Sexta y última de feria en Mérida (Venezuela). Y les faltaba el rabo?

Mérida (Venezuela). XL Feria del Sol 2009. Martes 24 de febrero. Plaza de Toros Monumental “Román Eduardo Sandia”. Sexta y última corrida de abono. Con poco más de media plaza, en tarde fría, se han lidiado seis toros, parejos de presencia, el mas serio lidiado en ultimo lugar de la ganadería colombiana de SAN SEBASTIÁN DE LA PALMAS (Carlos Roldan), dispares de juego, bravucones, viniéndose a menos en la muleta. El corrido en 6º lugar, se le premio con la discutida vuelta al ruedo. Pesos: 432, 430, 425, 438, 445 y 430. CESAR VANEGAS (Verde botella y oro): Silencio y una oreja. LUIS BOLÍVAR (Verde clorofila y oro): Oreja en ambos. “EL CAPEA” (Azul marino y oro): Vuelta al ruedo y dos orejas y rabo. Buenos pares de banderillas de Fabián Ramírez en el quinto y Mauro David Pereira en el sexto. Excelente brega de Gustavo García “Jeringa”.

 

 Muchos aficionados entendidos del tema taurino, el pasado martes daban repaso a lo escaso en cuanto a trascedencia que ha la sido Feria del Sol 2009, salvo muy claras excepciones que luego desgranaremos en detalle. Incluso gran parte de ellos agarraban maletas y tomaban rumbo a sus destinos de origen al sacar balance de lo mal que se ha procedido en cuanto a decisiones del palco presidencial a lo largo de la misma. Una a una, en cada tarde se fueron superando, hasta ayer llegar al colmo de conceder los maximos trofeos al debutante diestro salmantino, Pedro Gutierrez Lorenzo “El Capea”.

 

Sin duda alguna, y esto ha quedado evidente, ha sido esta edicion una de las más bajas en calidad artistica de los ultimos años, y no por culpa de toreros o ganaderias que bien deben de tener su protagonismo. Lo decimos por la sobredimension de los trofeos que se concedieron. Si llegamos a un somero analisis, en esta feria no se debieron de otorgar más de la mitad de las orejas, rabos e indultos que se suman a las mentirosas estadisticas que dan reflejo de ello.

 

Queda el llamado de alerta, como bien lo hicimos, primero que muchos que andan desgañitandose y rompiendose las camisas ahora, el pedir y solicitar, urgentemente, la reestructuracion en pleno de la actual Comision Taurina del municipio Libertador del estado Merida, vergüenza para una feria que debio ser especial, y de la cual se han encargado de “cargarsela”.

 

Y no bastó el dia anterior haberse inventado un indulto, sino al dia siguiente, las dos orejas orejas serían concedidas al joven debutante diestro “El Capea” en una faena de escasa trascedencia. Queda evidente o entendido –- tal vez -, como mala intencion, que se haya procedido de tan mala manera, más aún entendiendo personas con supuesta experiencia y años en labores que asemejan cargo vitalicio.

 

Sería en el sexto, donde se le daría la puntilla a una feria gafada de principio a final. Bien presentado el pupilo de Carlos Roldan, el de más hechuras de un conjunto parejo, se prodigo Capea en lancearlo con soltura. En varas, medido seria el puyacito con la que se le despachó. Bueno el par que dejaría en lo alto Mauro David Pereira, sin duda uno de los mejores de la cuadrilla actuante, para luego alli, con muleta en ristre, Pedro Gutierrez prodigarse a primeras con las noblotas embestidas de un toro con altibajos en su embestida, el cual asimismo fue aprovechado a medias tintas por un efectista diestro, más proclive al toreo para la galeria. No asi lo entenderia el publico, quien exultante con una labor de muy bajo contenido y esencia artistica se entregaría con el torero iberico, para luego de ser denegada la peticion de indulto que se desató, y tras la ejecucion de una estocada ligeramente desprendida y tendida, concederse abruptamente las dos orejas y el rabo, asi como la vuelta al ruedo al toro, como remate a tanta rebatiña que ha caracterizado esta feria.

 

En su primero, con una faena de mayor merito por el tipo de animal enfrente, pasaría intrascedente tras literalmente trabajarse una actuacion de arrimón y expocisión, dada la parada y sosa condicion del toro. La estocada perpendicular en buen sitio, fulminante por demás, desató la peticion unanime del publico, denegada por el palco, lo que desataría la bronca de la tarde, remediando tal fallo en el sexto, yendose de mangas ante la generosidad de los premios concedidos, ya reseñados.

 

Variado, con gran calado en el tendido ante la evidente gesticulacion con el mismo al remate de cada serie, asi sería la actuacion del venezolano torero, el cual en el que abrió plaza destacaria en tercio de rehiletes, desde distintos terrenos del ruedo, resaltando el par “al violin” que clavó citando en los medios. Con los engaños, el toro condicionaria tales deseos de triunfo, ante la rebrincada embestida que hizo gala por la derecha. Mejor se le observó por la zurda, antes que el toro cambiara de comportamiento y acortara recorrrido. El espadazo atravezado junto al pinchazo sin soltar y los dos descabellos dejarian su labor silenciada.

 

Frente el cuarto, erratico se encontraria con los garapullos, tras previamente recibirlo por faroles de rodillas en el tercio. Por naturales se recrearía en diversos pasajes, los que le permitiria un bravucon ejemplar, que por el lado derecho en más de una ocasion le colocó en apuros, toreandolo siempre al hilo del piton. Cambiaria comportamiento el toro tras este trance, para pasaportarlo de media estocada en buen sitio, otorgandosele una oreja.

 

Rodado y con la vitola de haber sido triunfador de la feria de Cali y recientemente la temporada en la ciudad de Bogota se presentó el diestro colombiano Luis Bolivar, quien ha lucido el magisterio del bagaje que ha atesorado en los ultimos meses en las principales ferias neogranadinas.

 

Ante el segundo, sabrosos serian los lances por veronicas, para luego por delantales rematar saludo en los medios. El medido castigo en varas de Juan Jose Campos propició el alegre prologo de faena, en los medios, a pies juntos, cambiando por la espalda la alegre embestida del toro, llevandole luego templado y largo en los primeros compases de labor por el piton derecho. Bajaria intensidad faena por la zocata, dado el galimatias que supuso lidia por ese lado. Por manoletinas en los bajos de sol cerraria faena, antes de dejar en lo alto una efectiva y bien colocada estocada, ligeramente tendida, para cortar una merecida oreja.

 

Su segunda sería una perorata nuevamente de la presidencia, dado lo inconexo que fueron los trances de la misma, por ambos pitones del astado, el cual mansearía declaradamente en varas, intentando quitarse el palo del piquero de turno. Nuevamente de largo citaria el burel en su comienzo de faena, la que por la diestra hilvanaria, siendo hasta la tercera tanda, cuando mejor se le vio. No lo seria asi por el izquierdo, donde el toro, tardo y saliendose de la suerte, haría que Bolivar volviera tomar la derecha, donde llevaría a cabo los ultimos compases de una faena fria y sin mucho eco. Tras el pinchazo y la estocada tendida, no causó sorpresa que se le premiara con una oreja de rebatiñas en una feria de tal trascedencia en su criterio a la hora de concesion de premios.

 

Y con esto se da repaso a la ultima tarde de toros en Merida, una feria que sera recordada en los venideros años como la del gran protagonismo que han tomado unos señores que, como en el futbol, si el arbitro se hace más importante que los jugadores, la cosa no va bien… desgraciadamente la XL Feria del Sol no pintó como queriamos los que apostabamos a su rotundo exito.

 

 

No exenta de polémica también la premiación: Morante, Sol de Oro

 

Polémicos y controvertidos los parámetros tomados por la Comisión Taurina del municipio Libertador del estado Mérida en la concesión de la premiación de la Feria del Sol 2009.

 

En tal sentido en el Salón Tibisay del hotel del mismo nombre, los miembros del discutido ente – desde el principio al final de serial – han concedido el trofeo principal, el Sol de Oro 2009 al diestro sevillano José Antonio “Morante de la Puebla”. Asimismo, el diestro de Puebla del Rió se hizo con el premio a interprete de la Mejor Faena.

 

Otros premiados son la ganadería de San Sebastián de las Palmas, lidiada ayer; así como Antonio Barrera al toro de nombre «Cigarro II» Nº 536 de la ganadería La Ahumada, lidiado en quinto lugar la tarde del viernes, ejecutante de la mejor estocada. Fabián Ramírez se llevaría el de Mejor Subalterno y Mauro David Pereira, Mejor Banderillero. «Pajarito» de la ganadería de Rancho Grande, indultado por el matador Leonardo Rivera la tarde del lunes, seria reconocido como el Mejor Toro.

 

Cierra el apartado de premiados el interprete a Mejor Quite, en las manos del veterano subalterno Giovanni Pereira. Mejor Vara, Alfredo Guimerá y Mejor Torero Venezolano, Eduardo Valenzuela, quien había cortado tres orejas en su única actuación.

 

 

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: