México D F. 1ª de La Gran Temporada. Dos orejas para El Payo con un sobrero de regalo

Kilométrica y helada tarde en La México que casi se llenó, hecho poco usual en esta época. Mal ganado de San José. Tarde gris de Ponce. Con el primer sobrero de regalo, Zotoluco corta una oreja. Con el segundo sobrero también de regalo, El Payó cortó dos tras fuerte petición.

Octavio Lagunes.- Monumental Plaza México. Domingo 7 de noviembre de 2010. Casi lleno. Seis toros de San José muy deslucidos. El cuarto devuelto por falta de trapío. La tarde salió a flote con dos toros sobreros de regalode Jorge María y de Santa María de Xalpa. Zotoluco: silencio, pitos y unoreja. Enrique Ponce: Gran ovación y silencio. El Payo silencio, silencio y dos orejas. Salió a hombros.

Don Arturo Jiménez Mangas y Rafael Gómez enviaron un encierro poco propicio para el triunfo de los matadores, salvándose el primero lidiado por el Zotoluco que mereció mejor suerte. De los demás, poco que destacar. Y dos sobreros de regalo: el primero de Jorge María que dejó estar a Zotoluco para cortarle una oreja, y otro de Santa María de Xalpa para que el Payo se llevar dos.

Posiblemente la tarde más gris que ha tenido Ponce en La México. No pudo y tampoco le dejaron el público ni los toros. En su primero parecía que las cosas le iban a rodar muy bien. Por voluntad no cesó de intentarlo hasta conseguir el reconocimiento de la mayoría del público, pero pinchó pendiendo un posible triunfo. Después de ver el regreso del quinto toro por falta de trapío, con el sobrero también puso mucha voluntad sin lograr eco en los tendidos.

El de Azcapozalco, Eulalio López “ El Zotoluco” pechó con lo único potable del encierro de San José y no terminó de convencer a la multitud con el toreo que acostumbra hacer. Tuvo que regalar un sobrero de Jorge María propiedad de Miquel Alemán y del empresario de esta plaza, Rafael Herrerías. Este sobrero de regalo resultó propicio para el lucimiento y Zotoluco cortó una oreja.

El queretano, Octavio García “El Payo”, tuvo una tarde cuesta arriba. Con ninguno de su lote se le pudo ver algo destacado. Cuando parecía que las cosas no le rodaban a su favor y la tarde terminaba, decidió regalar un astado de Santa María de Xalpa que le apretó mucho y le cogió dramáticamente para pasar a la enfermería y tardar varios minutos con la expectativa de que algo muy malo acababa de padecer. Regresó “El Payo sin casaca y con el chaleco desabotonado, aprovechando estas expectativas hasta matar en todo lo alto para finalmente cortar dos orejas.

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: