por lo menos un trofeo.

 

El cierre del festejo fue un astado que realizó cosas de manso y nadie daba un “duro” por el astado cuando fue difícil banderillas y con la vara estuvo huidizo. Cuando tomó la muleta ofreció bondad y se prestó para que nuevamente el venezolano lograra hacerle una faena en los medios, el cual el público entendió e hizo que se le entregara, pero nuevamente perdiera otro trofeo por la espada al no estar certero y no resolver que es el momento más importante donde se cortan las orejas y se deja un triunfo que hubiese sido importante para su carrera.

Hubo un lleno total con el cartelón de no hay billete. Mucho público habido de ver una buena tarde de toros, mucha alegría en los tendidos y mucho desorden, con peleas en los alto de los tendidos, donde las autoridades actuaron a su determinado momento. Para hoy, tercera de feria, toros de Ernesto Gutiérrez para Leonardo Benítez, Morante de la Puebla y el rejoneador José Luis Rodríguez.

 

Sustitución para el día lunes de Carnaval

 

La empresa taurina anunció oficialmente la sustitución del próximo lunes del torero Francisco Rivera Ordóñez, quien presentó un parte médico a la empresa de los hermanos Rodríguez Jáuregui, expresando que no puede asistir a su compromiso este lunes de Carnaval, por lo que se decidió sustituirlo por el sevillano Morante de la Puebla.

 

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: