Festival en Quito (Ecuador). Ponce dicta cátedra en la noche quiteña

 

La maestría de Enrique Ponce se hace presente nuevamente en Quito. Solo estas palabras podrían resumir lo que la afición quiteña vivió la noche del jueves en la Plaza de Toros Belmonte. Maestría y cátedra más allá del tópico al que el detractor apasionado del diestro de Chiva quiere reducir veinte años de brillante carrera. Veinte años que se traducen en una poderosa facilidad ante el toro y sus complicaciones, y en un toreo majestuoso y señorial. Javier Conde, que sustituyó al lesionado Espartaco, se sumó con su personal toreo a una noche de magia y duende con un cúmulo de detalles de torería y momentos de enorme estética, especialmente en el toreo al natural.

 Plaza de Toros Belmonte. VI Festival “Virgen Esperanza de Triana”. Jueves 25 de noviembre de 2010. Tres novillos de Huagrahuasi y uno de Triana (tercero), de juego variado y correcta presentación. Pesos 365, 420, 385 y 385 kilos. Enrique Ponce, con traje campero tradicional: Oreja y dos Orejas. Javier Conde,  con traje de calle blanco: Oreja y oreja. Lleno en noche de clima agradable. Destacaron en banderillas “El Bille” y Gabriel Casa. “El Tortuga” fue atendido de una cornada en la zona axilar sufrida al salir de un par de banderillas al primero de la noche. 

Que la Plaza Belmonte es “la del arte” es más que un slogan. No olvidemos que fue inaugurada por Rafael “El Gallo” y que en la última época, bajo la administración de José Luis Cobo, ha visto realizarse faenas inolvidables a cargo de los José María Manzanares (padre e hijo), Morante de la Puebla, Espartaco, Armillita, Ponce y Conde. Fueron precisamente estos dos últimos los encargados de llevar a la afición quiteña a vivir una noche de duende y torería. Cada uno por su “palo” y con el cante de Los del Río como fondo.

Enrique Ponce, Maestro del Toreo, llegó una vez más a Quito y triunfó. Pero por encima de los trofeos y de la puerta grande, lo que queda después de verle es la sensación de un toreo cada día más asolerado, incombustible y supremamente elegante. Con el primero de la noche, el de Chiva se gustó a la verónica. El novillo se empleo con bravura y fijeza en el caballo, mas salió descompuesto tras un puyazo demasiado largo. Se puso complicado en banderillas, llegando a coger de mala manera al “Tortuga”. No se dio coba Ponce y empezó a meter al novillo en su muleta con una serie templada y larga de doblones. Siguió por el pitón derecho con un par de series donde destacaron su verticalidad, elegancia, temple y ligazón. Muletazos largos, de enorme mérito ante la clara intención de rajarse del animal. Ponce se impuso y, tras estocada entera, obtuvo la primera oreja de la noche.

Con el tercero vino la cátedra. Compárelo el lector con un discurso teórico-práctico de lo que es el toreo, su técnica y su arte. Faena grande ante un novillo complicado y peligroso. Más de cincuenta muletazos a un animal que en otras manos no hubiera durado más que un par de tandas como para probar que no había material para mucho. Ponce fue convenciendo a su complicado oponente, lo fue metiendo de a poco en su muleta, cruzado y con un manejo perfecto del tiempo y distancia de cada muletazo. Labor de esfuerzo escondido por la elegancia del toreo. De técnica precisa, especialmente en los ligeros toques entre cada muletazo. Labor compacta y didáctica del maestro. De no ser por un pinchazo en todo lo alto tras la estocada entera, las dos orejas hubieran sido un premio mayor. Pero eso poco importa, pues en Quito Enrique Ponce dio cátedra suprema de toreo.

A Javier Conde la plaza Belmonte le sienta bien. El malagueño se siente a gusto y eso se nota, pues en varias ocasiones ha sido parte del festival y su personal tauromaquia es un sello distintivo del mismo. Si bien sus dos faenas no terminaron de romper, por las condiciones de sus oponentes, Conde dejó detalles carísimos para el recuerdo. Detalles en el toreo fundamental y no en lo accesorio. Como un par de tandas por el pitón izquierdo del primero. Naturales suaves, largos y templados, de cintura rota. O como los muletazos al último de la noche, estos si salpicados de su personal concepto del toreo. Poco le importó al malagueño que el novillo fuera un manso de libro. Conde toreo para si mismo, abandonado por momentos y con ese “desmayo” que es una de las características de su tauromaquia. Oreja a ley y puerta grande para sellar el mano a mano que marca el inicio de la temporada taurina quiteña. La afición, como siempre, “salió toreando” por la calle Antepara.

 

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

1 Resultado

  1. Pedro Abad-Schuster Pedro Abad-Schuster dice:

    Morante y Ponce EN DIRECTO- HOY, Canal Sur TV Andalucía, LINK http://www.canalsur.es/portal_rtva/web/pagina/seccion/549/portada Martes 30 de diciembre 2010 EN VIVO a las 12 del mediodía hora de Lima, la 2da corrida de la feria de Quito en Ecuador (50 años de la Plaza), con Enrique Ponce, Morante de la Puebla y el local Curro Rodriguez que tomará la alternativa, con toros de Huagraguasi.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: