8ª de San Fermín en Pamplona. El Juli, a por todas y a hombros

El poderío sobrehumano de El Juli, que cortó tres orejas, sobresalió en una seria y por todo variada corrida de Victoriano del Río en la que también triunfó Migue Ángel Perera al cortar otro apéndice del tercer toro, el mejor de su lote. Ambos dieron de sí cuanto pudieron que fue mucho, mientras el inevitable telonero Curro Díaz, anduvo tal cual es y esperábamos, con ganas aunque irresoluto. En la abarrotada plaza, pese a lo desapacible del tiempo, abundaron aficionados de toda España por primera vez en la feria.

Plaza de toros de Pamplona. Martes 11 de julio de 2011. Octava de feria. Tarde muy nublada con amenaza de tormenta y algo de viento. Llenazo. Seis toros de Victoriano del Río (2º, 5º y 6º con el hierro de Cortés), excelentemente presentada y de vario juego. Bonito, lustroso en zaino el primero que fue muy noble aunque algo tardo. Manso y complicado el segundo que terminó colaborando gracias al quien lo toreó. Huidizo pero bueno aunque a menos el precioso tercero. El cuarto resultó manejable pese a embestir algo rebrincado y con la cara alta al final de cada viaje. Muy en Lisardo el quinto que fue noble aunque blando. Bravo pero muy flojo el pavoroso sexto que fue el más deslucido del envío. Curro Díaz (marino y oro): Pinchazo y estocada desprendida, palmas. Cuatro pinchazos horribles, más de media y nueve descabellos, silencio misericordioso. El Juli (verde parra y oro): Buena estocada, oreja con mucha fuerza. Trasera desprendida, dos orejas. Salió a hombros. Miguel Ángel Perera (negro y oro): Estocada desprendida, oreja. Dos pinchazos y estocada caída, aviso y palmas. Bien en palos, Joselito Gutiérrez y Juan Sierra.

Como en todos los segundos toros sanfermineros, las peñas cantaron El Rey a todo pulmón y, esta vez, mientras El Juli se afanaba en parar y en sujetar a su oponente con el capote. Chapeau para don Julián y todos los respetos habidos y por haber por ser la única gran figura que este año da la cara dos veces en Pamplona. La famosa ranchera pareció haber sido escrita ex profeso para el madrileño. Pero este toro manseó mucho y El Juli tuvo que extremar sus dotes. Fuera de serie resultó la faena porque todos los defectos que tuvo el toro quedaron convertidos en virtudes como por encanto. ¡Qué poderío, qué dominio, y qué portento de torero¡ Y qué mando en plaza, señores. Por eso es verdad que quien manda en el toro, manda en el toreo. Grandiosa la estocada y una oreja que valió por dos en el talego.

Buenas las verónicas de El Juli en su recibo del cuarto que, por blando, no se lidió tan bien por los peones como el anterior pese a su evidente nobleza aunque, de tanto someterlo en la faena, fue perdiendo brío y empezó a defenderse. Pero como no podía ser menos, El Juli lo exprimió en tres tramos. El primero, suave. El segundo, mandón. Y el tercero, a por todas. Incluso a por las dos orejas que cortó. Yo, sin embargo, le hubiera dado  dos del primero y una del quinto. Es mi opinión.  

La templada brega que Miguel Ángel Perera aplicó al huidizo tercero fue mano de santo para que mejorara. Y su bien administrado castigo en varas, también. ¡Qué importante es saber lidiar adecuadamente ¡ Es vital ¡. Tan vital que, debido a ello, Perera pudo hacer luego en su faena lo mejor que sabe y puede: torear y ligar sin moverse del sitio que elige para dar el primer muletazo de cada serie. El trasteo creció pese a lo que molestó el viento, y la plaza, ayer más atenta a lo que ocurría que otras tardes, pudo saborear los largos y hondos naturales que pegó tirando del toro, ya aplomado, que es lo más difícil del toreo. Ese saludar al toro ofreciendo por delante la muleta, ¿cómo está usted?; mantenerlo ante sí, bien y usted, y despedirlo con usted lo pase bien… No faltó el arrimón ojedista ni una estocada que le valió una importante oreja. Fue muy difícil sacar partido del bravo y muy flojo sexto. Virtud y defecto que chocaron demasiado entre sí con resultados muy negativos. Perera hizo un gran esfuerzo, pero le fue imposible triunfar dadas las enrevesadas y progresivamente empeoradas condiciones del animal.

Dicen que El Juli exigió uno por delante y por eso entró la corrida Curro Díaz  al que llaman el Curro Vázquez de los pobres y con eso está dicho todo. Muy dulce fue el primer toro, algo tardo, pero como para comérselo crudo y más si se le hubiera podido sacar a los medios. Cómo sería de bueno, que hasta Díaz se atrevió con él y lo toreó sobre la derecha con esa compostura agitanada que le ha dado cierta fama. Con la izquierda no anduvo tan a gusto. Cuando volvió a los redondos a toro ya agotado, había transcurrido suficiente tiempo para que al animal le habrían arrastrado y el torero  hubiera completado el pase por el anillo con al menos una oreja en la mano. Luego, con el menos grato aunque también posible cuarto, no estuvo mal pero tampoco del todo bien. No fue toro para él aunque, dado el caso, habría que preguntarse qué toros son buenos para el linarense. Una racha de viento lo estropeó todo al final. Estoy hasta mismísimo el gorro de estos consabidos teloneros de quinta división. En mis años mozos, a Curro Díaz ayer le habrían tirado desde el sol una tonelada de mendrugos de pan.   

 

LA OPINIÓN DE DOMINGO DELGADO DE LA CÁMARA 

Tras los pasos de Joselito El Gallo

 El Juli ejerce su condición de figura del toreo como lo hiciera el inolvidable Joselito El Gallo: no rehuye ninguna plaza por dura que sea, se enfrenta a toros serios de verdad y torea con todos los rivales. Mientras el resto de las figuras quieren ejercer su condición al estilo de Galapagar: rehuyen las plazas duras y solo van a las facilonas; no quieren ver ni en pintura al toro de verdad; prefieren por delante a un torero acabado y a un novato inofensivo por detrás… Si en tiempos de Joselito El Gallo hubiera existido la televisión, estoy seguro de que el gran José no la hubiera rehuido, como tampoco la rehuye El Juli. Mientras que en Galapagar temen a la televisión como al demonio porque en la pequeña pantalla los trallazos y los enganchones no hay quien los tape.

El torero auténticamente ejemplar de la tauromaquia de hoy en día es Julián López. En una feria de Pamplona en que las figuras han dado la espantá general, el único que ha estado a la altura de las circunstancias ha sido El Juli. Así es como se demuestra la categoría de figura del toreo. Y ayer volvió a demostrarla. Ayer volvió a dejar clara su gran categoría de torero. Estuvo sensacional en todo lo que hizo, y marcó una gran diferencia con los demás toreros que han comparecido en la feria (y, por omisión, marcó también una gran diferencia con los que no han comparecido en esta Feria del Toro). El Juli es el mejor, y por sus obras, por sus hechos, es quien merece mandar en el toreo.

El Juli cortó tres orejas ayer en Pamplona: una a su primero y dos a su segundo. Yo hubiera preferido dos en su primero y una en su segundo, pero en este caso el orden de los factores no altera el resultado. Su primero fue un toro de Toros de Cortés muy Lisardo: mansurrón en el caballo y que no quería entrar a la muleta. Embestía molesto, rebrincado y buscando la huída. El Juli lo metió en esa muleta imán que maneja, y el toro se vio obligado a seguir y seguir y seguir el trapo rojo. No dejó ver al toro más horizonte que la muleta, y construyó una gran faena, muy poderosa, muy limpia y llena de muletazos largos y mandones. Una gran faena, pues, a un toro que, en otras manos, solo hubiera dado una sucesión de enganchones y de carreras, y no hubiera lucido absolutamente nada. Pero El Juli hizo embestir a un mulo, con la muleta por delante y sangre fría para llevar al toro despacio, pero sin que tocase el engaño. Un estoconazo hasta las péndolas, tirándose muy derecho, y el premio rácano de una oreja.

El quinto de la tarde, otro toro de sangre Lisardo, tenía mucha calidad, pero fue a menos. Hay que tener en cuenta que la muleta del Juli es demoledora y hace que los toros duren poco de tanto como los somete. Buena faena también, especialmente el final con la mano derecha en que hubo mucho mando y profundidad. Tras una estocada desprendida, dos orejas… Y el que venga detrás que arree. Así se ejerce de figura del toreo.

Otra oreja cortó Miguel Ángel Perera a un toro de Victoriano del Río que fue muy bien lidiado. El toro era bueno, pero duró poco. Dos buenas series de naturales y una estocada desprendida. Una oreja. Pocas opciones tuvo con el sexto, un toro muy serio y de muy buena condición, pero muy flojo y de poca fuerza. Resultaba difícil embarcar al toro sin que se cayera y, mediada la faena, se rajó.

Abría el cartel Curro Díaz. Con el bonancible primero estuvo más pausado y cadencioso de lo que en él es habitual. El toro tenía mucha nobleza, pero le costaba repetir las embestidas. Curro Díaz estuvo correcto y, como digo, lo trasteó más despacio de lo que él acostumbra. Un pinchazo y una estocada y saludos desde el tercio.

El cuarto no tuvo ninguna clase. Un toro que embestía con la cara arriba y punteando los engaños. Pero si comparamos este cuarto con el segundo no encontramos mucha diferencia entre ellos. Pero fíjense ustedes en lo que sacó El Juli del segundo y en lo que sacó Curro Díaz del cuarto: El Juli sacó petróleo mientras Curro Díaz apenas sacó nada…

Y es que El Juli es un superdotado, no solo por esas cualidades demostradas desde niño, sino también por su gran sentido de la responsabilidad profesional y su gran ambición. Ya lo dijo Joselito el Gallo: “Quien manda en el toro, manda en el toreo”. Lo demás son cuentos y novelas de malos aficionados y revisteros calenturientos.

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

3 Resultados

  1. yo dice:

    El Juli muy bien, mandón y en figura. Lo que se espera de él. Los que no han venido no se merecen ni un párrafo más, que sigan estirándose con un pasito atrás en plazas de 4ª y toros de cartón. Mi gran pena es no poder ver a Don Julián un día delante de un corridón como el del pasado sábado 9, porque juntar torería, mano y cabeza con TOROS sería lo más grande. Como soñar es gratis, pues seguiremos soñando.

  2. La nota discordante dice:

    El Juli será un monstruo y un torero de época. Nunca he cuestionado eso. Y a mí en ocasiones me ha llegado a entusiasmar y emocionar. Hablo del Juli desde la temporada 2007 hacia acá. Desde ese famoso Cantapájaros que supuso un antes y un después en la carrera y en la tauromaquia del madrileño.
    Pero eso no quiere decir que siempre haya que alabar todo lo que hace el de Velilla. Y si es cierto que ayer anduvo tremendamente técnico, no lo es menos que también estuvo ventajista a más no poder y sin una pizca de emoción. Al menos eso me pareció viéndolo por la tele. A lo mejor en la plaza fue otra cosa…
    Señores no se puede torear más lejos del toro!!! No lo vieron ustedes????
    Lo de las tres orejas es de risa…
    ¿¿¿Es que siempre hay que poner bien al Juli??? Si no te gusta el Juli a veces, ¿ya no sabes de esto ni eres buen aficionado?
    Un abrazo!!

  3. paolo dice:

    Que El Juli sea una maxima Figura del toreo y estè hoy en su plenitud, no hay duda. Pero de aquì a compararle con Joselito El Gallo queda mucho.
    Ademàs no creo que otras figuras hayan “huido” de Pamplona por miedo a los toros: los de ayer (y los del Pilar de hoy o los del Cuvillo que matarà el Juli el jueves) no sòn màs toros que los que mataron las figuras en San Isidro o los que mataràn en Bilbao.
    Ademàs parece que dos toros de Victorianos de ayer fueron los que se rechazaron en Madrid en la pasada Beneficencia por falta de trapio.
    Y esto, si se confirma, lo dice todo.
    Creo ademàs que algunos toreros hacen bien en preguntarse si merece el esfuerzo estar en Pamplona donde una gran parte del publico no le hace ni caso (o incluso arroja objetos al ruedo, como està pasando en estos dias) hagan lo que hagan y la otra parte (la supuestamente entendida sombra) pocas veces entiende.
    Pamplona, con sus defectos y sus maravillosas virtudes, es un mundo aparte en el orbe taurino y no hay que darle màs vuelta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: