A raíz del incontestable triunfo de José Tomás en Jerez

Si señalamos tan puntuales particularidades, es para volver a mostrar nuestra extrañeza. Dada la indiscutible e inmaculada calidad de lo hecho por José Tomás en Jerez, nosotros hemos sido fieles a nuestra norma de contar las cosas como han realmente sido. Lo mismo que sobre otras no lo fueron en mayor o menor grado y así lo dijimos con el subsiguiente enfado de muchos colegas y lectores acérrimos de Tomás. En cualquier caso, volvemos a manifestarnos con la sinceridad que nos honra aunque, como todos, a veces nos equivoquemos en solitario, nunca influidos por nada ni por nadie. Esta vez parece que casi todos hemos estado de acuerdo en reconocer sin ambages su gran triunfo jerezano. Repito que, en nuestra opinión, la tarde más completa y mejor que ha dado José Tomás de cuantas lleva en los años de su reaparición en plazas de segunda con digno y excelente ganado de su ganadería predilecta.    

 

Pero una cosa es reconocer lo que no puede tener discusión, y otra extrapolarlo para generalizar su discontinuo y poco ejemplar comportamiento profesional que es lo que no se puede ignorar al retratar al torero en el conjunto de su carrera. Los acontecimientos que protagonizó en Barcelona y los de Madrid del año pasado sirvieron y de qué modo para apalancarle al máximo protagonismo y tapar casi todo lo demás con la connivencia de la inmensa mayoría de la prensa nacional, regional, radiofónica y televisiva.

 

Comprendemos que nuestras casi solitarias discrepancias sienten como un tiro a la vista de la absoluta falta de exigencia que vienen mostrando los demás en detrimento de la verdad. Jamás torero alguno gozó de una bula de semejante calibre. Nunca la crítica de los grandes medios dejó de censurar a ninguna figura que no cumpliera con sus obligaciones profesionales. Recuerdo que, cuando Antonio Ordóñez se cayó de los carteles de San Isidro el año 1969, toda la prensa se manifestó ferozmente contra el rondeño por la ausencia.   

 

Y ¿por qué decimos esto? Pues porque, tras la publicación de una nueva edición corregida y aumentada en lo que se refiere a las semblanzas de los matadores de toros del libro “Cómo ver una corrida de toros”, muchos lectores se han quejado de que, dada la gran y afortunadamente inagotable difusión de nuestra obra, no hayamos tratado al torero como ellos creen que hemos debido hacerlo en el temor de que futuros lectores no puedan saber quien ha sido José Tomás. Para ello, en cada edición hemos corregido y/o ampliado las respectivas semblanzas de los matadores actuales hasta llegar a los más importantes entre los nuevos. En la última ha sido materialmente imposible reflejar el último triunfo de José Tomás, por lo que cuanto hemos escrito sobre los dos años de su regreso a los ruedos refleja lo que ha hecho para bien o para mal aunque a muchos les duela.

 

En la semblanza original de José Tomás, están sobradamente reflejadas sus grandes virtudes como singular intérprete del toreo, y también sus carencias, sus defectos, sus desigualdades, sus injustificables ausencias y el fenómeno insólito de propaganda desacerbada que le viene acompañando en injusto detrimento de las demás figuras.

 

Cuando dentro de un par de años vuelva a reeditarse “Cómo ver una corrida de toros” y se haya dado el caso de que José Tomás haya cambiado su plan, actuado en todas las plazas de máxima categoría, alternado en competencia con sus más importantes rivales, enfrentado al ganado que se lidia en estos escenarios y toreado en muchas ocasiones con la misma perfección que lo ha hecho en Jerez, nadie dude que así quedará reflejado. Pero de ninguna manera si no lo hace y menos si, profesionalmente, persiste en lo que por el momento lleva haciendo.

 

Esta temporada de 2009 es la tercera que no ha comparecido en Sevilla, ni en Madrid, como tampoco lo hará en Pamplona, ni en Bilbao, ni en Logroño, ni El Pilar de Zaragoza de las que José Tomás suma en su discontinua carrera. En las demás, no lo hizo en todas éstas y nunca completó una sola campaña. ¿Cómo igualarle entonces con las verdaderas grandes figuras del pasado y del presente y, aún menos, considerarle igual o superior a todos los grandes de la historia?

 

No basta ser un ocasional gran intérprete del toreo frente a reses casi siempre de segunda o de tercera para ser considerado como nos exigen sus incondicionales que incluso nos insultan frecuentemente para resarcirse estúpidamente del trato que le damos en el libro. Hasta Morante de la Puebla va a torear este año en todas las plazas de primerísima categoría. ¿Por qué no quiere hacerlo Tomás? Esta es la pregunta que seguimos y seguiremos haciéndonos mientras no lo haga. Se equivocan de medio a medio los que dicen que con mi crónica sobre su tarde de Jerez he intentado sumarme demasiado tarde al insufrible coro de sus panegiristas incondicionales. En cualquier caso, nunca sería tarde si la dicha fuera definitivamente buena. A ver si se atreve. Como ha estado José Tomás el pasado sábado en Jerez, lo han estado igual o mejor muchas más veces y en plazas más importantes la mayoría de las demás figuras del toreo actual. Desde Miguel Ángel Perera a Enrique Ponce y con toros bastante más serios y difíciles que el segundo que mató el de Galapagar el dia de su triunfo. Nadie nos rompimos las camisas por ello. Por eso y, de ahora en adelante, toda la crítica y la afición tomasista que se precien de justos deberían exigir a su predilecto que lo vuelva a repetir y hasta mejorar.                              

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

7 Resultados

  1. paolo dice:

    Es muy raro que despues de una tarde tan cumbre y tan maravillosa en que Josè Tomàs bordò el toreo, los periodicos nacionales le dedicaban media pagina o poco màs en su secciòn taurina.
    Tras su tarde de jerez 2008, en la que fue cogido (y por un fallo suyo), todos los periodicos le sacaban en la portada.
    Y asì cada vez que se ha podido ver su rostro o su taleguilla ensangretada.
    Ahora se me ocurre pensar dos cosas: que es cierto que el gran “ambientazo” de expectaciòn que muchas veces Josè Tomàs ha creado està relaccionado con el morbo que muchos (aunque no todos) tienen para verle “dejarse matar” y no tanto para verle torear (que eso parece interese menos).
    Y la otra es que quizàs el montaje mediatico y de marketing que hemos padecido, se està desinflando!
    Ojalàs asì sea y que podamos disfrutar del excelente toreo del Tomàs de Xerez 2009 muchas veces màs, pero con toros serios y mejor si en plazas de primera!

  2. david_izurieta dice:

    No veo porque extrañarse por el poco eco mediatico! la prensa y el mismisimo tomasismo solo ven en jt a “la estatua”, al que no se mueve por nada, al samurai y demas cursilerias. Pocos, muy pocos, se enteran cuando a jt le da por torear. Muy pocos de sus seguidores se enteran del torero que hay tras todo el conjunto de tonterias que se han dicho de el. Quien ha mantenido una postura critica puede ver y apreciar mejor una faena que todo el sequito de guardaespaldas mediaticos, quienes repiten todas las cursilerias que he mencionado y muchas mas.
    Un saludo para Usted Maestro

  3. Manuel Alberto Sanchez dice:

    En su libro”Como ver una corrida de toros”edición Abril 2009.Considero que hace un perfil muy ajustado a la trayectoria de José Tomás.Cierto es de que usted, por ser de sus contemporaneos uno de los autores que más ediciones lleva en los últimos 15 años de un manual de tauromaquia,tiene una responsabilidad que no la tienen los que ensalzan a José Tomás en el tiempo presente a traves de televisión,radios,revistas,etc…Usted tiene la responsabilidad-al ser el autor de un libro que trasciende épocas-de ser tremendamente justo y equitativo con José Tomás y con todos los toreros.Porque tal vez dentro de 15 años mis nietos no vayan a una hemeroteca a leer un periódico o una revista de hoy,pero si es mucho más probable de que trasteen en mi biblioteca y lean su libro.Que seguro seguirá reeditandose.

  4. Mario Ubeda dice:

    Admirado del Moral,le agradezco su critica de Jerez sobre José Tomás,pero debe usted de comprender de que otros medios tal vez lo ensalsan o exajeran,pero es algo legitimo o al menos justificable.Muchos medios especializados,viven de la publicidad de empresas y de toreros¿como van a ser criticos con sus principales clientes?

  5. Antonio Manrique dice:

    Señor Del Moral,¿sabe que hay librerias que ya han agotado los ejemplares de la ultima edición de su libro”Como ver una corrida de toros”¿ha sido una edición limitada?¿se vá a volver a reeditar pronto?
    gracias.

  6. joaquin lopez dice:

    Voy viendo anuncios en su portal.Eso es buena señal de que hay suficiente numero de visitantes ya que los anunciantes no son tontos.Podria usted tener más anuncios sino se hubiese autolimitado en no publicar anuncios de toreros y empresas de toros,total,tan solo tendria que ser un poco benevolo cuando torease algún cliente de su portal.Como hacen otros tantos.¿no le vá esto a su pregonada independencia?

  7. Paco Diaz dice:

    Fumar de tu propio tabaco y anuncios que no son del toro.

    Enhorabuena Jose Antonio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: