2ª de Valdemorillo (Madrid). Buena corrida de Peñajara

Cuatro de los cinco toros de Peñajara lidiados ayer en Valdemorillo se dejaron torear, pero sólo Iván Fandiño supo estar a la altura que la ocasión exigía. Toreó despacio y con buen gusto. Alberto Aguilar estuvo por debajo de un lote muy colaborador. Y Fernando Robleño no terminó de confiarse ni de verlo claro. Incomprensiblemente, Robleño y Fandiño fueron premiados con una oreja cuando la faena de este último fue de dos.  

Plaza de toros de  Valdemorillo. Sábado 5 de febrero de 2011. Dos tercios de entrada. Cinco toros de Peñajara, muy bien presentados y de buen juego en líneas generales, destacó el quinto por su calidad. Un toro, lidiado en segundo lugar, de Javier Gallego, muy serio y muy difícil.  Fernando Robleño (rosa y oro con cabos negros): Oreja y  aplausos. Iván Fandiño (lila y oro): Silencio y oreja. Alberto Aguilar (celeste y oro): Saludos desde el tercio y un aviso y silencio.

No entiendo por qué las figuras no matan los toros de Peñajara, que son muy nobles y con clase. Quizás algo sosos. Esa bondad un tanto sosa siempre ha encantado a los toreros. Pero las figuras siempre torean las mismas ganaderías, en un absurdo sota, caballo y rey. Y en este sota, caballo y rey hay excelentes ganaderías aunue también mucha porquería. Mientras tanto, se pierden ganaderías como Peñajara. O como los Bayones. Después de los cuatro excelentes toros que lidió esta última ganadería en el pasado San Isidro, cuesta creer que le hayan quedado toros en el campo… Pero estamos ante el fenómeno del modismo. Es la puta moda lo que beneficia a unas ganaderías y perjudica a otras. Y es que los toreros y sus mentores son más tontos que un orinal con orejeras.

Los bien presentados Peñajaras solo dieron un juego discreto en el caballo, pero en la muleta se dejaron torear mucho y bien, sobre todo el quinto, de mucha clase. Solamente el cuarto presentó dificultades. En general, se fueron sin torear.

La corrida no se lidió completa. Hubo un parche lidiado en segundo lugar de un tal Javier Gallego. Era un toro de casi seis años y de pésimo juego. Debo dar un tirón de orejas a la empresa: el sobrero del viernes y el remiendo de hoy, no son de recibo en una feria que quiere tener categoría. No deben traerse ganaderías incluseras de quinta división. La materia prima hay que cuidarla sin escatimar dinero en ello. Frente a esta prenda estuvo muy bien Iván Fandiño, que resolvió sin agobios ante un toro muy mirón que se metía por dentro y hacía hilo. En quinto lugar le correspondió un toro de mucha clase y nobleza. Pero si la calidad del toro llegó a brillar, fue porque Fandiño le entendió a la perfección. Siempre le dio su sitio, no le agobió. Esta fue la clave de su buena faena. Fandiño ya tiene lo único que le faltaba: sentido de la lidia. Hace dos años se hubiera puesto encima y hubiera ahogado al toro. Ayer dio sitio y tiró del toro con suavidad y buen gusto. Destacó un excelente toreo con la zurda. Posee buena clase, es valiente, mata bien y ya tiene el rodaje necesario para sacar partido a muchísimos toros… 2011 puede ser su año.

La faena era de dos orejas. Inexplicablemente, sólo le dieron una. Perjudicó a Fandiño la absurda vuelta al ruedo que dieron al toro. Vuelta al ruedo que nadie había pedido, ni el toro había merecido porque, a pesar de su mucha nobleza y calidad, fue un poco soso, y su pelea en el caballo fue de lo más corriente. Fandiño también toreó muy bien de capa. Dio una media verónica muy belmontina, enroscándose al toro a la cintura, de una belleza escultural.

La oreja cortada por Fandiño tuvo mucho más peso que la cortada por Robleño al primero. Este toro fue muy bien lidiado por Ecijano II, que descubrió con su buena brega el buen pitón izquierdo del animal. Robleño se empeñó en basar el trasteo en la derecha, lado por el cual el toro, aunque no era malo, iba menos largo que por el izquierdo. Fue una faena al hilo del pitón y sin acabar de correr la mano. La oreja fue, por tanto, muy benevolente.

Robleño estuvo mejor con el cuarto: un toro chico, muy en contreras, difícil y exigente. Rebañaba mucho con el izquierdo y por el derecho sólo tragaba cuando iba muy tapado. Con este toro Robleño mostró la decisión que no tuvo en su primero, que era mucho más fácil. Robó pases con habilidad a un toro bastante exigente, pero esta vez no estuvo fino con el acero.

Nos contaban que Alberto Aguilar había experimentado una evolución espectacular, que  iba a sorprendernos… Sin embargo sigue siendo, más o menos, el torero que siempre fue. Hay toreros que lo mejor que pueden hacer es no salir de Francia. El público francés es muy leído, pero también muy ingenuo, mientras que el español no ha leído nada pero ha visto muchos toros y, además, es muy intuitivo. Por eso, toreros que en Francia funcionan, aquí no. El lote de Aguilar fue abanto en el primer tercio, pero en la muleta, tanto el tercero como el sexto, ofrecieron el triunfo en bandeja. A su primero Aguilar le dio una buena serie con la derecha, otra menos mandona, aunque aceptable, también con la diestra… Cuando se echó la muleta a la zurda la faena se hundió. Aguilar no aguantó toreando rápido y hacia fuera. El toro iba largo y con mucha clase, pero Aguilar no terminó de llevarle templado ni por abajo. Faena de más a mucho menos, que terminó aburriendo al toro. La puñalada trapera con que despachó a tan noble colaborador,  no tuvo nombre.

El sexto, sin tener tanta clase como el quinto o el tercero, se dejó dar doscientos muletazos. Aguilar se los dio. Lo malo es que recetó muy pocos buenos. Faena amontonada llena de trallazos y barullo, sin el menor reposo. Aguilar sigue bullendo mucho pero toreando poco, muy poco. Toreo superficial de poco compromiso y escaso sabor. Pero…a lo mejor ayer no tuvo su día y en Valencia y Castellón nos sorprende de verdad. Sigamos esperando, pues.

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: