Observatorio taurino. Del cartel, el Sicab y la crisis

Comienza la guasa

En fechas inusualmente tempranas, la Real Maestranza de Caballería ha desvelado la obra que servirá para anunciar y timbrar el billetaje de los festejos de la próxima temporada. Un año más, no podía ser menos, el cartel se presta al juicio más o menos simplista de la calle y no pocas tribunas que se frotan las manos cuando Alfonso Guajardo-Fajardo convoca a la prensa. El primer ojetivo se ha conseguido: se está hablando en todo tipo de foros del cartel de José María Sicilia, que ha sabido seguir a esa vocación de “grito en la pared” que debe acompañar una obra de estas características que, gustos aparte, dará bien en la calle. El real cuerpo también ha logrado uno los fines que se propuso en 1994 al sumar otra firma de prestigio a una pinacoteca de arte contemporáneo que la historia colocará en el lugar que merece. Además, los columnistas tienen excusa para escribirse unas líneas y los chistosos y los grasiosos andan urdiendo los inevitables chascarrillos para la ocasión. Así que todos contentos.

Y Juan Pedro, en Sevilla

Lo más curioso del caso es que el toro retratado por el ordenador de José María Sicilia -que se ha limitado a pegar la testuz de un astado sobre un inmenso fondo blanco- pertenece al hierro de Juan Pedro Domecq; en concreto, se trata de un ejemplar, de nombre Copito, lidiado por José María Manzanares en una tarde lluviosa que lo convirtió en triunfador de 2008, aquella feria pasada por agua y pregonada en lo pictórico por el denostado cartel de Miquel Barceló. No fue aquel el mejor año de la vacada de Lo Álvaro y los desencuentros posteriores alejaron a la ganadería la de la plaza de la Maestranza en 2010. Pero los juampedros podrían seguir ausentes una temporada más a excepción de la testuz rizada del cuadro del prestigioso creador madrileño que, previsiblemente, lidiará el único juampedro de 2011 en la plaza de la Maestranza, en dos dimensiones. Y hablando de Manzanares, la recuperación de la lesión sufrida el día de Consolación en Utrera sigue sin completarse. La proyectada reaparición americana tendrá que esperar. El equipo del alicantino no se ha fijado una nueva fecha: la cosa se complica.

El hermano pobre

Visto lo visto, oído lo oído, mucho tienen que cambiar las cosas para que se reparta la pólvora del rey. El inquietante silencio de las últimas semanas no es presagio de buenos augurios aunque pronto tendremos noticias en un sentido o en otro: no queda otra, la fecha prevista para la inauguración de la XII Feria Mundial del Toro es el 17 de febrero y el calendario apremia para dar una respuesta definitiva. El caso es que la conclusión del Sicab, que ha alcanzado dos décadas pleno de salud y convertido en el tercer evento festivo de la ciudad invita a la reflexión, también a las inevitables comparaciones. Ya hablaremos de todo ello largo y tendido.

Más de la crisis

El reciente concurso de la plaza de Granada, que ha sido adjudicada a Jesús Cañas, se ha verificado sin el concurso de las grandes casas empresariales. En la plaza de Alicante, un coso que arrastra un desorbitado pliego de condiciones, sólo ha concurrido la empresa Serolo que, entre otras plazas, gestiona El Puerto y Albacete. Y José Antonio Chopera no las tiene todas consigo en el ruedo madrileño de Vistalegre. Se habló de dar algún festejo invernal para tratar de mantener la feria ideada el pasado año. El problema es que, con o sin cubierta, llueve más dentro que fuera del impersonal recinto.

 

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: