Análisis de la temporada 2010 (V). Ganaderías destacadas en un año desigual

Aunque en la mayoría de las corridas que hemos visto este año predominaron la sosería y, no digamos, la más que preocupante falta de fuerza, muchísimas descastadas y, aunque parezca increíble, más acusadamente las mal llamadas toristas, brillaron con luz propia los muchos toros excelentes que se lidiaron este año, casi todos pertenecientes a las vacadas de Núñez del Cuvillo, Victoriano del Río, El Pilar, Garcigrande, Fuente Ymbro, Jandilla,  Daniel Ruíz, la de El Tajo y la Reina propiedad de José Miguel Arroyo “Joselito, Puerto de San Lorenzo pese a sus mal final en Madrid  y hasta las injustamente denostadas de Juan Pedro Domecq y la de Parladé que maneja su hijo. Todas con un rendimiento mayor del ochenta por ciento y las tres primeras de casi un cien por cien, por lo que han sido las indiscutibles triunfadoras de la temporada 2010.

Otras ganaderías que también merecen ser mencionados aunque con menos regularidad triunfal, fueron la de Alcurrucén, quizá por su camada excesivamente larga – defecto actual que viene emporando varias de las famosísimas como la durante tantos años más que prestigiosa de Victorino Martín –; y las Valdefresno, Torrealta, Torrestrella, que volvió a su mejor ser como pudimos comprobar en Jaén; Álvaro Martínez Conradi y Ana Romero, ambas custodias del casi perdido encaste Santa Coloma. Todos ellos con grandes toros aislados.

Pero ya que nos hemos referido al término torista que acuña a las ganaderías tenidas por más fuertes, más fieras y más temibles, resulta cuando menos curioso que los amantes de esta clase de encastes vienen soportando sin rechistar los muchos fracasos de sus ganaderías predilectas, mientras que a las que verdaderamente propician el toreo en su mayor esplendor continúan siendo denostadas por un equivocado prurito que poco tiene que ver con la bravura efectiva. Esto es, de bien a muy bien y no de mejor a peor como creen los que suelen confundir el genio con la casta.  Para bravas y encastadas, las primeras citadas. Y para encastados en fiero, algunos toros de los tenidos por comerciales como fueron los de la corrida de Puerto de San Lorenzo lidiada en Bilbao con la que Enrique Ponce volvió a dejar en todo lo alto su pabellón de supremo lidiador. No obstante, sería injusto que nos olvidáramos de la ganaderías de Dolores Aguirre que últimamente lidió toros no solo imponentes, también más que aprovechables para hacerles el toreo; así como de la antigua de Pablo Romero, ahora Partido de Resina, y la del Conde de la Corte, que con algunos toros lidiados este año, dieron síntomas de una feliz recuperación. De las demás toristas, mejor no hablar por los muchos años que llevan en la más absoluta decadencia.

Desgraciadamente, muchos toros de nota fueron desaprovechados en todo o en parte por quienes tuvieron la suerte – mala en estos casos – de que cayeran en sus manos. Y al contrario, la mayoría de las figuras lograron sus más celebradas faenas con reses de las ganaderías señaladas como mejores del año. Por ejemplo, los dos rabos que este año cortó El Juli y uno de los seis que cortó Ponce, los conquistaron con toros de Victoriano del Río en Dax, Pozoblanco y Nimes respectivamente.

Curiosamente y dada la enormidad de festejos que se lidian en los abonos isidriles de Madrid, los toros que se corrieron en Las Ventas, ganaron la partida a los toreros que les correspondieron, la mayoría de segunda, tercera y hasta cuarta división. Allí quedaron retratadas sus incapacidades pues hubo casi 50 reses de triunfo y casi ninguno de los afortunados lo consiguió.

Entrando en los aspectos más negativos del año ganadero – ya quedó dicho lo mucho que abundaron los toros excesivamente débiles y los sosos, incluso entre los que se prestaron al toreo – lo que más disgustó a los aficionados fue el bajón que pegó Victorino Martín aunque echó dos buenos encierros en Santander y en Dax. El desastre que supuso la mayor parte de la camada de Zalduendo. Y el sorprendente bajón de El Ventorrillo, apenas salvado por los dos toros con los que triunfó El Juli en Sevilla. Y es que las reses de estas dos últimas causaron muy malas tardes con máximas figuras en los carteles.

Desde otro plano que tiene que ver con la administración de algunos toreros, sobre todo la de Cayetano y, por ende, de Morante de la Puebla, también disgustaron mucho los problemas que surgieron en los reconocimientos de las corridas que se eligieron para ambos por su ínfimo trapío y sospechosas defensas. La fama mediática del primero y la categoría por artista excepcional del segundo, propiciaron varios escándalos absolutamente intolerables y hasta que en algunas plazas de primera categoría – incluso en la más seria de Bilbao – se admitieran toros que no debieron tolerarse, incluso en corridas sin la participación del en esas tardes ausente Cayetano. El abuso fue tan repetido que en otras corridas posteriores procedieron a sustituir el ganado elegido en principio.

No faltarán quienes digan que la mayoría de las figuras que alternaron este año con Cayetano se vieron beneficiados de rechazo con los mismos cuidados como así fue. Pero la mayoría de las veces que lo hicieron, en el pecado llevaron la penitencia.

Otro de los aconteceres más turbios que venimos padeciendo, del que nadie quiere hablar y que acontece sobre todo en algunas plazas francesas aunque también en no pocas españolas, es que por el temor que se tiene a posibles caídas de las reses de lidia – en Francia no lo soportan sus públicos pero sí en España – les inyectan un producto veterinario para fortalecerles y como abusan, dan al traste con corridas enteras que resultan prácticamente imposibles de torear. Esto fue lo que sucedió este año por dos veces en la plaza de Dax con el escándalo y el subsiguiente disgusto de los ganaderos afectados. A partir de ello, todos los implicados deberían estar alerta para evitar estas manipulaciones tanto o más fraudulentas que el manido “afeitado” de los pitones.

Por lo demás y aún reconociendo que sobre el juego de tanto y tanto toro que se escogen con el tipo idóneo y la seguridad de sus buenas reatas, nunca ni nadie sabe cómo saldrán, los problemas tan generales de la falta de fuerza están pendientes de abordar completamente en serio. Es una pena que la suerte de varas sea innecesaria en demasiadas ocasiones, aunque también se ha de considerar el contrasentido que se comete en no las plazas que obligan a dar los dos puyazos, incluso a toros que carecen totalmente de fuerza y que ya han perdido las manos tras recibir el primero cuando no antes de ser picados.

En la temporada de 2010 se lidiaron muchos cinqueños y hasta de mayor edad por lo que sobró en las camadas del año anterior y hubo que sacarlos. Remedio que apenas compensó de las enormes pérdidas debidas a la disminución de  festejos por la crisis. Sin embargo y como no hay mal que por bien no venga, al final saldremos ganando porque los ganaderos que queden, serán los auténticos. No los arribistas ni los nuevos ricos que solo se hicieron criadores para presumir.

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

1 Resultado

  1. graciano dice:

    Muy de acuerdo, como siempre, en todo tu relato de la pasada temporada. No sabía nada del asunto que comentas de Francia, me parece una barbaridad inyectar a un toro bravo. Estas cosas son difíciles de controlar y en un toro bravo es jugar con pólvora.
    En cuanto a los toros, he podido ver algunos muy bravos de Torrealta en Sevilla y de Salvador Domeq en diferentes plazas sobre todo de segunda. Lo de Alcurrucen, de lo que yo he visto, especialmente en plazas de segunda han salido toros muy encastados. Recuerdo dos en Aranjuez, uno para Eugenio de Mora que “se lo comió″ y se le vino arriba porque el torero no era capaz de bajarle la mano. Un quinto toro para Abellán que estuvo hecho un tío con él, me encantó este torero ese día. Ahí querría yo haber visto al 80% del escalafón.
    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: