Lima. 1ª del Señor de los Milagros. Triunfo de Diego Silveti

Novillada bien presentada de la Ahumada que permitió el triunfo del novillero mexicano Diego Silveti. La tarde pudo ser redonda a no ser  por injustificado indulto del quinto novillo entre división de opiniones para un juez inexperto y falto de conocimientos que además solo otorgó una oreja cuando el reglamento ordena que sean dos los apéndices al indultar un animal. Además ordenó al jefe de callejón que frenara al francés Thomas Duffau en su intento de dar la vuelta al ruedo en el cuarto, cuando es el público el único que puede, con su aprobación o protesta, hacer valer dicho premio. Al peruano Barrantes le quedó grande el compromiso por su falta de rodaje pero tiene maneras y valor que son importantes de cara al futuro.

El alcalde del Rímac, que no ha sido reelegido sufriendo una estrepitosa derrota por su pésima gestión, continúa con su deplorable posición dictadora al no convocar a los estamentos taurinos para ser parte del consejo taurino de su distrito, manteniendo el Escapulario del Rímac como un premio distrital que entregan él y sus amigos a sus anchas devaluándolo totalmente. Premio legal que, sin embargo, carece de legitimidad. Continúa pues siendo el Escapulario del Consejo Taurino de Lima el legítimo trofeo de la Feria.

Domingo 7 de Noviembre del 2010. Plaza de Acho en Lima Perú. Tarde solada, fresca y con ligeras ráfagas de viento. Casi ¾ de entrada. Se lidiaron seis novillos de la ganadería colombiana de La Ahumada, bien presentados y de buen juego en términos generales, excepto el lidiado en tercer lugar que presentó complicaciones y  además se partió la pezuña de la mano derecha al inicio de la faena de muleta. Y  un magnífico primer novillo que pudo ser de triunfo grande si lo llegan a someter y meter en muleta. Thomas Duffau (barquillo y oro): Estocada atravesada y tendida que escupe y cuatro descabellos, silencio. Dos pinchazos arriba y estocada ligeramente contraria, ovación. Diego Silveti (verde manzana y oro): Media estocada, silencio. Indulto injustificado, una oreja. Emilio Barrantes (fucsia y oro con cabos negros): Golletazo, silencio. Estocada delantera, silencio. El subalterno Dennis Castillo saludó al parear al sexto de la tarde.

Un magnífico ambiente se vivió en la plaza de Acho una vez concluido un festejo cuando lo visto ha tenido importancia e interés. Ganado bien presentado, con peso, edad, trapío y juego como debe ser en el abono de la Feria más importante de América. Estábamos acostumbrados a resignarnos con novillos de apenas 350 kilos que aunque el reglamento indica que el peso mínimo en novillada debe ser de 320 Kg., esto es cuando la novillada es en otra fecha y no en una novillada de feria que debía siempre estar por encima de los 400 Kg.

A Thomas Duffau le correspondió un novillo importante en primer lugar con el que estuvo bien de capa pero nunca con la muleta. Es cierto que el viento molestó, pero tampoco buscó encontrar un lugar apropiado para poder cuajarlo. Un novillo de triunfo grande que se fue sin que muchos lo vieran ya que la faena transcurrió entre enganchones y descolocación del novillero en cada embroque. Dejó una estocada defectuosa y, en vez de volver a entrar a matar, quiso abreviar con el descabello pero como el novillo fue muy encastado y quedó entero por no haberlo sometido nunca, se le arrancó en repetidas ocasiones en su intento de descabellar. Con el cuarto cambió y  encontró el sitio con inteligencia, dando la distancia y la altura a la muleta que requería el novillo que tuvo poca fuerza pero nobleza y calidad en la embestida. Gracias a la labor del francés, el animal rompió y aguantó larga faena. Muletazos lagos, sentidos y en redondo muy bien logrados por ambos pitones fueron la base de su labor. Dejó grata impresión en cuanto a su concepto del toreo, pero la espada es una lección pendiente que debe aprender con urgencia.

México puede estar feliz de contar con un novillero como Diego Silveti. Variado tanto con el capote como con la muleta, sabe estar y torear con solvencia. No parece que solo lleve un año en esta difícil profesión, sino que está a punto de tomar la alternativa. Su primer novillo fue bueno. pero acusó el puyazo trasero que recibió lo que a pesar que se veía que quería embestir a duras penas podía hacerlo. Colocándose correctamente y despacio logró que el novillo repitiera las embestidas hasta llegar a los tendidos.

Con el quinto fue diferente ya que en un principio engañó a los que pensamos tenía poca fuerza. Pero, luego de apenas ser picarlo, se vino arriba aunque descompuesto, pegando arreones y echando la cara arriba. El novillero le plató cara y sin enmendar ni dudarle y con la muleta baja barriendo la arena fue metiendo en el engaño a este complicado pero noble novillo que terminó sometido y embistiendo largo. Fue tal el cambio del novillo gracias a la buena labor de Silveti que equivocó a un sector del público y a un juez inexperto, que era merecedor del indulto. Mala cosa de cara a las siguientes corridas donde las figuras pueden hacer eso mismo con más de un toro que se lidie. No decimos que no se deba indultar, pero para ello debe merecerlo el toro de principio a fin y con máxima exigencia. Repito que en Diego Silveti, México puede tener un torero importante de ahora en adelante y me alegro, por lo que ese hermoso país ha representado siempre en la tauromaquia.

El peruano Emilio Barrantes entró en el cartel al lesionarse la anunciada “Milagros del Perú” hace apenas dos o tres semanas. El novillero nacional se presentó en una novillada en Acho en el pasado mes de Septiembre y dejó gratísima impresión aunque se notó que aún le faltaba oficio. Es lógico que un muchacho en el Perú donde en provincias torea lo que puede y que, por lo general, es ganado chico y con raza justita, se vea desbordado en una novillada como la de ayer. No es lo mismo un novillo de dos años que torear a un novillo-toro encastado y con raza. Su primero fue el de más peso, el mejor armado y más complicado del encierro. Distraído y con mucho que torear no pudo con él de capa y al inicio de la faena de muleta se rompió la pezuña de la mano derecha que lo imposibilitó para la lidia por lo que, felizmente, tuvo que abreviar.  Digo esto porque el novillo se había puesto gazapón y venía midiendo, complicaciones que hubieran sido muy difícilmente resueltas por el joven matador. Con el sexto, un buen novillo también, lo intentó por todos los medios pero tampoco pudo con él. Barrantes tiene maneras y buen concepto del toreo pero aún debe madurar y coger oficio. Si un buen profesional lo ayudara y le enseñara la técnica, seguramente que tendremos a un torero para el futuro.

 

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

4 Resultados

  1. Pedro Abad-Schuster Pedro Abad-Schuster dice:

    Silveti puso al público de Acho de pie. Fue una novillada de lujo sin duda y un extraordinario triunfo del mexicano Silveti. Quienes no fueron, se lo perdieron. Y quienes no están abonados, cometen un grave error. Esta es la feria con los mejores carteles de la historia de la plaza. Allá ellos. Hablar del juez de plaza, de los estamentos taurinos, del alcalde derrotado del Rímac que dejará su cargo el próximo 2 de enero del 2011, cuando recién empieza la feria, está un poquito fuera de lugar, con todo respeto. El público es el que paga su boleto y al público presente en la Plaza de Acho, y fuera de ella, no se le puede engañar. Mucho tiene que ver en qué sector de la plaza ve una la corrida. La ganadería de La Ahumada envió un encierro de lujo, todos con movilidad, con trapío y hechuras, pero con poca fuerza, que apenas fueron picados, sin que ello fuera una crítica, lo hacen todas las figuras del toreo, Ponce, Juli, Catella, José Tomás dejan crudos a su toros porque prevalece la falta de fuerza y los aficionados quieren ver el toreo. Los novilleros no estuvieron finos con la espada, excepto Silveti. El 5º de la tarde fue indultado, un novillo de acompasado galope desde que salíó al ruedo, con movilidad extraordinaria, nunca dejó de embestir. La tarde fue redonda sin duda, un inicio espectacular de la 64ª edición de Feria del Señor de los Milagros, en la Plaza de Acho de Lima – Perú con 244 años de antiguedad. Dos tercios de entrada. Algunos turistas japoneses en la plaza tomando fotografías de las faenas. El sol quemó fuerte hasta terminado el 5º de la tarde, el viento no molestó en lo absoluto, al menos desde mi ubicación de abonado en la fila 15 de sol y sombra. El magnífico ambiente se vivió en las dos actuaciones de Diego Silveti. Ni antes, ni después. Lima es una Afición entendida, apasionada, con solera. Hoy con la internet, con la revolución digital que nos trae toda la temporada del orbe en las páginas web, en el youtube, en las transmisiones en vivo de las corridas por TV y en radio, no se puede escribir sobre una corrida sólo por escribir. De los toros, toreros y toreo: Thomas Joselito Duffau, en su 1º, tuvo efectivamente una actuación con enganchones y descolocación y el novillo quedó entero,. Fue muy bueno por ambos pitones. En el 4º dejó grata impresión, no le quedaba de otra, jugársela con lances muy variados, con mucho empaque, pero con poca fuerza del animal. Estocadón después de pinchar, para ovación muy sentida. Ya Silveti había dicho mucho con el 2º de la tarde, pero ese novillo de Silveti era carente de fuerza, como casi toda la novillada, apenas picados, muchos sólo señalados, pero con calidad en sus embestidas. El 5º fue extraordinario, encastado, con genio, nunca dejó de embestir. El público pedía el indulto mayoritariamente. Sean espectadores o aficionados. Que opine diferente un sector del público que desde el primer muy buen novillo de la tarde – pero sin fuerza – ya usaba unos pitos para expresarse, es su opinión y su percepción, muy respetable. Al novillo del indulto Silveti lo cuajó sensacionalmente desde el primer lance hasta el último. Ha sido una obra de arte la faena del indulto. Sensacional con el capote. Brindó a los hijos de Manolo Arruza. Estatuarios sin moverse un centímetro, a lo Silverio. En ese momento Nerva comenzó a sonar en las alturas. Cambiados por la espalda, Derechazo y naturales con hondura, de mano baja que hicieron crujir la plaza durante la faena, con el publico poniéndose de pie por el poderío de esa muleta, el olé inundaba todos los rincones de Acho. El Silveti que hemos visto en Acho – Perú el domingo 7 de noviembre 2010, su padre el Rey David, su abuelo y su bisabuelo, se fundieron en uno solo y emocionaron al público privilegiado allí presente, porque este torero tiene corazón, como toda la dinastía junta.

  2. Jorge Hillo dice:

    Una novillada bien presentada como siempre debió haber sido , la mala costumbre de ver novilletes nos sorprendió (a algunos, yo ya había visto los novillos) ayer al ver un encierro (novillos) serios , la mayoría manejables , salvo el tercero y que dieron diferente juego dependiendo de la fuerza de cada uno, cómodos de cabeza encastados, nobles y con transmisión en general.
    A mi criterio mal el juez al indultar el novillo , hay que ser exigente para conseguir este beneficio maravilloso para los toros , es un tema de percepciones y no importa donde te sientes en la plaza para saber como aficionado que el indulto se mide del principio al final de la lidia del toro es mi punto de vista.
    De los alternantes , me llamó la atención ver como se le iba el buen primer novillo al francés Duffau , no se pudo acoplar a la embestida de un novillo con transmisión , que iba largo , con nobleza y que acometía a la muleta , dicen por ahi que el viento lo molestó , entonces porque no buscó un lugar en el ruedo donde molestara menos , quizá en el tendido 8 y ahi planteaba la faena , además no llegó a templar al novillo , un toreo muy vertical y con poca profundidad , en su segundo mejoró mucho y se acomodó mejor , logró pases importantes y de mucho arte y hondura. Muy mal con la espada , tendrá que trabajar en eso.
    David Silveti estuvo muy serio en el compromiso que tenía , le dió valor a sus novillos , a la afición y a la historia de la plaza en la que se presentaba , consiguió poner de pie al público en el segundo novillo , me llamó la atención el poder de su muleta y el mando sobre el animal , lo llevó por donde quiso , luego de aguantarle momentos inciertos al inicio de faena , muy variado y con una gran proyección , le deseamos lo mejor en su carrera y deja un gran cartel en la afición de Lima.
    A Emilio Barrantes se le notó poco placeado y falto de recusos básicos de técnica , lo más importante para mi es su actitud , valor y ganas de ser torero , pudo sobreponerse a un primer enemigo muy complicado que tuvo que despachar antes y en el último se exedió en la faena , alargándola innecesariamente , con la espada fatal , hace tiempo no veía un golletazo tan grosero.
    Queda un buen ambiente en la afición , que seguro acudirá en mucho más cantidad conforme se acerquen las corridas fuertes, esperamos tener una feria llena de triunfos , que ojalá sean reales y no inventados por un juez que ayer estuvo desacertado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: