Observatorio taurino. Se mueven las primeras fichas de la Feria de Abril en Sevilla

 

Por las rutas del toro

Los veedores de la empresa Pagés emplean el otoño en repasar el elenco ganadero que conocerán los abonados del coso sevillano cuando reciban la felicitación navideña de la empresa Pagés. Los resultados del pasado año -en lo negativo y lo positivo- marcan la primera guía para poder aventurar qué hierros estarán presentes o ausentes en la próxima Feria de Abril aunque la experiencia indica que ciertas ganaderías estarán sí o sí. Ya ha trascendido que la empresa ha decidido prescindir de Palha, que el pasado año protagonizó un petardo cósmico. Ese hueco, presuntamente torista, será cubierto con la vuelta de los atanasios de Dolores Aguirre que ya ha confirmado que tiene toros para Sevilla al igual que Garcigrande, que también retornaría. A esta baraja de ausentes se podría unir la de Zalduendo, un hierro en horas bajas que protagonizó uno de los escándalos ganaderos más sonoros de los últimos años. Lástima que entre los planes de la empresa Pagés no entren los hierros de Joselito -que cría el tipo de toro que menos le gustó en su época de matador- o Victoriano del Río, otra de las mejores vacadas del momento que, con su incomparecencia, reafirma también la de José Tomás.

El caso Cuvillo

Ya le comentábamos algo la semana pasada: Los Núñez del Cuvillo quieren volver a figurar en los carteles de Sevilla y se han apresurado a desvincular su presunta comparecencia en el coso del Baratillo de la improbable vuelta de José Tomás. En unas sabrosas declaraciones que podrán conocer detalladamente esta noche en el programa Con Torería de Giralda TV, el empresario Ramón Valencia deja las cosas claras después de quedarse el pasado año con un palmo de narices: “Si quieren venir, que llamen”. Como ya saben, Álvaro Núñez Benjumea condicionó la lidia de sus toros a la presencia del divino de Galapagar después de salvar una negociación por la que nadie daba un duro. Difícil se antoja el empeño, tan lejano como esa ansiada vuelta de Tomás, más compleja que la fusión del átomo. “Si se repiten las mismas circunstancias del pasado año no toreará”. Pues eso.

La liturgia manda

Desde que el ciclo taurino dio su último estirón, las semanas santas más tardías obligan a un reajuste de la programación taurina que, sin solución de continuidad hila Pascua, preferia y farolillos en dos intensas semanas de toros. El ciclo comienza el Domingo de Resurrección y se cierra con los miuras del domingo de farolillos en una sucesión ininterrumpida de 16 festejos. Hablando en plata: la próxima feria de Abril pierde el fin de semana de la preferia y cuenta con dos corridas menos -se mantendrá el primer espectáculo de rejones- para desplazar la novillada que usualmente abre el ciclo continuado a los domingos de la Pascua Florida. La empresa también baraja ampliar la feria de San Miguel con una de las corridas perdidas en abril.

Quinielas pascuales.

Fue el cartel gafado de la pasada feria de San Miguel; una combinación de toreros que resumía la excelencia de una notable Feria de Abril que dibujó el mapa de una temporada que ya es historia. El caso es que los nombres de El Juli, Manzanares y Morante de la Puebla se vuelven a barajar de cara a componer el lujoso cartel del Domingo de Resurrección, que el año que viene es el 24 de abril. Sólo queda pedir que la ganadería escogida y los toros reseñados para la ocasión estén a la altura de las circunstancias. Amén.

Cuvillo, en el aire.

Aunque aún es pronto -la empresa Pagés cierra el definitivo elenco ganadero poco antes de Navidad- ya se está hablando en demasiados cenáculos de la posible presencia o incomparecencia de la mejor ganadería del momento -la de Núñez del Cuvillo- en la próxima Feria de Abril. Curándose en salud, Álvaro Núñez Benjumea, director de la prestigiosa vacada, se ha apresurado a recalcar que en esta ocasión la presencia de  sus codiciados toros no estaría sujeta al ajuste de José Tomás. Tal y como recordarán la mayor parte de los aficionados, el pasado año se retiraron de la escena cuando se supo que el genio no se liaría el capote en Sevilla. Blanco y en botella: la vuelta del divino de Galapagar a la plaza de la Maestranza tendrá que volver a esperar. Pero volviendo a la dehesas de El Grullo, sería más que deseable que los astros se alinearan convenientemente para que los pupilos de Núñez del Cuvillo volvieran a pisar el dorado albero del Baratillo. No queda otra.

La teta pública

Es la que tenía que haber amamantado la Bienal de Arte Contemporáneo, un evento destinado a ciertas élites intelectuales, que basaba su viabilidad en las subvenciones de mamá Junta. Si ese acontecimiento bendecido por la cultura más oficialista se ha quedado sin la pastora pública, el futuro de la Feria Mundial del Toro queda pendiente de un hilo cada vez más estrecho sin que haya existido aún un pronunciamiento oficial desde la dirección de Fibes. Sólo ese dinero público salvó las últimas ediciones de la muestra mientras los organizadores cifraban su futuro en el concurso del patrocinio privado. Con la que está cayendo en lo económico; con el debate social establecido a raíz de la abolición catalana, esa mano blanca se antoja a estas alturas una quimera imposible. Febrero está a la vuelta de la esquina y en la web de Fibes hace tiempo que desaparecieron las fechas previstas de la feria.

Papeleta califal

La casa Chopera, con el polivalente Tato de gerente, ha desembarcado en Córdoba con el difícil reto de reflotar una plaza que no levanta cabeza desde los mejores días de vino y rosas de Finito de Córdoba, verdadero catalizador del auge taurino del Coso de Los Califas y despilfarrador de uno de los talentos toreros más virtuosos del último medio siglo. Ese tiempo parece ya lejano. La pujanza de Finito coincidió con la gestión de la empresa malagueña de Manuel Martín Gálvez, al que la historia reciente coloca como el mejor empresario que ha tenido Córdoba. Los que vinieron detrás se dedicaron a subir los precios de forma abusiva, haciendo una política de tierra quemada que ha desembocado en la situación actual. La plaza, de primera sólo tiene el nombre, está hundida y a la nueva empresa le toca ajustar la oferta, despertar la demanda y adecuar unos precios que rozaban el despropósito. Por otra parte, no sería de extrañar que los Martínez Labiano se quedaran también con Granada, que busca novio.

 

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: