Matinal de rejones en Sevilla.Emocionantísima retirada de Antonio Domecq

Aunque no cortó orejas por pinchar con el rejón de muerte, la última faena del gran rejoneador jerezano frente a un buen toro de Fermín Bohórquez, fue un dechado de pureza conforme al sobrio y elegante estilo – muy alta escuela la suya – que siempre le caracterizó. Se la brindó a su hijo, a su tío Álvaro y a su hermano Luís. Pero, llegado el momento del definitivo adiós, tras abrazar a todo su equipo, pidió a su hijo que bajara al ruedo y, entre una ensordecedora ovación, ambos dieron un vuelta al ruedo apoteósica que terminó entregando al hijo sus zahones. Posiblemente, ambos al igual que la mayoría de los presentes, no pudimos contener las lágrimas.     

Antonio Domecq, que hizo su presentación en la Maestranza en el trascurso de un festival el 20 de octubre de 1990, se despidió ayer en la corrida matinal de rejones que siempre se celebra el último día de la feria de Sevilla.  Por el momento, Antonio ha sido el último vástago de una familia de ganaderos de bravo y rejoneadores, como fue su abuelo, el inolvidable e irrepetible don Álvaro Domecq Díez, su tío Álvaro Domecq Romero y su hermano Luís. Antonio debió revivir ayer los mejores momentos en la finca familiar, con toreros como Camino,  Aparicio y Paquirri quien le ayudó a poner su primer par de banderillas. Antonio dijo una vez que “la sonrisa de la gente que ha ido a verme fue siempre el mejor triunfo” y que sus caballos, a los que llamó en varias ocasiones “mis niños”, siempre le habían enseñado. En este sentido aludió a que alguno de ellos llegó a marcarle el sitio correcto para torear.

Antonio, además de ser un destacado caballero rejoneador, fue es y será una persona de infinita bondad, sensibilidad fuera de lo común y natural simpatía. No fue fácil culminar su carrera, jalonada por desagradables contratiempos además de serios y graves accidentes que nunca hicieron mella en su elegante hombría de bien.

Tras la memorable despedida de Antonio Domecq, triunfaron en mayor o menor grado los jinetes Rui Fernandes, Andy Cartagena, Joao Moura hijo, Leonardo Hernández y, al final, el nuevo rejoneador lusitano, Francisco Palha, que sorprendió gratísimamente por la maravillosa doma de sus caballos, por su fantástica manera de montarlos, por su natural y personal sencillez y por su no menos impresionante por precoz destreza que entusiasmó a los espectadores. Atención a este Palha porque puede llegar a tener más fama que los famosos toros que llevan su mismo nombre.   

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: