Echar a Pedro Javier Cáceres de la Cope fue un inmenso error

El programa taurino de la cadena Cope, El Albero, ha fenecido por tres razones: La expulsión de Pedro Javier Cáceres, la contratación de Rafael Cabrera para sustituirle y la apuesta de esta cadena por la información deportiva.

Este desastre se veía venir tras la sorprendente y equivocada expulsión de Pedro Javier Cáceres para sustituirle por un señor, Rafael Cabrera, sin  duda poseedor de una gran cultura taurina pero, como tantos otros eruditos, un pésimo aficionado y un inútil profesional de la radio y del periodismo. Con este señor, más pronto que tarde, El Albero estaba condenado al fracaso por su clamorosa pérdida de audiencia con respecto al más que respetable que cosechó Cáceres a lo largo de muchos años.     

Puede que la apuesta de la Cope por una abultadísima información deportiva, exageradamente millonaria en costes al contratar a casi todo el equipo que venía actuando en la cadena Ser, haya sido la añadida razón de fondo que ha pesado más para la drástica desaparición del veteranísimo programa El Albero. Pero, sea por lo que fuere, hay que denunciar otro ataque más a La Fiesta y esta vez por parte de un medio informativo de la derecha, para colmo, católica. En este aspecto como en la asimismo errónea explusión de Federico Jiménez Losantos, la Iglesia ha metido la pata hasta el corvejón. Ojala que la saquen pronto porque, lejos de convenirles, puede alejar a muchos fieles de los templos y, desde luego, de la emisora de los obispos que, quieran o no, lamentarán haber pegado a la información política primero y luego a los toros sendas puñaladas traperas.  No solo del futbol, como del pan, vivimos los hombres.   

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

8 Resultados

  1. churumbelerías dice:

    De acuerdo en casi todo menos en decir que Cabrera es un pésimo aficionado. Es que usted, sr. Del Moral, posee un medidor de afición? Que no tenga la misma visión que usted sobre la Fiesta no significa que sea un mal aficionado. El sr. Cabrera tenía su particular visión de la Fiesta, como la tengo yo o la tiene cualquier otro aficionado, y todas tan respetable como la suya. Yo nunca le llamaré mal aficionado a usted aunque en distintas cosas no coincida con su opinión.

    Ah, y por cierto, según los datos del último EGM, El Albero había dado la mejor cifra de audiencia de esta etapa, en los mismos números que había lo dejado Pedro Javier Cáceres, luego tan mal no se estarían haciendo las cosas, vamos, digo yo…

    Pero sí es verdad que es una pena que un medio de comunicación de referencia para la derecha política española prescinda de un programa de información taurina. Ojalá la COPE rectifique y pronto podamos volver a tener a El Albero en su parrilla.

  2. jesus andres dice:

    Admirado del Moral. Que la COPE tenga en su accionariado a la CEE no vale para identificarla sin más con los obispos. Tampoco para situarles en bloque “a la derecha” (como no sea “a la derecha del Padre”).Y, desde luego, yo no aconsejaría a nadie abandonar los templos por las decisiones, acertadas o no, de un medio periodístico.

  3. Aquilino Sánchez Nodal dice:

    LOS CURAS Y LOS TOROS
    No es fácil retroceder en la memoria a aquellos tiempos que nos subimos al carro de la Tauromaquia, Pedro Javier y yo. El periodista heredó un espacio radiofónico dedicado a la actualidad taurina, no solo en la crítica sino, en información de máxima importancia para los profesionales del toro. Adelantaba carteles, resumía resultados de festejos de toda categoría y desde cualquier plaza, incluso de las de talanquera. Solo, una llamada al teléfono de Cope y el toro aparecía en el aire de los aparatos de radio de toda España. Por mi parte, a la vez, comenzaba mi entusiasta andadura en el empresariado taurino. Cáceres fue amigo de todos los integrantes de la familia taurina, fueran profesionales o aficionados de andanada y bota de vino. Personalmente le estoy muy agradecido por informar de todos los festejos que organizaba, desde la primera feria de la que fui empresario en un pueblo de Toledo, los años que programe todos los festejos de Brihuega, incluida la llamada, “Corrida de Primavera”, de la que soy el “inventor”, hasta la última novillada en la que resulté zafiamente difamado y que Pedro Javier Cáceres, conocedor de mi que hacer taurino, me defendió de manera interesada y vehemente. Después, una “cornada” en el hígado me apartaría por un tiempo, 10 años, de la ilusión empresarial. Afortunadamente hace 3 años he reaparecido comenzando desde el punto de partida al igual que mi amigo. Nuestros caminos profesionales otra vez se juntan.
    En el Rastro, en donde soy embajador, se dice: -“Se ve por el pelaje que va de corretaje”. – Eso es lo que ha hecho la Cope, ha cambiado de pelo para sorpresa de los que, fielmente, seguíamos a aquellos locutores implicados en la defensa de los oyentes, sus ideologías y sus aficiones, Los curas, antes excelentes ganaderos de bravo ahora han pactando con el enemigo. El miedo guarda la viña de estos curas cagones. Han preferido seguir con puchero y cuchara de plata a jugarse la expropiación de su rico patrimonio. ¡Que les vaya bonito!. A su cadena la irá cada vez peor.
    Los obispos administradores de esta radio han destapado las prácticas de la santa inquisición quemando a los mejores sin remordimiento y usando importantes cantidades de “leña” en su loco afán de publicidad para su iglesia. La cruz en la casilla de la declaración de hacienda, se ha borrado, para que no sea su destino las “buchacas” de los enemigos de la Ser, fichados con la fuerza del euro.
    El final de El Albero era una crónica anunciada. El cambio de Pedro Javier era el aviso. Sustituyeron a un bullicioso luchador hambriento de éxito por una perezoso ilustrado taurino sin nervio narrativo, ni ilusión por los toros. También debo resaltar el gusto de Rafael Cabrera al resucitar la partitura de Francisco Asenjo Barbieri para sintonía del espacio, “Pan y Toros”.
    En paz descanse El Albero y que la diosa fortuna castigue a esos jesuitas traidores. A ti, Pedro Javier Cáceres, todos los triunfos que te mereces por aguantar en silencio tanta mentira envidiosa y falaz. ¡A por ellos!.

  4. Indiano dice:

    De vergüenza lo que está haciendo la COPE.
    La verdad es que el programa era cada día más malo.
    Cáceres no lo hacía nada mal, pero Cabrera no estaba preparado para hacer un programa de radio y aunque mejoró nunca se aproximó a la etapa de P.J.
    Y encima Molés está cada vez más aburrido…

  5. josem dice:

    Cabrera es una enciclopedia taurina andante, todo datos y fechas, pero como todo aficionado cuadriculado carece de la sensibilidad necesaria para entender el toreo en su amplitud. RIP Cope

  6. Vazqueño dice:

    ¿Por qué será que los grandes críticos taurinos siempre fueron acusados de malos aficionados?

  7. Vazqueño dice:

    Sr. del Moral, me pregunto cuál es la vara de medir para decir que alguien es pésimo aficionado, de cualquier modo, no creo que reivindicar el toro fiero y con casta, así como la ortodoxia en la ejecución del arte como el cargar la suerte o denunciar el abandono de Madrid como plaza de temporada sea de mal aficionado… desde mi humilde punto de vista.

  8. cartujanillo dice:

    ¿Usted quién se cree para decir que Rafael es un pésimo aficionado?
    Don Rafael ha hecho más por la difusión de la Fiesta en el tiempo que ha estado que usted en toda su vida.
    Entre otras cosas por ser íntegro y por explicar a varios jóvenes como yo todas aquellas dudas sobre esta liturgia y hacernos buenos aficionados.

    Haga el favor de tener más respeto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: