Penúltima en Cali (Colombia). Honor a La Carolina que envía auténtico corridón. Oreja a José Fernando Alzate

Los ganaderos antioqueños Santiago Uribe Vélez y Manuel Santiago Mejía han enviado una corrida con matices extraordinarios, de magnifica nota. La Carolina, del encaste Murube-Santacoloma, repitió su triunfo absoluto en Cali del año pasado. Toros de excelente presentación, astifinos con cuajo y mucho que torear; cinqueños fueron segundo y cuarto; el quinto premiado con vuelta al ruedo. Los toros de hoy merecían el toreo auténtico de las figuras, exigieron muchísimo al cartel y se fueron con las orejas, haciendo imposible la salida a hombros del ganadero. El madrileño Iván García fue aplaudido en su lote. El novel José Fernando Alzate, silencio y oreja. Y el torero que toda Colombia espera el bogotano Juan Solanilla, ovacionado y pierde la salida a hombros por el estoque.

Un tercio de entrada el día de año nuevo. La corrida del día anterior que despedía el año viejo,  había defeccionado por el juego del ganado. Pero hoy fue muy distinto. Auténtica tarde para aficionados, presagio de la nueva temporada en el orbe taurino. Quienes se quedaron en casa luego de festejar se perdieron el mejor encierro de la feria.

Iván García (lila y oro), con un toro de 482 kilos, bien hecho, largo y bajo, acucharado que humilló con casta y gran ritmo, y se iba de largo con transmisión y fijeza. Series coreadas en redondo. Naturales bordados pero el toro no aguantó en los medios. Siguieron redondos prendido de los vuelos de la muleta en tablas, con calidad. Faena corta de mucho mérito. Sin volcarse en la suerte suprema, pierde la oreja. El cuarto, fue un cinqueño con todas las barbas, de 510 kilos, ofensivo y muy astifino, largo, que le faltaba galopar. Empuja con los riñones al caballo y persigue en banderillas en pares de poder a poder. Algo brusco en la embestida, el temple no se lo impuso Iván García, desconfiado y descolocado pero voluntarioso. Naturales de uno en uno, el toro embestía a media altura por el izquierdo pero se movía. Derechazos sin acople y demora en la suerte suprema sin entregarse. Difícil triunfar así con un toro que pide el carnet.   

José Fernando Alzate (ladrillo y oro), se llevó el mejor lote. Su primero, armonioso y descolgado de 450 kilos, embestía encastado de largo con recorrido, en línea recta y humillando. Gran puyazo de Diego Ochoa de Medellín al bravo animal. Había que someterlo, es decir torearlo, llevándolo largo templado hasta el final del viaje y por bajo. Con la muleta retrasada, no iba. Buena serie de naturales. El matador muy nuevo todavía sin los suficientes recursos técnicos. La faena no fue en un mismo sitio de la plaza, el toro peleaba en todos los terrenos. Estocada entera para gran ovación al toro en el arrastre, y silencio al valiente torero. Con el quinto del festejo, de 480 kilos, de gran trapío, imponente, un poco silleto, con dos pitones. Trasero el puyazo de Luisín, tapándole la salida. ¿Cuándo podrán los picadores corregir su actuación? El toro con mucho que torear y el torero muy valiente sin echar la pierna atrás, hasta que es encunado sin consecuencias. No es fácil ponerse por delante ante un toro así que humillaba con gran emoción, con gran casta, se requiere mucha técnica. Entra en corto y por derecho en espectacular suerte suprema, de efectos fulminantes. Oreja.

El tercero del cartel, Juan Solanilla, bogotano de 25 años, abriga esperanzas de ser la próxima figura de Colombia, tiene afición, está mentalizado y preparado. Enfrentó al menos lucido de la corrida, que tenía dos puñales de pitones. Le costaba repetir las embestidas y derrotaba, era imposible la ligazón. Logra extraordinaria estocada en el sitio, de efectos fulminantes, que merecía la oreja. Ovacionado. Con el que cerró plaza, negro mulato cinqueño de 502 kilos, con trapío, bien hecho, enmorrillado, por el derecho embestía con gran clase. Brindis al maestro César  Rincón. Juan Solanilla empezó muy bien con la muleta adelantada en el centro del ruedo. El toro tenía calidad por ambos pitones, gran clase por el derecho embistiendo con ritmo especial. Había que llegarle con el engaño cerca al hocico. La plaza reaccionaba a la obra de arte coreándole su toreo al natural. Muy variado Solanilla, en la distancia precisa. Por momento renuncia al toreo fundamental. Pincha arriba, aviso y pierde los trofeos. Mañana finaliza Cali e inicia de inmediato Manizales, allí se espera a Juan Mora, Castella, El Juli.

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: