2ª de feria en Mont de Marsan. La tarde más redonda de un pletórico Castella

Plaza de toros de Mont de Marsan (Francia). 18 de julio de 2009. Segunda de feria. Tarde agradable con algo de viento al principio y lleno. Seis toros de Victoriano del Río, bien aunque desigualmente presentados y de vario juego. Muy bravo el primero que resultó noble por el lado derecho. Manso y muy corto de embestidas el segundo que derrotó por alto al final de los viajes. Asimismo flojo y muy mermado el tercero que se metió mucho por el lado derecho por donde desarrolló peligro. Con clase el bonito cuarto. Siempre a más y a mejor el excelente quinto que fue el más completo y mejor del envío. Y reparado de visión el sexto que desparramó hasta el final aunque, citado en la media y la corta distancia, obedeció a los engaños aunque sin romper, resultando muy difícil de matar por mirar a todas partes menos a la muleta. Julio Aparicio (nazareno y azabache): Buena estocada, pitos tras ovación al toro en su arrastre. Estocada baja, palmas con saludos. Sebastián Castella (avellana y oro): Estocada baja de efectos fulminantes, oreja. Pinchazo hondo tendido y media estocada trasera, dos orejas. José María Manzanares (amapola y oro): Estocada trasera desprendida, silencio. Pinchazo, otro en el brazuelo sin soltar, media desprendida y dos descabellos, aviso y gran ovación. Castella salió a hombros. Bien Curro Javier y Juan José Trujillo en la brega y en banderillas.   

 

Sebastián Castella obtuvo ayer un clamoroso triunfo y conquistó para siempre a sus compatriotas de Mont de Marsan. No fue para menos porque, si por encima anduvo de su primer toro en una faena tan valiente como inteligente, realmente pletórico frente al excelente quinto al que cuajó una gran faena con tanta firmeza y temple como hondura. Quizá sea esta la más redonda que le hayamos visto este año al espada francés. Castella también se prodigó ayer con el capote que, sobre todo en los quites que hizo en los dos toros de Aparicio, lanceó con suavidad y elegancia. Un de ellos por sedosas tafalleras, el del cuarto, pese al intento del madrileño en evitarlo, momento de confusión hasta que Aparicio se percató de su error y hasta felicitó a su compañero una vez rematado.

 

Castella se impuso al segundo pese a no cesar de defenderse por arriba en cada embroque por lo que tuvo que prolongar la faena hasta que, por fin, metió al toro con notorio mérito, exprimiéndole por naturales. Pero fue ante el quinto donde el francés se adueñó de la tarde por completo. Aunque este toro salió tan suelto de los primeros capotazos como de sus encuentros con el caballo y presentó serios problemas a los banderilleros – hasta el mismísimo Curro Molina solo pudo clavar un palo en cada par que intentó por lo mucho que esperó el animal – nada más iniciar la faena Sebastián con poderosos doblones por bajo, empezó a romper a mas y a mejor, no solo por el buen fondo que tenía, también por lo muy bien que lo condujo el torero con la muleta. Primero por redondos y finalmente al natural, sin que faltaran dos improvisados y emocionantes cambios por la espalda en los que el toro protestó, añadiendo ardor al trasteo que finalizó con preciosos ayudados por alto y por bajo. Pinchó Castella antes de agarrar media estocada y a pesar de ello, la gente se volcó en su petición de dos orejas que fueron concedidas de inmediato. Si hubiera matado al primer intento y doblado el toro con rapidez, muy posiblemente le habrían dado el rabo.

 

Julio Aparicio se llevó el mejor lote en conjunto, pero no consiguió triunfar como necesita aunque lo buscó a su modo. Con el primero, que fue muy bravo y noble por el pitón derecho, Julio anduvo más firme por redondos de lo que cabía esperar, rematando cada tanda con el de pecho sin cambiarse de mano, lo que evidenció que al natural no se iba a atrever tanto. Y como así fue, muchos espectadores se lo recriminaron hasta pitarle pese a la buena estocada con que finiquitó su labor.

 

Lo mejor que ayer le vimos a Julito fueron sus lances a la verónica en el recibo del quinto, con el que no llegó a centrarse en la faena que sucedió con demasiados altibajos aunque por momentos logró sembrarse con su proverbial estilo agitanado. Lo incierto del toro por el lado izquierdo por donde le achuchó en varias ocasiones, debió influir en el ánimo del torero que, sin embargo, se prestó con clase por el derecho sin que Julio terminara de confiarse como el toro mereció entre el desencanto de la mayoría de los espectadores que se quedaron con la miel en los labios.

 

José María Manzanares tuvo la negra que este año le acompaña casi sin respiro. El alicantino se quejó y con razón de tanta mala suerte, pero la afrontó con resignación y torería. Quizá le sobró al tercer toro un segundo puyazo por lo que perdió la poca fuerza que tenía. Pero por lo mucho que se metió por el lado derecho, hubo que aplacarlo. Muy mirón el toro, además, Manzanares sufrió no pocas coladas al torear por redondos y como el toro no tuvo nada que hacer por naturales, la faena decayó en el interés del respetable.

 

El sexto, hijo del famoso semental herrado con el número 61, del que tantos buenos toros lleva lidiados Victoriano del Río, salió desgraciadamente reparado de la vista e impidiendo torear completamente a gusto a Manzanares. No obstante, el alicantino hizo de tripas corazón y logró una importante faena de precisa técnica y adecuada colocación en la que destacaron varios muletazos empacados y mecidos pero no así los demás que prodigó más pendiente de provocar al toro con la voz y un fuerte toque para que le acudiera obediente a cada cite. En medio del silencio y sin música, Manzanares fue desgranado su labor hasta el momento de entrar a matar, lo que costó no pocos intentos porque el toro desparramaba la vista sin cesar y nunca se fijó en el engaño cada vez que el matador se perfiló desesperado y forzosamente impaciente. El público agradeció a Manzanares su ímprobo esfuerzo y, al menos, fue despedido con una gran ovación.           

                    

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

1 Resultado

  1. angel conejo dice:

    querido y admirado maestro de la critica taurina d. jose antonio del moral: multiples, y, cada vez se van agregando muchos mas, aficionados a la fiesta, van refrendando sus postulados respecto a la vision , analisis,juisio, y valoracion del desarrollo de esta campaña taurina. temporada que no solo se nutre de un esplendido aunque sobrevalorado y magnificado jose tomas, si no, del resto de excepcionales toreros que copan los primeros puestos del escalafon, ninguneados,infravalorados e incluso limados en sus grandes exitos profesionales por parte de un gran sector de nla critica taurina. ¿verdad, ponce?. ¿donde esta el juicio, la sensatez, la ecuanimidad y el juicio equilibrado de algunos profesionales de la critica que intentan ensombrecer los triunfos de algunas figuras respecto al mesianico jose tomas?.aseveraba un tal juan belmonte que el mejor aficionado es aquel que mas toros y toreros le caben en la cabeza. al dia de hoy,el fiel reflejo de este axioma lo representa en el periodismo taurino es . jose antonio del moral. seguiremos…………….. un abrazo,de su admirador angel conejo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: