6ª y última de feria en Lima (Perú). Apoteosis boicoteada por la presidencia

Nunca habíamos visto que un presidente se cargara una corrida que podría haber sido apoteósica. Cumbre para El Juli y triunfal para Enrique Ponce. Las dos orejas que se pidieron clamorosamente para el madrileño tras un soberbio faenón quedaron en una; luego perdió otra por pinchar. La incomprensible devolución del precioso y excelente cuarto toro de Roberto Puga dejó boquiabierto al valenciano que hubo de enfrentarse a un feísimo morucho corraleado de Esteban de Ovejas con el que anduvo tan por encima o más que del primero al que cortó un trofeo que nos supo a poco. Sebastián Castella cortó la oreja del segundo por una buena estocada y quedó sin premio por pinchar tras una faena mejor que la anterior. Cayetano dio pésima impresión con dos toros que, en sus manos, parecieron peores de lo que fueron.

Lima (Perú). Plaza de Acho. Domingo 5 de diciembre de 2010. Quinta y última de feria. Tarde-noche nublada con rachas de viento y casi lleno. Siete toros de Roberto Puga bien aunque desigualmente presentados y de vario juego con predominio de los nobles en distintos grados de bravura y de fuerza. El primero fue noble por el pitón izquierdo y terminó siéndolo también por el derecho gracias a quien lo toreó. El segundo, aunque algo rajado, mantuvo excepcional clase. Fue premiado con la vuelta al ruedo pero las mulillas lo arrastraron precipitadamente.  Encastado y por ello díscolo el tercero. Manejable aunque a la postre inédito el cuarto. Noble aunque tardo y a menos el séptimo. E inédito el octavo que igualmente pareció peor de lo que fue por culpa de quien lo mató. Todos cumplieron con los caballos y hasta los peores tuvieron muy buen fondo. Una buena corrida en su conjunto. La mejor con mucho de esta feria. Por inexplicable devolución del que pareció podría ser magnífico quinto, se lidió un sobrero corraleado, manso y violentísimo en los primeros tercios de Esteban de Ovejas que, a la postre, resultó grato por el pitón derecho. Enrique Ponce (amapola y oro): Estocada trasera de tardíos efectos, aviso y oreja: pinchazo hondo, estocada caída y descabello, aviso y ovación. El Juli (tabaco y oro): Estocada trasera tendida desprendida, oreja tras fuerte petición de otra y dos vueltas al ruedo con posterior bronca al palco; dos pinchazos y descabello, gran ovación. Sebastián Castella, buena estocada, oreja; estocada corta trasera caída y dos descabellos, aviso y ovación. Cayetano Rivera Ordóñez (perla y oro): Pinchazo y estocada caída, silencio tras algunos pitos. Estocada caída, silencio.

Insólito espectáculo que, de haber podido resultar triunfal y hasta apoteósico, terminó siendo decepcionante y no por culpa del juego del ganado ni de los dos toreros que encabezaban el lujoso cartel, nada menos que Enrique Ponce y El Juli, sino por las incomprensibles y estúpidas decisiones de un presidente que, o actuó llevado de sendos raptos de locura, o por preconcebido atentado contra el ganadero y los dos grandes toreros perjudicados.

¿Se pretendió reventar el festejo más atractivo de esta feria? Pareció verosímil cuando nos enteramos que el malhadado presidente fue elegido por el alcalde del barrio del Rimac entre los que componen la peña más revoltosa de Acho. Imaginen los lectores qué ocurriría en la plaza de Las Ventas de Madrid si los presidentes fueran elegidos entre los más cerriles del tendido 7. La Justicia Peruana debería investigar este vergonzoso suceso porque también olió a corruptela. Alguien nos dijo que los ganaderos colombianos, socios de la empresa limeña, hicieron todo lo posible para que Ponce matara uno de sus toros a costa de castigar al gran ganadero peruano, Roberto Puga.

Aislándonos de tan intolerable situación, lo ocurrido en el magno ruedo de Acho tuvo la grandeza torera de los grandes acontecimientos por cuanto correspondió a lo hecho por Enrique Ponce y más especialmente por El Juli con el magnífico segundo toro de Roberto Puga, ambos ganadores del Escapulario de Oro y de Plata, respectivamente.

Ambas figuras salieron a por todas como hambrientos necesitados de contratos. Ponce, fiel a su indeclinable, inteligente y elegante magisterio, sobradamente mostrado con dos toros que, en otras manos, no hubieran sido tan bien aprovechados. Extraordinario Ponce como lidiador y artista capaz de extraer las cualidades más recónditas de sus enemigos hasta exprimirlas totalmente. E inconmensurable El Juli que cuajó la mejor faena de este año en Lima.

Como en la pasada temporada española, El Juli desplegó toda su destreza e infinita capacidad, tanto con el estupendo segundo toro como con el venido a menos sexto. La afición de Acho redescubrió así al último Juli ya sazonado y pletórico, además de sumo prestidigitador muletero, capaz de torear e improvisar suertes naturales y cambiadas sin solución de continuidad en impresionante alarde propio de un elegido de los dioses de la Tauromaquia.   

Ponce administró perfectamente la lidia y la faena de muleta que, de menos a muy más, instrumentó al primer toro al que primero desengañó por su peor lado, el derecho, para seguir por naturales – el mejor pitón – y acto seguido regresar a los redondos que, gracias a su pericia sin igual, el burel tomó subyugado tras su trasfiguración. Lo trasera de la estocada con que mató dilató excesivamente el tiempo y ello enfrió un tanto los ánimos del público.

La actitud paciente y, desde luego ejemplar de Ponce tras ser devuelto su segundo toro, sobresalió ante el torpe desaguisado de la presidencia y, lejos de abreviar con el pésimo sobrero que le soltaron, se aplicó al máximo hasta lograr muletazos diestros de inverosímil tersura y lentitud. Una pena que el público los recibiera con inconveniente frialdad, quizá ya hartos de lo sucedido anteriormente aunque, si Ponce hubiera matado al primer envite, hubiera caído otra oreja e izado a hombros junto a El Juli para salir por la Puerta Grande.

El gran nivel logrado por la dos máximas figuras, bajó un tanto con las intervenciones de Sebastián Castella y de Cayetano. Otro mundo. Castella dio una de arena premiada con oreja frente al tercer toro con el que no se halló a gusto ni se acopló, y una de relativa cal con el séptimo aunque solo se acercó a su mejor versión torera, para colmo emborronada con la espada.

Al mimado Cayetano le salió al revés la sustitución de Manzanares. Desdibujado y sin saber qué ni cómo hacer con dos toros que en sus manos parecieron bastante peores de los que fueron. Se equivocó al venir otra vez a Lima porque las facilonas orejas que cortó en su primera tarde, las devolvió en esta última del Señor de los Milagros.

________________________________________________ 

LA CRÓNICA DE FERNANDO SALGADO BAMBARÉN

Magisterio de Ponce, grandioso El Juli y gran actuación de Castella

Una de esas tardes en las que el aficionado duda si lo que vio fue lo cierto o alguien se la arruinó. Ruina que propició un indocumentado que estuvo en el palco con unos a asesores peores que él que llevaron al traste una tarde que iba para el triunfo grande de los actuantes por creerse protagonista o ser el que más sabe de toda la Plaza. Una vergüenza descomunal que vivimos desde hace cuatro años gracias al saliente alcalde del Rímac.

El Maestro Ponce estuvo sensacional en los dos toros que le tocaron en suerte y en mala suerte porque le quinto lo cambió el juez sin que nadie supiera por qué. Julián López “El Juli” demostró todo lo que es capaz de hacer después de su gran temporada europea y Castella fue fiel a su toreo en ambos toros que lidió manteniendo su sitio. Cayetano lamentablemente naufragó ante dos ejemplares de muchas posibilidades que nunca lidió ni toreó.

El Consejo Taurino de Lima, reconocida agrupación de Estamentos Taurinos y aficionados de categoría que históricamente, le guste o no a unos cuantitos encabezados por el inefable ex alcalde Leytón, siempre entregaron los premios de la ciudad, por amplia mayoría eligió como triunfadores de los escapularios de Oro y Plata a Julián López “El Juli” y al toro “Vanidoso” N° 72 de 461 Kg. de la ganadería de Montegrande respectivamente.

Domingo 5 de Diciembre del 2010. Plaza de toro de Acho en Lima Perú. Casi lleno en tarde apacible con calor y ligero brillo solar. Se lidiaron siete toros de las ganaderías de Roberto Puga y Montegrande (2°) y uno de San Esteban de ovejas (5° bis) por un cambio antirreglamentario del inefable y ruinoso juez de Plaza. 1° con poca fuerza se vence por el derecho y noble por el izquierdo. 2° bajo y esmirriado noble pero con tendencia a salirse suelto. 3° poca transmisión y va con a cara alta. 4° tiene son y mete bien la cara, lo lidian pésimamente y casi no lo torean. 5° lo cambian sin motivo y sale uno colombiano (5° bis) de San Esteban de Ovejas que mansea, se sale suelto y se la piensa arroya y huye. 6° noble pero tardo por el derecho va bien por el izquierdo. 7° noble y repite aunque tardea por momentos. 8° noble, se fue sin que lo torearan. Enrique Ponce (amapola y oro): estoconazo, oreja. Pinchazo arriba y estocada, aplausos. Julián López “El Juli” (tabaco y oro): estocada ligeramente desprendida oreja con fuerte petición de la segunda y dos vueltas al ruedo y bronca al juez. Pinchazo y pinchazo hondo y descabello, ovación. Sebastián Castella (nazareno y oro): estocada, oreja. Media estocada desprendida y trasera y dos descabellos, silencio. Cayetano Rivera Ordóñez (perla y oro): Pinchazo, estocada, silencio. Pinchazo, estocada, silencio. Bien en la brega Dennis Castillo, Alejandro Escobar y Ricardo Ramos. Con los palos, Dennis Castillo y Santiago Arrieta. A Caballo, Cesar Caro y Santiago Reyes.

Lo de ayer no tuvo nombre. La primera Plaza de América en manos de unos indocumentados que tiraron al traste lo que pudo ser una triunfal corrida de toros por lo demostrado por las figuras delante de los toros que les tocaron en suerte. Se movió todo, al perecer, por consignas inauditas de unos pocos matraqueros que no saben de qué va esto. Bastaba que sonaran un momento para que el palco les tomara atención y decidiera erróneamente. El juez Carlos Caballero se convirtió en un pelele cualquiera junto con sus asesores recién nombrados que nadie sabe quienes son. Negaron la segunda oreja por una actuación soberbia de El Juli al segundo de la tarde y de ahí en adelante enrarecieron todo el ambiente. Ordenaron la vuelta al ruedo a ese toro y los de arrastre ni caso le hicieron y, para colmo, cambiaron al quinto de la tarde sin motivo aparente ¿Quién pagó ese toro? Vaya usted a saber. Por eso existen dos Escapularios uno legal y otro, el de categoría, el legítimo que otorga y entrega el Consejo Taurino de Lima, así no les guste a los inefables.

Ponce estuvo cumbre con el primero de tarde. Toro que por el derecho se recostaba y echaba la cara arriba y que por el izquierdo a pesar de tener nobleza tenía un poco de sosería. El Maestro le encontró rápidamente la formula primero para que desarrollara mejor por ese noble pitón y luego, una vez desengañado, volver al pitón derecho para hacerlo romper y ligarle series completas de muletazos rematándolos detrás de la cadera. Paciencia y cabeza, temple y mando, buena colocación y muleta bien puesta, dándole los toques exactos para jalar de él y ligar los muletazos. Gran actuación del maestro de Chiva. Al Quinto se lo cambiaron sin que nadie sepa porque. Salió en su reemplazo un manso de San Estaban de Ovejas que seguro alguno dirá que era “bravo” porque empujo en varas antes de salir suelto despavorido. Lo obligó y mandó para que pasara al menos por el derecho porque por el izquierdo sabía latín. Arriesgó Ponce y logró muletazos muy buenos por el único pitón potable del toro.

¡Qué gran temporada está haciendo Julián López “El Juli” continuando su feliz año europeo¡. Estuvo soberbio con el segundo de la tarde que creo, sin temor a equivocarme, es su mejor faena en Lima. Desde que se abrió de capote estuvo variado y mandón con un toro cuyo defecto fue salirse suelto. Lo sujetó el maestro madrileño y le ligó una faena en un palmo de terreno con pases de todas las marcas aprovechando la nobleza del animal. Gozó el Juli y gozamos los diez mil que estábamos en la Plaza. Culminó la faena dando redondos con ambas rodillas en tierra que fueron el delirio de los tendidos. La petición de los apéndices era grande, con mucha fuerza pero el juez se lo negó. Ordenó la vuelta al ruedo al toro y los de arrastre no le hicieron caso. Bronca gorda la juez por hacer caso omiso a la petición mayoritaria de la segunda oreja y quien sabe hasta el rabo. De ahí en adelante nada fue igual que al principio. Con el sexto estuvo mejor ya que el animal tenía que hacérsele las cosas de tal manera que llegaran al público por su condición de quedarse corto por el derecho y. aunque iba bien por el izquierdo, tendía a reservase y tardear. Se inventó la faena de gran forma y logro él que la afición valorara una labor muy bien hilvanada. De categoría su paso por Acho este año del maestro madrileño.

El ambiente enrarecido que había provocado el inefable juez con su necia decisión molestó el inicio de la lidia del tercero de la tarde entre los gritos de “otro juez”. En ese ambiente Sebastián Castella se topó en primer lugar con un toro que le costaba mucho humillar y con poca transmisión por lo que, a pesar de su nobleza, no llegaba a romper y calar a los tendidos. Su acostumbrado arrimón al final de la faena logró que los aficionados conectaran con la faena. Con su segundo estuvo francamente bien aprovechando la nobleza del toro. Empezó la faena con pases cambiados en el medio del ruedo para luego, siempre bien colocado, ir jalando de él ligando muletazos largos bien rematados detrás de la cadera. Tanto por la derecha como por la izquierda en redondo pasándose muy cerca del cuerpo una y otra vez los pitones del toro.

El más novel del cartel era Cayetano y si bien hace dos semanas había cortado dos orejas por una faena a un toro manso del cual aprovechó la querencia hacía tablas para darle muletazos vistosos y con empaque aunque sin apreturas y sin meterlo en la muleta – faena meritoria dijimos aquella vez – que fueron suficientes para triunfar, ayer debió haber toreado y resuelto la papeleta delante de toros con posibilidades de triunfo que nunca vio ni entendió. Tiene Cayetano que replantarse las cosas si quiere seguir viéndose anunciado en carteles importantes como el de Lima con las figuras del toreo. Sus dos toros fueron lidiados muy mal y él no pudo con ellos en ningún momento a pesar que ambos, sin ser un dechado de virtudes, tenían muchas posibilidades de triunfo.

 

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

7 Resultados

  1. Carlos Avalos Martinot dice:

    Realmente increible lo de ayer, pintaba para acontecimiento historico, pero se puso cuesta arriba por el presidente de la corrida(ojala que nunca mas vuelva).

    La corrida en lineas generales algo desigual de presentacion pero con buen fondo de nobleza y un muy noble segundo toro(que paradojicamente era el más pequeño de la corrida) que solo veia muleta, de lejos el mejor toro de la Feria.

    Ponce en Maestro en el 1ero, lastima que la estocada no fue de lo mejor.Lo del 5to, no tiene nombre, hasta ahora no se porque se cambio al toro.Igual con el de San Esteban de Ovejas le sacó iuna faena que sólo Ponce había visto, está a otro nivel por encima de cualquier competidor, más allá del bien y el mal.

    El Juli corroboró su excelente y mejor año de su carrera en lo que va de matador de toros, impresionante, de lejos la mejor faena que ha realizado en Acho, si mataba como nos tiene acostumbrados le hubieran podido otorgar hasta el rabo, lamentablement fue defectuosa la espada, habria que ver el video para determinar con exactitud la estocada pero nunca me olvidare del brillante trasteo.
    Creo que el nivel de la anterior faena fue DEMASIADO ALTO, todo lo que se vio despues, ya supo a poco después de ese FAENON de muleta tecnicamente perfecto.

    Sebastian Castella, más de lo mismo dentro de su estilo, le arranco una
    oreja al tercero por una muy buena estocada de efectos fulminantes.
    A estas alturas ya casi sin luz, no se veia muy bien, y la luz artificial no era la mejor.
    En el septimo, Castella estuvo ahi, nada extraordinario.

    Cayetano, muy mal, los toros lo pasaron por delante, al octavo le agarró asco y mató sin lidiar nada. Se equivoco la empresa en colocarlo, debio estar Morante o en todo caso Juan Carlos Cubas que estoy totalmente convencido que se hubiera arrimado para dar la talla en este historico cartel.

    Saludos
    CAM

  2. Pedro Abad-Schuster Pedro Abad-Schuster dice:

    Julián López El Juli ha bordado un faenón de Escapulario de Oro del Señor de los Milagros (dos vueltas al ruedo luego de negarse a recibir una oreja, con la plaza casi llena a reventar pidiendo la segunda ). Bicentenaria Plaza de Acho, de Lima-Perú. 5 de diciembre 2010. La corrida de Roberto Puga y de Montegrande (de las 3 Hijas de Roberto Puga) ha embestido con bravura en al menos 5 de los 8 toros, ha demostrado que es la mejor ganadería de América en estos momentos. Juli, Ponce y Castella han cortado una oreja cada uno. Cayetano defeccionó, sin embargo sería alucinante que debido a que es el único matador con dos orejas en una faena, se hiciera acreedor al trofeo máximo de la Feria – por parte del Consejo Taurino del Rímac -, que son un grupo de regidores y sus amigos vinculados con el partido de gobierno y que de toros saben menos que de lobbies, especulaciones y demás “artes del poder formal”. La sublime faena de Julián López el Juli, que convirtió en un hervidero a la plaza entera, ha sido al toro de la Feria, en mi opinión, el 2do. de la tarde de nombre Vanidoso de 461 kilos del hierro lambayecano. Casi toda la corrida de 8 toros ha embestido de buena manera toda la tarde, y recargado en los caballos. La Empresa de los señores Villafuerte, Don Nazario y el matador Freddie culmina con esta su perído y merece postular y continuar por otro período. El Juez de Plaza – del partido de gobierno –, bronca histórica. ¡Váyanse a su casa! Un toro de Ponce al que le habia pegado 7 verónicas de buena factura yendo con galope largo, humillando con calidad y clase, en una decisión que tardó un minuto, ha sorprendido a todo el mundo al ordenar que no ingresaran los montados a caballo pues lo había “cambiado” por un sobrero (¿ para evitar el triunfo del valenciano?).

  3. Pedro Abad-Schuster Pedro Abad-Schuster dice:

    La prensa taurina mundial ya lo sabe. La CORRUPCIÓN ha llegado a todos los niveles, en donde hay autoridades públicas formales. Y los toros no es la excepción. ¿Qué va a decir ahora Don Bartolomé Puiggrós de El Comercio? Se huele a corrupción – hasta que no sea demostrado-, en el alcalde de Lima Castañeda , el alcalde del Rímac, el Dr. Jorge Del Castillo, Cofopri, TC, autoridades que aparecen con multipropiedades. En fin, ellos así lo quieren, pues que paguen las consecuencias. ¿Cómo va a avalar Don Bartolomé Puiggrós al “Consejo Taurino del Rímac”? SIN COMENTARIOS ADICIONALES…….hasta la próxima temporada de Acho 2011.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: