11ª de feria en Sevilla. Salvando los papeles

Con una corrida en su mayoría indigna de la categoría de la Maestranza, El Cid, Cayetano y Daniel Luque lograron salvarse de la quema, cada cual desde sus respectivas circunstancias. El Cid consiguió la oreja del estupendo primer toro de Torrehandilla aunque la gente se quedó con ganas de haberle visto como sus grandes ocasiones porque toro tuvo para ello. Cayetano lo consiguió con el anovillado e impresentable quinto que también se prestó mucho al lucimiento, logrando dar la vuelta al ruedo tras una enrazada faena con sabor agitanado aunque tampoco a la altura de su oponente. Y Daniel Luque fue el que más merito tuvo de los tres frente al peor lote con el que anduvo muy por encima de su condición. Cortó la oreja del sexto y pudo cortar otra del tercero si no hubiera fallado a espadas.

Sevilla. Plaza de la Real Maestranza. Jueves 5 de mayo de 2011. Tarde calurosa con tres cuartos de entrada. Siete toros de Torrehandilla-Torrehebreros incluido el sobrero que reemplazó al cuarto, devuelto por cojo. Justa  aunque desigualmente presentados entre bonitos o feos y de vario juego. De excelente condición el primero pese  rajarse al final. Muy noble aunque muy tardo el segundo. Sin fijeza, muy remiso y defendiéndose aunque manejable el tercero. Muy tardo y soso el cuarto que se dejó por el lado derecho. El anovillado y sin cara quinto fue muy noble. Galopón y aquerenciado a tablas el remiso sexto. El Cid (prusia y oro): Estocada trasera tendida, oreja justita. Pinchazo y estoconazo trasero, silencio. Cayetano (musgo y oro): Estocada corta trasera, silencio. Pinchazo y estocada, vuelta al ruedo. Daniel Luque (perla y oro con remates negros): Dos pinchazos y estocada trasera caída ladeada, aviso y ovación. Muy bien Alcalareño en palos.

Hay tardes en las que los toreros hacen el paseo en la situación límite del seguir siendo lo que fueron o de conseguir lo que les falta para ser quienes pretenden. En el caso de El Cid, su feria se le estaba yendo de vacío y era necesario esforzarse al máximo para al menos terminar con dignidad. No había estado Manuel Jesús en su mejor versión en sus dos primeras corridas y era absolutamente imprescindible salir con una oreja por lo menos. Y eso fue lo que consiguió. Poco para lo que tanto él como sus partidarios hubieran querido, pero al menos un trofeo que le salvó por los pelos. Anduvo bien El Cid con el primer toro que fue de los de triunfo grande, el mejor o más bien decir el más fácil de los seis que afrontó en la feria, pero sin terminar de estar completamente a gusto porque el trasteo, largo y ancho, no tuvo total limpieza ni absoluta redondez. Para conseguir el premio, le salvó la estocada. Pero, ya quedó dicho que este toro fue de dos sin posible discusión. Nada importante, salvo algunos lances iniciales y una tanda por redondos, logró hacer con el deslucido cuarto.

Cayetano anduvo con su primer toro, noble aunque tardón, tan parsimonioso y templado como periférico y distante. El público no entró nunca en su faena, cosa que le desconcertó acostumbrado como está a que sus fans le jaleen todo sea como sea. Pero con el quito, por cierto el más comodito de los seis y ciertamente el más impropio de la categoría de esta plaza, tras dejárselo a modo su picador con dos puyazos tremendos y aunque el animal se fue a tablas, Cayetano le echó esa raza que ya le hemos visto sacar otras veces en momentos límite y, a su modo, sin preocuparse de componer ni de gustarse y menos de mirarse en ese espejo que tanto le pierde otra veces, logró poner al público de su parte y volver las lanzas en cañas después de haber escuchado hasta pitos cuando antes de comenzar la faena se sentó en el estribo esperando que le trajeran al toro que estaba al otro lado de la plaza. Menos mal que se fue a donde estaba el animal y allí, cerca de la barrera y muy arreado por sus peones, consiguió medio salvar su honor con una vuelta al ruedo que quizá hubiera sido una oreja de haber matado al primer envite.

Otra oreja, la de más valor y mérito de la tarde consiguió Daniel Luque del nada fácil sexto con el que estuvo hecho un león. Jugándose la barriga y con total entrega además de inteligente. Ciencia, potencia y esencia unidas en uno de los momentos más intensos de esta feria. Tal y como también anduvo antes con el tampoco grato tercer toro del que sacó más de lo que tenía en una faena de menos a muy más que también hubiera merecido otra valiosa oreja de no haber fallado con la espada. Luque tampoco había tenido suerte en su primera actuación sevillana pero, de los tres necesitados de ayer, fue el que obtuvo el éxito más legítimo. A Luque, además, se le veía venir con más largo futuro que sus dos colegas. Porque El Cid ya tiene hecha su historia y Cayetano todavía no ha pasado de anécdota.

EL QUITE DE DOMINGO

Daniel Luque saca las garras

La corrida de Torrehandilla fue impresentable. Vamos a salvar a los dos primeros toros, pero los otros cuatro eran cuatro novillotes, absolutamente indecorosos para una plaza de primera. No puedo explicarme como fueron aprobados en el reconocimiento. Pero nadie protestó. Y no me extraña, pues en la feria de San Isidro, próxima a celebrarse, faltan diez de las ganaderías más importantes de la cabaña brava, y nadie lo ha lamentado. Está claro que la materia prima de la fiesta, el toro, no interesa a casi nadie…

Como decía, los cuatro últimos toros de la corrida de ayer tendrían que haber sido desechados porque eran unos novillotes indecorosos. Y ¡vaya por Dios!: como casi siempre que las reses son impresentables, Cayetano estaba en el cartel. En efecto se trataba de una novillada impresentable, mansa toda ella. Pero dentro de la mansedumbre, hubo un par de toros aprovechables: el primero y el quinto.

¡Y al tercer día resucitó! Después de dos tardes espantosas, Manuel Jesús El Cid en su tercera y última comparecencia en la feria de Sevilla, estuvo bien. Le tocó en primer lugar el mejor animal de la corrida, un toro muy noble, de embestida suave y clara. Precisamente lo que necesita un torero en mal momento. Un torero en estas circunstancias sufre con el toro difícil, pero también sufre con ese bravo encastado y repetidor que no deja ni respirar.

Pero este primero del Cid era el toro ideal, el toro con el que confiarse y recuperar el sitio. Un toro muy noble, muy claro, con clase. Y El Cid estuvo muy bien con él desde el principio. Lo toreó con mucha suavidad y buen gusto con el capote, y la faena de muleta también fue buena: dos series con la derecha, una con la izquierda, y otra con la derecha. Todas bastante buenas. A partir de ahí el toro empezó a rajarse y no hubo para más. Pero fue lo suficiente para cortar una merecida oreja tras una estocada trasera.

El cuarto fue un toro manso que en la muleta no se comía a nadie.  El Cid lo toreó bien con la mano derecha, logrando hacer pasar al toro con limpieza. El único atisbo de desconfianza lo vimos cuando se echó la muleta a la zurda… Una tarde entonada del Cid que borra en parte las dos malas tardes anteriores. A ver qué pasa en San Isidro, feria de la que es base, pues torea tres tardes.

Ayer fue cuando mejor he visto a Cayetano. Estuvo francamente bien con el capote, primero en un quite al toro del Cid, con una larga afarolada y unas gaoneras de pecho afuera y pata p’adelante; luego en el recibo por verónicas de su primer toro, y en un quite por talaveranas.

El primer toro de Cayetano embestía con la cara alta y se paró pronto. Lo trasteó con cierto empaque mientras el toro se movió. Pero cuando el toro se paró, ya no supo qué hacer, pues carece del oficio suficiente para hacer pasar al toro que no quiere pasar. Su segundo, quinto de la tarde, fue muy castigado en el caballo con dos varas muy duras. El toro tenía querencia a tablas, pero embestía pronto, alegre, humillado y repetidor. Un toro de triunfo. Cayetano comenzó la faena con unas dobladas totalmente ineficaces, pues en todas ellas perdió terreno. Pero tuvo una buena serie, la primera, basada en la mano derecha. Después mucho espacio entre el toro y el cuerpo del torero. Muletazos muy despegados, y entre serie y serie tenía que ir a buscar al toro que se metía en las tablas.

Andar en el tercio con un toro con querencia a tablas es una estupidez, pues se pasa la faena yendo a buscarlo. O se sale del todo a los medios o se acepta la pelea en los adentros, donde el toro quiere. Lo que no debe hacerse es permanecer en el tercio mientras la faena fluctúa entre las series y la búsqueda constante del toro en los adentros. Faena de más a mucho menos: una primera serie bastante aceptable con la derecha, otra muy despegada ya, y después un goteo de muletazos sin ligazón. Tras un pinchazo y una estocada, el público más pueblerino y verbenero, el que se sienta en lo alto de los tendidos de sol, pidió la oreja que, con muy buen criterio, denegó el Presidente. No debía haber dado la vuelta al ruedo Cayetano, pues había bastantes protestas. Con protestas, el torero debe recoger el saludo desde el tercio y retirarse a la barrera.

Cayetano tiene cierto empaque, pero carece de oficio. Yo creo que es el momento de asumir la profesión con todas las consecuencias, sin exigir privilegios inmerecidos. Debería empezar a enfrentarse al mismo toro al que se enfrentan todos los demás; debería olvidar los tratamientos algodonosos, y además sería bueno que cambiara de aires, buscando un ambiente más exigente donde se le enseñase la verdadera técnica del toreo. No esa técnica defensiva que ha aprendido, destinada a quitarse el toro de encima, sino la técnica de ataque necesaria para encauzar las embestidas de toda clase de toros. Ese entorno conservador y algodonoso en que se ha desenvuelto Cayetano, quizá le vino bien en los primeros momentos, pero ya no le vale. Tiene que crecer como torero y alejar de sí esa fama de niño mimado que tanto lo está perjudicando… Su problema es un problema de técnica y de exceso de cuidados, porque en realidad es capaz de dar muy buenos capotazos, tiene mucho empaque e, incluso, decisión al entrar a matar. Debería resolver su problema de técnica y de exceso de cuidado…

En mi opinión el gran protagonista de la tarde fue Daniel Luque que mostró una dimensión enorme. Quienes siempre hemos apostado por este torero, estamos teniendo razón. No es que vaya a ser una figura del toreo, es que tiene trazas de máximo figurón. Lo tiene todo. Tiene clase, mueve los brazos de modo admirable y la cabeza le funciona con muchísima rapidez… Y tiene también el valor necesario para torear de verdad.

Ayer se pudo ver que Luque es capaz de sacar pases a toda clase de toros. Su primero era un novillete rajado que embestía con la cara alta. Le cogió el aire enseguida y lo toreó muy centrado, destacando sobre todo el toreo al natural y los magníficos pases de pecho que cerraban las series. Los remates y los recortes tuvieron gusto y torería… Necesitó dos pinchazos antes de dejar una estocada. Una pena, porque tenía cortada una oreja bien ganada.

Pero en el sexto Daniel Luque estuvo aún mejor. El toro era un manso total que no se dejó picar y al que hubo que hacer la faena donde él quiso, concretamente pegado a las tablas del tendido diez. Un  auténtico mulo al que la mayoría de los toreros no le hubieran sacado un solo muletazo. Pero Daniel Luque, de una forma consistente y paciente, fue capaz de inventarse una faena, llena de muletazos largos y templados rematados nuevamente con espléndidos pases de pecho.

La cosa consistía en quedarse muy quieto, invadir mucho el terreno del toro y aguantar la embestida. Y eso fue lo que hizo Luque, con mucho temple y mucho gusto. Una faena surgida de la nada. Sacó petróleo literalmente. Esta vez la espada sí entró a la primera, y cortó una de las orejas de más peso de toda la feria. Una pena que el oponente fuera un novillete insignificante, pero de eso él no tiene la culpa.

Esta faena a un toro imposible coloca a Daniel Luque entre los toreros más interesantes del escalafón. No es un torero que necesite un toro bueno para triunfar. Es capaz de triunfar con el mulo de ayer, lo que muy pocos toreros pueden hacer. Y quien triunfa con toros así y lo hace todos los días, acaba mandando en el toreo.

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

8 Resultados

  1. jose maría gómez dice:

    ¿Estuvo francamante bien con el capote, Domingo? A tres metros del toro.
    !Venga hombre! ¿Problema de técnica despues de cuatro temporadas como matador de toros?. Disiento totalmente hoy de tu comentario, con toreros injustamente desplazados por este individuo que es colocado muy preferentemente en los mejores carteles de las Ferias. Espero que Madrid dictamine de una vez, pero con la corrida elegida tengo mis mas que serias dudas.
    Saludos

  2. Juan Mari de Chinchon dice:

    Pues para mi Cid dio un petardo en toda regla, se le escapo otro gran toro y muchos de los males que ayer se le achacan a Cayetano los cometio Cid. No logro quedarse quieto y estuvo a merced de lo que dispusieron sus dos toros. Lamentable feria la de Cid.

  3. José dice:

    ¿Decisión al entrar al matar? ¡¿Pero que te ha pasado Domingo?! Mírate los videos y lo verás. En el primero mata yéndose descaradamente y en el segundo lo hace a toda velocidad saliendose y pegando un saltito a última hora para meter la mano. Indecoroso. Pero esta forma de matar la esta poniendo de moda tu amado Juli. Una forma de matar descaradamente desleal, cobarde y rastrera. A ver, no pido que todos maten recibiendo pero, coño, el arte del volapie que se haga según unos mínimos. Ya ni volapié. Rebajando, rebajando al final llegamos al desastre. Por cierto, supongo que has visto los volapies de Fandiño el pasado lunes en Las Ventas, ¿no? ¿te acuerdas del año pasado con el de Guardiola? Eso es matar.

  4. josem dice:

    José Antonio y Domingo ¿nada que decir del enésimo petardo del director de la banda? Individuo incopetente por falta de sensibilidad, conocimientos taurinos completamente distorsionados siendo incapaz de captar la importancia de faenas como la 2ª de Luque, y un desmesurado afán de protagonismo al que se debe poner coto ya. Repasad el video, Cayetano le hace un gesto de desaprobación cuando corta la música en la faena al 5º

  5. Carnicerito de Rekakoetxe dice:

    lUQUE PROGRESA ADECUADAMENTE: Cuando se anunciaron los carteles de la feria de Sevilla no comprendí qué pintaba esta ganadería, aun muy joven, y tras ver la corrida sigo sin saberlo. Está hecha de desechos de Jandilla y su nivel de fuerza y bravura es muy bajo. La presentación de los toros de ayer delata al ganadero. Ganas de figurar a toda costa. El bombón de la corrida fue el primero, tan bondadoso y justo de fuerzas que todos quisieron lucirse: Espartaco defendiendo al caballo en la segunda vara, el Cid en un quite por verónicas con dos buenas medias, Cayetano con el quite de Ronda, Alcalareño en banderillas… Pero el Cid lo toreó rapidito y sin recrearse, peor que en Valencia, donde estuvo mucho mejor con lo del Capea. Le dieron la oreja a regañadientes tras gran estocada. Con el cuarto no hubo opción. Cayetano tuvo una tarde digna, sobre todo con el capote, aunque el quite por cordobinas resultó muy despegado. El segundo se le rajó enseguida y no supo por donde meterle mano, y el quinto, en tablas, le permitió una faena de desgarro y mucha pose para la galería, pero sin mando ni temple. Si este torero tuviera temple, con esa figura que tiene que recuerda a Cagancho, sería un espectáculo. Pero es que siempre va el toro por su lado y la muleta por el suyo. Ayer Luque se comió la Maestranza. Lo primero que hay que constatar de este chaval es que ha sobrevivido a González de Caldas y a José Luis Marca. Eso sólo ya tiene un mérito espantoso. Ahora, con un apoderado que sepa de toros, su progresión va a ser mucho más rápida. Ayer metió en vereda al informal y manso segundo a base de no quitarle la muleta de la cara y le dio fiesta cara al rajado sexto al que mató de soberbia estocada. Si no pincha a su primero y le corta la oreja se lo hubieran llevado por la puerta del Príncipe. De momento podemos decir que progresa adecuadamente. Las figuras de hoy en día tardan en romper, así que vamos a darle tiempo al de Gerena.

  6. Ojeda dice:

    No estoy de acuerdo con los comentarios de que El Cid estuvo bien o muy bien. La oreja del primero fue ridícula: petardo, se le fue el toro.
    Cayetano…uff!! con empaque, buenos momentos, pero igual que los puede tener un novillero sin caballos. No avanza nada. Tiene una tarde medio qué y la gente a echar las campanas al vuelo.
    Bien Luque. Pero de ahí a que hubiera salido por la P Príncipe. Sí, ya se que todo se ha devaluado pero me hubiera parecido demasiado.
    Demasiadas orejas en la feria: me sobra 1 del Juli, las 2 de Esaú ( baratitas), la del Cid..

  7. josem dice:

    forma de matar descaradamente “desleal, cobarde y rastrera”, me preocupa escuchar estas palabras en boca de aficionados (quien así se manifiesta no lo considero como tal), me recuerda a mis años de abonado en la andanada 7 de madrid y los tremendos insultos y la desconsideración que algunos dedicaban a ciertas figuras, llegué incluso a escuchar algunas veces desear una cornada. Este que emplea estos calificativos hacia quién con mas o menos acierto se está jugando la vida demuestra ser ante todo mala persona

  8. Aquilino Sánchez Nodal dice:

    EN BUSCA DEL TORO BRAVO PERFECTO

    La feria taurina de Madrid ya no es el escaparate en donde se exponen los matadores más importantes para calibrar su valor artístico y económico. No da ni quita, es solo una demostración de fuerza de unos toreros sobre la humillación a otros. Con permitir a las figuras escoger ganadería han conseguido que todos los matadores no tengan las mismas oportunidades de morir en el ruedo. “Los cultos” hacen rancho a parte, se comen los becerros más sabrosos y no se les va la gomina porque el torito lechero camina sobre mono carril como liebre de canódromo, sin salirse del guión. ¡Que triste es una corrida de toros 0,0! ¡Pues anda que la moda del indulto político! Flaco favor hacen a la Fiesta y peor a los ganaderos que tienen que retroceder un toro ya vendido, a su finca para que coma, beba y dormite sin tener fuerzas ni para espantar moscas con el rabo. Un caso espectacular ha sido lo del Manzana Chico y “Arrojado”, Lamentable espectáculo la forma de pedir el indulto el matador ¡Es mu güeno! ¡Es mu güeno! Dirigiéndose a público y al usia. La cara de sorpresa de don Joaquín era elocuente, ¿para qué quiere Nuñez del Cuvillo ese insulso aunque resistente torito, escaso de casta, falto de especial bravura demostrada en el caballo y nulo en trasmitir emoción?. Quizás, para animal de compañía. Como sucede desde hace varias temporadas en la Monumental madrileña la mediocridad está servida en su feria, el aburrimiento garantizado, los triunfos pactados y posiblemente, un rabo prometido, … y la empresa como siempre, al servicio de los políticos, los del corretaje y contra los aficionados a los que maltrata de palabra y obra.
    Se están equivocando con los masivos indulto. Esta gracia reglamentada con suficiente claridad es indicada cuando el ejemplar se lo ha ganado por ser extraordinario su comportamiento durante los tres tercios y garantía de perpetuar un encaste con su reproducción. No es suficiente con, que el animal sea fino de cabos, de gallarda silueta, sobrado de musculatura, con dos pitones de agudas puntas y caribello, eso es la descripción de un toro bien hecho pero se necesita mucho más para el indulto, bravura excepcional y casta para dejar en herencia cubriendo una vacada.
    Pero hoy las ciencias adelantan que son una barbaridad y nuestros destacados y delicados ganaderos andan en eso de encontrar el toro regulado en sus embestidas al son artístico de los lidiadores mimados. No en seleccionar las vacas “de fuego”, no hacen falta sementales de nota superior en su sangre brava, solamente, para vender la camada al mejor precio hay que buscar la docilidad.
    En nuestro tiempo taurino asistimos a corridas de 6 bravos toros,6 que son de una zalamería tal que parecen espectáculos circenses, bonitos pero carentes de emoción. Se ha comprobado en la última feria de Sevilla, ganadería otrora interesantes han batido records de bostezos, El Ventorrillo, El Pilar, Fuente Ymbro … hasta cien. Nuestros galardonados criadores de toros están orgullosos de haber logrado lo que los valientes matadores de reses bravas perseguían, la ausencia de peligro en la profesión. ¡Bien!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: