5ª de Fallas en Valencia. Una gran corrida con mala suerte

Tres y si me apuran cuatro de los seis toros de Fuente Ymbro fueron de los que ponen ricos a los toreros capaces de aprovecharlos. Lamentablemente y aunque Matías Tejela cortó la oreja del magnífico quinto que fue toro de dos, y a que Rubén Pinar perdió otra por pinchar al también extraordinario tercero – asimismo de dos -, el resultado artístico del festejo fue decepcionante. Con el lote menos propicio aunque con un primer toro también más que potable, Curro Díaz se quedó en pinturas, solo fue aplaudido tras una cogida al entrar a matar al cuarto y se fue de vacío.  

Valencia. Plaza de la calle Xátiva. 16 de marzo de 2011. Tarde nublada, fría, lluviosa y ventosa con media entrada escasa. Seis toros de Fuente Ymbro de sobrada presentación, seria aunque desigual arboladura y nobles en distintos grados de fuerza. El imponente castaño que abrió plaza blandeó en varas y, aunque se metió un poco, embistió con nobleza hasta que, agotado, se rajó. El veleto segundo, cumplió picajoso en varas y tuvo un gran pitón izquierdo en la muleta. El más corto y flojo tercero resultó muy noble por el lado derecho. Ancho de sienes fue el cuarto que, por quedarse algo cortó, tardear y pese a ser noble, no resultó tan grato como sus hermanos anteriores. Al más bonito quinto tampoco le sobraron las fuerzas, pero fue extraordinario por los dos pitones. Y el también bonito colorao sexto, el más bravo en el caballo, asimismo noble aunque sin clase, tardón, con una punta de genio y, a veces, escarbador. Curro Díaz (verde botella y oro): Pinchazo hondo trasero y descabello, silencio. Estocada trasera perpendicular saliendo prendido, por suerte, sin consecuencias, palmas. Matías Tejela (blanco y oro): Dos pinchazos hondos sin soltar, otro pinchazo y estocada, silencio tras palmas para el toro en su arrastre. Estocada desprendida ladeada, aviso y oreja tras palmas al toro en su arrastre. Rubén Pinar (verde musgo y oro): Pinchazo y buena estocada, petición suficiente no atendida y ovación con pitos al palco por no conceder el trofeo. Dos pinchazos y media tendida, aviso y silencio.

El éxito de las corridas y de las ferias en general siempre depende de que los mejores toros caigan en manos de los mejores toreros. En esta fallera que estamos comentando, por ahora solo un gran toro se encontró con un gran torero, el de Victoriano del Río que mató El Juli. Pero es que las dos últimas corridas, tanto por presentación como por juego no nos han dejado casi ningún recuerdo verdaderamente importante de lo que hicieron los que las mataron. Apenas lo de anteayer con Juan Bautista y Leandro, y ayer la orejita de Tejela y la que pudo ser de Pinar. Es la eterna canción: cuando hay toreros no hay toros y cuando hay toros no hay toreros.

La de ayer de Fuente Ymbro fue casi totalmente desaprovechada. Por ponerla algún reparo, solamente dos de los seis no resultaron tan buenos como los demás. El cuarto y el sexto

Con el que abrió plaza, un animal tan noble como débil, el reconocido artista linarense, Curro Díaz, no supo administrar convenientemente la faena, como casi todas las suyas compuesta por muletazos de notable plasticidad, pero los de la primera parte del trasteo recetados tan inconvenientemente hundidos – la obsesión del espejo casi siempre va en contra de lo que pide cada animal – que en vez de ayudar al toro para que resistiera, le fueron arruinando hasta rajarse. Primer desperdicio penoso de la tarde. La peor opción del cuarto no le dio lugar más que a otras cuantas pinturas sin posible ligazón y a una estocada a la trágala que por poco le cuesta una cornada. El público le aplaudió a cuenta del percance, no por lo que había hecho.

El segundo toro, primero de Matías Tejela, fue uno de los mejores por más fuerte y completo, y el de Alcalá de Henares se perdió en un ancho mar de pases sin plan, sin orden y sin casi ningún concierto, interpretados con la frialdad que aplana sus intenciones artísticas hasta convertirlas en vulgares cuando a este mismo torero, sobre todo cuando empezó, le habíamos visto realmente sensacional. Pero es que con el también magnífico quinto, un toro para formarle un lío de los gordos, Tejela no supo redondear ni construir – estructurar dicen los mexicanos – una faena de tan larguísimo metraje como manifiesta desigualdad porque a una ronda regular seguía una buena y, a ésta otra mediocre, y a continuación otra algo mejor, y acto seguido, otra peor, y así sucesivamente. La gente, claro estuvo, se calentó varias veces y se enfrió otras tantas con la suerte de que al final se centró más el torero y como mató pronto y eficazmente, cayó la oreja de un toro que fue de dos y hasta de rabo en no pocos sitios.

Respecto a Rubén Pinar, aunque tiene demostrado que es capaz y resolutivo – desde luego mucho más que sus colegas de ayer – aun estando bien con el estupendo tercer toro, tampoco a la altura de su excelentísima condición. En cambio sí que se fajó vibrante con el más incómodo sexto. Pero a ambos los pinchó.      

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

5 Resultados

  1. jose maría gómez dice:

    La corrida de Fuente Ymbro, me gustó, siempre se fue para arriba y la terna estuvo por debajo de ella. Curro Díaz, con el pellizco que acostumbra, pero sin explotar, cierto es que el primero con clase pero sin llegar a romper no le facilitó las cosas, Tejela sigue siendo ese torero rectilíneo aposentado en la pala del pìtón y ayer se dejó dos toros de Puerta Grande, difícil será encontrarse con un lote de tanta calidad, Pinar un vulgar pegapases que está quitando el sitio a otros toreros, léanse Urdiales, Morenito etc…En definitiva, magnífica corrida de Fuente Ymbro, desconozco porque las figuras la desdeñan, y al ganadero Sr. Gallardo: !Tápese hombre! ayer se comportó Vd. como un “chufla” en el callejón, no estuvo a la altura de sus toros. En los callejones deben primar los buenos modos y no manifestarse en ningún sentido y menos el ganadero de turno.
    Saludos

  2. Jose A. Ramírez dice:

    La actitud del ganadero en el callejón fue lamentable. Parece un hooligan. Lo peor es que lo hace siempre y en cualquier plaza. ¿Por qué se han quitado las figuras de en medio a Fuente Ymbro? Yo lo veo claro, el que sale complicado te puede dar la tarde y la feria. De vez en cuando salen algunos con genio pero con posibilidades que a más de uno quisiera ver yo. Es curioso que todas las figuras van a tentar a Fuente Ymbro pero luego no matan en las plazas ni el perro de la finca. Por cierto, Matías ha perdido el poco crédito que le quedaba y Pinar acabará matando la del tío picardías. Es su sino dadas sus toscas maneras. Saludos.

  3. jose eugenio dice:

    Se equivoca usted Don J.Antonio Ramirez..hay figuras que matan F.Ymbro como Juli y Cid..se referira usted como figuritas que rehuyen el toro encastado osea F.Ymbro y otras a Ponce,Manzanares o Jose Tomas..que prefieren la borrega invalida y por supuesto afeitada.Un saludo.

  4. Carnicerito de Rekakoetxe dice:

    UNA CORRIDA DIGNA DE VALENCIA: Llegó Ricardo Gallardo y se acabaron las romanas de novillo y las caras abecerradas. Gran corrida de Fuente Ymbro por presentación y por juego. El señor Gallardo le está comiendo la tostada a su compadre ganadero Borja Domecq y está consiguiendo una ganadería larga y a la vez fiable para los toreros y para el aficionado. Ayer el lote más soso y apagado se lo llevó Curro Díaz. Al primero, mansote y pronto rajado, le propinó preciosos muletazos en el inicio y el final de la faena, en la que no pudo atacar al toro en ningún momento. No obstante en las tres tandas que se dejó dar hubo sabor. Con el segundo, muy bien picado por Agustín Navarro, se puso tesonero tratando de sacar petróleo de un pozo seco. A Matías Tejela le tocó en suerte en primer lugar un toro que fue de menos a más, encastado. Apretó en varas con la cara alta, y así comenzó la faena, pero cuando Matías se echó la muleta a la izquierda el animal empezó a entregarse cada vez más. El torero de Alcalá estuvo con fibra y resolviendo con pinturería, pero no dijo nada por su falta de clase. Con el quinto, que empujó con fijeza al caballo y fue pésimamente lidiado por la cantidad de capotazos que le dieron (muy bien, eso sí, Zamorano en banderillas) Tejela estuvo mejor. Le dio siempre sitio al mansito y aprovechó con gusto su buen pitón izquierdo. Pinar fue de los tres el que mejor estuvo y del que más se puede esperar, pues aún no ha tocado techo. El tercero fue un toro con mucha clase y a más en la muleta. El de Tobarra estuvo templado, ceñido y con gusto durante toda su faena. Los dos circulares que la abrocharon fueron logro mayor. Agustín Moreno picó muy bien al geniudo pero temperamental sexto, que empujó en el peto sin humillar y estuvo toda la lidia detrás de la mata, reservón y probón y embistiendo a arreones. No es nada fácil tragar todo lo que tragó Pinar en ese toro, además con una virtud fundamental: no dejarse enganchar nunca los avíos. Lástima de fallo a espadas, porque pudo salir por la puerta grande.

  5. Carnicerito de Rekakoetxe dice:

    A modo de prólogo a mi comentario y después de ver la presentación tan ínfima de las corridas falleras me cabe hacerme la siguiente reflexión: La crisis ha provocado dos circunstancias. La primera, que los empresarios quieran pagar lo menos posible por los toros, con lo que escogen lo más chico que hay en las dehesas. Y segundo, los empresarios, para atraer público a la plaza lo que necesitan no son ganaderías, sino figuras, esas que ahora andan bien organizadas en el famoso G-10 y que van a exigir siempre por lo bajo en cuanto a trapío se refiere. Así que no me extrañaría que por primera vez en 40 años el volúmen y las defensas de los toros menguaran como cuando antaño mandaban las figuras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: