4ª y última de feria en El Puerto de Santa María. Más añadidos a la batalla: El Juli, Perera, Talavante…

Señores, ¡ya está bien¡ La cúpula del toreo está diciendo ¡basta de mentiras sobre quien pretenden nos anule¡ Ayer, en la última El Puerto, también: El Juli, siempre maestro, Miguel Ángel Perera, de nuevo en su mejor versión, y Alejandro Talavante tan personal como valiente, anduvieron muy por encima de la mediocre corrida de Vegahermosa. El madrileño cortó una muy valiosa oreja del cuarto toro. El de Puebla del Prior, otra del segundo y pudo cortar dos del quinto si no hubiera fallado con la espada. También el extremeño Talavante perdió otro trofeo del tercero por pinchar, pero se la arrancó al sexto con uñas y dientes. Tarde seria sin concesiones a la galería de ninguna clase, y con menos de media entrada en la Real Plaza.

Real Plaza de El Puerto de Santa María. Domingo 7 de agosto de 2011. Tarde calurosa con más de un tercio de entrada acumulado en sombra. Seis toros de Vegahermosa, con buenas aunque justas hechuras y cómodas cabezas los primeros. Nobles aunque no sobrados de fuerza ni de raza. Cuajadito el primero que no tuvo raza ni fuerza. Algo mejor el segundo que duró bastante. Suelto y sin clase alguna aunque con movilidad algo violenta el manejable a menos tercero. Suelto y manejable aunque muy remiso el cuarto. Mejorcito pero sin fuerza el quinto. Con rajada e incontrolable movilidad el más serio sexto. El Juli (marino y oro): Media estocada, gran ovación. Casi entera trasera, oreja y petición de otra. Miguel Ángel Perera (grana y oro): Estocada muy baja, oreja. Pinchazo arriba, otro sin soltar, nuevo pinchazo y estocada, calurosa vuelta al ruedo. Alejandro Talavante (esmeralda y oro): Pinchazo y estocada trasera  caída, ovación. Estocada baja, oreja. Bien en palos, Joselito Gutiérrez, El Niño de Leganés, Emilio Fernández, y Juan Sierra.

Las figuras que faltaban por comparecer en esta memorable feria de El Puerto, también han llegado aquí para decir sus particulares “aquí estoy yo”. Y ello, aparte de la cantidad de gente que acudieran a verles. Estaría bueno… Ayer, con otro cartel redondo, El Juli, Perera y Talavante, solo hubo en la plaza un tercio largo de entrada. Bueno y ¿qué? Uno ha visto cartelazos con bastante menos de media entrada, incluso en los mejores San Isidros de Madrid de los años 60, y a casi nadie se le ocurrió desmerecer lo que se había logrado en el ruedo venteño, independientemente del número de espectadores que había en los tendidos. Así, por citar a una de las más grandes figuras de todos los tiempos, Antonio Ordóñez, tampoco fue de los que arrastraban a las masas y eso no quitó ni un gramo a su bien ganada fama de excepcional maestro y primerísima figura de su época. A Joselito le dio la alternativa en Sevilla su hermano Rafael El Gallo con bastante menos de media entrada en La Maestranza. Manuel Benítez El Cordobés siempre metió más gente que el referido Ordóñez y, no digamos, que los de entonces coetáneos, Puerta, Camino y El Viti… ¿Cuales de estos fue mejor torero que el pelos? Los cuatro. Ahora, algunos insensatos, desconocedores de la más reciente historia del toreo o por simple mala baba, se  atreven a restar categoría a las grandes figuras actuales que llevan muchísimos años seguidos toreando en todas partes y dejándose televisar todo lo que haga falta, porque no abarrotan las entradas como quien lo consigue, no quiero ni mentar su nombre, en poquísimos festejos, claro y con millonadas de publicidades y alabanzas de sus corifeos en la prensa vendida, ya sin disimulo. Mediada la corrida de El Puerto, nos llamaron desde Bayona para decirnos lo siguiente: Una corridita muy pequeña de Jandilla, orejita casi de regalo para JT, y dos, una de cada toro, para Juan Bautista que salió a hombros. O sea, lo mismito que en Valencia y en Huelva… Llenazo y otro petardo maquillado más, triunfo del que hizo de escoba y, oiga, qué malito está…  No digo quien fue mi informante porque le lloverían las pedredas. Y más si supieran quien fue…

Ayer, en El Puerto, El Juli, Perera y Talavante no llenaron ni por asomo con respecto a mano a mano de anteayer. Pero las risas van por barrios. Ya llegarán otros veranos. ¿Quién se atreve a afirmar que El Juli sigue siendo la actual primera figura?  Yo ¿Entonces?

Pues que El Juli, hizo el paseo desmonterado, pero no por respeto ni por debutante, sino porque hace tres días un toro le rasgó la cabeza en Bayona. Anda que, si le la rasgan al otro, seguro que sale en portada de todos los periódicos y en todos los telediarios. ¿O no? Ni falta que te hace, Juli. Tú, a lo tuyo, limitándote a ser lo que eres con capote, muleta y espada.

Y así, excelente con el capote en un ajustado recibo por verónicas y en un grácil quite por chicuelinas. Y lo mismo con la muleta en una faena bien administrada y acoplada a la blanda y desrazada embestida del animal. Temple, colocación, distancias… las ideales para el caso. Y absoluto sometimiento. Quizá excesivo. Ni cuando el toro empezó a gazapear se privó de pegarle varios naturales de factura. Tampoco cuando el toro se rajó.

Visto lo visto en la primera mitad del festejo, sorprendió el estrepitoso derribo que provocó el muy suelto cuarto al que El Juli y su peón Alvarito Montes lidiaron muy bien. La brindada faena de don Julián, magníficamente iniciada por bajo, fue tan soberbia que hasta el toro pareció mejor de lo que fue. Toda obligando al toro, tirando de su remiso embestir y con gran categoría al natural. Muy por encima del burel con la derecha y, en definitiva, contundente. De primerísima figura del toreo. También la estocada casi entera de rápidos efectos. Le pidieron las dos y chillaron al palco por no dar la segunda.

Miguel Ángel Perera, con el noble aunque no tan desrazado segundo que, al igual que el anterior, padecía cayetanistis aguda en su cornamenta – el menor de los Rivera Ordóñez estuvo anunciado –, apenas pudo intentarlo con el capote. Pero con la muleta, aunque en vez de empezar agarrado a las tablas debió abrirse enseguida, fuera de las rayas sacó todo lo que tuvo el toro con la firmeza y la templanza que le distinguen. Y con no poca intensidad. Hubo faena gracias al extremeño, extremado en todo y tan valiente como siempre. Primero con la derecha, luego al natural, de  nuevo a derechas y su pedazo de arrimón. Y todo recetado en un metro cuadrado. Lástima que se le fuera la mano a los bajos. Pero el presidente que se la quitó a Ponce anteanoche por lo mismo, le dio una oreja.

Sensacional Perera con el capote ante el quinto que pareció iba a ser el mejor de la tarde. Y eso que se tumbó en el gran quite por tafalleras. Y otro brindis al público con la seguridad de lo iba a suceder. Superior faena muy del mejor corte pererista con inicio por cambios en los medios aunque paliada por la debilidad del animal que el extremeño ocultó con su firmísimo valor que terminó asustando al miedo entre los pitones del toro y con la gente en pié. A punto de cortar dobles trofeos, los perdió con la espada.  O sea, que hubiera cortado tres.

Con el capote, Alejandro Talavante tuvo que limitarse a sujetar al tercer toro, menos cuajado que sus hermanos anteriores, pero con más cara. En su faena, planteada en los medios, sobresalieron los naturales de su especialidad que recetó largos pese a lo que calamocheó el burel sin ninguna clase el toro. Citando desde lejos en cada tanda, se metió al público en el bolsillo. Y más por firmísimos aunque no siempre templados redondos con el toro cada vez más incómodo. Faena de más a menos, pues, pero más que meritoria. Como tantas veces, pinchó antes de agarrar un espadazo caído y perdió una oreja. Se la ganó en el más serio sexto pese al bajonazo con que mató a cuenta de una emocionante actuación. Más limpio además de firme con el capote en el recibo y en un      quite por gaoneras que en la faena, forzosamente irregular por las constantes rajaduras del toro, pero de intensísima emoción en una prolongada labor muy entregado. Claro que no faltaron excelentes muletazos entremezclados con otros sucios aunque, en cualquier caso, echando toda la carne en el asador. El público tomó partido incondicional por el torero y no importó lo defectuosa de la estocada. El presidente se resistió, pero ante la insistencia, no le cupo más remedio que darle la oreja.

Hasta la feria de Gijón. Allí lo contaremos de primera mano. Como luego desde San Sebastián y Bilbao en donde, mira por donde, el ínclito no estará presente… 

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

6 Resultados

  1. MARIANO ORTA dice:

    Aún pareciéndome acertadas las referencias hechas a los toreros actuantes en El Puerto, no me parece de recibo las permanentes alusiones indirectas, realizadas en sus crónicas,referidas a la incapacidad o disvalía del torero más taquillero del escalafón. Omito su nombre igual que Vd. lo hace, además de porque creo innecesario refrirlo, por sabido. Me parece de mal gusto el permanente ataque que desde sectores concretos de la crítica taurina, entre los que le incluyo, se llevan a cabo contra un torero que por más que les pese a algunos, representa hoy por hoy el mayor revulsivo emocional capaz de arrastar a las masas a las plazas de toros, pasando religiosamente por sus respectivas taquillas.Sinceramente, creo que el torero aludido, merece más respeto, y la afición que le sigue, debe de ser también igualmente respetada, valor ético que no se tiene en consideración toda vez que parece deducirse, de sus críticas, que acudir a la plaza a compartir emociones con el ídolo, es un acto de ingenuidad que nos coloca, a sus seguidores, al borde de la ignorancia más infantiloide.

  2. Antonio marquez dice:

    Excelente cronica de Don Jose Antonio (una más) pude ver la corrida del puerto porque un familiar me la grabò en vivo y su crònica bien parecerian los comentarios televisivos del citado video. Yo e aprendido mucho de toros con usted y suelo encontrar sus crònicas lo mas imparciales y justas posibles, pero desde el cariño que le tengo Don Jose Antonio le recomendaria que apesar de los ataques que usted reciba por parte de cronistas taurinos de preescolar, intente no caer en su juego, a ellos les molesta más mostrar indiferencia hacia JT y leer crònicas aprendiendo sobre toros como usted escribe, por tanto sobra decir nada más. JT es un buen torero no lo dudamos nadie, pero no se le puede dar trato de figura por parte de los aficionados puesto que no nos lo demuestra, una figura es el que da la cara en todos los sitios, es el que puede con todo tipo de toros tanto de encaste como de condicion y sobretodo es alguien que tiene regularidad en sus temporadas tanto en actuaciones y compromisos como en exitos. Ahora dicho esto, todos sabemos quienes son los figuras y quien no, otra cosa son los tratos de figura que otorguen los empresarios a JT a sabiendas del lleno que habra con su presencia, lleno que por cierto se debe en gran parte a la feroz publicidad que se da a este torero y el snobismo en que vive nuestra sociedad, cuando JT demuestre que es figura a los aficionados, sere el primero en reconocerselo, ya sabe lo que tiene que hacer…

  3. Mariano Alonso dice:

    Buenas tardes
    Me gusta esta página y su autor, pero de tanto repetirse en sus críticas a JT empieza a dar la sensación que lo suyo es una especie de paranoia. Señor del Moral, las obsesiones no son buenas compañeras de viaje. Disfrute y respete porque no hay crónica en la que directa o indirectamente aluda a un torero que, aunque le pese, admiramos muchos en este país. Insisto, no se obsesione.

  4. J.A. del Moral J.A. del Moral dice:

    Mi querido amigo, le comprendo desde su partidismo, supongo que de buena fe, hacia JT. Mi obsesión se debe a la que algunos compañeros tienen por empeñados en alabarle sin techo haga lo que haga, mientras exigen todo y más al resto de figuras. Y eso es muy injusto, señor. Más que injusto, es un intolerable ataque a la Fiesta y a los toreos que la sostienen desde hace muchos años dando la cara en todas las plazas, con toda clase de toros, compitiendo entre si y dejándose televisar. Su Tomás no lo hace. O es que a usted no le gustaría que lo hiciera?. Un saludo muy afectuoso.

  5. josem dice:

    Mariano Orta, JT no arrastra a las masas a la plaza sino a una élite selecta de snobs en una decena escogida de tardes. Precisamente la gran masa es la gran perjudicada por la estrategia del de Galapagar porque su negativa a dejarse televisar provoca que su toreo solo llegue a las citadas élites. José Antonio, coincido contigo en cuanto a quienes configuran al actual grupo de figuras del toreo, pero discrepo en lo referente a la taquilla, no es de recibo que Ponce, Juli, Cid, Perera o Talavante, a los que admiro profundamente como aficionado, no sean capaces de pasar de media plaza. Ellos deben tirar del carro dentro y fuera de la plaza

  6. Antonio Fuentes dice:

    Soy tomasista convencido. Pero no más allá de aquel que lo sea morantista o poncista o julista( qué mal suena). Paso de mitos y de leches en vinagre. Paso de ir a la plaza a verle morir y otras soplapolleces del mismo corte. Cuando tengo cuatro duros intento ir a verlo porque es el torero que más me llena y punto. Pero también sigo lo que puedo a Manzanares y me agrada ver a Talavante, Morante o El Juli. Me toca un pie que me llamen snob u otra pollada por el estilo. Mi afición es mía y la disfruto como me da la gana.
    Pues bien, como fiel seguidor de José Tomás soy yo al que más le fastidia que solo toree ocho o nueve tardes, porque soy el primer perjudicado al no poder verle más. Y como torea tan poco es muy difícil conseguir entradas para ir a verlo. Este es uno de los principales defectos de este torero. En este sentido no es desprendido con sus partidarios.
    Un abrazo para todos!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: