16ª de de feria en Sevilla. Lamentable aunque entretenido despilfarro de los buenos toros de El Pilar

Sevilla. Plaza de la Real Maestranza. 2 de mayo de 2009. Decimosexta de feria. Tarde agradable con  rachas de viento que molestó y buena entrada sin llagar al lleno con muchos huecos. Un toro, primero, con el hierro de Moisés Fraile, bonito y muy huidizo aunque finalmente noble, sobre todo por el pitón izquierdo. Cinco de El Pilar, del mismo dueño, bien aunque muy desigualmente presentados y en su mayoría escobillados de pitones. Muy manejable al segundo que, tras pelear bravamente en varas, fue de menos a más en la muleta. Docilísimo y de justas fuerzas el tercero. Muy bravo en el caballo y brusco en la muleta el cuarto. Mansote con motor y progresivamente noble el quinto. Y asimismo bravo el sexto, llegando con temperamento aunque posible al último tercio. Luís Francisco Esplá (violeta y oro): Media estocada de hábil ejecución, silencio. Estocada y cuatro descabellos, silencio. Manuel Díaz E Cordobés (esmeralda y oro): Estocada tendida caída, petición insuficiente y gran ovación. Estocada trasera y dos descabellos, aviso con petición de nuevo insuficiente y gran ovación. Javier Cande (blanco y azabache): Pinchazo y media atravesada, silencio. Pinchazo hondo tendido y estocada. Muy bien a caballo, Ignacio Rodríguez con el sexto. Y tanto en la brega como en palos, El Chano y Alejandro Escobar.

 

Pese a lo buena que fue la corrida de El Pilar, la feria continúo gafada y esta vez por los toreros que la mataron. Ayer más que nunca se cumplió el refrán de que “cuando hay toros…”. No pocos comentamos qué hubieran hecho con esta corrida los capaces de aprovecharla. Pero varios de éstos, prefirieron torear otras corridas y se fueron de vacío.

 

No obstante, la jornada resultó entretenida y hasta divertida a cuenta de Manuel Díaz El Cordobés a quien le funciona como un reloj su arrolladora simpatía que reparte desde que llega a la plaza besando a todo el mundo hasta que la abandona más contento que unas pascuas a sabiendas de que se ha metido a la mayor parte del público en el bolsillo y ha dado todo lo que es capaz de ofrecer, lo que le salva en gran parte del naufragio torero que padecimos.

 

Caso aparte en su capacidad de transmitir alegría, Manuel Díaz es hombre ya muy veterano y avezado en no pocas batallas,  con suficiente oficio para vérselas con ganado de todas clases y habilidoso vendedor de baratijas más o menos caras además de muy oportuno en combinar la ortodoxia con la heterodoxia de sus ranazos como ayer al final de la faena a su primer toro, un bravo animal que repitió mucho en corto pero que, poco a poco, fue cambiando a mejor gracias a como le buscó las vueltas Manuel aunque sin lograr acoplarse por completo por falto de mando. Hasta lo mató pronto y bien. Y hubo petición de oreja que la presidencia no concedió por insuficiente, lo que aprovechó el torero para gesticular con el palco al que hizo ver por qué poquito le habían negado el trofeo. Podía haber dado la vuelta al ruedo aprovechando el tirón de la solanera, pero prefirió quedarse con la ovación general que le tributó la plaza entera.          

 

Lo del quinto fue peor porque este toro fue mejor. La prueba es que lo brindó al público a sabiendas de que por el lado derecho iba a responder de maravilla. Muy bien por El Chano que se hizo cargo de la brega por entero. El toro fue el clásico mansote con poder que termina cambiando a mejor y propiciando el buen toreo. Manuel Díaz también lo vio así y enseguida lo tomó por el lado derecho, pero fue desarmado por pisarle el toro la muleta y aunque luego toro y torero fueron templándose al unísono, la obra careció de relieve y de suficiente redondez. Lo trasero del espadazo que pegó necesitó del descabello que repitió dos veces y de nuevo se le escapó la oreja de un toro que fue de dos.

 

O sea, que a El Cordobés se le fueron tres pese a ser el que ayer estuvo mejor que los otros dos con notoria diferencia. Porque no es cosa de ponernos ahora a discutir sobre Luís Francisco Esplá que vino a despedirse de Sevilla después de !diecisiete años sin torear aquí¡. Lo muy tardía de tal despedida y el larguísimo hueco de su carrera en la Maestranza lo dicen todo sobre su caso particular. Ayer no tuvo la misma suerte Luis Francisco que Manuel Díaz y Javier Conde con sus toros respectivos, pero le vimos tan por bajo de él mismo, tan molesto con cualquier inconveniente, empezando por el viento que a veces le importunó y, en definitiva, tan lógicamente mermado de facultades, que mejor quedarnos con la ovación que la plaza le tributó tras el paseíllo. Detalle a tener en cuenta que habla por sí solo de la sensibilidad colectiva de esta plaza tan mal tratada por la empresa que rige sus destinos. ¡Qué pena de plaza¡

 

A Javier Conde también se le escaparon sus dos toros. Dadas sus especiales condiciones de nulo lidiador y espeial artista, sobre todo se le fue el bondadosísimo tercero. Un toro que si el mismo diestro malagueño lo hubiera sorteado hace cuatro o cinco años, le habría armado una sus celebradas creaciones. Lamentablemente, si Conde ya no puede confiarse con un toro así, ¿cómo pedirle que se confíe con el temperamental sexto? Ganas de ganetas.

 

Y es que estaba cantado. A la hora del aperitivo, un grupo de amigos presagiamos lo que nos esperaba. Una buena corrida lamentablemente desaprovechada. Y así, un día por fas y otro por nefas, esta feria se nos está yendo al garete.

____________________________________________________

 

EL QUITE DE DOMINGO

 

Ya lo dijo Pepe Moros

 

Ya lo dijo Pepe Moros, el que comercia con cueros: Cuando hay toreros no hay toros, cuando hay toros no hay toreros.

        

Tras una semana en que no ha habido toros, pero sí ha habido toreros, ayer se invirtió la tendencia. Ayer sí hubo toros, pero no hubo toreros. Nunca quedamos satisfechos… Ayer se lidió una corrida del Pilar justa de fuerzas, pero con un gran fondo de calidad y nobleza que propiciaba el buen toreo. Si la corrida hubiera tenido más potencia, hubiera sido una extraordinaria corrida de toros.

 

Pero el buen toreo brilló por su ausencia porque la terna no tuvo nada que ofrecer. Los toros, desigualmente presentados con alguno muy chico (la escalera de todos los días), tuvo mucha nobleza y calidad en el último tercio. Y en una feria de corridas muy mal presentadas, lo único aceptable es que los toros se han lidiado astifinos, salvo ayer en que hubo toros bastante sospechosos de pitones.

 

Pero como decía, la corrida del Pilar salió muy buena y, lamentablemente, toda ella se fue sin torear. Un Luis Francisco Esplá acabado; un Javier Conde patético, y un Cordobés tan voluntarioso como vulgar, malgastaron un estupendo encierro. Y se veía venir, no era el mejor cartel. Pero vayamos por partes.

 

Luis Francisco Esplá fue obligado a saludar al término del paseíllo. El público de Sevilla dio pruebas de generosidad y señorío, teniendo en cuenta que Esplá ha toreado muy poco en la Maestranza, y que su historial en Sevilla es mínimo por no decir nulo. Esplá no banderilleó a ninguno de sus dos toros, lo que demostró la gana con las que venía: ninguna. Y quedó patente que hace bien en retirarse, porque ya no tiene nada que ofrecer.

 

Su primer toro fue el único garbanzo negro del encierro. No era del Pilar sino del otro hierro de Moisés Fraile. Un toro de sangre Atanasio-Lisardo, muy manso, que estuvo huyendo durante toda la lidia. No quería comerse a nadie. Simplemente se marchaba y evitaba provocaciones. Esplá anduvo por allí en una faena en la que recorrió prácticamente todo el ruedo. Algún muletazo pinturero y poco más. No se metió con el toro ni fue capaz de retenerlo.

 

El cuarto fue duramente castigado en varas. Una de las tónicas de la corrida: a pesar de la poca fuerza de los toros y su mucha nobleza, fueron machacados en el caballo. Al cuarto le pegaron de lo lindo y a pesar de ello se dejó torear en el último tercio. Con un castigo en varas medido, hubiera embestido más. Esplá estuvo quitándose y poniéndose sin decidirse a torear de verdad. Con su ratonería característica, intento hacer ver al público que el toro era malo, peligroso y complicado. Pero en dos ocasiones en que Esplá se descuidó, se vio que el toro embestía con calidad y por debajo.

 

Una triste despedida. En vez de por todo lo alto, la despedida fue por todo lo bajo. Y teniendo en cuenta el escaso historial de Esplá en la Maestranza y el pésimo momento por el que atraviesa, la empresa podría haber prescindido de Esplá.

 

Pero lo de Javier Conde fue peor. Nunca me ha camelado este torero. Creo que los verdaderos artistas se expresan con naturalidad, y el estilo envarado y pedante de Javier Conde no me ha gustado nunca. Me parece un torero demasiado cursi, y ¿qué es lo cursi? Lo cursi es la degradación de lo sensible, igual que lo hortera es la degradación de lo popular. Lo que hace Conde, todas sus posturitas y sus aspavientos, es más propio de un tablao que de la arena de una plaza de toros. Jamás me ha interesado este torero y si no me gustaba en sus buenos momentos, ahora, que no tiene valor alguno y parece incapaz de quedarse quieto y estar con un mínimo de dignidad delante de los toros. Me parece un torero patético. Vestido de banderillero malo dio un petardo de los que hacen época. Ningún torero ha estado peor en la feria que este Javier Conde.

 

Su primero era un toro ideal para un torero artista: embestía con prontitud, con claridad, con largura. Y solo se arrancaba cuando el diestro se lo pedía. Es decir: dejaba estar. Tenía un perfecto equilibrio entre la nobleza y la alegría. Un toro perfecto para un estilista, pero Conde, muy despegado y pegando trallazos, se lo dejó ir. Le jalearon algún natural, aunque para mí no se salvó nada. Y cuando el toro iba a más, la faena iba a menos, y se lo quitó de en medio rápidamente.

 

Lo del sexto fue mucho peor. Con el capote corrió como la jaca de la Algaba, incapaz de quedarse quieto (ya había ocurrido en el saludo a su primer toro). Y en el caballo se machacó a tan estupendo toro. El picador Ignacio Rodríguez detuvo bien al toro, pero luego se excedió en el castigo. Era un toro verdaderamente bravo: tomó dos puyazos arrancándose con alegría y apretando de firme por abajo. Uno de los toros más bravos de la feria y el que mejor pelea ha hecho en el caballo. Le dieron de lo lindo y, a pesar de ello, tuvo muchas opciones en la muleta. Pero Javier Conde no se puso ni una sola vez delante y no dejó ver la calidad del toro. A pesar de lo mucho que se le había castigado en el caballo, se le podría haber hecho faena en la muleta. Conde estuvo fatal con él, incapaz de quedarse quieto y de dar un muletazo. Le dio un pinchazo feísimo huyendo y luego, alargando el brazo, fue capaz de dejarle una estocada. Este sexto del Pilar ha sido uno de los toros de la feria.

 

Lo de Conde, que se cree artista y genial, es lamentable. La bronca con la que se le despidió, estuvo más que justificada. Con los toros que le tocaron no era posible estar tan mal. En el tendido se oyeron voces de “fuera, fuera, fuera”. Pues eso: espero que nunca vuelva a la Maestranza, que se vaya a otra parte con su cuento del arte: un artista es otra cosa. Que se vaya a hacer el ridículo muy lejos….

 

No se puede meter en el mismo saco de Esplá y de Javier Conde a Manuel Díaz El Cordobés. El Cordobés es un torero que no tiene calidad y estuvo por debajo de un buen lote; se le escaparon los toros sin torear. Pero El Cordobés derrochó ganas de agradar y en todo momento estuvo entusiasta y queriendo contentar al respetable. Su actitud entregada y sincera le hace un torero mucho más digno que sus compañeros de ayer. En este país siempre se ha aplaudió la voluntad.

 

El primero de El Cordobés fue un torito muy bueno aunque con poca fuerza, al que dio muchísimos muletazos, alguno de ellos hasta despacio, y para rematar la faena, hubo hasta brinco del batracio: quiso dar a su público todo lo que tiene.

 

El quinto fue el único toro del Pilar que no cumplió en el caballo y se salió suelto, pero en la muleta fue un toro sensacional. Un toro de embestida larga y alegre y que además duró muchísimo. La faena de El Cordobés estuvo llena de altibajos. Remontó algo al final con dos series menos espesas. Se le fue el toro porque tiene escasa calidad, pero lo dio todo. Mató bien a sus dos toros y el público de sol le pidió una oreja de cada uno. El Presidente no las concedió pues la sombra no las pedía.

 

Se comentaba a la salida que qué publiquito había ido a la plaza ayer. Pues, hombre, no era el público de las grandes tardes; era un público festivo y alegre, un público de feria. Pero la gente agradeció mucho la buena disposición y las ganas de agradar de El Cordobés en comparación con las nulas ganas y el comportamiento  de sus dos compañeros de cartel, especialmente de Javier Conde. No se puede meter a El Cordobés en el mismo saco que a los otros dos. Tiene escasa clase y calidad, pero es un digno profesional que sabe cumplir con su obligación.

 

La corrida del Pilar, a pesar de la justeza de fuerza de algunos toros, fue una muy buena corrida de toros. ¡Qué pena que no se encontrara con toreros a la medida! Cuando hay toreros no hay toros, cuando hay toros no hay toreros…

 

 

 

 

       

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

6 Resultados

  1. Raúl dice:

    Señor Del Moral. En las tertulias, en internet, en los corrillos se sigue hablando de la faena y de la feria de MORANTE. Ojo porque ha impactado y mucho.Y ya nadie duda que si hubiese metido la espada el martes, estaríamos ante el triunfador absoluto de la feria. Así y todo, podría ser declarado triunfador. Está la gente loca con Morante en Sevilla y en resto del mundo taurino, profesionales incluido.

    Ustedes apenas se enteraron (los únicos),sin contar a Lorca que va a lo suyo.E incluso el sector más duro de internet está cautivado (muchos de ellos anti-morante). A éstas alturas me da igual lo que diga un periodista, allá él. Lo que molesta es que se vienen lanzando puyitas a Morante desde Olivenza, se desconocen las causas. El problema es que se hace bajo premisas o suposiciones falsas.

    Usted dice que la corrida de JUAN PEDRO estaba muy mal presentada,y por lo tanto la faena de Morante carece de importancia. Aparte de que la imprtancia de la faena viene por la condición del animal, he realizado el siguiente ejercicio:
    1º He vuelto a ver el vídeo de la corrida de Juan Pedro del Martes.
    2º He visto el vídeo de la corrida de Juan Pedro el pasado año con Ponce,Castella y Manzanazares en Sevilla.
    3º He buscado la crónica de usted ése día.
    Y señores, la corrida del año pasado estaba mucho peor presentada, y es más, el toro del triunfo de Manzanares del pasado año bajo el diluvio era todavía más chico que el del otro día.
    Pues bien, hemos tirado de hemeroteca,¿Y qué dice DEL MORAL de ésa faena?. Pues dedica grandes halagos. De los toros solo habla en la reseña. Efectivamente fue un faenón a un toro bastante bueno, pero… ¿Y el toro?¿ En qué quedamos señor DEL moral?¿Porqué no aplicó el mismo criterio?.
    Posdata: Los VEEDORES DE LA EMPRESA SON APODERADOS DEL CID.

  2. El Catoblepas dice:

    Excelentes las dos crónicas de todos los días. Es exactamente lo que pasa en el ruedo; y, por cierto, aún escuecen las que hicieron sobre la última faena de Morante que, poco a poco, las televisiones descubren que fue una buena faena pero no el parosismo. Basta repasar por televisión -ayer Tendido Cero, magnífico programa- para darse cuenta de que llevaban ustedes razón.

  3. Raúl dice:

    ¿Y cómo se puede opinar de la faena de Morante por lo que salió en Tendido Cero, si solamente salió una serie con la muleta?.

    Cada uno que ponga los límites dónde quiera e incluso decir que no le gustó,pero no se puede decir que es mejor un tentadero de Finito. Éso no. Porque sacamos vídeos y hemerotecas, y quedamos como la chata. Ej: Toro de Juan Pedro en Sevilla 2008 y otros muchos toros lidiados en La Maestranza en muchos otros años.

  4. Jorge Mendoza dice:

    Este Raul se está poniendo muy pesadito con la faenita de Morante al juenpedrito. La mayoría somos morantistas cuando está de verdad bien. Pero esa faenita no fue la mejor de esta feria por mucho que se empeñe el Raulito y todos los que están empeñados en darle el premio a la mejor de la feria. Claro que, si se lo dan, será unn injuticia y un capricho más de los neomorantistas, cada vez más parecidos a los curristas y a los tomasistas.

  5. Emilio dice:

    Las faenas se valoran acordes con la condiciones, buenas o malas, del toro.La de Morante, fue muy buena. Nunca un reportaje, forzosamente corto, debe servir de referencia.

  6. josem dice:

    posiblemente a mi me guste mas morante que a este señor tan pesado, lo que pasa es que por narices muchos tenemos que decir que vimos lo que no vimos; la repercusión de la faena de morante ha sido increiblemente superior a su dimensión real. Hay montones de faenas mejores del de la puebla (Madrid,Bilbao,Sevilla 2007) labor que solo a mediados de la misma cogió el son al toro y a partir de ahí surgieron chispazos aislados, pero de una gran figura se espera una faena compacta, ligada y reunida, con un guión, dentro del estilo de cada cual; un conjunto de detalles deslavazados no pueden constituir jamás una obra de arte.
    Está empezando a pasar como con los tomasistas, son los mismos síntomas, ensalzar todo de su ídolo, haga lo que haga, descalificar a las demás figuras, perseguir a los que discrepamos. Una pena que esta gente no sepa amar la fiesta en toda su extensión, solo les interesa sus ídolos y al final, jaleando incluso lo malo, acaban perjudicándolos porque no necesitan estar bien, con su sola presencia basta

    Y las presencias de los Cordobés, Conde, Rivera, Finito y compañía en las ferias es un auténtico cáncer para la fiesta, pese a que desgraciadamente interese a algunos empresarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: