Luces y sombras en la línea de combate

 

Es de lamentar que, en lo que va de temporada y como consecuencia de la crisis, la mayoría de las empresas no parecen dispuestas a contratar a todos los toreros atractivos – los más caros – y así sucede que, a donde van unos no van otros para adelgazar sus presupuestos. Ahorro que castiga a los aficionados que no están nada contentos con lo que se les ofrece salvo pocas excepciones aunque todavía no hemos visto siquiera anunciada una sola feria en la que estén todos los que son.

 

Este año y sin ir más lejos entre los del primerísimo nivel, Enrique Ponce – cumbre en sus primeras comparecencias aunque desapercibido en la Maestranza por su error al elegir dos corridas sin importancia ni trascendencia, y fuera de Madrid por primera vez en sus veinte años de alternativa –, así como José Tomás – triunfador en Fallas, en Castellón y en Málaga aunque sin ganar totalmente las partidas, y asimismo otra vez más ausente en Sevilla y nadie comprende por qué también fuera de su Madrid –, se han visto apartados de la gran competición por mucho que nos pese a todos. Torpemente administrado por desacuerdos económicos, caprichosos cambios de fechas de última hora – causa de su falta en Córdoba y Granada – la cuestión es que a Ponce le aguarda un mes de mayo casi vacío de contratos por lo que desaparecerá del gran circuito hasta la feria de Pentecostés de Nimes. Mientras que Tomás tendrá que contentarse con sus tardes de Jerez, Córdoba y más tarde en el Corpus de Toledo y en el granadino, escenarios menores porque ya es seguro que además de su ausencia en Madrid, nada de nada en Pamplona, en Bilbao y es de suponer que tampoco en Logroño y menos aún en El Pilar de Zaragoza. Se quejan algunos de que en la nueva edición de mi libro no le trato como merece respecto a la importancia de su reaparición. Mientras no comparezca en todas las plazas de primerísima categoría, se limite e matar seleccionadísimas corridas de no más de tres encastes y no acepte el combate con todas sus consecuencias, no podremos tratarle como quieren sus incondicionales. Algo que también le ocurre a Cayetano, otro año más fuera de los grandes circuitos. Ya va siendo hora de afrontar el reto que tiene por delante y no se conforme con sus triunfos a favor de corriente por su fama mediática en plazas de segundo y tercer niveles.     

 

Menos mal que, afortunadamente, tenemos otros dos toreros que sí parecen dispuestos a competir desde sus respectivas posiciones y en todas partes: Morante de la Puebla que este año actuará hasta en Pamplona, y José María Manzanares. Los dos de los tres grandes protagonistas de la feria de Sevilla, se echaron para delante en La Maestranza con notable valor y ambición desde unos parámetros de altísimo aunque diferente nivel artístico, algo que no suele ser lo habitual en toreros dotados por la varita mágica. Aparte discusiones y gustos, tanto el de La Puebla como el de Alicante pueden ser atractivo complemento en los carteles de más fuste y de ellos depende que en la presente temporada terminen gozando del máximo rango. Ojala que en Madrid tengan sobradas oportunidades para conseguirlo como,  ya mismo, será cara a cara en Jerez.

 

Manzanares ya venía anunciando lo que puede llegar a ser y lo mucho que puede durar, quizá más que ninguno de los nuevos valores dado lo altamente equilibrado de sus grandes  cualidades. Y es que pocas veces salen toreros más artistas a la vez que valientes e inteligentes como el hijo del maestro. Lo de Sevilla de este año con su segundo toro de Daniel Ruiz fue realmente extraordinario además de meritorio. Y por cómo mató a sus toros, más todavía. Ahora mismo, el es más seguro y mejor estoqueador de los que andan arriba. Después del su último gran triunfo en la Maestranza y con los ya logrados en esta misma plaza los dos años pasados, se puede decir que el joven Manzanares ha sido adoptado por los sevillanos, tanto o más que lo fue su padre.

 

Respecto a Morante y, no obstante el muy dulce momento que ha vivido en Sevilla – impar intérprete y sin rivales hoy en día en el toreo a la verónica -, podría quedar desvirtuado si persiste el fenómeno que ha surgido en la recién terminada Feria de Abril, no por su culpa pero sí a cuenta de sus incondicionales que le han subido a un pedestal que pretenden inamovible y no toleran matices negativos que puedan empañar cualquier actuación del gran artista. Una especie de neo-currismo o neo-tomasismo que implica el desdén por todo lo que no sea su ídolo. Yo ya dije hace mucho tiempo que Morante era el más valiente de los toreros de su corte con notoria diferencia histórica. Pero no siempre. Ahora lo ha acaba de ser quizá con más nitidez que nunca. Lo que no quita para afirmar, como en su día lo dije en mi crónica, que su faena tan celebrada – y por cierto pinchada – con el torito de Juan Pedro, ni mucho menos fue la mejor de las muchas grandes que le hemos visto a este torero, como tampoco la más importante de la feria aunque le hayan dado tantos premios. Y decir esto no es estar en contra de Morante, es ajustarse a la más pura realidad aunque tantos se nieguen a aceptarla.          

 

Pero siguiendo con los de arriba y sea por lo que fuere – ¿mala suerte, insuficiente preparación, explicable conformismo? –, preocupa como lleva la campaña El Cid quien, tras sus cuatro tardes de vacío en Sevilla, ha perdido muchos puntos a la espera de lo ocurra en Madrid. Una plaza tanto o más suya que La Maestranza que en la última feria le exigió como nunca lo había hecho y hasta le volvió la espalda, contrariando el intento de emparejarlo con Morante. Algo que parecía un despropósito y a la postre lo fue, sobre todo en la terciada corrida de Victorino preparada al efecto – la mitad en todo y por todo de las habituales del ganadero de Galapagar en plazas de primera – y en la que todo salió al revés. Por las enormes expectativas que despertó el mano a mano entre los dos, fue el mayor fiasco de una gafada feria de abril en la que falló estrepitosamente el ganado salvo las corridas de El Ventorrillo y de El Pilar y algunos toros sueltos. Precisamente en la de El Ventorrillo, se le escapó un gran toro a El Cid, lo que certificó su mal momento.

 

Item más, Sebastián Castella. Otro que seguirá dando guerra aunque, sea por lo que fuere, todavía no ha conseguido retomar el gran nivel que sostuvo durante la temporada de 2006. Ha mejorado en actitud y en ganas respecto al año pasado pero no termina de dar el campanazo que ansía. “Quiero se torero de época” manifestó hace días en plena feria de Sevilla sin apenas opciones de triunfar para él por culpa del ganado que le correspondió. Como tantos otros. Esperemos que Madrid vuelva a ser, de nuevo un talismán para el espada francés.

 

Y de los presentes en casi todas las ferias, solo quedan dos absolutamente opuestos: El Fandi y Alejandro Talavante. El granadino, otro sin ninguna suerte en Sevilla, es valor seguro para las empresas pues da espectáculo todas las tardes, se ha hecho un gran profesional, se bate el cobre sin complejos alterne con quien alterne, lleva muchísima gente a las plazas – a todas –  y, tal como lleva su campaña, puede encabezar el escalafón otro año más. Creo incluso que tiene aburridos a sus detractores hartos de negarle y de no poder con él. Admirable. Y es que como ya he dicho varias veces, El Fandi es mucho Fandi. Contrariamente en todo, Alejandro Talavante acaba de darnos otra de sus inesperadas sorpresas con su preciosa, inspirada y muy bien ligada faena en su primera corrida de Sevilla viniendo como vino, derrotado de su encerrona con seis toros en Madrid. Pero una vez más, en la misma Sevilla volvió a su ser habitual, desnortado, incapaz, torpe, inhibido, extrañísimo ser que, cuando está mal, nadie le puede creer capaz de hacer lo que consigue cuando está a gusto. Ni por asomo podemos considerarle torero de batalla y, por tanto, tampoco de primera fila a pesar de sus esporádicas creaciones. No es torero de poder, solo lo es abandono cuando un toro se le acopla. ¡Qué pena¡ Veremos cómo se le da Madrid.

 

Vayamos finalmente con las esperanzas más firmes: el colombiano Luís Bolívar y el sevillano de Gerena Daniel Luque. Todavía muy jóvenes, sobre todo el segundo, tras los grandes triunfadores, ellos dos son los que más han salido ganando de la Feria de Abril con dos faenas importantes. El colombiano frente a un imponente toro de Peñajara con el que anduvo no solo valiente, también muy despierto e inteligente en el planteamiento de su obra, premiada con una muy valiosa oreja. Y Luque, salvado in-extremis al final de una decepcionante corrida de Puerto de San Lorenzo con una faena que solamente los privilegiados puede llevar a cabo frente al sexto toro, un animal realmente complicado. Ahora mismo, solo muy pocos toreros y estando en buen momento, hubieran sido capaces de arrancar la oreja que consiguió Daniel. Sobran dedos de una mano. Y uno de ellos es Perera. Esa tarde me acordé mucho de él. Así pues, tanto Luís Bolívar como Daniel Luque, tiene todo por delante para triunfar también en Madrid donde confirmarían ser posibles e inminentes figuras del toreo.

 

 

 

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

2 Resultados

  1. luis antonio fuente plaza dice:

    Impresentables las ferias de Córdoba y Granada (sobre todo la de Córdoba). Parece que se repite lo del año pasado, que allí donde va JT se lleva todo el dinero y el empresario quiere compensarlo dando menos a los demás (además estando González de Caldas de por medio ya se sabe!!)(Escribo desde Vitoria donde dejó la plaza echa un erial, menudas ferias preparó aquí, de juzgado de guardia!) Deberían tomar ejemplo de Simon Casas que, además de querer ganar dinero, como es natural, muestra que es un aficionado de los pies a la cabeza. Si Dios quiere, estaré en Nimes el último fin de semana de mayo viendo a JT y sobre todo al maestro de maestros (Ponce por supuesto), así que abusando un poco de la confianza de Don Jose Antonio del Moral le pediría que escribiera otro magistral artículo de viajes descubriéndonos los secretos de, por lo que me han dicho, tan bella ciudad francesa. Muchas gracias.

  2. PESQUERAS dice:

    Siempre se ha dicho que mandar en el toreo es escojer compañeros,ganaderia,y por supesto llevarse su dinero, pero si eso lo hace Jose Tomas es delito, ¿me gustaria saber estos enemigos furibundos que tiene si esan de parte de las impresas? ¿y por que?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: