3ª de la feria de la Salud en Córdoba. Manzanares ya es otro Califa

La llegada a Córdoba de los hermanos Chopera fue recibida por los aficionados de la ciudad califal como un verdadero acontecimiento. Yo mismo fui testigo de la presentación de los carteles de la feria 2011 y el acto fue multitudinario.  Ojala tengan muchos aciertos y suerte porque Córdoba no es un lugar donde la gente se gaste el dinero con facilidad. Su nueva plaza de toros, de gran cabida, se ha llenado muy pocas veces y, por la crisis, en casi todas las ferias del sur, los públicos eligen una de las corridas sobre las demás. En Córdoba fue la de ayer por ser el cartel mejor rematado y porque los consecutivos grandes triunfos del nuevo gran maestro alicantino se están notando mucho en las taquillas. Y en Córdoba, ya lo vimos, también. Así se puede comprender que ayer casi se agotaran las entradas. ¿Milagro? No, fue el efecto Manzanares.

Córdoba. Plaza de los Califas.  Jueves 26 de mayo de 2011. Tercera de feria. Tarde muy nublada y bochornosa con casi lleno. Seis toros de Juan Pedro Domecq, bien presentados, nobles y sin fuerza en distintos grados. El primero manseó aunque rompió a bueno en la muleta pero apenas duró. Sin raza ni fuerza el segundo. Como asimismo el tercero aunque fue bravo y embistió con dulzura por los dos pitones. Bravo en varas el jabonero cuarto, pero se fue a tablas y luego le costó embestir. Con movilidad pero sin clase el quinto. Y bravo además de noble por bien lidiado y administrado el sexto. Enrique Ponce (amapola y oro): Pinchazo hondo tendido, prolongada ovación. Corta muy tendida y dos descabellos, palmas.  Morante de la Puebla (parra y oro): Dos pinchazos y corta atravesada, leve división. Pinchazo hondo y  descabello, aviso y ovación tras muy leve petición. José María Manzanares (prusia y oro): Casi entera recibiendo, dos orejas. Gran estocada a volapié, dos orejas y a hombros. Magníficos e impresionantes, como siempre, los miembros de la cuadrilla de Manzanares.

José María Manzanares solo había toreado una vez en Córdoba y a la segunda llegó la vencida tal y como está ocurriendo en casi todas sus tardes de este año. Además, da gusto verle porque cada tarde está mejor. Manzanares es un museo de esculturas taurinas vivientes. Si con el capote mejora cada tarde, con la muleta ya es inconmensurable. Con la derecha, ayer anduvo colosal. Y con la izquierda, sensacional dando otro mentís a los que dicen que por el pitón izquierdo no es lo mismo. Ayer enloqueció la plaza que le aclamó puesta en pie antes de que entrara a matar al tercer toro, lo que volvió a hacer en la suerte de recibir en los medios del ruedo. Y lo mismo o más con el imponente sexto que mató a volapié. Señores, esto no hay quien lo pare y, de ahora en adelante, será muy difícil por no decir imposible que nadie pueda compararse con él.   

Por su matrimonio y sus muchos triunfos aquí, A Ponce se le quiere mucho. Pero eso no quita para que se le exija como corresponde a su gran categoría. Su primer juampedro  careció de fuerza y manseó, pero Ponce sacó excelente partido del burel con la mano derecha, su mejor pitón. No así al natural, por lo que volvió al mejor lado por donde ya no encontró la colaboración de su enemigo.

Al bravo cuarto le pegaron demasiado en varas y pareció acusarlo. Ponce le ayudó muleteando a media altura aunque sin poderle bajar nunca la mano por lo que la faena nunca rompió a grande.

Morante, con el segundo toro, se arrancó por verónicas muy jaleadas aunque no todas fueron buenas. Y es que a este animal tampoco le sobraron las fuerzas y se defendió. Distraído y tardón, además, Morante se aplicó más a los detalles que a torear y, cuando lo intentó, el bicho se negó. Tampoco se prestó del todo el quinto. Morante pudo pegarle unas cuantas verónicas, muchos pases nada buenos con la muleta, pocos de los mejores suyos y algunos detalles marca de la casa. Los morantistas tomaron todo por excelso, cosa que apenas llegó al final de la faena sin que esta llegara a mayores. Las ganas, eso sí, no le faltaron al de la Puebla.

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

3 Resultados

  1. UNO AL QUITE dice:

    Señores lo de Manzanares no es normal. Creo que si sigue así va a ser de los toreros más completos de la historia. De acuerdo con lo de la izquierda, torea igual o mejor que con la diestra. Y lo de matar tampoco es normal. Increible pero cierto. Que clase tiene,que empaque,que categoría, que temple…. Querido Domingo, cuando no hay que poner “peros” no se ponen, y ya está.

  2. paolo dice:

    Lo de Manzanares ayer en Cordoba fue otra cita historica poqruè Josemari parò el tiempo con su extraordinario don del temple!
    Y la maravilla es que èl mejora cada dia (ya lo de matar recibiendo en el centro del ruedo parece algo normal e incluso hasta facil….) y quien sabe hasta donde puede llegar!
    Ademàs ver a Manzanares es todo un lujo porque su cuadrilla es tan perfecta que los seis dan clases de toreo y de lidia cada tarde!
    Este es el toreo grande!

  3. Chris dice:

    Por una vez creo que nuestro cronista se queda corto a la hora de elogiar a Manzanares: No hace mención de lo despacio que ha toreado, ni de lo cerca que han pasado los toros. De todos modos y así lo hemos comentado varios aficionados después de la corrida, mas que el “efecto” Manzanares, el casi lleno se debe, diría yo, al cartel tan rematado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: