Inauguración en Las Ventas. Arturo Saldívar pisa firme

 

Madrid. Plaza de Las Ventas. Domingo 8 de Marzo de 2009. Tiempo excelente. Un cuarto de entrada. Seis toros, lidiados como novillos, de José Luis Pereda-La Dehesilla. 2º, 3º y 4º mansos y complicados. Al 1º y al 5º se les pudo torear. El 6º fue muy bueno. Arturo Saldívar (de blanco y oro), aviso, silencio. Saludos desde el tercio. Abel Valls (de lila y oro), silencio. Aviso, silencio. José Manuel Mas (de burdeos y oro), palmas tibias. Una oreja.

 

De todo hubo en los toros de José Luis Pereda. Más o menos y con distintas graduaciones, a cada espada le correspondió un novillo duro para demostrar el valor, y otro que se dejó torear para sacar a relucir la clase y el buen gusto. Hablemos de los toreros…

 

El castellonense Abel Valls, próximo a tomar la alternativa en su tierra, es un zagal que mide más de dos metros. Magnífico porte de cabo gastador, pero no de torero. Su primero punteaba y probaba mucho. Valls no sacó nada en claro de tan incierta embestida. Su segundo, astifinísimo, era bastante mejor. Aun saliéndose por fuera, embestía con prontitud. La faena fue una sucesión de enganchones y desarmes. Quiso darse el arrimón cuando el toro ya se había aburrido. Trasteo malo, de larguísimo metraje hasta el punto de que sonó un aviso antes de entrar a matar. Dicen de Valls que liga bien el toreo y tiene una buena mano izquierda. Desde luego de todas esas cualidades hoy no hemos visto ninguna.

 

José Manuel Mas tiene clase de torero caro, pero luego carece de la decisión necesaria para cuajar los toros. Empezó animoso con su primero, pero en cuanto le hizo una colada, Mas cortó por lo sano y se lo quitó de en medio. En el sexto lanceó garboso, pero echando la pata p’atrás. Con la muleta en la mano tardó muchísimo en enterarse de la bondad de un buen toro. Faena descompuestilla y nerviosa, con buena ración de enganchones. Solo al final consiguió dar una serie profunda y torera con la mano derecha. Tras de una estocada baja, se le otorgó una oreja muy generosa. Había estado por debajo de un buen oponente y la estocada era defectuosa. Pero me alegro por él a pesar de todo. La orejita va a servir para que le repitan. A ver si de una vez se centra y saca fuera el toreo de excelente calidad que lleva dentro. Sería una pena que un torero con tanta clase se quedara en el camino.

 

Arturo Saldívar salió vestido como los novilleros antiguos, con un terno que ya habían sudado otros antes que él. Uno de los fenómenos extraños de esta tauromaquia de principios del siglo XXI, es que los aprendices visten como las figuras del toreo. Pues bien, el mejicano Saldívar llevaba un blanco sobado y oro gastado, de los de toda la vida. Intentó estar variado y vistoso con el percal. Y con la muleta demostró firmeza, valor y un excelente concepto del toreo. Su primero estuvo mucho tiempo debajo del caballo. Tomó dos puyazos con gran fijeza que auguraban un toro de gran bravura…, pero hubo tal. Llegó a la muleta noble, pero rajadillo y con querencia a tablas. Saldívar, que a penas a toreado y está muy nuevo, debió plantear la faena en los medios para que el toro no saliera hacia las tablas. También debió provocarle más, ganándole un paso y dejándole la muleta en el hocico. Errores de torero bisoño que se resuelven toreando más. A pesar de eso, en este primero dejó muletazos de muy buen gusto.

 

En el cuarto Saldívar estuvo muy importante. El bicho era malísimo, muy brusco, con mucho genio. Una embestida llena de violencia de las que descomponen a un torero. Saldívar, muy asentado en la arena, impuso una faena seria y valerosa. Esta vez los enganchones se disculpan porque la cabeza del toro era una devanadera. Hace falta echarle mucho valor para estar así de firme con una embestida tan bruta. En un derrote el toro le propinó un pitonazo en el mentón. No se descompuso, siguió como si tal cosa. Mató bien y me supieron a poco las tibias palmas que le sacaron a saludar al tercio. Qué menos que una vuelta al ruedo. Saldívar merece la repetición con una buena ganadería y con un vestido nuevo. Se lo ha ganado.

 

3 Resultados

  1. Emilio dice:

    Totalmente de acuerdo, amigo

  2. Ignacio dice:

    Igual los aficionados (no todos los que estaban lo eran) estaban en Illescas, donde el Certamen Puerta Grande se estaba celebrando esa tarde y que para mi modo de ver esta siendo interesante, desde el punto de vista de ver a nuevos valores al mismo tiempo que a los novilleros consolidados. La plaza estuvo practicamente llena, y aunque se fue algo generoso en trofeos (no hay que olvidar que es una plaza de 2ª) la tarde tuvo faenas de chavales que apuntaron ganas en algun caso y buen toreo en otro.

    Yo deje de ir a algunas de esas novilladas domingueras en las Ventas, por que la asistencia era fundamentalmente de peñistas de los chavales y los trofeos se otorgaban sin ser merecedores de ellos en muchos casos. Y salia indignado muchas veces de alli.

    Para finalizar que este pasado fin de semana, al menos los que fuimos a Illescas vimos una gran faena de un novillero nuevo, Escribano, y un gran arrimon (el novillo no tenia iotra cosa) de otro mas placeado, Casares… Esos contrastes estan bien para el toreo…. y por los videos que he visto de la tarde de las Ventas el novillo de Mas era muchisimo mejor novillo que el de Escribano en Esquivias. Nunca habia visto a ese chaval y me sorprendio la verdad y eso que decian que era su debut de luces con picadores.

    saludos, y felicidades por la pagina, donde de verdad se habla de toreo, y aunque en ocasiones es cierto que se nota que hay afinidades y desavenencias con algunos, al menos no hay los intereses econmicos que mueven paginas como Burladero.com, etc

  3. Yomismo dice:

    Estupendo artículo señor Delgado, le felicito aunque discrepo en algún que otro detalle.
    Coincido con usted en que Saldívar presentó el mejor concepto de los tres novilleros y merece una nueva comparecencia, está algo falto de experiencia pero eso se coge con el tiempo.
    Soy algo menos optimista que usted con el castellonense, pocas cosas positivas le he visto durante los tres últimos años, el Domingo estuvo desafortunado y no sólo con la muleta.
    Más estuvo desangelado en el tercero y le regalaron sus fans una oreja que no mereció ante un sexto que llevaba dos para cortar. Recordemos que esto mismo aconteció en Madrid el año pasado, otra oreja regalada que devolvió a los tendidos en San Isidro y Otoño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: