7ª de Fallas en Valencia. A hombros Rubén Pinar en otra tarde con mejores toros que toreo bueno

Valencia. Coso de la Calle Xátiva. 13 de marzo de 2009. Tarde fresca con más de media entrada muy repartida. Seis toros de Peñajara, bien aunque desigualmente presentados, bravos y nobles aunque escasos de fuerza. Por mejores destacaron el muy alegre primero, el por todo magnífico tercero, el también muy claro quinto aunque embistió con la cara a media altura y el asimismo estupendo sexto, sobre todo por el pitón izquierdo. De los otros, mejor por manejable el tardón cuarto que el cabeceante segundo que fue el garbanzo negro del envío. Salvador Vega (blanco y plata con remates negros): Buena estocada, petición desatendida y vuelta al ruedo. Pinchazo hondo sin soltar y estocada baja, silencio. Luís Bolívar (blanco y plata): Estocada trasera tendida caída, silencio. Sartenazo en el chaleco y casi entera caída, aviso y silencio. Rubén Pinar (blanco y oro): Pinchazo y estocada caída, oreja justita. Estoconazo tendido, oreja. Salió a hombros. Muy bien en la brega y en palos Alberto Ramírez, lo mismo que Gustavo García “El Jeringa”.   

 

Pese al triunfo de Rubén Pinar, volvimos a salir decepcionados de la plaza y esta vez aún con más dolor que anteayer porque esperábamos mucho más de una terna bastante más atrayente que la del día anterior. Y otra pena añadida porque, pese al mayor nivel profesional de los actuantes, los tres anduvieron por bajo de otra buena corrida. Cuatro y estoy por decir que cinco de los seis toros de Peñajara se dejaron torear y ni Rubén Pinar aprovechó como debió al extraordinario ejemplar que se corrió en tercer lugar, ni antes Salvador Vega al alegrísimo y noble que abrió plaza aunque le hizo muchas cosas y lo mató bien, ni Luís Bolívar se aplicó a fondo con el quinto tras su mala suerte con el segundo con el que no pudo lucirse. Pero con el quinto, la verdad es que Bolívar no fue ni su sombra. ¿Por qué? Vaya usted a saber.

 

Para mí, fue la mayor decepción de la tarde. Estaba deseando ver cómo el colombiano ratificaba todo lo hecho el pasado invierno en América y sobre todo en su país donde se ha coronado en figura, supongo que con razones que ayer no supo o no pudo darnos en esta primera cita trascendental de la temporada española. Y es que hay que andar más espabilados, arriesgar más y tener más fe en dar todos los pasos que sean necesarios. Echarle más fibra, irse para delante de verdad, sin tantas contemplaciones. Algo imprescindible para que el toreo trascienda y para que el personal no se desentienda de lo que pasa en el ruedo.

 

Entrando en algunos detalles, Vega con el primero hizo bien en tomarlo desde lejos con la muleta pero fue incapaz de pegar un segundo toque inmediatamente antes de que el toro le llegara a su jurisdicción para ralentizar su veloz acometida. De ahí lo rápido que le salieron los pases hasta que el toro se aplacó, momento en el que también el torero templó mejor pero excesivamente despegado. Este más perceptible acople en la segunda mitad del trasteo, más la sal marinera de los adornos y los remates de Salvador remediaron algo lo anterior, por lo que el ambiente fue calentándose poco a poco y del todo con la estocada que pegó. De ahí la petición de un trofeo que la presidencia se negó a dar por lo que fue abroncada tras completar Vega la vuelta que al menos pudo dar entre las palmas de los presentes. Con el escarbador y tardón aunque manejable cuarto, se aburrió Vega y nos aburrimos todos.

 

Nada que objetar a lo poco a gusto que anduvo Luís Bolívar con el incómodo por frenado y cabeceante segundo. Pero sí con su faena al quinto al que toreó bien de capa en el recibo y en el quite. Una faena que brindó al público, supongo que en la seguridad de verse por fin afortunado con un toro que pese a embestir con la cara a media altura, obedeció siempre a las llamadas del torero y pasó sin mayores problemas. Quizá Bolívar esperaba mucho más de lo que el toro le ofreció al empezar con dos pases cambiados en los medios muy emocionantes aunque perjudiciales.  Por eso el toro perdió el vigor que exhibió de salida. Pero el caso fue que, tras un par de buenas tandas con la derecha, al natural toreó tan distanciado del toro que todo se vino abajo, el toro y el núcleo de la faena por a la postre intrascendente. Como también su primer espadazo que enterró casi en los costillares. Espero y deseo que más pronto que tarde pueda sacarse la espina Bolívar.

 

Y felicitación con algún reparo a Rubén Pinar que, aparte de la suerte que tuvo con su estupendo lote, se llevó la tarde de calle con la facilidad, la soltura y las tablas que domina de pe a pa al tiempo que le perjudican. No todavía por su ternura profesional tan acompañada ayer con el constante y entusiasta apoyo de los centenares de paisanos que poblaron los tendidos, sobre todo los de sol, pero sí más adelante porque tanto al gran tercer toro como al no tan bueno pero sí más que posible sexto, toreó permitiéndose demasiadas ventajas. Y es que Rubén tiene que exigirse a sí mismo más, mucho más, y no conformarse con estas salidas a hombros tan facilonas.              

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

1 Resultado

  1. Uno del dos dice:

    Esto se dice en BURLADERO DE LA ACTUACIÓN DE RUBÉN PINAR: “Así ocurrió en el sexto, que fue un toro que no distó en exceso de cuarto y Quinto. Bajito de raza, sin gracia. En manos de Pinar, pareció hasta bueno. Lo vio rápido y lo entendió casi antes. Toreó largo y muy bien al natural, a la altura del toro, sin obligarlo del todo, pulseando con mimo su embestida, imantándolo a la muleta y animando a que el animal siguiera la pañosa hechizado casi, hipnotizado en ese suave bamboleo de la tela.
    Con el tercero, cinqueño y cuajado, noble y con calidad aunque flojo, formó un lío en apenas cuatro series. Intenso todo, ligado y, sobre todo, muy templado. Técnicamente perfecto Pinar. Le sacó todo el fondo al toro, esperándolo, durmiendo la muleta para enganchar la siguiente embestida por el lado derecho. De seda la franela, muy suave y acompasado todo, largo el trazo también”.

    Está claro que vió otra corrida distinta y es que POR ESO HAY QUE ENTRAR EN ESTE PORTAL SI SE QUIERE SABER DE VERDAD QUÉ HA SUCEDIDO EN UNA CORRIDA.
    Sobran revistas periódicas y páginas de toros a no ser para reservar entradas y hoteles porque ¡¡¡que mal anda la crítica taurina!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: