5ª de San Isidro en Madrid. Miguel Tendero, ¡qué buen torero¡

Madrid. Plaza de Toros de las Ventas. Lunes 11 de Mayo. Quinta de San Isidro. Tarde fresca y con viento. Casi lleno. Seis novillos de Montealto, desiguales de hechuras, mansos y descastados. José Manuel Mas (de burdeos y oro), silencio. Aviso y silencio. Miguel Tendero (de grana y oro) aviso y saludos desde el tercio. Aviso y silencio. Javier Cortés (de azul Marino y oro), palmas y silencio. Miguel Martín y Julio Campano banderillearon bien al primero y al sexto respectivamente. El segundo de la tarde hirió al banderillero Jimeno Mora infiriéndole en el muslo izquierdo dos cornadas de 15 y 20 centímetros, y le fracturó la clavícula. Pronóstico grave.

 

Ya se sabe lo que sucede con las ganaderías nuevas. Mientras lidian productos seleccionados por el vendedor, todo marcha de maravilla. Pero cuando empiezan a lidiarse los productos fruto ya de la selección del nuevo propietario, la cosa cambia. Es bien difícil la alquimia ganadera. Y esto es lo que puede haber pasado con la ganadería de ayer: los novillos del año pasado salieron buenísimos; los de este año malísimos. Los novillos de ayer, no solo mansearon de lo lindo, sino que, además, algunos sacaron guasa y peligro. Pero que no se desanimen los nuevos ganaderos, que conseguir una buena ganadería es una labor de años, llena de sinsabores. Así que paciencia.

 

Como decía, los novillos dieron muy pocas opciones. El mejor fue el primero, pero duró muy poco: tres series nada más. A la cuarta empezó a echar la cara arriba y a salirse distraído. José Manuel Mas, mientras el novillo embistió, estuvo muy torero. Empezó nerviosillo y acelerado, pero dio dos series con la mano derecha francamente buenas, sobre todo la segunda, y una muy buena al natural. Brilló su gran estilo de muletazo largo y cintura rota. Cuando intentó dar la cuarta serie, el novillo se rajó. Le costó matarlo… ¡Qué difícil fue sido matar a los novillos!, todos ellos distraídos y con la cara por las nubes. Mas necesitó de un pinchazo y de una estocada corta bastante baja. Por esas tres buenas series merecía haber salido a saludar, pero no obtuvo ni un aplauso.

 

El cuarto novillo tomó un puyazo apretando y aparentando bravura, pero pronto descubrió su condición mansurrona y huidiza. José Manuel Mas se empeñó en plantear la faena en los medios precisamente cuando soplaba un huracán. En las tablas no sacó nada en claro de una embestida huidiza que volvía grupas.

 

El Lote de Javier Cortés fue una desgracia. Su primero era muy peligroso por el pitón izquierdo, y por el otro tampoco era una maravilla y, además, estaba sin picar. Después de varias intentonas y desarmes, cuando se puso cerca y el novillo solo vio muleta, consiguió una serie buena con la mano derecha. Poco después el novillo ya no quiso saber nada. Con el sexto, de tan blandito y rajadito, no hubo nada que hacer.

 

Miguel Tendero dejó su tarjeta de visita en un buen quite al novillo de José Manuel Mas, rematado con una preciosa larga. Después se enfrentó en primer lugar al jabonero que había cogido muy feamente a Jimeno Mora en el tercio de banderillas. Cuando llegó a la muleta, era un novillo brusco y descompuesto, pero Tendero impuso su ley desde el primer muletazo, con unos doblones eficaces y toreros. Luego toreó en redondo con gran firmeza. A pesar de que alguna vez el novillo pegaba frenazos y se quedaba mirando, Tendero aguantaba muy valiente. Pudo muy pronto al novillo sacando muletazos muy largos y muy limpios, cosa nada fácil, porque el novillo era violento. ¿Por qué pudo con él? Porque siempre estuvo con la muleta por delante y el único horizonte que tuvo el novillo fue el rojo de la muleta. Estaba muy cruzado, y a pesar de probaturas y parones, el novillo nunca le vio. Y en ese terreno se puede a todos los toros. Hay que tener un valor descomunal, y Tendero lo tiene. Pero el novillo le esperó con la cara arriba y mató mal…

 

En la lidia del quinto se aplaudió mucho al picador y todavía no sé por qué. Lo cierto es que el novillo no valía un duro: mansurrón, con la cara arriba y saliendo del engaño distraído. Otra vez Tendero asentó las zapatillas, se puso cerca y cruzado, y le sacó mil pases inverosímiles. Pero ¡otra vez la espada!…

 

¿Ustedes creen que ante esta demostración de poderío la gente se entusiasmó? Pues no señor. Ese público de entrada regalada es autista, pues de toros no entiende nada, y lamentablemente es la gran mayoría de la plaza. Es el peor público posible. Va a los toros, no porque le gusten; va a los toros solo porque le ha regalado la entrada su compañero de trabajo. Nada que ver con el público de toda la vida que pasaba por taquilla y, aun no sabiendo mucho, algo sabía, gustaba del toreo, era entusiasta y se emocionaba. Estos no. Están viendo displicentemente lo que no comparten ni les gusta. Un horror. Eso sí,  llega el Capea, da dos mantazos y le regalan una oreja. Pero desde luego no saben observar la lucha y el dominio de un torero frente a un manso. Los del Siete, que cada vez son menos, están a lo suyo, es decir cacareando sus tópicos. Están tan cegados por sus prejuicios, que hace años que no se enteran de nada.

 

En todo caso, prefiero el colérico tendido que el pasotismo idiota de los de la entrada regalada, mayoría numérica en la plaza. En este muladar, tristemente a los buenos aficionados se les cuenta con los dedos de la mano. Y esto no es de ayer. Ya llevamos así muchos años. Con este publiquito decir que Madrid es la primera plaza del mundo, es un auténtico sarcasmo. Queda dicho.

 

En cuanto a Tendero, con ese valor y ese oficio, no va a notar el cambio del novillo al toro. Que se vayan preparando los matadores porque está a punto de llegar un rival muy duro, ya lo creo.

 

 

8 Resultados

  1. F. Bleu dice:

    Sensacional artículo Dº Domingo. Es cierto que el público de Madrid de estos días -y hasta el día 14- no tine n i idea pero ayer los que pitaron la excelente actuación de Tendero -en muchas fases me recordó a El Juli- fueron “los sabiendos talibanes del 7″. LAMENTABLE.

  2. josem dice:

    importantísimo lo de tendero en el 2º, se impuso de manera apabullante a un novillo (mejor dicho un toro) muy violento superando sin aparente importancia un cúmulo de adversidades: cornalón a gimeno, vendaval, público ignorante que en madrid es mas peligroso que el 7 porque no va a apreciar lo realmente bueno mientras es capaz de dar una oreja a Capea. No es que sea un gran torero, es que con la capacidad demostrada ayer no podemos permitirnos el lujo de no contar con él como figura en los próximos años

  3. graciano dice:

    Muy bien Tendero y muy mal la plaza. Me parece incrible que no hubiera- al menos-`petición de oreja y después una vuelta de verdad.

  4. Pepe Rabo dice:

    Que gran feria estáis viendo Domingo, se veía venir. Dime rápidamente y sin pensar:

    Los 5 mejores toreros que hayas visto en una plaza. Las 5 mejores faenas que hayas presenciado. 5 figuras del toreo que lo hayan sido por suerte, es decir, por haber estado en el momento justo a la hora señalada. 5 toreros que se quedaron en el olvido que debían haber sido importantes y no tuvieron suerte. Y por último los 5 toros más completos que hayas visto.

    Todo esto se me ocurre viendo la ?feria más importante del mundo?.

    Espero tu respuesta.

  5. josem dice:

    no soy domingo, pero voy a contestar a tu pregunta:

    – 5 mejores toreros: Ojeda de 83-85, José Tomás de 97-99, Capea de 86-88, Manzanares hijo de estos dos últimos años y Ponce siempre.

    – Figuras por estar en el momento justo (lo cual no quiere decir que no hayan sido figuras importante sino que las circunstancias les ayudaron decisivamente): Sanchez Mejías, Litri Padre, Chamaco Padre, Joselito (JM Arroyo) y Manuel Benitez El Cordobés

    – Faenas: Capea al 5º Victorino de su encerrona del 88, Ojeda a un Jandilla en Málaga en el 85, Ponce a Lironcito de Valdefresno, José Tomás a un toro de Gavira en 1997 y Pepe Luis Vázquez en la feria de Otoño de Madrid de 1985

    – No llegaron a ser figura y pudieron serlo (aunque soy de los que pienso que quién llega a figura es por algo): José Ignacio Sánchez, José Luis Parada, Luis de Pauloba, Juan Carlos García y Fernando Cepeda (éste último sin permancer en el olvido pudo ser una figura grande), porque es al torero que mejor he visto torear a la verónica en un quite a un toro de Martínez Elizondo en San Isidro de 1.989

    – Toros: Jarabito de Zalduendo, Corselero de Miura (lidiado en San Isidro de 88), un toro de Samuel en San Isidro de 1987 que se le escapó a Jairo Antonio Castro, y Cumpridor de Murteira (San Isidro 1988), y algunos toros de Victorino que de tantos importantes que he visto no soy capaz de citar alguno (el del Tato en Sevilla, José A. Campuzano en Madrid 1.987, etc) Ah! y dos de Ibán uno que lidió Ortega Cano en San Isidro de 1986 y Mendes en San Isidro de 87.

  6. mazzantini dice:

    se te olvida un iban de cesar rincon

  7. josem dice:

    ese ibán, bastonito, es uno de los toros mas fieros que he visto en mi vida pero no un toro completo. Es mas, ha pasado a la histoia gracias a que se encontró cona una auténtica figura del toreo como César Rincón que, como suele ocurrir en Madrid cuando un torero luce generosamente un toro, no fue premiado como se debió puesto que mereció las 2 orejas

  8. nick_waves dice:

    Gran artículo, sí señor. “Ese público de entrada regalada es autista, pues de toros no entiende nada, y lamentablemente es la gran mayoría de la plaza.” Eso es escribir. Usted habla de la díficil alquimia que es la ganadería, y yo digo, qué difícil es encontrar alguien que domine la alquimia de escribir bien. ¡Olé!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: