La siempre docta opinión de Barquerito: Hoy arranca una rara Feria de Sevilla

La feria taurina tiene tres patas. Tres matadores contratados a tres tardes de feria. Los tres que hace cinco días mataron la corrida de Zalduendo en la solemne cita del Domingo de Resurrección, y que fue un fiasco. Morante, El Cid y Manzanares.

 

Las fechas realmente cenitales del abono de Sevilla son diez. Veintinueve festejos se pagan al comprar el abono. Pero no todos pesan lo mismo. Dos de los diez mayores, el de Resurrección y el del sábado 26 de septiembre, no entran propiamente en el reparto.

 

Por tanto, en los otros ocho carteles de terna, y entre el 23 y el 30 de abril, se sirven veinticuatro plazas para matadores de toros. O veintitrés, porque uno de esos carteles es el esperado mano a mano de Morante y El Cid con la corrida de Victorino el próximo jueves. Nueve de esos veintitrés puestos -casi el 40%- los ocupan los tres toreros que son las patas del banco. De manera estudiada, uno u otro, pero cualquiera de los tres, aparece en el rosario de carteles que se ofrecen entre el jueves del mano a mano y el jueves siguiente. Morante y el Cid juntos primero; y, luego, Manzanares el viernes, El Cid el sábado, Morante el domingo, Manzanares el lunes, Morante el martes, El Cid el miércoles y Manzanares el jueves. A esas ocho corridas, cogollo del abono, las llaman los aficionados la Feria con mayúscula. La oferta está, por tanto, clarísima.

 

Si hubieran decidido en Sevilla apostar por José Tomás, Miguel Ángel Perera y Cayetano en lugar de los tres que copan y tratan de colmar la cosa, la Feria sería otra muy diferente. En sus días de empresario de Madrid, José Luis Lozano acertó con una fórmula verbal sibilina, ambigua e inteligente para resolver esa especie de colisión de posibilidades: «No hay más cera que la que arde», dijo. O sea, que son lentejas. La feria de Sevilla, atenta a ajustar presupuestos en año de crisis, se blindó en invierno con la contratación como base de los tres toreros que controlan las fechas de peso. Perera, por lo visto, recibió la oferta para torear las mismas corridas que Manzanares, cuatro, sólo una menos de abono que Morante y El Cid, pero no hubo entendimiento final.

 

No es que Ponce o El Juli o Sebastián Castella vayan de comparsas en esos carteles, pero, contratados a dos tardes cada uno de ellos, aparecen colocados como en reata y de la misma manera que la troica dominante. Ponce el viernes, El Juli el sábado, Castella el domingo, El Juli el lunes, Ponce el martes y Castella el martes. No coinciden El Juli y Morante; ni Ponce y El Cid; ni Castella con Manzanares. Este pequeño laberinto se traduce en la idea de que a la feria le va a faltar rivalidad. O salsa. La rivalidad se reserva para el mano a mano de la victorinada, que parece de antemano sentenciada a favor del especialista de la ganadería, El Cid.

 

Todas las corridas del cogollo, salvo la de Victorino y una de Puerto de San Lorenzo, son del encaste Tamarón-Domecq: El Torreón, El Ventorrillo, Jandilla, Daniel Ruiz, Juan Pedro Domecq y Torrealta. En esa semana de la crema se han colocado muy bien y en dos tardes dos toreros jóvenes: Alejandro Talavante y Daniel Luque. Talavante comparece tras una derrota en Madrid, donde toreó sin éxito seis toros el domingo. Luque, sevillano de Gerena, está con la hierba en la boca. Rellenan carteles dos toreros de vuelta, Finito y Rivera Ordóñez, y hay una alternativa, de un torero de la tierra, Antonio Nazaré, de Dos Hermanas. El Fandi es punto y aparte de ese paquete propiamente ferial.

 

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

1 Resultado

  1. josem dice:

    Exceptuando a Perera, triunfador en la feria de abril pasada y torero de ferias, no creo que Sevilla prefiera a Cayetano, puro marketing e inédito en las principales plazas, y a José Tomás, que en su trayectoria taurina solo ha comparecido 2 veces en la feria de abril. Nunca en la historia del toreo dos supuestas figuras han basado su temporada en cosos de menor categoría.
    Además, ha quedado claro en ambos casos que no querían ir a Sevilla, como no quieren ir a Madrid, Pamplona o Bilbao. El Sr. Barquerito se lo pasa muy bien en estas ferias, de las cuales curiosamente tiran figuras como Cid, Morante o Manzanares; bien haría en reconocerlo en lugar de añorar a las supuestas figuras que eluden sistematicamente comparecer en ellas. Y poco trabajo iba a tener este sr. crítico si todas las figuras se limitasen a torear 20 tardes al año. Gracias a lo que torean el resto de toreros con menos interés puede vivir muy bien el resto de año

    Hoy dia considero utópico, por poner un ejemplo, que JT o Cayetano sean capaces de estar a la altura de las zapatillas del Cid en la tarde de su encerrona con Victorinos en Bilbao en 2007, gesta que tanto costó reconocer a Barquerito. Eso si que es poner el listón alto y marcar diferencias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: