Juan Pedro Domecq presentó su libro ?Del Toreo a la Bravura?

Fue el diestro sevillano Curro Romero el encargado de abrir el turno de intervenciones señalando que “Juan Pedro Domecq es un ganadero que siempre ha sabido estar cerca de su ganadería. El toreo no puede ser sin el toro bravo, que te permite expresar sentimientos, ayudando a crear esos momentos mágicos que buscamos los toreros”.

 

La intervención más celebrada, vivida entre carcajadas del público, fue la de Manuel Benítez ‘El Cordobés’, que comenzó haciendo un canto a la importancia taurina de Sevilla antes de emplearse en un encendido elogio del autor: “tenemos aquí este libro que ha sacado este fenómeno, que ni Cossío ni nadie con todos los respetos”.

 

Fue el comienzo de un abundante anecdotario, como cuando recordó que en un tentadero recriminó al propio Juan Pedro Domecq que siguiera toreando sobre la mano izquierda una becerra con problemas. “Ésta es la mano de los millones”, le contestó el ganadero. “Tú los tienes ya todos”, fue la respuesta de Manuel Benítez, que acabó pidiendo un aplauso para el autor, los toreros presentes y para sí mismo.

 

Mucho más comedidas fueron las palabras de Juan Antonio Ruiz ‘Espartaco’, que explicó que se trataba de  un libro que servía para “entender la dimensión del toro bravo desde sus inicios hasta nuestra época”. Espartaco señaló que “para hacer posible el toreo que hoy se practica necesitamos de ese toro para hacer el toreo con profundidad y quietud, tal y como demanda el aficionado”.

 

Más parco en palabras, Cayetano Rivera Ordóñez destacó que Juan Pedro Domecq era ganadero por “familia y tradición, dentro de una vida dedicada al toro”. Según el menor de los Rivera Ordóñez, “no hay palabras para agradecer esa dedicación y esa tradición familiar ligada al toro”.

 

Fue el propio Juan Pedro Domecq el encargado de cerrar el acto con una larga intervención en la que mostró los fundamentos de su libro.

 

“Queremos explicar de dónde venimos y qué hemos hecho hasta ahora” antes de explicar que en contra de esas publicaciones que mostraban “un maravilloso ayer, un hoy decadente y un mañana casi muerto, él defendía lo contrario; el toreo se ha mantenido en una permanente evolución positiva en el que el ayer es siempre alcanzado por el hoy”.

 

Juan Pedro Domecq señaló que “el que tira de la bravura es el torero, que con sus exigencias al toro hace que el ganadero se tenga que quebrar la cabeza”. El prestigioso criador, que hizo un recorrido por los ganaderos fundamentales de la historia, entre los que incluyó a su propio padre, explicó que “el toro bravo es que termina su lidia más bravo”, explicando que era la casta fundacional de Vistahermosa la que se había adaptado a esa exigencia.

 

 

A. R. del Moral

A. R. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: