1ª de la feria de San Antolín en Palencia. Cumbre de El Juli sin espada, a hombros Castella

Sensacional tarde de El Juli salvo con la espada. De las cuatro orejas y rabo que pudo cortar, solo consiguió una. Muy bien Castella con el tercer toro que tuvo mucha clase aunque, también por pinchar, solo se llevó un apéndice. Otro cortó del sexto con el que asimismo anduvo a tope. Y deslucida actuación de Rivera Ordóñez. Desigual aunque en su mayor parte grata la corrida de Garcigrande con tres toros estupendos.

Palencia. Plaza de los Campos Góticos. Martes 31 de agosto de 2011. Primera de feria. Tarde nublada con rachas de viento, lluvia durante la lidia del tercer toro y dos tercios de entrada muy repartidos. Seis toros de Garcigrande, discretamente presentados con muy cómodas cabezas y nobles en distintos grados de fuerza. Deslucidillo el primero por corto de viajes. Más entero y duradero el segundo que fue mejor por el lado izquierdo. Con muchas clase el tercero que fue muy aplaudido en el arrastre. Gordo y muy deslucido el cuarto. Muy alegre, encastado y de estupenda lámina fue el quinto aunque escarbó demasiado. Renqueante y escarbador pero muy noble el bizco sexto. Francisco Rivera Ordóñez (añil y oro): Estocada trasera baja, silencio tras leve petición. Pinchazo y estocada trasera caída, pitos. El Juli (verde botella y oro): Dos pinchazos, estocada baja y dos descabellos, palmas. Media estocada y dos descabellos, oreja. Sebastián Castella (purísima y oro): Pinchazo y media estocada, oreja. Estocada, oreja. Salió a hombros.

Todavía dura la resaca de la feria de Bilbao. Ciclo que, por ser el último determinante de cada temporada, no solo la marca, sino que parece, y en realidad es, su final. Cuesta abajo, sí que estamos al tiempo que se acerca el otoño climatológico. Las tardes empiezan a ser frescas con amenaza de tormenta cuando no de lluvia. Muchas corridas van a suspenderse por ello. Aquí en Palencia parece que va a llover y el cielo se está nublando, como dice la canción…

Esta tarde toreaba El Juli que es de los grandes quien más de puntillas ha pasado por Bilbao. Bien a secas sin triunfar aunque tuvo uno de los pocos buenos toros de la corrida de Victoriano del Río. No faltan quienes aseguran que, de haberlo toreado hace un mes, habría formado un lío. Por eso teníamos muchas ganas de volverlo a ver. Para comprobar quien lleva razón. Si los que dicen que ha bajado la guardia y el pistón, o los que creemos que el bachecito ha sido menos que pasajero. Don Julián es mucho don Julián y hay que prestarle la atención que merece. Lo mismo que a todas las grandes y no tan grandes figuras del toreo.

Yo no le noté nada malo a El Juli con su primer toro que cuajó de principio a fin, por cierto bajo la lluvia que empezó a caer justo al salir el bicho al ruedo. Buenas y empapadoras verónicas en el recibo, estupendo el quite por chicuelinas y una faena sobre ambas manos que fue mejor al natural que por redondos porque el toro se defendió un poquito por ese lado. Sin embargo, cuando volvió a torear con la derecha, el toro ya se había corregido por bien toreado y sus muletazos en redondo tuvieron mucho mérito y más eco en los ya mojados espectadores que dejaron sus paraguas para aplaudirle. No se cansó Julián de estar en la cara del toro, incluso cuando, ya agotado, volvió a cabecear por lo que desarmó al torero que terminó la faena encadenando pases de pecho a pies juntos. Pero pinchó. Quizá con la espada sea cuando se le note no tan decidido y más que regular.   

Larga cambiada de El Juli en el recibo del quinto, con pinta y hechos de ser el del refrán. Muy buenos lances. Julián pide que no le peguen mucho y hace un extraordinario quite por gaoneras. Eso es torear de frente por detrás, templado y sin un solo enganchón, sí señor. Tras las banderillas, se va raudo a por el toro y, sobre las rayas, pega varios muletazos invertidos que sorprenden. Y acto seguido, el todo por el todo por redondos largos, anchos, hondos, requeterrematados. E igual los naturales. Tres redondos más y un cambio repentino. Se hunde más si cabía al natural y se descalza. Aunque escarba el toro, El Juli lo lleva con la derecha más largo que el Misisipi. Y más despacio que El Nilo por El Cairo. Altos encadenados con la derecha a pies juntos y circular seguido de otro invertido sin moverse. Como en la grandiosa faena de La México en febrero. Un rotundo mentís a los rumores. Pero por pasarse de faena, tarda en igualar. Casi entera hundió la espada en lo alto un puntín trasera. Y dos descabellos.  Oreja por huevos. La faena fue de rabo.

Muy bien con el capote anduvo Sebastián Castella al recibir y quitar por medias tafalleras al tercer toro, divinamente banderilleado por Javier Ambél pese a que se cayó un palo en el tercer par. El extremeño tuvo que saludar montera en mano mientras Castella se fue a los medios para brindar la faena. Ya había dejado de llover y, por fin, pudimos verle a gusto. Los cambiados ligados a los de pecho que, como de costumbre, recetó en los medios, resultaron excelentes por suaves y templados. También los primeros redondos. Había toro, tenía clase para dar y tomar y Castella supo aprovecharlo como mereció este extraordinario animal. Y formidable al natural. Hacía mucho tiempo, desde la feria de Alicante, que no veía tan bien a Castella. Ves, Sebastián, que cuando estás bien de verdad no solo te pongo bien sino que me alegro infinito de que así sea. Algunas imperfecciones hubo por falta de temple en una de las tandas con la derecha. Pero lo arregló con los cambios que siguieron y con sembradas roblesinas, un oportuno desplate de rodillas y las para tantos inevitables manoletinas. Fue faena de dos orejas. Pero pinchó, dejó luego media y aunque la gente pidió todo, la presidencia dio una sola.        

Con el sexto volvió a templarse el francés con el capote y lo dejó sin picar simulándose la suerte. Hizo lo debido porque toro fue de cine aunque también escarbó mucho y se fue a veces rajado. Sebastián quiso cuajarlo y lo logró a su modo. Enfibrado y firme, quizá un poquito acelerado, pero bien. El toro se puso casi imposible para matar, pero Castella lo consiguió de un certero y eficaz espadazo. Otra oreja y salida a hombros. ¡Enhorabuena¡                                                                                                                                                                                                                                                                  Francisco

Rivera Ordóñez abrió la tarde con lances a la verónica cerca de las tablas ante el noble primer toro que empezó apretando para dentro, cumplió defendiéndose en el puyazo, acusó falta de fuerza y llegó fácil a banderillas para que el propio Francisco pareara con facilidad, violín incluido. Llegó a la muleta para comérselo crudo. Francisco anduvo desenvuelto aunque no del todo contento por lo que tardeó este animal que, por débil, no rompió tanto como esperaba. Las mujeres que había en la plaza le aplaudieron a rabiar. Sobre todo los desplantes. Otros, no se mostraron tan complacientes. Sobre todo al enterrar el acero muy bajo y trasero. Sus fans pidieron oreja que, naturalmente, el palco no concedió. Y luego de arrastrado el toro, los mismos que pidieron el trofeo se callaron y no dedicaron a Francisco ni una palma. Esto les suele ocurrir con sus partidarios de los toreros populistas. Francisco siempre lo fue incluso en sus primeros años en figura. Ahora, salvo algunas veces, es más populista que nunca y en ello se refugia.

Con el acochinado cuarto que no fue bueno ni fácil, Francisco no quiso banderillear enojando a parte del público. Luego, aunque en la faena se lo llevó a los medios por si allí conseguía enderezar en enfado, la verdad es que este toro apenas le dio opción de lucimiento. Entre pitos y protestas lo mató de pinchazo y estocada trasera. No vinieron a cuenta tantos pitos.

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: