6ª de Aguascalientes (México). Joselito Adame 3 orejas. Faena grande de Alejandro Talavante que se jugó la vida.

Media plaza en la Monumental con mucho viento que molestó a los toreros. La Feria de San Marcos, que cuenta con envidiable apoyo de los gobiernos municipal y regional, fue hoy de triunfo artístico. Joselito Adame logró su segunda puerta grande consecutiva con tres orejas, vísperas de confirmar en Madrid. La ganadería hidrocálida San Isidro envió un encierro justo de presentación,  emotivo, desarrollando genio y peligro, que mantuvo la expectación de los aficionados, un extraordinario bravo tercero hizo que  Pancho Guerra, el ganadero, acompañara a Adame en su triunfal vuelta al ruedo (dos orejas y oreja). La corrida no pesó mucho en kilos porque esa línea es así. Alejandro Talavante, pedazo de torero (hechura de Antonio Corbacho), se presentó en San Marcos. Destacó por naturales en su primero y arrimón histórico con el quinto, el nuevo consentido de la afición mexicana fue prendido dramáticamente, pierde las orejas por la espada  (silencio en su primero, ovación tras aviso). Fernando Ochoa, buen esfuerzo del alto torero michoacano, pronto viajará a España (ovación, silencio).  

Alejandro Talavante (salmón y oro), presentación relevante del torero español en la edición 40 del serial taurino más grande de México, dentro de la 183 Feria de San Marcos en Aguascalientes. Torero de pellizco, fresco en su nuevo estilo, se ha encontrado a sí mismo improvisando con detalles de torería y variedad. Con el segundo de la tarde, Don Pancho en honor a Francisco Lazo del diario Esto, un toro serio, muy bien hecho, astifino con 452 kilos, desarrolló genio, cuando embestía lo hacía con violencia, mirón, incómodo, esperaba a toreros y capotes. El viento le destruyó el capote a Talavante en la serie inicial. En varas Miguel Angel Muñoz lo prende delante y un segundo trasero. Dos banderilleros se escapan milagrosamente de ser cogidos. Surgen naturales hondos con cadencia, dimensión y justeza, soberbio Alejandro Talavante en medio del viento y las complicaciones del astado. Perdió la posibilidad de la oreja por culpa de la espada. Silencio. Con el quinto, Talavante se jugó la vida exponiendo en demasía, resultó con dos boquetes en la taleguilla por el derrote en la ingle, le pelea a los toros que no quieren dar pelea. El toro Aniversario (por los 70 años del diario taurino Esto), un cárdeno bien armado de 457 kilos, que tenía complicaciones, incómodo, rascaba la arena, mirón se revolvía con genio. De inicio, mucha suavidad en el capote dándole distancia por ambos pitones, se gustó en sensacionales verónicas, una bien desmayada deteniendo el tiempo. En varas, puyazo sin apretar por el escaso empuje de fuerza del toro. En el centro del ruedo Talavante dibujó saltilleras, un capotazo al estilo de la gaonera, una larga dando el pecho y una serie de tomasinas. Brinda su actuación a toda la plaza que le ha coreado durante el faenón. Estoico el de Badajoz con las intervenciones del viento, el toro quedándose agarrado al piso y él poniéndose en el sitio de la emoción con muletazos muy desmayados por ambos pitones. Hasta que sobrevino el percance, felizmente sin consecuencias. Talavante con su esfuerzo muy grande demostró lo que hizo en la Plaza México hace pocos meses. Aviso y ovación.

Joselito Adame (turquesa y oro), muy mentalizado, con actitud y hambre de querer trascender. Con el toro de la feria, el tercero Sepia de 460 kilos, negro bragado delantero de pitones, bravísimo, de tranco largo, embistiendo con fijeza, transmisión, nobleza y prontitud. Sin el viento intenso lo hubiera bordado para cortarle el rabo, cuando hace aire es difícil templar y aún poniéndose de verdad no se le puede someter como quisiera. De inicio, lo recibió Joselito Adame por chicuelinas en el centro del ruedo para calurosa ovación. Ligero puyazo y se echa el capote a la espalda, en quite por saltilleras de mucha exposición. Soberbio con grandes facultades en banderillas, ovacionado de pie. Inicio de faena por dosantinas a pies juntos. Extraordinarias tandas de derechazos y en redondo templando la embestidas en medio del viento. El toro con acometividad no paraba, con gran calidad también por el izquierdo en soberbias tandas. Acorta distancias incomprensiblemente, la faena pierde nivel y el toro sale contrario y con la cara a media altura. Termina por bernadinas, sepulta estoconazo al volapié volcándose tras el morrillo. Dos orejas y vuelta con el ganadero. Con el sexto, un toro bravo con sentido, oreja y sale a hombros.   

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: