4ª de Bogotá (Colombia). Decepción generalizada con toros sin fondo pitados en el arrastre

Ocho son los países taurinos que gozan de la Fiesta de Fiestas y cada uno de ellos lo vive a su nivel. Pablo Hermoso de Mendoza recién se presentó en Bogotá la semana pasada. La verdad es el norte de la prensa más seria, y el domingo pasado algunos personajes que se posicionan como cronistas en Bogotá quedaron excesivamente maravillados durante el debut del genio del rejoneo Pablo Hermoso de Mendoza en la Santamaría y aparentemente indujeron a un blando palco a conceder un rabo – luego de 55 años-. Sin embargo, hoy 30 de enero del 2011 la euforia se diluyó y las aguas retomaron su cauce normal por causa de una desrazada mansada en la histórica plaza bogotana, un recinto en donde en los 80 años de su operación han toreado todas las figuras del toreo. La corrida de Achury Viejo, ganadería de cartel y prestigio, muy en el Conde de la Corte en algunos de sus encastes, que embisten bien cuando se desplazan, hoy fue de frustración total con los cinco primeros toros pitados en el arrastre. Y en el último de la tarde para Pablo Hermoso de Mendoza, ante un toro grandulón de 546 kilos protestado por el público durante la lidia porque era incapaz de perseguir a las cabalgaduras, el triunfalismo se volvió a hacer presente y el palco al final soltó la oreja.

Pepe Manrique (azul marino y oro), su primero de 499 kilos, sin codicia ni raza, sin emoción y   transmisión en la embestida. Pasaba con la cara arriba queriendo irse. En banderillas galopaba,  gran par de Ricardo Santana. Luego muy pegado al piso, cuando entraba en el embroque iba largo pero sin acometividad. Aplausos a Manrique por el esfuerzo, pero imposible el acople. El cuarto de 522 kilos, manso, viejo, grandulón, sin hechuras, aplomado, sin moverse para nada. La gente ha coreado el ¡fuera! ¡fuera! pero era imposible cambiarlo por su mansedumbre.  

Miguel Angel Perera (canela y oro), con un tío de 495 kilos, espectaculares verónicas por el izquierdo, el toro humillaba, se desplazaba con algo de temple. Buena pelea en varas, pero le tapan la salida y sale con la cara alta. Desarrolla malas ideas, nunca descolgó, buscaba el cuerpo del torero. Estocada entera desprendida. El quinto de 476 kilos fue manso con malas hechuras, salía mirando al tendido, un toro de dos series y ya no quiso tragar más. Perera muy voluntarioso en su presentación en la Santamaría, valiente, siempre en la cara. Certera estocada arriba volcándose. Aplausos.

El genio del rejoneo tiene una cuadra extraordinaria supremamente adiestrada. Pero sin materia prima en Bogotá, la corrida no le sirvió a lo que está acostumbrado. Hermoso de Mendoza agotó la boletería por segunda semana, y se fue con una oreja del último de la tarde. Su primero de 450 kilos fue un toro aplomado, lo peor que le puede pasar a un rejoneador.  Utilizó a Curro, Chenel, Icaro y Pirata. El toro daba arreones, muy difícil de atemperar y llevarlo templado. Con el de la oreja, negro mulato de 546 kilos, cuajado con edad y peso pero sin desplazamiento. Utilizó a Saramago, Chenel, Pata Negra, Pirata, Silveti resultó con una cornada Rejón contrario de colocación y oreja de agradecimiento. Ya está contratado dos tardes para el 2012.   

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: