El indulto de un toro devuelto

Oportunidades que da la vida, me pasaron la voz el lunes en la mañana que esa tarde se lidiaría el toro antirreglamentariamente devuelto por el juez Caballero la tarde anterior por el diestro nacional Freddy Villafuerte. Fui lógicamente con la incógnita de verificar si estaba cojo y de que extremidad (las supuestas autoridades entraban en contradicciones cuando se les preguntaba el mismo domingo. Ninguno daba una respuesta coherente ni querían asumir responsabilidades al respecto ¡Increíble!) y por otro lado, ver el juego que hubiera dado en la plaza.

Me dirigí a los corrales de la plaza para verlo. Ya estaba enchiquerado en lo que llamamos “la cochera” por ser el último lugar donde se estaciona al toro para colocarle la divisa. Ya le habían “arreglado” los pitones, mantenía el arpón de la divisa colocada el día anterior, se le veía tranquilo y sin problemas. Nos miraba con esa mirada de toro bravo y noble que caracteriza a este encaste.

¡Todo listo!, salió el toro “Linarejo” Nº 79 con 478 Kg.  de la ganadería de Don Roberto Puga a la arena. Se viene de largo y remata a los burladeros (tal como o hiciera el día anterior estrellándose contra la valla del cual salió un poco congestionado, ¡no cojo señor Caballero!) sin un atisbo de cojera alguna que solo vio el juez caballero y sus asesores la tarde del domingo.

No se acomoda el matador peruano ante un toro que se come el capote con clase. Una y otra vez acude al cite sin que logre templarlo. Lo deja en jurisdicción del piquero Cesar Caro. Recarga fijo metiendo los riñones en un puyazo largo y fuerte muy bien colocado. Lo quitan y prueban en el capote su condición después de la pelea. Deciden llevarlo nuevamente y le dan otro puyazo largo mientras el toro recarga con fijeza. Magnífica pelea en varas que demuestra que a estos toros los matadores piden picarlos poco, no porque no aguanten, sino porque los quieren crudos por sus buenas condiciones.

Después de dos buenos pares de banderillas ejecutados por Ronald Sánchez y César Díaz mientras bregaba muy bien Ricardo Ramos, el matador Villafuerte inició la faena de muleta. Hay que ver como metía el morro el ejemplar de Puga, yendo largo y repetidor cuando se colocaba bien el diestro nacional. Siempre fijo y en los medios de la Plaza, en cada muletazo se rebosaba con nobleza haciendo el avión con codicia y transmisión. Encastado y enrazado, toro que por momentos ponía en aprietos al torero nacional ya que los años no pasan en vano y con un toro como este hay que estar al 1000%.

Me preguntaba mientras veía el desarrollo de la lidia ¿Qué hubiera sido verlo en las manos del maestro Ponce? Quien ya lo había visto y que pedía al juez que ordenara la salida de los picadores para descongestionarlo del estrellón contra la vaya que comenté líneas arriba. Solo una mente poco clara, por decir lo menos, puede pensar que lo que pedía el maestro de Chiva era que devolvieran al toro, como lo he leído en algún comentario.

Un toro de bandera, un toro de Escapulario, un toro de triunfo grande que nos perdimos por unos señores que esperemos no vuelvan más a ocupar cargos importantes. Por el contrario la nueva administración del Rímac debe convocar nuevamente a todas las personas idóneas, serias y conocedoras del tema taurino, que el inefable alcalde Leyton se empreñó en quitar del medio sin motivo alguno y que en los últimos cuatro años, los por él nombrados, han tirado al traste el esfuerzo de la empresa y la ilusión de los aficionados. Que el nuevo alcalde se convierta en la autoridad del consenso y la unión taurina dejando de lado divisionismos y rivalidades que a nada bueno nos están conduciendo.

Como no hay mal que por bien no venga, el ganadero con buen criterio, “indultó a su toro” y se lo llevará de vuelta a la ganadería si logra salvar las profundas heridas que sufrió durante la lidia. Toro que por su reata y condiciones demostradas en la lidia podrá padrear en la finca de Montegrande manteniendo en alto el prestigio de la ganadería nacional.

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

5 Resultados

  1. Jorge Hillo dice:

    Es un hecho que no debería quedar sin investigar , que el presidente de la corrida presente un informe sobre el motivo que lo llevó a tomar la decisión de cambiar al toro de Puga. Quien va recoger la flor? La empresa , no creo porque ya está de salida , el periodismo , debería ser pero no creo , el ganadero , menos aún ya que ahora estará feliz de la errada e injusta decisión del juez y curando las heridas del posible nuevo padrillo de su ganadería.

    Entonces somos los aficionados los llamados a realizar esta tarea , las peñas deberán pronunciarse sobre esto y de ser posible ejercer algún tipo de protesta pública de censura a este improvisado e inculto taurino que colocaron de juez , inclusive extender este reclamo hasta el mismo alcalde que ha sido el principal causante de generar los confictos ahora existentes. Una vergüenza que haya impunidad y no exista una entidad de mayor jerarquía que llame a capítulo a este alcalde corrosivo y dañino para nuestra Fiesta y su afición.

    Ya se va y confiamos en la buena voluntad del alcalde entrante para corregir todos los enredos existentes y la buena voluntad de todos los que estamos interesados en recuperar el prestigio de la plaza y sus premios.

    Saludos

  2. Pedro Abad-Schuster Pedro Abad-Schuster dice:

    La empresa y la asociación de abonados han sido DEFRAUDADOS, al tirar para atrás el 5to de la tarde (para impedir el triunfo del maestro valenciano).La crónica de la corrida en Toros en Libertad, – recordemos -a la letra, nos dijo lo siguiente: “La incomprensible devolución del precioso y excelente cuarto toro de Roberto Puga dejó boquiabierto al valenciano que hubo de enfrentarse a un feísimo morucho corraleado de Esteban de Ovejas con el que anduvo tan por encima o más que del primero al que cortó un trofeo que nos supo a poco. Por inexplicable devolución del que pareció podría ser magnífico quinto, se lidió un sobrero corraleado, manso y violentísimo en los primeros tercios de Esteban de Ovejas que, a la postre, resultó grato por el pitón derecho. Insólito espectáculo que, de haber podido resultar triunfal y hasta apoteósico, terminó siendo decepcionante y no por culpa del juego del ganado ni de los dos toreros que encabezaban el lujoso cartel, nada menos que Enrique Ponce y El Juli, sino por las incomprensibles y estúpidas decisiones de un presidente que, o actuó llevado de sendos raptos de locura, o por preconcebido atentado contra el ganadero y los dos grandes toreros perjudicados.¿Se pretendió reventar el festejo más atractivo de esta feria? Pareció verosímil cuando nos enteramos que el malhadado presidente fue elegido por el alcalde del barrio del Rimac entre los que componen la peña más revoltosa de Acho. Imaginen los lectores qué ocurriría en la plaza de Las Ventas de Madrid si los presidentes fueran elegidos entre los más cerriles del tendido 7. La Justicia Peruana debería investigar este vergonzoso suceso porque también olió a corruptela. Alguien nos dijo que los ganaderos colombianos, socios de la empresa limeña, hicieron todo lo posible para que Ponce matara uno de sus toros a costa de castigar al gran ganadero peruano, Roberto Puga. La actitud paciente y, desde luego ejemplar de Ponce tras ser devuelto su segundo toro, sobresalió ante el torpe desaguisado de la presidencia y, lejos de abreviar con el pésimo sobrero que le soltaron, se aplicó al máximo hasta lograr muletazos diestros de inverosímil tersura y lentitud. Una pena que el público los recibiera con inconveniente frialdad, quizá ya hartos de lo sucedido anteriormente aunque, si Ponce hubiera matado al primer envite, hubiera caído otra oreja e izado a hombros junto a El Juli para salir por la Puerta Grande”.

  3. Pedro Abad-Schuster Pedro Abad-Schuster dice:

    Digamos la VERDAD de una vez por todas. El actual Consejo Taurino del Rimac, durante los últimos 4 años (período del recientemente defenestrado Alcalde del barrio del Rímac, en donde está la Plaza de Acho) es una vergüenza. Su partida de nacimiento hace 4 años con sus ACTUALES miembros, ocurre cuando el Sr Leyton Alcalde del Rimac y miembro del partido de Gobierno – cuyo mandato expira en 15 días luego de 4 años de funesta gestión para el ámbito taurino de Acho por los Escapularios desiertos en 2007 y 2010 –EXPULSÓ al antiguo Consejo del Rímac – formado por estamentos profesionales de la Fiesta, es decir, representantes de los ganaderos, periodistas, aficionados, médicos, veterinarios, asociación de matadores. ¿Cuál fue el beneficio de esta expulsión? Es decir, ¿cuál fue la “nueva “ composición del Consejo? 50% formado por los regidores o miembros del grupo de trabajo del Alcalde y 50 % formado por la Peña Taurina más revoltosa de Acho. Es decir, el juez de plaza y el Consejo que elige los ganadores del Escapulario formado por indocumentados, energúmenos, radicales, reventadores de la Fiesta. Esa es la verdad. Así es como los expulsados del antiguo Consejo, forman el llamado Consejo Taurino de Lima. Notar que el término “Escapulario de Oro del Señor de los Milagros” no está patentado por nadie. Uno es otorgado por los indocumentados con poder formal y comportamiento abusivo con CORRUPCION – tan típico del actual partido de Gobierno – allí están los casos del Alcalde Castañeda – afín al partido -, Dr Jorge del Castillo, Essalud, Cofopri – y el otro es otorgado por el nuevo Consejo Taurino de Lima, otrora verdadero Consejo Taurino del Rímac.

  4. Leopoldo Velit dice:

    Hay una sarta de gentuza negociando los escapularios, por eso el Concejo del Rimac se demora varios dias, para ver a quien pica dinero, a los toreros, a la empresa, y luego define. Lastima que la feria este en manos de unos sinverguenzas que se dicen aficionados.

  5. Jorge Hillo dice:

    Quiero hacer una precisión en cuanto a mi comentario anterior , se puede haber prestado a mal interpretación de algunos aficionados el hecho que yo mencionara que el ganadero podía sentirse feliz luego del buen juego y posterior solicitud realizada por él para conservar ese toro y luego de curar las heridas , tratar de usarlo como padrillo. Quiero aclarar que lo ideal para todos y principalmente para el ganadero , hubiera sido que se lidie el ejemplar durante la corrida tal y como debió haber sido. Ese momento en la plaza es uno de los momentos más esperados por un criador de reses bravas , ya que le permitirá evaluar de acuerdo al comportamiento de su pupilo el fruto de su trabajo y reforzar ó modificar los matices o lineamientos de la crianza y selección.
    Por lo tanto puede haber sido una opinión poco pensada y desacertada de mi parte , incluso llegar a pensar que el ganadero podía sentirse feliz por todo este suceso por lo cuál le pediría las disculpas del caso y le desearía que el muy buen toro injustamente devuelto el último domingo de Feria y lidiado al día siguiente en Acho por el empresario pudiera llegar a ser un toro importante dentro del futuro de su ganadería , que es sin dudas la mejor de nuestro medio y una de las mejores de esta parte del continente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: