5ª de la Magdalena en Castellón. Daniel Luque, repaso y a hombros

Con uno de los dos buenos lotes de la muy noble aunque floja corrida de Manolo González, Daniel Luque pegó un contundente repaso a Cayetano que, con dos toros de claro triunfo – el quinto fue de lío grande – se mostró tan prudente como incapaz e inconvincente efectista. El sevillano salió a hombros al cortar una oreja de cada uno de sus enemigos. El Fandi, como siempre animosísimo  y en gran profesional, se pasó de metraje para agradar más de la cuenta y perdió la oreja del cuarto por matar de un espadazo defectuoso.  

Castellón. Plaza del paseo Ribalta. Sábado 2 de abril de 2011. Quinta de feria. Tarde estupenda con dos tercios de entrada. Seis toros de Manolo González y González Sanchez-Dalp de presencia desigual, cómodos cuando no sospechosos de pitones y muy nobles aunque en su mayoría flojos. Segundo, tercero, y sobremanera quinto y sexto, por más encastados, dieron excelente juego para el toreo. El Fandi (pimentón y oro): Estoconazo trasero caído, petición insuficiente y palmas con saludos. Casi entera tendida caída y descabello, petición insuficiente y ovación. Cayetano (marfil y oro): Pinchazo, baja tendida y descabello, silencio. Dos pinchazos y trasera tendida, silencio. Daniel Luque (celeste y oro): Gran estocada, oreja y petición de otra. Más de media atravesada, oreja y petición de otra. Salió a hombros.

Vaya por delante la enhorabuena a todos los aficionados de España. Se va el mayor traidor y el más dañino para La Fiesta. Como también, por cierto, debería pensar en dejarlo Cayetano que ayer, como en Valencia, dejó escapar un triunfo fácil que para él hubiera sido el que tanto le hace falta para despejar todas las fatales suspicacias que viene despertando, incluso entre sus más entusiastas fans. Si su primer toro fue monjil, el quinto fue por más bravo, encastado y noble, el mejor de la corrida. Un toro para cantarlo en latín. Cayetano lo cantó algo más animado que a su anterior oponente, pero con tantas o más precauciones a la hora de interpretar el toreo fundamental. Así no puede pretender que nos conformemos con su prudentísima apostura. Cayetano se pasó a sus dos toros a tanta distancia que llegó a provocar pitos, primero, y silencios después de encandilar a sus partidarios con posturas y subterfugios imitativos de su ilustrísimo abuelo.

Por el contrario, Daniel Luque supo estar a la altura de su también excelente lote. Y no solo por su indudable disposición, sino por cómo toreó con el capote y, sobre todo, con la muleta a sus dos oponentes en sendas faenas en las que por colocación, ligazón, temple, buen gusto y más que sobrada variedad sin traicionar nunca su estilo clásico, dejó patente que, cuando la suerte le acompaña, sabe aprovecharla. Ayer, además, no salió acelerado como en Fallas, sino calmado y despejadísimo de mente. Si su primer toro no se hubiera echado al final de la faena podría haber cortado dos orejas. Y lo mismo si hubiera matado al sexto con la gran estocada que pegó al tercero.

El Fandi, por obligado a brillar al máximo en lo que todo el mundo espera de él, las banderillas, tuvo que extremar las cosas con la muleta sin que sus dos toros se prestaran a colaborar alegremente por demasiado agotados. Bien como acostumbra con su variado capote, esta vez mató pronto pero no bien y por eso se quedó de trofeos.       

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: