Bitácora de America. A los 20 días de la desaparición de Conchita Cintrón, mito del toreo

Ha muerto en su domicilio de Lisboa, cerca de unos juveniles y señoriales noventa años de edad. Una amiga intima de Conchita, la  gran escritora taurina Muriel Feiner de Nueva York (y que vive en España),  revela confidencias de la famosa rejoneadora, cuya autentica vocación era torear a pie, excepto en España. Recibía a su enemigo con el capote, colocaba las banderillas a caballo, se desmontaba para torear con la muleta hacer la suerte suprema.

 

“Hablé con Conchita hace mes y medio, era una mujer de excepcional elegancia que además de torear de maravilla escribía y pintaba. Me comento que se sentía muy desanimada tras la muerte de su amado esposo hace casi un año. Me la habían presentado por primera vez en Las Ventas hace muchos años, solo pude articular la palabra “encantada” ante la presencia de tan gran señora, todo un mito para mi. Hicimos amistad. Guardo como oro en polvo todas sus cartas escritas a mano con una caligrafía perfecta”.

 

Conchita fue de origen chileno; su padre Francisco Cintrón Ramos, de ascendencia española, era representante de una firma comercial norteamericana; la madre fue la norteamericana Loyola Verril.  Conchita siempre se consideró mujer de sentimiento peruano, ya que desde los dos meses residía en Lima. Se consagró en México y Guadalajara, en tiempos de Fermín Espinoza Armillita, Lorenzo Garza, El Soldado, El Faraón de Texcoco Silverio Perez, David Liceaga, Alberto Balderas.

 

A los 13 años había irrumpido Conchita en el mundo masculino del toreo. Debutaba en 1936 en la bicentenaria Plaza de Acho de Lima, presentándose como novillera en Tarma, Perú (cerca de Huancayo) el 31 de julio de 1938. Su primer maestro del toreo fue Diego Mazquiaran “Fortuna”. Llega en 1939 a la Plaza de El Toreo en la ciudad de México de mano de su descubridor, el famoso torero Jesús Chucho Solórzano. Su presentación en La Maestranza de Sevilla fue en abril de 1945;  luego le vieron en Las Ventas y en la Monumental de Barcelona, entre otras plazas de primera categoría, siempre junto a su famoso apoderado Marcial Lalanda. Actuó sin consentimiento, por única vez pie a tierra en España (por la prohibición), en Jaén, con Antonio Ordóñez y Manolo Vázquez, lo que le costo ir detenida al palco presidencial.

 

A lo largo de su vida dejó una marca indeleble en un periodo de la historia del toreo, la década de los 40. Entre sus compañeros de cartel alternó con Juan Belmonte, Chicuelo, Cagancho, Pepín Martín Vázquez, Antonio Bienvenida y Domingo Ortega.

 

La generación de Conchita Cintrón es muy frondosa: Antonio Bienvenida, Antonio Velásquez, Pepe Luis Vázquez, Rafael Ortega, Manolo Martín Vázquez, Carlos Arruza, Domingo Dominguín, El Choni, Juan Mari Pérez Tabernero, Luis Procura, Manuel Álvarez Andaluz, Silverio Pérez,  Manolete, Cayetano Ordóñez hijo, Manolo Dos Santos.

 

La Gran Señora estoqueó 750 toros en las arenas de todo el orbe, retirándose en 1950 a sus 27 años de edad. Se nacionalizó automáticamente portuguesa al contraer nupcias con el aristócrata Francisco do Castelo Branco, fallecido hace un año, con quien tuvo cinco hijos. A sus 70 años de edad volvió al ruedo en Nimes y le dio la alternativa a la francesa María Sara.    

 

Mujer culta, de gran sensibilidad, muy observadora y de ágil pluma, era una mujer osada, aventurera, intensa. Hablaba varios idiomas a la perfección. Conchita Cintrón tenía una personalidad única, de belleza torera. Siempre se consideró muy especial, una autentica dama. Solía cabalgar por las fincas andaluzas con Cayetana, la Duquesa de Alba; toreaba a pie con Juan Belmonte; la familia Bienvenida eran sus íntimos amigos.

 

A finales de los años treinta interpretó la película “Maravilla del Toreo”. Fue rejoneadora, ganadera, comentarista y  periodista de El Comercio de Lima y Excelsior de la ciudad de México. Publicó varios libros taurinos, entre ellos “¿Por qué vuelven los toreros?”, “Aprendiendo a vivir” publicado en México en 1979 y sus memorias, con prologo de Orson Wells, realizador de la película Citizen Kane.  

 

Video. http://www.lesoir.be/actualite/monde/deces-de-conchita-cintron-la-2009-02-18-691213.shtml    

 

 

 

 

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: