Barcelona. Petardo triunfalista de José Tomás

 

 

 

Y es que el torero nunca anduvo del todo a gusto ni supo estructurar ninguna faena y menos redondearlas. Todas excesivamente premiosas, desiguales, llenas de altibajos, de incontables paseos e interminables pausas, cuando no de toreo por las afueras del que abusó en los mejores momentos muleteros. Muy desigual en el templar, se acopló pocas veces aunque le jalearon todo. Con el capote apenas consiguió solitarias verónicas entre las muchas que intentó en sus recibos, y en quites solo cuajó tres limpios y brillantes, uno por chicuelinas en el tercer toro, otro por caleserinas en el cuarto y los delantales a pies juntos del sexto. Abundó en dudas, trallazos, tironazos, desajustes, enganchones, desarmes y hasta cometió errores garrafales que le costaron sufrir dos cogidas, afortunadamente sin graves consecuencias aunque el volteretón que le pegó el tercer toro mermó el fondo anímico del torero que, a partir de ahí, no pudo disimular el cansancio que padeció. José Tomás intentó hacer cosas diferentes de las habituales en él pero no acertó a resolverlas ni a conjuntarlas. Y lo peor de todo: no logró estar ni por asomo a la altura de los dos mejores toros como fueron el cuarto, de El Pilar, y el quinto, de Victoriano del Río. Ambos mal administrados en equivocadas estrategias por mal improvisadas o llevarlas pensadas desde el hotel en su afán innovador. Tampoco con el nobilísimo aunque muy flojo primero de Cuvillo fue capaz de evitar sus caídas por no saberle llevar a media altura. Y solo con el peor sexto, que se paró enseguida, tuvo justificación su pobre e irresoluta labor, ya sin apenas eco en los tendidos. Mientras al torero lo sacaban a hombros sin apoteosis, la gente abandonó la plaza poco convencida de lo que acababa de apoyar con tanto ardor y muchos francamente decepcionados.

 

Barcelona. Plaza Monumental. 5 de junio de 2009. Lleno total en tarde muy calurosa. Seis toros muy bien elegidos de tres ganaderías: Dos de Núñez del Cuvillo, dos de Victoriano del Río y dos de El Pilar. Bien aunque lógicamente desigualmente presentados y encornados sin pasarse ninguno al alza o a la baja en ningún aspecto. Los de Cuvillo fueron los más deslucidos: el más descarado de pitones que abrió plaza por su manifiesta debilidad aunque tuvo mucha clase; y el que cerró la tarde, por lo parado que llegó a la muleta. De los de El Pilar, destacó el lidiado cuarto lugar por su gran nobleza aunque gazapeó intermitentemente por el lado izquierdo. El que hizo de segundo manseó en varas y, algo brusco, se venció por el lado izquierdo por donde no humilló  pero resultó muy franco y encastadamente repetidor por el derecho. De los de Victoriano del Río destacó el más hermoso y mejor hecho quinto que fue el toro de la tarde por su alegre bravura, prontitud y fijeza aunque en la muleta no lució lo debido por culpa del matador. El que hizo de tercero fue obediente aunque un tanto distraído y tardón al final. Único espada: José Tomás (verde oruga  y oro): Pinchazo y bajonazo, silencio. Más de media caída atravesada a toro arrancado, oreja. Pinchazo hondo, rueda de peones y descabello tras ser levantado por el puntillero, aviso, oreja y petición de otra. Estocada caída, dos orejas tras insistente petición de la segunda. Estoconazo desprendido, dos avisos y oreja con fortísima petición de otra. Pinchazo y estocada, silencio e inmediata aunque incompleta vuelta a hombros hasta ser sacado así de la plaza sin apoteosis.

 

Después de haberle visto tan templado, técnicamente acertado, y sin cometer ninguna locura en casi todas las corridas que lleva este año y, sobre todo, realmente extraordinario en Jerez como también en Granada, según coinciden los que le vieron allí, lo menos que esperaba de la comprometida cita de José Tomás en Barcelona es que anduviera tan torpe, tan premioso y tan por debajo de los toros que escogió personalmente, acertando de pleno al menos en tres que en gran parte dejó escapar. Así, como suena y sin apenas paliativos pese a lo que la mayoría del público quiso que fuera y no fue en una especie de alucinación colectiva capaz de envolver todo, lo malo, lo bueno, lo reglar y lo fatal, en lujoso papel de ilusionado aunque falso celofán.

 

Aparte el tirón taquillero que, muy especialmente en Barcelona, fue como siempre inapelable, profesionalmente hablando su actuación no rayó a la altura esperada pese a las cinco orejas que cortó. En las plazas que Tomás rehusó un año más como las de Sevilla, Bilbao, Pamplona, Logroño, Zaragoza y hasta en su también incondicional de Las Ventas en Madrid, por lo que ayer hizo José Tomás solamente le hubieran dado la oreja del quinto toro, el mejor de Victoriano del Río que, además, fue el más bravo, alegre, noble y fijo del tripartito conjunto. Pero a Tomás, animado en un dsigualmente templado quite por gaoneras y llevado de su idea de ser más variado para no aburrir, tuvo la infeliz idea de empezar la faena sentado en el estribo, donde abundo demasiado en pases por alto, por lo que tan inapropiado por forzado inicio perjudicó notoriamente al animal que hubiera resultado bastante mejor de haberse ido el torero a los medios y, de ahí en adelante, empezarlo a templar en la media distancia que fue la que pedía el animal y no la muy larga que Tomás eligió al citar para cada tanda. Lo intentó machaconamente y unas veces porque el toro no acudió presto y otras porque el torero no le ganó los pasos debidos tras cada pase, no ligó ninguna. Las muchas pausas entre pases sueltos se hicieron interminables y entre tantas pausas como parones sin control ni mando alguno sobre el burel, terminó siendo cogido como si de un principiante se tratara. Pasado el toro de faena, tardó tanto que buscar la igualada que sonó el segundo aviso, no toreando sino incapaz, cuando por fin rodó el toro de un espadazo desprendido. La gente pido las dos orejas pero el presidente se negó rotundamente a dar la segunda.

 

Con el otro gran toro que le cupo inmediatamente antes, el segundo de El Pilar, al que quitó por limpias y preciosas caleserinas, empezó queriendo salirse hacia los medios por trincheras que, demasiado violentas, hicieron perder comba y equilibrio al animal. Alternó Lugo las dos manos sin poder evitar que el toro doblara las manos, naufragando al natural por lo que gazapeó el toro en una primera y entrecortada serie. Vuelta a derechas e izquierdas entre pausas y paseos varios hasta que, finalmente, llegó un ramillete de originales giraldillas cual pases de costadillo que hicieron romper el entusiasmo colectivo y más al matar de un solo estoconazo fulminante, razón de más para que se desbordara la petición que, insistente, logró que por fin accediera el palco a conceder dobles trofeos.

 

Salvo la más emocionante faena al segundo toro, el primero de los de El Pilar, lo demás careció de mayor interés, salvo el momento  de inquietud que asustó a todos cuando Tomás sufrió la primera cogida.  Y es que con este tercer toro al que toreó demasiado despegado, dejándose ver y sin dominarlo ni someterlo, sufrió un tremendo volteretón por volverse descuidado sobre sí mismo desde las afueras para dar un pase por la espalda tras no acudirle el toro a uno de sus inconclusos naturales. Ensangrentado y zafado de los que acudieron a socorrerle, intentó lo mismo dos veces más, lo medio logró, y arregló el fiasco con varias trincheras y la segunda oreja de regalo tras matar de pinchazo hondo y estocada.          

 

Lo más meritorio que José Tomás hizo ayer fue su faena al segundo toro, un manso que se paraba y se defendía por arriba, no humilló por el lado izquierdo, gazapeó aunque terminó franco y repetidor por el derecho. Tomás se dobló ganado terreno hacia los medios y aunque al natural estuvo valiente aunque desdibujado e irresoluto, con la derecha logró sus mejores y más ligados muletazos y trincherazos finales un tanto violentos para dejar un espadazo muy defectuoso por trasero, caído y atravesado que a nadie importó para que le pidieran y concedieran la primera oreja de su tarde.

 

Podrán decir o inventarse todo lo que quieran sobre esta a todas luces prefabricada apoteosis los partidarios de Tomás y, sobre todo, su mayoritaria prensa adicta que, haga lo que haga para bien o para mal,  nunca repara en adjetivos y en frases más o menos ocurrentes cuando no cursis para alabarle sin recato ni medida. Pero esta corrida va a marcar un punto de no retorno masivo a Barcelona si lo vuelven a anunciar. El torero ha salido profesionalmente tocado del aburrido hartazo y con lo de ayer queda explicado mejor que nunca su cerril negativa a ser televisado en directo. Si lo hubieran visto en México, seguro que algunos – como yo mismo subscribo  hoy – hubieran repetido lo que una tarde le dijeron allá: ”¡Tomás, cada vez que te veo, Ponce me gusta más¡”.       

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

7 Resultados

  1. jose dice:

    “Del Moral, como siempre mal”. Bien es verdad que no hubo ninguna faena redonda, no hubo toros para ello, pero la tarde estuvo llena de toreria, de una actuación magistral de un fenomeno de la tauromaquia, si analizamos una a una las faenas veremos quye hubo variedad, acierto en los planteamientos, y sobre todo verdad. Señor del Moral, ¿Sabe lo que es torear hacia afuera? creo que la pregunta sobra siendo Vd. tan seguidor de Ponce, pues eso es lo que no hace José Tomás. Por eso cada vez que te leo tengo que decir: ¡Del Moral, como siempre mal!

  2. Mariana dice:

    Increible, Jose Antonio. Es tan bajo lo que has caído que eres incapaz de ver lo que antes veías. Fuiste un gran crítico y un gran aficionado y no queda ni sombra de ello. Una pena que seas incapaz de reconocer lo evidente. ¿Y pensarás que alguien te cree cuando escupes el veneno para atacar a José Tomás?. Solo los amargados pueden estar de acuerdo contigo. En Barcelona no hubo faena redonda porque no salió el toro redondo pero José Tomás estuvo a la atura de lo que se esperaba de el e incluso por encima puesto que dado el grado de intensidad de su toreo, hacer lo que el hizo en seis toros no tiene comparación con lo que cualquier otro torero haya hecho antes. Es cierto que no es el primero que se encierra con 6 pero tambien es cierto que ningun torero goza de sus calidades y torear como torea este hombre y con el reto de hacerlo ante seis toros.No tiene comparación posible. Tu problema es que te empeñas en comparar a José Tomás con otros toreros y tienes que meterte en la cabeza que aunque te moleste, Jose Tomas no tiene comparación, es diferente, único y posiblemente irrepetible. Hay toreros extraordinarios como Ponce, Juli, Manzanares… y toreros únicos como Morante y José Tomás, y a ti te cuesta reconocerlo porque te has amargado la vida. Lo mejor que podrías hacer es lo que hacen los toreros que han sido buenos y empiezan a hacer el ridículo en su declive, que es retirarse a tiempo. Tu aún estas a tiempo, aunque ya te has pasado de rosca y lo has manifestado ampliamente, pero por favor, retiraté que quizas, cuando pasen unos años y olvidemos tu última etapa de descrédito profesional, podamos quedarnos con esos años dorados en los que disfrutamos quienes te leímos en El Correo o te escuchábamos en distintas intervenciones de coloquios a los que ibas cuando tu nombre aún tenía prestigio. Marchaté y recupera ese sitio que pierden los toreros y que tu perdiste hace tiempo para entrar en la fase más ridícula de tu carrera. Puede que te apoyen cuatro o cinco “palmeros” que es como tu calificaste al presidente de la plaza de Bilbao cuando tanto te molestaba que le respaldase parte de la afición por su exceso de rigor, pero son cuatro, no te engañes, Jose Antonio, el buen aficionado no te apoya ni comparte lo que vomitas por esa boca que se ha llenado de veneno, el buen aficionado quiere que te vayas y que vuelva el Jose Antonio del Moral de antes, con la moral intacta y no como la tienes ahora, resentida y dañada.

  3. And - FAYC dice:

    No puedo hablar con total propiedad porque no lo ví, pero sí noto aquí un grado parcialista que me parece un grave vicio que está viviendo la actual crítica taurina. Y bueno, tampoco digo que no haya que reconocer los errores, pero no se puede llegar a ciertos límites…
    No se puede negar que los Aficionados aún recuerdan con gran alegría lo que José Tomás hizo en Las Ventas el año pasado, pero este año también ha demostrado el por qué de su renombre, aparte del indulto de Idílico.
    Señores, soy Tomista, sí, y para mí hay varios toreros del escalafón que no le llegán ni a las zapatillas a Tomás, y aunque NUNCA debo dejar de reconocer sus errores, ¿de qué se trata esto? ¿De criticar a un matador porque se volvió mediático y porque la prensa lo alaba “sin recato ni medida”, o de hacer lo mismo viendo cómo es que torea?
    Completamente de acuerdo con que la tauromaquia es un aspectual que involucra muchísimas cosas en este planeta, pero tengamos objetividad en esto y verán el buen futuro que le espera a nuestra fiesta.
    Y para despedirme, si el autor recuerda una frase de comparación entre J T y Ponce de Mexico, ¿por qué no recordar otra…? “Donde yo pongo el cuerpo, Ponce pone la muleta”: José Tomás.

    Saludos taurinos desde Bogotá, Colombia, hasta para el autor del artículo (que es al fin y al cabo la razón por la que escribo esto),

    Att: Mauricio Ortiz.

  4. Maria Martínez dice:

    Totalmente en desacuerdo con los tres comentarios anteriores. Sobre todo con el tono adminitorio del que firma “Mariana” quien acusa de venenoso y acabado a Del Moral. Nada de eso. Somos muchos más de los que dice los que seguimos admirando y leyendo a Del Moral. Siempre fue polémico por sincero y lo sigue siendo por lo mismo. Respeto a los que admiran a José Tomás. Pero yo también estuve en Barcelona y me adhiero a lo que de esa corrida dice Del Moral. A saber quien es la tal “Mariana” en cuyo comentario destila odio y envidia al autor de la crónica aunque lo que dice pretenda el consejo. Mi apoyo a José Antonio del Moral que, encima, tiene la honestidad de publicar comentarios contra su libre opinión.

  5. paolo dice:

    Aqui pasò algun amargado de verdad y quitò todos los comentarios de los que estaban de acuerdo con Del Moral y le agradecian su cronica y la de Domingo (que luego “indignò″ a don zabalito simplenmente por decir su opiniòn….). Asì que aquì de amargados no hay ninguno!
    Ahora aquì quedan tres comentarios de tomasistas (que no sè si estuvieron en barcelona) que, como Josè Tomàs es unico e irrepetible,….siempre lo defenden. O no?
    Pero yo estuve en Barcelona y sì puedo decir que fue un reto, que JT estuvo muy bien dispuesto y variado y en ciertos momentos sublime. Pero tambièn sì que hubo toros, dos, que no aprovechò. Y sì que hubo tambien hubo muchos enganchones, revolcones, pases descruzados, toreando pà fuera (tengo 200 fotos que lo documentan todo….)
    El Tomàs de su primera etapa hubiera triunfado de verdad poniendo a todos de acuerdo!
    Pero ahora JT solo torea diviniamente bien y perfectamente con el toro nobilisimo, dulce, sin defectos ni complicaciones, como los de cuvillo en jerez, granada o barcelona, o como los del ventorrillo en Madrid en 2008.
    Claro que cuando torea asì es una maravilla.
    Y hay que decirlo. Y aquì se ha dicho.
    Pero no entiendo tanto odio y tanto afàn en atacar a los que le critican cuando decimos (y no por odio o ceguera) que no està bien o no tan bien como deberia.
    Es que criticar a Tomàs es como criticar al mismo Diòs?
    Quizàs un dios de piedra…..que se merece estas cronicas duras como piedras!

  6. jose dice:

    Para Paolo, yo también estuve en Barcelona, y ví lo que ví, es cierto que hubo algún enganchón y quizá algún pase descruzado aprovechando la embestida, pero si ponemos la tarde en una balanza el resultado es más que positivo. Está temporada de José Tomás – y le he visto en la México, Valencía, Málaga, Jerez, León y Barcelona- está mucho más asentado ya no le revuelcan tanto los toros, y no es que no se ponga en su sitio, que se pone, pero está en un momento sublime, planteando las faenas con cabeza y resolviendo con calidad. No es fanatismo, yo voy a muchas corridas de toros cada temporada y desgraciadamente para la fiesta no hay nadie que haga sobra a José Tomás. EL ARTÍCULO DE DEL MORAL COMO SIEMPRE MAL.

  7. paolo dice:

    para jose, me alegro vayas a ver tantas corrida!
    Yo vì a Josè Tomàs divinamente bien en Jerez y es una de las veces que mejor he visto torear en mi vida.
    Pero creo que en barcelona el cuarto y el quinto toro tenian mejor partito y sobre todo JT le planteò muy mal la faena (al quinto lo estropeò empezando en tablas cuando tenìa que darle distancia) y dandole pausas eternas (tocaron avisos en los dos toros).
    Pero me alegro reconozca que hubo algun enganchon (y hasta dos desarmes) que es el opuesto del temple; encima los revolcones fueron por su error de colocacion.
    Quizàs yo soy demasiado exigente…pero es lo minimo que hacer con un torero que me exige pagar 6 veces mas una entrada (como tuve que hacer en barcelona y por cierto con una reventa muy ben “orquestrada”) y que exige lo maximo por las empresas.
    Lo siento pero es usted el que lo vee mal!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: