Observatorio Taurino. Pagés y los Núñez del Cuvillo sellan la paz

Pelillos a la mar

Ya se lo insinuábamos la pasada semana. Pajaritos bien informados habían asegurado a esta atalaya del toreo que los tratos de la empresa Pagés y los Núñez del Cuvillo seguían abiertos. Y así ha sido: Ramón Valencia y Eduardo Canorea se han hecho con una corrida del prestigioso y cotizado hierro gaditano, sellando de paso la paz con Álvaro Núñez Benjumea después de algunas tandas de declaraciones cruzadas que no hacían presagiar el feliz desenlace final. Semanas atrás, el ganadero desvinculó la lidia de sus toros -ausentes de la Maestranza desde 2007- de la vuelta de José Tomás. Y es que la presencia del galapagarino fue la condición indispensable impuesta por los criadores para lidiar el pasado año en Sevilla, que finalmente se quedó sin ver el juego de los toros de El Grullo. Ante el indisimulado ofrecimiento de Cuvillo, la empresa contestó públicamente que ya conocían el teléfono de las oficinas de la calle Adriano y cuando el asunto parecía sentenciado ha llegado la paz en Versalles.

Se impuso la cordura

Dicen que no hay nada, ni nadie, imprescindible en este mundo.  Y aunque la plaza de la Maestranza y la propia vacada podrían hacer la guerra por su cuenta -aunque seguirían perdiendo los aficionados- lo cierto y verdad es que el primer escenario de la tauromaquia no puede prescindir de la excelencia. Y la excelencia en el campo bravo, hoy y ahora, tiene en los cuvillos -que también tenían que refrendar su categoría en Sevilla- uno de sus emblemas. Firmado el acuerdo, una de las opciones posibles es que esa corrida fuera lidiada el Domingo de Resurrección por la hipotética pero previsible terna formada por Morante de la Puebla, El Juli y José María Manzanares.

¿Y Tomás?

Pero ese acuerdo de la empresa Pagés y los Cuvillo también se está esgrimiendo en algunos foros de opinión como un señuelo de la vuelta del divino. Su reaparición trastocaría todos los planes y haría atar algunos cabos. Canorea y Valencia estarían dispuestos a volver a sentarse a hablar con Salvador Boix, el apoderado de José Tomás, y en ese clima catalizador podría haberse inscrito el fallido intento de contar con una corrida de Victoriano del Río, otro de los hierros talismán del diestro madrileño. El tardío calendario litúrgico juega este año a favor de José Tomás, que aún se encuentra inmerso en la recuperación de la gravísima cornada sufrida en Aguascalientes, otro de los escenarios que podrían acoger su ansiada reaparición. Tampoco deja de ser cierto que la empresa Pagés necesita ofrecer algún tipo de desagravio después del calamitoso final de la pasada temporada y el inapelable bajón ambiental que sólo se puede paliar apostando muy fuerte.

Festivales

Van a conseguir borrarnos de los festivales entre unas cosas y otras. Hace dos semanas, el festival de Ficcar de Carmona se prolongaba más allá de tres horas que sólo se vieron justificadas por el recital de Daniel Luque, que indultó un toro de su apoderado. El pasado domingo, a pesar de la impecable organización de Manolo Cortés y Curro Javier, el indulto forzado de un gran novillo de Fuente Ymbro partió en dos un espectáculo que tuvo sentado al personal en los tendidos de la plaza portátil de Los Palacios durante cuatro horas a pesar de obviar el habitual reparto de regalos, fotos y placas que suele preceder a este tipo de espectáculos. Y una más: a algunos les ha dado por salir vestidos de flamencos y a otros, de cazadores de elefantes en Kenia.

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: