10ª de feria en Sevilla. Sin continente ni contenido

Aburridísimo resultó el décimo festejo de esta feria que, desde el histórico triunfo de Manzanares, parece que ha entrado en barrena a la espera de lo que el alicantino haga el viernes. Por primera vez en muchos años, además, no se llenó la plaza en un miércoles de farolillos. Claro que en ello contó lo mal rematado del cartel con la inclusión de Matías Tejela que pasó el trance con más pena que gloria pese a como le embistió el primer toro, el único posible del flojísimo envío de Fuente Ymbro que desaprovechó. Miguel Ángel Perera, tan valiente como siempre, se estrelló con su deslucidísimo lote. Y a cargo de Alejandro Talavante corrió lo poco bueno que vimos con la muleta mientras duró el tercer toro.

Sevilla. Plaza de la Real Maestranza. Miércoles 4 de mayo de 2011. Décima de feria. Tarde calurosa con dos tercios de entrada.Siete toros de Fuente Ymbro incluido el sobrero que reemplazó al quinto, devuelto por derrengado. Bien aunque desigualmente presentados, nobles en distintos grados y muy flojos. El primero romaneó en varas al tiempo que blandeó, pero fue noble y repetidor. El segundo peleó con genio en el caballo y resultó muy incierto en la muleta. Blando y con clase aunque muy pronto rajado el tercero. Sin fuerza, noble y enseguida parado el cuarto. Sin la más mínima energía ni casta el quinto que se vino abajo nada más salir. Y poderoso aunque enseguida arruinado el sexto. Matías Tejela (blanco y oro): Buena estocada, palmas con saludos. Metisaca, pinchazo y estocada, silencio. Miguel Ángel Perera (encarnado y oro): Pinchazo y otro hondo caído que se hunde y descabello, silencio. Pinchazo, casi entera y descabello, silencio. Alejandro Talavante (blanco y plata): Dos pinchazos, estocada corta tendida y descabello, silencio. Estocada tendida, silencio.

Menos mal que al menos uno tiene que atravesar el Puente de Triana todas las tardes al ir y al volver de la Maestranza. Sobre todo en las malas tardes como la de ayer y van… La sin igual belleza de paisaje fluvial y urbano nos compensa de todo y hasta nos reconforta haya sido la corrida como fuere. Da lo mismo que haga sol o que esté nublado, que haga frío o calor. Lo que se ve desde el famoso puente siempre nos deja absortos en cualquier época de año, sea de día, tarde o noche. Hasta callendo chuzos merece la pena detenerse un minutito.

Hoy tengo que recurrir a estas bonitas sensaciones porque en la plaza no vimos casi nada que mereciera la pena. Si a caso, lo templados y personalísimos muletazos que dio Alejandro Talavante en su forzosamente corta faena al tercer toro de la infame corrida de Fuente Ymbro que, desgraciadamente, volvió a fracasar como en Castellón después del excelente envió que llevó a Valencia por las Fallas.

Otra vez tengo que frotarme los ojos pensando en cómo es posible que esta prestigiosa ganadería esté lidiando encierros tan diametralmente opuestos. Habrá que esperar a ver más corridas del mismo hierro para ver cuales predominan, si las buenas o las malas. La de ayer, aparte su muy desigual presentación, toros bonitos junto a otros de exagerada envergadura como los dos últimos, careció en su mayoría de fuerza y de casta aunque hubo un buen primero. Nada del otro mundo pero más que posible, y un sexto equívoco por su inicial poderío que enseguida se aplomó.

Este  buen primer toro tuvo la desgracia de caerle a Tejela que anda tan vulgar y cansino como si en vez de llevar ocho años de matador de toros, fueran cuarenta o cincuenta los que lleva toreando. Pero así está el panorama de la segunda y tercera filas del toreo presente, las peores de la historia aunque algunos de los que la integran continúen toreando por aquello del cambio de estampitas entre los empresarios que también son apoderados.  

EL QUITE DE DOMINGO

Una bueyada inesperada

 La ganadería de Fuente Ymbro cría toros bravos y encastados. En todas sus corridas salen al menos dos toros de categoría. Tiene una gran trayectoria, así que no esperábamos una bueyada como la de ayer. Ha sido la peor corrida que hemos visto de Fuente Ymbro. Toros blandos, escupiéndose de los caballos, con mucho genio, huidos… Lo dicho: una auténtica bueyada. Hasta en el mejor paño cae la peor mancha, y esta corrida de ayer rompe la trayectoria brillante de una ganadería que, en muy poco tiempo, se ha consolidado en las ferias y está considerada como una de las más bravas y encastadas. Una auténtica lástima.

Pero hay que ser justos: debemos señalar el único buen toro que tuvo la corrida, el primero de la tarde. Un toro justo de fuerzas pero de mucha calidad que no fue bien aprovechado por Matías Tejela. Dio una buena primera serie con la mano izquierda, pero luego ocurrió lo que siempre le ocurre: le entraron los nervios, le entraron las prisas, se atacó. Y el resto de la faena fue una total equivocación: se colocó muy cerca, obligó mucho a un toro de fuerzas limitadas, dio muletazos muy curvos y atacó demasiado al toro. Y, además, la rapidez acostumbrada en este torero. Así que se le fue el único toro con posibilidades de la corrida de ayer. Si le hubiera dado más sitio y toreado con más suavidad, el toro podría haberse venido arriba y haberse construido una buena faena. Lo mejor de Tejela fue la buena estocada con que despachó a este noble animal.

El resto de la corrida fue un martirio. Una sucesión de toros a cual más manso y descastado. Frente a ellos se estrellaron los toreros. Perera estuvo muy valiente con el segundo toro de la tarde, muy brusco y que daba cabezazos. Un toro muy complicado. Perera se asentó y se lo pasó muchas veces muy cerca aguantando tarascadas. Y al quinto, un sobrero inválido, apenas lo picó intentando que el toro no se le viniera abajo y así poder sacarle algunos muletazos. Pero el toro se desengañó rápidamente y se fue a tablas. Perera ha pasado de noche por la feria, con unos lotes muy malos, prácticamente imposibles.

Lo mismo le sucedió ayer a Alejandro Talavante. Su primero fue un toro muy huido que buscó los tableros muy pronto. Robó algún muletazo de buena factura, pero la faena se hizo imposible cuando el toro se negó a embestir y lo único que hacía era buscar desesperadamente la salida. Y el otro de Talavante, el sexto, fue un toro muy brusco que solo se defendía y tiraba derrotes. No había nada que hacer.

Tejela tampoco pudo hacer nada con el cuarto de la tarde, un jabonero sucio precioso, pero con muy poca casta y que se paró enseguida. En resumen, pues, un auténtico fiasco ganadero.

Por cierto, ayer se veía mucho ladrillo, mucha localidad libre en los tendidos de sol. Y es que, a partir de ahora, si se quiere llenar la plaza, habrá que ofrecer carteles muy rematados. Eso de llenar la plaza con un cartel cualquiera solo porque estamos en feria, creo se ha terminado. En adelante, o los carteles son fuertes o la gente se lo pensará y se quedará en casa. No está el horno para bollos, ni la situación para tirar el dinero.

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

2 Resultados

  1. Carnicerito de Rekakoetxe dice:

    SEGUNDO PETARDO DE FUENTE YMBRO: De cinco corridas que lleva lidiadas este año Ricardo Gallardo, tres (Sanlúcar, Valencia y dicen que Arles) han salido de nota, pero la de ayer en Sevilla y sobre todo la impresentable de Castellón han sido un auténtico fiasco. Con esta irregularidad es muy difícil que las figuras se apunten a esta corrida. Porque la mala no es que tenga peligro y te puedas jugar la vida con ella, sino que mansea y se raja. Ayer sólo salvo dos toros: el primero, bravo, y el quinto que echaron a los corrales, muy enclasado y que en manos de Perera podía haber dado un gran espectáculo. Pero pagó el hastío de la gente a esas alturas del festejo. A Tejela se le fue el bravo aunque blando primero por atacarle demasiado. Se portó con él como si le debiera dinero. Toques bruscos, series muy largas y exigentes y todo a una velocidad de vértigo. Aun con todo el animal fue a más y no se cayó en la segunda parte de faena. El cuarto también blandeaba, pero no tenía el motor del primero, y ante el trato recibido por Tejela se rajó y se paró. Perera fue con las del veri viendo lo caro que se ha puesto el pescao. Quitó por gaoneras al primero, se fue a portagayola en el segundo, un toro que se coló varias veces por el pitón derecho hasta que lo sometió por ahí y se paró y lo intentó hasta ponerse pesado con el soso quinto. Se le ha ido en blanco la feria a Perera sin ocasión de decir ni mu. A Talavante se le rajó al décimo muletazo su primer toro, que huyó por toda la plaza, e hizo bien en abreviar con el descastado sexto, ya que la gente estaba harta de la corrida. Un apunte de Madrid. Ayer vi el vídeo de la corrida del 2 de mayo y quiero felicitar a Iván Fandiño por su excelente actuación que le valió una oreja.

  2. graciano dice:

    Qué pena de corrida, pero ayer me acordé de algunos que ya pretendían que a partir de Valencia, matara la camada entera Enrique Ponce. Desde luego por capacidad de sobra y además si saliera alguno bueno lo aprovecharía no como ayer hizo Tejela, que se lo dejó ir. En fin será la próxima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: