Se desmadra la polémica sobre la desvirtuada Medalla de las Bellas Artes

 

Por lo que se refiere a lo estrictamente taurino, habría que aclarar a muchos de los que han entrado en esta “batalla” con más ruido que nueces y sin saber nada del tema, que los toreros llamados “artistas” no suelen ser precisamente buenos ni ejemplares profesionales aunque cada vez que logran triunfar de verdad – la mayoría de las veces lo consiguen por pura autosugestión de los espectadores y no por propio merecimiento – alcanzan cotas de especial estética que ponen a la gente boca abajo. Pero en sus respectivas carreras priman los fracasos, las deserciones o “espantás” y, sobre todo, el cuento al que se agarran para disculparse de los muchos petardos que pegan cada vez que no encuentran toros que se prestan obedientes a su particular lucimiento por lo que se limitan a trastearlos sin decoro y a matarlos de cualquier manera.  

 

También hay que aclarar que el arte en el toreo tiene muchas más acepciones que la tan celebrada de los casi siempre desiguales “estilistas”, dotados de unos dones que, profesionalmente, carecen de mérito por haberles sido graciosamente concedidos desde su nacimiento. Lo que en el toreo tiene verdadero mérito, se tengan o no tales dones, es llegar a lo más alto y permanecer durante mucho tiempo sin desfallecer, dando la cara y triunfando en todas las plazas del mundo. O sea, ser una gran figura. ¿Cuántos hubo, cuantos hay, cuantos habrán de éstos?… 

 

De ahí que los poquísimos diestros que además de ser acreditados profesionales son capaces de expresarse formalmente ante toda clase de reses con limpio donaire y belleza, son los únicos a los que deberíamos  considerar “maestros” y, por ende, los exclusivos merecedores de la desacreditada Medalla de Oro de las Bellas Artes. Descrédito que en lo taurino, le llegó mucho antes de habérsela concedido a Francisco Rivera Ordóñez, convertido en pararrayos de los venablos que casi nadie se había atrevido a dedicar a muchos otros antes que a él.            

         

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

3 Resultados

  1. Angel Crespo dice:

    Vean lo que ha escrito hoy Antonio Burgos sobre el tema:

    ?Romance de platós y pasarelas?

    ?Anda revuelto el toreo por medallas y preseas, por honores que el Gobierno parece que da a volea, según dicen los expertos en las que son Artes Bellas. Lotería de medallas con su gordo y su pedrea, que a juzgar por las que otorgan las conceden a cualquiera, no al primero por su arte, al primero que recuerdan y si me apuran ustedes, al que pasa por la puerta. La causa de este revuelo entre tanta revolera es que le ha tocado el turno a don Francisco Rivera. Al parecer el primero estaba en lista de espera, pues las medallas las dan cual en los vuelos de Iberia: te apuntas si está completo y si alguna se cancela, te la conceden al punto cuando tu turno te llega, cual un billete en turista para un vuelo hasta Venecia.
    Y le ha parecido mal a Morante de la Puebla, que ha dicho que esta medalla al ex marido de Eugenia le parece tan absurda que le produce vergüenza. Y lo mismo que Morante en el mundo de la Fiesta piensa muchísima gente, buena afición, gente seria, pero no abren la boca por elemental prudencia o por no meterse en líos ni enzarzarse en las polémicas.
    Por su parte, Cayetano, el hermano de Rivera, sangre de su misma sangre, que es pura escuela rondeña, se ha sumado con los hechos a la torera pelea: «Pues con Morante, señores, este menda no torea. Que cada cual por su lado se busque las habichuelas. Yo no comparto cartel con quien ofende a un Rivera».
    Y ha terciado en la cuestión quien a Morante apodera. Don José Sánchez Benito ha puesto sal y pimienta, diciendo que a su torero lo conoce España entera por el arte que derrocha con capote y con muleta, por la hondura y el aroma que dan las cosas bien hechas, por la medida y el ángel, que algunos llaman pureza. Y escuchen lo que decía, porque aquí viene la leña: «Ahí se hacen los toreros, en las plazas de primera, cruzándose con el toro y haciéndole tal faena que diez mil pañuelos blancos le piden las dos orejas; ahí se hacen los toreros, no en platós ni pasarelas».
    Belmonte se llevaría las manos a la cabeza, si es que el Pasmo de Triana la levantase y así viera las disputas que mantienen los toreros de su tierra. Y si es Joselito el Gallo, si es José Gómez Ortega, si viera lo que discuten las figuras más señeras, del susto se volvería a morir en Talavera. Con Lagartijo y Frascuelo no estaba así la pelea: los toreros se enfrentaban en los medios de la arena, en los medios de la plaza, no en los medios de la prensa, de la radio y de la tele, en el «Hola» y en el «Telva».
    Dicen que siempre es reflejo nuestra incomparable Fiesta de lo que pasa en España: lo confirma esta reyerta. Ya todo es de plató, de revista y pasarela. El que no sale en la tele; el en que la radio no suena; el que al llegar a su casa cien fotógrafos no esperan ni le acercan cien micrófonos con las preguntas más necias; el que no vende exclusivas ni el escándalo fomenta; el que no tiene una piba pregonando que se acuestan y va a contarlo al plató donde le sueltan la tela, ése para nadie existe, a ése nadie considera. Por decirlo mal y pronto: ese tío es una mierda.
    Al mismo don Juan Belmonte si en estos tiempos volviera nadie lo conocería porque manda, para y templa. Y aquí para que seas alguien debes de tener en cuenta que has de salir en la tele; y en el Ave cuando llegas debe haber cinco fotógrafos para que Korpa lo venda; y has de andar con siete novias; y bullir de fiesta en fiesta; y ponerte un canotier; y dejarte la melena; y que un cantaor te cante cuando coges la muleta; y ganar los titulares con frases que larguen fiesta. ¿La estocada hasta la bola, esa muleta a la izquierda? Eso aquí no da dinero: tú mira a Belén Esteban, que te dirá que el toreo va a la comunión de Andrea.?

  2. Pedro Abad-Schuster Pedro Abad-Schuster dice:

    El 80% de quienes van a una plaza de toros son espectadores, el resto aficionados a los toros. ¿Que significa esto? El acontecimiento social, el ?no poder faltar? a una corrida de Cayetano, o de Morante, Juli, Ponce o Jose Tomas, porque ?todos estuvieron alli?. Ese termino ?todos? son los pudientes, los que manejan sus vidas (sus negocios) en base a contactos sociales y al intercambio de opiniones sobre unos y otros (por no decir chismes sociales). Entonces una polemica como esta de Cayetano y Morante pudiera hacer muy bien a la Fiesta, o la de Ponce y Jose Tomas. Imaginemos astutos empresarios que comiencen a armar estos mano a mano, o en terna inclusive. Por ejemplo, Domingo de Resurrección ? 12 de abril – en Malaga: Miguel Angel Perera en el mismo cartel con Jose Tomas ?junto al empresario de la Malagueta y torero gitano Javier Conde – es un lleno a reventar de no hay billetes. No se puede faltar. Toda la discusión de quien fue el mejor de la Temporada 2008 en España ?pudiera determinarse en esta corrida?. Asi piensan los espectadores (y algunos aficionados tambien). Ahora, comparar a Morante con Cayetano, en este momento no es posible. Morante va 5 veces a Sevilla, al igual que Manzanares, Cayetano va cero veces. Y toda la polemica que aborda el Señor Del Moral, por una medalla otorgada a Francisco Rivera Ordoñez, uno de los solteros mas codiciados del mundo social de glamour – ademas de Cayetano. Todo esto esta bien si al 80% de espectadores que llenan una plaza ? o la dejan vacia – les motiva ahora mas que antes a ir a ver a estos figurones.

  3. josem dice:

    Morante no se ha metido con Rivera sino con quienes han concedido la distinción, y me alegra que se atreva a hablar con sinceridad, es vox populi que en el mundillo taurino se está criticando con dureza esta increible condecoración y solo el de la Puebla lo ha dicho abiertamente, y en parte habla en nombre de los que lo merecen y no lo han recibido lo cual le honra.
    Cayetano, que intenta sacar rédito de cualquier cosa que no sea justificarse en las plazas importantes, aprovecha la coyuntura para no enfretarse con Morante sabedor de que es cien mil veces mas torero que él, sin todo el marketing que rodea a Cayetano sería un torero mas, aunque es verdad que no tan desesperadamente malo como su hermano, al que los aficionados llevamos años aguantando de manera inmisericorde su incapacidad y su falta de respeto a la profesión que, aunque solo en parte, le da de comer.
    Y dicho todo ésto, es una verguenza que un ignorante como el Ministro de Cultura desprecie de esta manera a un arte incomparable como nuestra querida y de nuevo maltratada fiesta.
    José Antonio, te admiro profundamente, tus opiniones son de una gran autoridad para mi, incluso coincido con tus comentarios políticos, y desde esa admiración entiendo que por el cariño y admiración profesional que profesabas hacia Ordóñez y Paquirri intentes justificar a este respetable señor pero incompetente torero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: