Bitácora de América. Castella gravemente lesionado y escándalo rediofónico en Medellín

Las últimas noticias del país cafetero involucran al torero Sebastián Castella, seriamente lesionado con la clavícula fracturada el sábado último en Medellín. Pero, ¿qué sucedió realmente en La Macarena? Pues, hubo descontento, desencanto y altercado en el público  que portaba sus mini radios portátiles en la plaza. Qué buena resultaba la idea de sintonizar la didáctica transmisión en vivo de RCN y comprender un poco mejor lo que allí estaba por ocurrir, la presentación de Juan Mora (novedad de la temporada española), la seriedad del bogotano Pepe Manrique y el inmenso francés Sebastián Castella, con toros del ídolo del toreo colombiano César Rincón, hoy también periodista del staff taurino de la conocida cadena radial.

Sin embargo, la tarde transcurría y aparecían en el ruedo los ejemplares de La Venta del Espíritu Santo, de bonitas hechuras, pero jovenazos de escaso trapío, descastados, mansos, aunque nobles. Hoy en la era tecnológica digital, ya no se puede pretender sorprender a un auditorio o público que está más educado que antes por la inmediatez en los videos de las corridas, blogs taurinos, emisiones de TV colgados en “video por demanda”, en fin.

Y sin pedir permiso, el ídolo colombiano César Rincón pretendía, micrófono en mano, hacer creer que la corrida era lo que no era y lo que no veían o sentían los centenares de aficionados que escuchaban en la plaza sus comentarios “sesgados”. Bien dicen que el responsable debe pagar por los errores del culpable. En este caso el staff de periodistas tan conocidos como los señores Parra o Loperita compartieron el micrófono el sábado en Medellín con el maestro Rincón – sin que la transmisión se irradiara en la web porque el fútbol al parecer lo es todo en el país cafetero – . Es decir, Don César fungió de ganadero del festejo y de periodista del festejo. Evidente conflicto de intereses y falta de ética, avalado por los verdaderos periodistas taurinos, que en un error de cálculo jamás imaginaron que el público en las graderías y barreras de la plaza reaccionaran ante lo que estaban viendo y sobretodo escuchando en sus oídos a través de sus mini radios portátiles sintonizados en la corrida.

Al final, la fuerza policial tuvo que resguardar la salida del ganadero quien gozó de licencia para hablar en la radio lo que se le viniera en gana toda la tarde, defendió las hechuras y el comportamiento de sus toros, sin importarle comprometer su credibilidad, su prestigio ganado como torero e inclusive como ganadero – la de ayer fue un petardo de corrida pero sus toros normalmente posibilitan los triunfos de los toreros -. El saldo de la corrida fue un brillante torero en activo en el hule (Castella) y un ganadero (Rincón) acompañado y protegido en su integridad física  por las fuerzas del orden, no por el petardo de corrida que presentó, sino por su pretendida y fallida manipulación a través de las ondas radiales, rechazada por los  espectadores presentes en la plaza,  y quizás al final del día, también rechazada por la gerencia de la radio porque ser juez y parte, con licencia ilimitada,  no tiene precedentes en el periodismo taurino de Colombia. Maestro Rincón, ¡zapatero a tus zapatos!

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: