1ª de la Feria del Caballo en Jerez de la Frontera. Indulto negado y el toro vivo a los corrales

Un público extrañamente indocto para el que suele asistir a las corridas de rejones en Jerez, intentó sin conseguirlo que se indultara inmerecidamente al cuarto toro de Fermín Bohórquez, sumándose al despropósito el actuante e hijo del ganadero. Pese a escuchar los tres avisos, el jinete simuló la suerte de matar y el toro regresó vivo a los corrales. Esta jocosa anécdota desvirtuó el enfrentamiento entre Pablo Hermoso y Diego Ventura que resultó el rotundo triunfador de la jornada.

Plaza de Toros de Jerez de la Frontera (Cádiz). Miércoles 11 de mayo de 2011. Primera de feria. Tarde primaveral con brisa agradable y media entrada escasa. Seis toros despuntados para rejones de Fermín Bohórquez, bonitos de lámina, escasa cornamenta y juego desigual con predominio de los nobles además de flojos. Por anecdótico, destacó el cuarto, brioso a la par que claudicante aunque vistoso gracias a quien lo toreó. Regresó vivo a los corrales por negarse la presidencia a indultarlo tras escucharse los tres avisos. Fermín Bohórquez (de corto con chaquetilla cobalto): Pinchazo que descordó al toro, oreja tras insuficiente petición. Intentó sin lograrlo indultar al cuarto pese a no merecerlo y contravino el reglamento de simular un rejonazo de muerte tras escuchar los tres avisos, vuelta a caballo. Pablo Hermoso de Mendoza (de corto con chaquetilla azul acero): Pinchazo barrenando sin soltar y rejonazo trasero con vómito, justa oreja. Dos pinchazos, rejonazo y descabello pie a tierra, ovación. Diego Ventura (de corto con chaquetilla negra con lentejuelas y chaleco oro): Rejonazo muy efectivo, dos orejas. Rejonazo barrenando, oreja. Salió a hombros.

Este año, Hermoso y Ventura iban a protagonizar un nuevo duelo en Sevilla tras varios y enredosos desencuentros tanto en España como últimamente en México, pero como el de la feria bética se suspendió por lluvia, el que tuvo lugar ayer en Jerez, capital mundial del caballo y cuna de los más sabios aficionados al toreo ecuestre aunque ayer los asistentes se mostraron incluso pueblerinos.

Así se comprende la oreja que le dieron a Fermín Bohórquez pese a descordar al toro tras una sosa actuación maquillada con un par a dos menos. Un prólogo nada inquietante para sus compañeros. Con el cuarto, ciertamente claudicante, Bohórquez intentó lucirlo y lucirse citando de lado a lado del ruedo para provocar al toro y clavar en los medios. Certero, pues, en la elección de terrenos y distancias con lo que acreditó su largo oficio. Mucho mejor que en su anterior toro estuvo Fermín por lo que dignificó su primer puesto en el festejo aunque sobró el intento de indultar a su enemigo aprovechando la equivocada petición del en su mayoría indocto público. Lo pagó escuchando los tres avisos, pese a intentar matarlo antirreglamentariamente.    

Cariñosas palmas escuchó Hermoso de Mendoza antes de salir su primer toro que salió más alegre que el primero, también más encastado. Excesivos los tres rejones de castigo para sacar al famoso Chenel con el que quebró antes de banderillear con facilidad pero sin espectacularidad y llevar al toro sometido a dos pistas entre las tibias ovaciones del respetable. Entusiasmaron más sus posteriores quiebros, recortes y alardes de su especialidad. Lástima el pinchazo previo al rejonazo mortal porque le habrían pedido la segunda oreja. Más animoso y facundo anduvo con el también dócil quinto pese lo que blandeó. Pero falló con el rejón de muerte y perdió empatar con su rival sevillano.   

Las respuestas de Diego Ventura fueron tan brillantes y certeras como celebradísimas. Ventura fue el que conectó más con la gente y vendió mejor cuanto hizo tanto al clavar a una o dos manos como en el toreo a caballo, repleto de emotivos alardes y fantásticos quiebros sin que faltaran sus gestos para la galería que fueron celebradísimos. Y como mató muy bien, cortó dos merecidas orejas.

Otra cortó del sexto con el que anduvo a su total placer y antojo sin dejar de hacer cuanto se le ocurrió en cuanto a originales cites y salidas efusivas hasta matar de nuevo con certeza por lo que barrió a sus compañeros.

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: