6ª de San Isidro en Madrid. Una moruchada y un estoconazo

Madrid. Plaza de Toros de las Ventas. Martes, 12 de Mayo de 2009, sexta de San Isidro. Tarde soleada. Casi lleno. Seis toros de José Luis Pereda-La Dehesilla, de muy desiguales hechuras, mansos, descastados y deslucidos. Antonio Ferrera (de grana y oro), silencio en los dos. Morenito de Aranda (de azul marino y oro), saludos desde el tercio y silencio. Iván Fandiño (de lila y oro) que confirmaba la alternativa, saludos desde el tercio en ambos. Miguel Martín banderilleó muy bien al primero y José Muñoz metió los brazos con valor en el quinto.

 

La corrida de José Luis Pereda era una auténtica escalera, con cuatro toros normales y dos armarios empotrados, quinto y sexto. Salió mala con avaricia. Y tenían cinco añitos, con lo que la maldad de algunos toros se acentuó. Una corrida barata impropia de San Isidro y punto. Todos fueron mansos aunque en distinto grado. Ya iremos espigando según vayamos hablando de los matadores.

 

La actuación de Antonio Ferrera empezó y terminó en un buen par de banderillas al quiebro. Sus toros no dieron opción a nada. El uno por soso y el otro por inválido, no permitían el menor  lucimiento. Pero encima se juntaron el hambre con las ganas de comer: Ferrera, en un pésimo momento profesional, no quiso en ningún momento saber nada de nada. Mató de horror. Por cierto, ¿cómo el Presidente se empeñó en mantener en pie ese flan tambaleante que fue el cuarto? Se ganó con creces la bronca del respetable.

 

Y ahora hablar de mansedumbre, que ayer la hubo por arrobas. La lidia moderna está basada totalmente en el toro boyante y sin problemas. Cuando salen toros mansos, la lidia se convierte en una capea porque ya nadie sabe lo qué hay que hacer. Si al movimiento y al desconcierto que espontáneamente desata un manso, unimos conceptos equivocados, tenemos como resultado las horrendas lidias de ayer.

 

1.- ¿Por qué ese empeño de picar al toro en el ocho? Si ha demostrado que es manso, habrá que picarle en la querencia. Así se ahorra los cientos de capotazos innecesarios que ayer vimos.

 

2.- ¿Por qué cambian el tercio sin que el toro esté picado? Puede dejarse sin picar el toro noble y claro, pero dejar sin picar  un manso con poder, es suicida. Si hay que llevar al toro seis veces al caballo, pues se lo lleva.

 

3.- ¿Para qué sirven las rayas? No sirven para nada. Si el toro es manso, habrá que echar el caballo por delante, como se hizo durante doscientos años y punto.

 

4.- ¿Y el desastre de las banderillas? Empeñarse en banderillear a todos los toros al cuarteo y en el tercio es absurdo. Tendremos otro centenar de capotazos innecesarios. Hay que tener la habilidad necesaria para banderillear al sesgo y a la media vuelta donde se pare el toro, como se hizo toda la vida.

 

5.- ¿Y el empeño de hacer una faena preciosista? Antes de intentar el toreo estético, habrá que reducir y poder al manso con doblones por abajo. Hasta que el toro no está sometido, no debe intentarse el toreo preciosista. Y si no puede haber lucimiento, se mata y en paz. Intentar torear en redondo a un manso sin someter, es el pórtico de enganchones múltiples y faenas deslucidas. También de cornadas. Es una temeridad entrar a matar si el toro no está dominado.

 

6.- ¿Cuál es el resultado? Lidias interminables, toros aprendiendo griego clásico, toreros a la deriva y público harto en un festejo interminable. Estas cosas que deberían enseñar las escuelas de Tauromaquia. Los buenos profesionales escasean, mientras abundan los imitadores de José Tomás y los posturitas amanerados.

 

Dicho esto y dejando consignado lo mal que se lidió, hay que decir que Morenito de Aranda e Iván Fandiño tuvieron unas actuaciones más que dignas. Morenito de Aranda tuvo enfrente un lote de lo más desagradable. Su primero fue un manso sin picar muy brusco. El otro un manso desentendido que echaba la cara arriba. Estuvo muy por encima de los dos. Sacó muchos muletazos limpios a su primero a pesar de la brusquedad del animal. Vio pronto que lo conveniente era el medio muletazo en línea para que el toro no tocara el trapo. Tapó mucho a un toro muy malo que pareció mejor porque cayó en sus manos. Al otro, el manso rajado, también le sacó muchos muletazos a base de ponerse cerquita y ganarle la cara. Además de ser un torero de mucha clase, Morenito tiene un oficio bien asentado. Sin repercusión, estuvo muy por encima de un lote muy malo. Habrá que contar con él.

 

Y también habrá que contar con Iván Fandiño. Su primero, tan manso como sus hermanos, tuvo un pitón izquierdo malísimo y uno derecho bastante potable. Eso sí: duró muy poco, tres series. Fandiño se las supo dar despacio y con ligazón. Cometió la ingenuidad de intentarlo por el pitón malo y entonces se vino abajo la faena.

 

El sexto era un barrabás, manso con muy mal estilo y con toda la fuerza del toro sin picar. Item más: 635 kilos, alto y largo como un buque, astifinísimo. Fandiño, sin probaturas ni doblones por bajo, se puso a torearlo como si estuviera delante de una borrega de las que torean los de las revistas del corazón. El resultado fue una retahíla de tragantones y un volteretón espeluznante en cuanto el toro sintió al torero al hilo del pitón. Ingenuidades encantadoras de torero novel con ganas de triunfar. Un torero ya de vuelta no deja que ni lo huela ese toro. Fandiño lo intentó con entusiasmo y a punto estuvo de morir en el intento…

 

Y había que matarlo, a un toro crecido y con la fuerza intacta. Fandiño sabía que solo podía pasar una vez; después el toro se pondría imposible. Se tiró a matar o a morir agarrando una estocada en todo lo alto que por sí sola valía una oreja. Nadie la pidió, pues la jerarquía de valores en la fiesta ha cambiado. Pero hace ochenta años diestros como Villalta, Zurito, Agüero, cortaron muchas orejas solo por ese momento.

 

¡Qué estoconazo, señores! Matar bien un toro es lo más bello que puede contemplarse en un coso. Es la suerte suprema. Solo por este momento merece la pena ser aficionado. Me haré con la fotografía para que Fandiño me la firme. Fue la sublimación de la estocada.

 

 

 

 

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

6 Resultados

  1. Pepe Rabo dice:

    Gracias Josem, se me ha ocurrido, ya que tu también has contestado mi pregunta, que todos los que querais contesteis también esa pregunta que le hacía a Domingo. (La pregunta está en los comentarios de la crónica de Domingo de ayer: Miguel Tendero ¡Que buen torero!) Eres un gran aficionado Josem, lo malo es que yo por edad (tengo 25) no he podido ver muchas de las cosas que tú comentas.

    Gran estocada de Fandiño si señor. Lo que no entiendo es como no se forma una revuelta popular en Las Ventas…que llegue pronto el jueves por favor…

  2. paolo dice:

    Que alegrìa dà leer tus cronicas Domingo!!
    Y cuanto se aprende!
    Esta es magistral!
    Quizàs porquè el critico (y aficionado) bueno se vee en la corrida mala!
    Enhorabuena!

  3. jaime oiz blasco dice:

    FALTA DE CASTA ABSOLUTA, salvo la novillada y 4 toros de los recitales y el de la oreja de capez, este es el resumen de los 6 festejos que llevamos. Los toros pueden ser mansos…, pero al menos tener casta solo pido eso. Hoy 6 descastados de libro para el aficionado y cliente. El 4º (para Ferrera) un inválido que se derrumbaba desde antes de tomar la primera vara y su camino era el pañuelo verde pedido mayoritariamente por el publico, mal el presidente. El 6º (para Fandiño) era un manso de libro, manso manso…, que se merecía banderillas negras por rehuir varas constantemente y solo tomarlas !acosandole! la cuadrilla, pero !que bravura!, el presidente de nuevo ¿que pensaba?. Mala suerte la de confirmar Fandiño con este ganado, pero nos dejo un estocadón en el mismo hoyo (apunten para premios) en el peligroso 6º,que también le dio cornada en la mano. en el 1º de la tarde vimos tambien lo mejor de la tarde junto a ese estoconazo, lo hizo Fandiño también: los mejores muletazos por la diestra con transmisión (los unicos de la tarde) a un burel soso. Ferrera no pudo hacer nada en el 5º gran inválido, ni un pase tenía, y en el 2º ni un muletazo bueno por ser el toro manso y soso; además clavo 4 pares a toro pasado en la corrida, y solo dos buenos: uno al quiebro en el 2º y otro por los adentros al 5º. Y Morenito de Aranda tampoco tuvo fortuna: le toco un manso complicado como 3º toro de la tarde y lo toreo desde fuera; su 6º totalmente manso de banderillas negras que no se las pusieron. TOROS MUY DESCASTADOS LOS SEIS, MANSOS, SOSOS, Y ENCIMA ALGUNO PELIGROSO Y COMPLICADO. Se lució el ganadero y Florito.

  4. Carnicerito de Rekakoetxe dice:

    No empezó mal la corrida con esas tres series de derechazos de Iván Fandiño. Es el de Orduña un torero de espejo, que necesita del toro noble y un punto mansito para lucir, para poder codillear con gusto sin dejarse el toro debajo. No debió intentarlo con la izquierda. Y el segundo de la tarde, aunque más apagado en la faena de muleta, tuvo un alegre galope en banderillas que Ferrera aprovechó para cubrir su tercio preferido. Pero ahí se acabó lo de José Luis Pereda, que venía de triunfar en Sevilla y ayer pegó un sonoro petardo en Madrid. Ferrera se dejó vencer por la oposición del 7, y Morenito de Aranda e Iván Fandiño se dedicaron a,por lo menos, comprar el décimo de lotería a ver si salía. A parte de la pedrea que se llevó Emilio de Justo, ya son varios los que lo han intentado sin suerte este San Isidro: David Mora, Sergio Aguilar, Morenito, Fandiño… y por cierto, debo cerrar este comentario con un ¡Aupa Athletic|

  5. Indautxu dice:

    Soy un aficionado de Bilbao que tiene gran aprecio a Domingo, y no sabía que publicaba aquí sus comentarios, me alegro y los seguiré.
    No pude ver toda la corrida, pero si los dos toros de Fandiño y creo que el de la confirmación sirvió bastante más de lo que vimos; me estraña que digas que dio tres series despacio y con ligazón. Aunque era mansote, por el pitón derecho tenía cuatro o cinco series para romperse, templar y mandar (cosa que no hizo ya que el toro nunca fue sometido); yo creo que le desbordaba y por eso se pasó la muleta a la izquierda. Con el sexto, a merced del toro y una buena estocada. Este torero en otras manos tenía que funcionar más.

  6. Pepe dice:

    Indautxu, le ruego que vea el video que publica la empresa en la pagina web y disfrute de su paisano que dio 3 series sensacionales. 5 no… tenía doce o catorce series de 15 muletazos cada una (es de coña no??) Con paisanos así… así le van a los cientos de Toreros de esta tierra…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: